"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

martes, 1 de marzo de 2011

Sevilla

Ir a Sevilla siempre es una maravilla, nunca mejor dicho. Quienes me leen asiduamente ya saben que hice la Carrera de Derecho allí, y que con esta ciudad  me une un invisible lazo de cariño, guardo de ella unos gratisimos recuerdos, aparte de tener alli algunos de mis mejores amigos. Hace dos años tuve que ir de nuevo allá por motivos laborales, pero fue solo una noche la que pasé en Sevilla y apenas tuve tiempo para nada.

Pero esta vez no: lo hemos preparado a conciencia mi mujer y yo, aprovechando el puente del dia de Andalucía, eso si, con la inestimable ayuda (todo hay que decirlo) de mi suegros, que accedieron de buen grado a quedarse con mis tres hijos. Además, como mi mujer no conocia Sevilla (en el fondo, esa ha sido la causa última del viaje) ha sido un doble placer acompañarla y servirle de guia. De modo que el sabado 26 por la mañana, mi esposa y yo ponemos rumbo a Sevilla, adonde llegamos sobre la hora de comer. Dejamos las cosas en el hotel y nos vamos a comer al centro, a la zona que a mi siempre me ha gustado, bordeando la Catedral, a la espalda del edificio de correos, por el postigo del aceite.

No se exactamente como expresar lo que he disfrutado allí. He paseado por lo mismos sitios por los que paseé hace ya 23 años, cuando era un jovencito recien licenciado en Derecho; he aspirado los mismos olores, he visualizado los mismos colores; he tenido muy placenteras sensaciones. Los sentimientos se arremolinaban en mi corazón, el recuerdo del pasado que no volverá, la alegria porque sucedió, el paso del tiempo...aquello es más bonito de lo que yo recordaba. Que bárbaro...Y esos recuerdos, siempre agradables, brotaban sin cesar. ¿Qué  deciros de Sevilla? No se quien dijo que la belleza "no es para describirla, sino para sentirla." Yo asi lo digo tambien. A los que conozcan Sevilla, mi enhorabuena. A los que no la conozcan, permitidme un consejo de amigo: no duden en visitarla, no se arrepentirán.

Hemos subido a la Giralda, aquello no tiene escaleras, sino rampas, 36 rampas bien contadas; las vistas de  la ciudad desde lo alto son maravillosas. Tambien  hemos visto la Catedral, los Alcazares, hemos paseado por el Centro, por la zona de mi querida Campana y la tabernita de la C/ San Eloy (otra de las zonas que mas me gustaba),  Sierpes, Plaza del Duque... aquello está muy cambiado. Tambien, como no, visitamos el Parque de Maria Luisa, la Plaza de España donde dimos un paseo en barca, los  Jardines de Murillo,  Puentes sobre el Guadalquivir (San Telmo y el de los Remedios), Marques de Contadero, Torre del Oro…vamos, que hemos andado. Ese andar me ha quitado el pequeño “mono” de deporte que he pasado (han sido tres dias sin correr), aunque afortunadamente hoy me he quedado agusto despachándome con una estupenda sesión corriendo a un muy buen ritmo. Volvimos ayer, Lunes, dia de Andalucia, por la tarde.

Escribo esta pequeña crónica casi sin tiempo, debido a la faena acumulada que tengo en el Despacho. Os dejo estas tres fotografias, como pequeño testimonio gráfico. Y por cierto: al estar de viaje no he podido, es obvio, postear ni visitaros. Prometo ponerme al dia pronto.

Saludos.