"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

martes, 1 de julio de 2008

GAIVS IVLIVS CAESAR

Pues asi se escribia su nombre en latín, ya que dicha lengua sustituia la J por la I; y la U por la V. Julio César nació en Roma en el año 100 a.dC en una antigua familia de patricios (por parte paterna), llamada Julia. Su padre, quien también se llamaba Cayo Julio César, alcanzó el rango de Pretor. Su madre provenia de una familia no patricia, sino plebeya, aunque rica e influyente, de la rama de los Cotta.
.
La vida de Julio Cesar, cuya amena lectura os recomiendo encarecidamente para las próximas vacaciones, esta llena de anecdotas. No es mi propósito extenderme mucho en este post, sino simplemente dejar algunas pinceladas.
.
En cierta ocasión, cuando aún era joven, fue secuestrado por los piratas, y Cesar, en vez de amedrentarse, les juró a los piratas que los colgaría tan pronto como se viera libre. Y el caso es que cumplió su amenaza. Veamos que nos dice el historiador Plutarco: “…cuando regresaba fue apresado junto a la isla Farmacusa por los piratas, que ya entonces infestaban el mar con grandes escuadras e inmenso número de buques. Lo primero que en este incidente hubo de notable fue que, pidiéndole los piratas veinte talentos por su rescate, se echó a reír, como que no sabían quién era el cautivo, y voluntariamente se obligó a darles cincuenta. Después, habiendo enviado a todos los demás de su comitiva, unos a una parte y otros a otra, para recoger el dinero, llegó a quedarse entre unos pérfidos piratas de Cilicia con un solo amigo y dos criados, y, sin embargo, les trataba con tal desdén, que cuando se iba a recoger les mandaba a decir que no hicieran ruido. Treinta y ocho días fueron los que estuvo más bien guardado que preso por ellos, en los cuales se entretuvo y ejercitó con la mayor serenidad, y, dedicado a componer algunos discursos, los tenía por oyentes, tratándolos de ignorantes y bárbaros cuando no aplaudían, y muchas veces les amenazó, entre burlas y veras, con que los había de colgar, de lo que se reían, teniendo a sencillez y muchachada aquella franqueza. Luego que de Mileto le trajeron el rescate y por su entrega fue puesto en libertad, equipó al punto algunas embarcaciones en el puerto de los Milesios, se dirigió contra los piratas, los sorprendió anclados todavía en la isla y se apoderó de la mayor parte de ellos... y reuniendo en un punto todos aquellos bandidos los mandó crucificar, como muchas veces se lo había prometido en la isla.”
.
Silenciaré la brillante Campaña de las Galias, en la cual Cesar, con tropas muy inferiores en numero a los galos, conquistó íntegramente el territorio de lo que aproximadamente hoy es Francia; además, se puede leer en los “Comentarios a la guerra de las Galias”, que el mismo escribió, aunque en tercera persona. Tales conquistas no hicieron sino aumentar su aureola de gloria en Roma; pero el Senado empezó a temerle, pues Cesar estaba en la gloria de su poder, y habia llegado a ser terrible.
.
Asi es. Para restablecer el gobierno de Roma, se constituyó el primer Triunvirato, que estaba formado por Pompeyo, Craso y Julio Cesar, los tres hombres mas poderosos de Roma. Pero era un triunvirato inestable. Tras conquistar la Galia, Julia, la hija de Julio César, había muerto durante un parto y Craso también había fallecido en su campaña contra Persia.
.
El triunvirato se había disuelto y ahora sólo dos figuras se disputaban el poder: Julio César y Pompeyo. La facción conservadora aún era adversaria de Julio César y fue con ésta precisamente con quien se alió Pompeyo, envidioso y receloso de la gloria militar de Cesar. En un intento por seguir contando con el apoyo de Pompeyo y prevenir una guerra civil, Julio César le ofreció la mano de una de sus sobrinas, más Pompeyo se casó con Cornelia Metella, hija de Metellus Scipio, uno de los peores enemigos de Julio César. Las cosas se ponian feas para Cesar.
.
Por si fuera poco, el Senado, liderado por Pompeyo, en una actitud agresiva y recelosa (causada por el temor a la gloria acaparada por Julio César en su campaña de las Galias), le envió a César una proposición: mandar una de sus escasas legiones a oriente para vengar a Craso y devolver la otra a Pompeyo que se las había prestado para la Guerra de las Galias. Pero los ánimos se tornaban cada vez más agresivos para Julio César y de nada servían los intentos de apaciguarlo por parte de sus amigos Marco Antonio y Curión.
.
Cesar se resistió, lógicamente. Por ello, el Senado, que vio claros los designios de Julio Cesar, al final tomó la decisión: exigió a Julio Cesar deponer su ejército, licenciar a las tropas y entrar en Roma como simple ciudadano, o bien declararse enemigo de Roma. Ante tales amenazas y sin más alternativa, Julio César toma la decisión y marcha sobre Roma.
.
Un pequeño rio lo separaba de Roma, el Rubicón. Estaba terminantemente prohibido atravesar dicho río. Nadie lo habia hecho antes, pues para asegurar a Roma contra las tropas de la Galia, se hizo el celebre senatus-consulto, que estaba grabado en piedra en el camino de Rimini a Cesena, según el cual se entregaba “…a los dioses infernales y se declaraba sacrilego y parricida a cualquiera que con un ejercito, con una legion, o simplemente con una cohorte, cruzase el Rubicón”.
.
El cruce del Rio Rubicón, por Cesar, cambiaria el curso de la historia de Roma.
.
Saludos
.

11 comentarios:

Esther dijo...

Muy interesante yo no conozco mucho de la vida de Julio César ahora estoy esperando a que cuentes qué pasó después de cruzar el río...Besos históricos^^

María dijo...

Gracias por toda la información que nos dás de Julio César, yo, como Esther, tampoco conozco muy bien la vida de este personaje, para lo cual, no sé qué comentarte, jajaja ¿sabes? me dejaste sin palabras, para lo cual te pido perdón por no comentar nada, pero muchas veces sobran las palabras.

Sigo pendiente de todos tus posts, me encanta visitar tu blog.

Feliz día.

Un beso.

mi despertar dijo...

Me gusta la historia y aunque no la leo recuedo mis años cuando iba al colegio. Volveré me gusta seguir aprendiendo

La sonrisa de Hiperión dijo...

Que me gustala vida Julio César... Sobre todo, cuando aqui muy cerquita de donde vivo... dicen que aconteción la batalla de Mvnda, entre los hijos de Pompeyo y Julio. Uf suena casi a mitología de lo bien que suena.
Saludos

Adriana Lara dijo...

Julio César es una de las figuras más admirables de la historia de la humanidad.
Qué casualidad: mi blog se parece al tuyo.

CORNELIVS dijo...

Gracias a TODOS por vuestros comentarios. Sois muy amables. Si estais interesados en la vida de Julio Cesar, quizás mañana os relate la segunda parte, Esther, asi sabras lo que pasó cuando cruzó el rio (jejej).
Un abrazo para todos.

Pequeña Ainhoa dijo...

Un saludo amigo el embarazo y las náuseas me tienen desconectada un poco pero sigo aqui dando como siempre todo mi cariño y apoyo, al igual que mi amistad.
Un besazo y mi beso hasta el cielo.
Loly, la mamá de Ainhoa
GRACIAS DE CORAZON POR TU APOYO INCONDICIONAL

María dijo...

Gracias a tí por todo. Sigo pendiente de tus escritos.

Un beso.

amig@ mi@ dijo...

Oye!!¡, Te has planteado hacer un libro? Una narración como esta pero mas a lo grande... Creo que saldrias triunfador ;)
Besos

CORNELIVS dijo...

¡Que va! Tu si que podrias hacer un gran libro! Escribes fenomenal amig@ mi@.
Un beso.

ALAS DE MI LIBERTAD dijo...

Muy interesante tú escrito yo estoy pez de la vida de este personaje y gracias a ti me he sumergido en ese escenario e esa época.
Qué lindo es saber
Como siempre te dejo todo mi cariño