"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

miércoles, 14 de mayo de 2008

Lentitud endémica

Leo en Expansión que el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, aseguró (8.5.2008) que los tribunales españoles sufren una "lentitud endémica" que hay que solucionar, pero añadió que no es correcto decir que el sistema judicial sufre un "colapso" o es un "caos". Asegura que se están tomando medidas para resolver los "males estructurales" del sistema. Al parecer, el ministro sostuvo que es cierto que la Justicia sufre un retraso "endémico", algo que tiene que ver con los "males estructurales" derivados de que la democracia heredó del anterior régimen una estructura judicial "raquítica". No obstante, señaló que esto no debe llevar a concluir que los Juzgados sufren "un colapso o un caos".
.

Si no me equivoco parece que el Ministro niega o soslaya el colapso de la Justicia, e intuyo también que desoye, o al menos así lo interpreto, las reiteradas peticiones de apoyo del Consejo General del Poder Judicial, que reivindica unas infraestructuras mas modernas y acordes con el volumen de procedimientos judiciales en tramitación, puesto que con los medios actuales es imposible manejar con la eficiencia, seriedad y profesionalidad que serian deseables el volumen de demandas y casos que hay que atender todos los días. Muchos jueces y miembros de la carrera judicial están muy pero que muy agobiados por el exceso de trabajo y los pocos medios, clamando en muchísimos partidos judiciales por la creación de nuevos Juzgados y la dotación de más funcionarios y más medios.

Bueno pues ahora resulta que la culpa de eso la tiene el “anterior régimen”, es decir, la dictadura. Balones fuera. Me parece de chiste, pues la dictadura terminó hace la friolera de 32 años y pico. España en este tiempo ha evolucionado y se ha modernizado enormemente; hace tiempo que entramos en Europa y en la OTAN; estamos entre los países más prósperos, y aunque tenemos nuestra crisis inmobiliaria y económica a cuestas, gozamos de buena tecnología, y prácticamente la inmensa mayoría de los sectores sociales han mejorado y evolucionado. Todo menos la Justicia, que sufre un “retraso endémico”, como dice el Sr. Ministro.

Claro, la culpa es del antiguo régimen. ¿Es que en 32 años de democracia no ha habido tiempo para preocuparse del problema y arreglarlo, y conseguir, por fin, que el Poder Judicial deje de ser la “cenicienta de los tres poderes del Estado”, como dijo alguien?

El problema es mucho más grave de lo que parece. Si hay lentitud en la justicia, y el ciudadano tarda en obtener respuesta de los Tribunales, se está vulnerando su derecho constitucional a la “tutela judicial efectiva”, es decir, no basta con tener “derecho a ser protegido”, sino que además tenemos que “ser efectivamente protegidos”, y además serlo a tiempo, y no como cuando dice el refrán, “a liebre ida palos a la madriguera”; si como consecuencia de un error judicial se ocasiona un perjuicio, quien lo sufre es también el ciudadano, el pueblo, de quien emanan los poderes del Estado; el Legislativo hace las leyes, pero el encargado de “hacerlas cumplir” es el Poder Judicial, el cual tambien es filtro y controlador del Ejecutivo; si el funcionamiento de los Juzgados se ralentiza, por ejemplo, si las ejecuciones de las Sentencias por las causas que fueren no se agilizan y no se lleva un exhaustivo y riguroso control, pueden suceder acontecimientos lamentables. El asunto es lo bastante preocupante como para tomarselo en serio.

Vamos, digo yo.

Salu2.