"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 21 de mayo de 2010

Esponjas

Dicen que el amor es dar, y yo asi lo pienso y creo. Por eso me das tanta pena, aunque no lo comprendas: tu nunca sabras lo que es eso. Tu egoísmo y tu egocentrismo se posesionaron de tu naturaleza de tal manera, que te convertiste en una criatura que lo exige todo y que no da nada. Eres como una esponja. Y lo que es peor, eres una persona profundamente orgullosa y por eso mismo, desgraciada: jamás sabras lo que es sentirse feliz al hacer feliz a los demás. Que pena. Que auténtica pena.

Bueno, yo tampoco soy perfecto, y podré cometer muchos errores en mi vida: pero lo que si le pido a los dioses es que no me dejen cometer el mismo error que tú.

Ahora, tus riquezas son lo único que te queda. Triste consuelo.

Saludos.


jueves, 20 de mayo de 2010

Carta al pueblo

Para el grupo de lectura del Quijote en La Acequia.

La inicial frase de este capitulo 50 de la 2ª Parte se me quedó muy grabada desde que lei por primera vez el Quijote cuando era un mozalbete, me llamó muchisimo la atención: “Puntualísimo escudriñador de los átomos desta verdadera historia”. Maravilloso Cervantes.

Aunque, si he de ser sincero, diré que la lectura de este capitulo me produce mucha pena, y ello por varias causas. Me explico.

Por un lado, por fin sabemos quienes fueron los encantadores que golpearon y maltrataron a doña Rodríguez y a D. Quijote: Altisidora y la propia duquesa. No hay ningun misterio. Envidia y vanidad. Ya vimos como ambas no quedaban muy bien paradas en el capitulo anterior, de modo que deseosas de venganza machacaron primero a la dueña, y después cebaron su enojo con D. Quijote, que no osaba moverse de la cama, por miedo a que “aquella fantasma” fuera a por él, y vemos que, para su desgracia, se confirmaron sus temores.

Y además, porque nos dice Cervantes que los duques se holgaron “no poco” con lo anterior, lo cual vuelve a confirmarnos (por si alguno tuviera duda a estas alturas) que estos aristócratas, genuinos bellacos redomados, siguen disfrutando de las desgracias ajenas. Prosiguen sus burlas, (que peligrosa que puede ser la ociosidad), porque el mismo paje que hizo de Dulcinea, va ahora a ver a la mujer e hija del escudero al pueblo de D. Quijote, llevándoles cartas de la duquesa.

Nunca he disimulado -lo sabéis- la profunda antipatía que me inspiran estos duques, aprendices de aristocratas de tres al cuarto. Como ya estan hartos de reirse de caballero y escudero, ahora van mas lejos, se conoce que no han tenido bastante: le toman el pelo a la familia del escudero. gente pobre, villanos de pueblo. Los duques se lo están pasando tan bien que quieren que la burla se sepa y conozca fuera de su castillo, que trascienda, llegando su malicia al extremo de que remiten una carta a una pobre labradora y a su hija, a quien envían además unos corales y el traje de Sancho del dia de la caza, como prueba material y palpable de que es verdad que un labrador se ha convertido en gobernador de una isla que no está en el mar, sino que se halla “rodeada de tierra” por todas partes. Que bandidos.

Aun hay mas. ¡La duquesa pide que le envíen bellotas...! Debajo de la capa de la “falsa humildad” se esconde una gran malicia. Mal está que se rían de Sancho y le hagan creer que Dulcinea está encantada, pero bueno, al fin y al cabo, quien a hierro mata a hierro muere y fue Sancho el propio encantador: ha tomado de su propia medicina. Pero reirse y mofarse ahora de dos pobres villanas infelices rebasa la copa de todas las iniquidades posibles. Juro por lo mas sagrado que si yo hubiera estado allí, quizás hubiera sido capaz de rociar las bellotas con estricnina.

Por eso este capitulo me produce tanta tristeza: creo que es la burla más hiriente que los duques han llevado a cabo: reirse de gente humilde. La alegría de Teresa Panza y de su hija es espontánea, natural, sincera. Son felices. Veo su rostro de gozo sincero, y también la chispa de maldad que se esconde tras la mirada del correo.

Este, por cierto, indudablemente es alumno de la escuela de los duques. Tan bellaco y tan hipócrita como ellos, se arrodilla delante de Teresa Panza, una labradora sencilla, para reirse de ella, la llama “doña”, etc. El cura y el barbero, obviamente, no se lo creen; adivinan el tono burlesco del correo; lo sienten, lo notan todo; pero los presentes frenan su lengua. Están tan intrigados (dubitat Augustinus) que el cura se lleva al correo para preguntarle más despacio.

Ah, otra cosa. Estos duques no debían de ser muy ricos; mandan corales. ¿Por qué no le envían oro o brillantes? En fin, recordemos que los duques tenían a ricos propietarios que salían fiadores de sus trampas.

Saludos.

martes, 18 de mayo de 2010

Ignorancia o sabiduría

¿Sabes lo que te digo? No sé de dónde vengo ni adónde voy. Ignoro casi todo sobre el origen del universo, sobre la teoría del Big Bang, sobre la existencia o no de los dioses y, en general, sobre las grandes preguntas que han atormentado al ser humano desde hace siglos. Y eso que he leído durante años libros y más libros sobre el tema, buscando insistentemente las respuestas, indagado en las obras de los filósofos, en las incertidumbres de los literatos, y en el desencanto de los sabios escarmentados; pero no he encontrado nada. Bueno, ahora si lo se, y algo sabe el que sabe que no sabe.

Al fin y al cabo, como se preguntaba Einstein ”¿que sabe el pez del agua en la que nada durante toda su vida?” Quizás la ignorancia y la sabiduría ¡que paradoja! estén mas cerca de lo que parece. Quizás el mundo algún dia vomite su materialismo, y asimile algo que ya sabe pero que es duro de asimilar: que nacemos desnudos y que nos iremos desnudos. Porque saberlo lo sabe, pero, estúpido y cruel mundo, actua como si no lo supiera, o mejor, como si no le conviniera o no deseara saberlo ni recordarlo. Hay obviedades que dañan. Puto orgullo.

Yo, a estas alturas, me doy cuenta de que solo tu mirada, amor mio, tiene la fuerza de ese universo y de ese cielo cuyas estrellas tanto me fascinan en la noche; solo se que nací por segunda vez cuando te conocí, amor; que aprendí a ser hombre a tu lado; que me sigo emocionando cuando me miras, tesoro, y que doy infinitas gracias a los dioses por haberme dado los hijos que me has dado. Ignoro el final del trayecto, pero ya no me importa: solo sé que es un placer hacer este viaje a tu lado, nena.

Saludos.

lunes, 17 de mayo de 2010

Y Cornelivs amaneció calvo...

...si, completamente calvo. Un año más cumplió su palabra: en el caso de que la selección española triunfe en algun campeonato, como el de Europa (ahi fue mi primer rapado, hace tres años) o el próximo del Mundo en sudáfrica, asi como cuando gana la liga el equipo de sus amores, que es el Barça, Cornelivs se "rapa la testa", o lo que es lo mismo, se afeita la cabeza, a navaja. Se me ha quedado como una bombilla.

Bueno, no estoy tan mal, ahora luzco tipillo y todo (con el deporte estoy delgadito) ademas calvo, lo podeis apreciar en la foto, de abajo a la derecha, recien salida del "horno", he salido demasiado serio (disculpad), pero es la única que ha salido. Estoy contento.

Lo pasamos bien anoche. Vimos el partido mis amigos los Garrido y yo, en el chalet de Francis, y despues nos fuimos con los coches y las banderas del Barça a hacer un poco de ruido por el pueblo. Todos los niños en el camión del butano, con las banderas blaugranas y despues una infinita caravana de coches, haciendo sonar los claxons. Mis niñas disfrutaron de lo lindo, no asi el peque, que se quedó con su madre.

Gritos, alegria, euforia, buen ambiente.

Campeones un año mas. Enhorabuena a todos los buenos aficionados al futbol. Felicidades, Barça. Ahora, España, a por el Campeonato del Mundo.

¡Podemos!

Saludos.