"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

jueves, 12 de marzo de 2009

El vestido blanco.

Al principio su vestido era blanco, de un blanco refulgente y luminoso, y ella era feliz. Para élla, su mundo era el mismo paraíso. Su vestido blanco estaba tejido de sueños, de esperanzas y de ilusiones. Pero le advirtieron que tenia que ser desconfiada, porque el camino que iba a llevar era muy desagradable, y sobre todo que tuviera especial cuidado con los espinos, las malas hierbas y las ortigas. Se previno todo lo que pudo y con ese animo, comenzó a andar.

Pero a medida que avanzaba se daba cuenta de que inevitablemente su vestido de ilusiones se enganchaba en los espinos de la realidad que había a ambos lados del camino y que, crueles e hirientes, arrancaban trozos de dicho vestido, hasta convertirlo en jirones. Las malas hierbas de la calumnia y de la injuria mancharon su blanco vestido hasta convertirlo en un trapo informe; y por si fuera poco, las ortigas de la traición y de la mentira terminaron de arrancarle los pocos jirones que le quedaban hasta dejarla completamente desnuda, sucia y maloliente. A los demás caminantes que seguían su misma dirección les sucedió lo mismo, y observaba que hablaban los unos con los otros y se consolaban, limpiándose mutuamente; pero ella seguía altanera su camino.

Se sentó un momento para descansar, miró para atrás y consideró la cantidad de ilusiones que se habían quedado por el camino, hechas jirones. Una sensación de infinita tristeza se apoderó de ella. No, aquel viaje no estaba resultando tan idilico como se lo imaginó. ¿Qué había sido de aquel blanco, perfumado e inmaculado vestido blanco con el que empezó a andar?

Cansada, se detuvo un corto espacio en un estanque de agua clara, cristalina y templada, que divisó al lado del camino, del cual se apartó. Decidió bañarse para limpiarse de la suciedad y del hedor que había adquirido en el viaje. Profundamente asqueada, se sumergió en el agua limpia y clara de aquel estanque. El agua estaba perfumada. Una refrescante sensación de sosiego y de limpieza le invadió, tras de lo cual salió y se sentó en la verde hierba, para secarse. Estaba completamente desnuda, sin vestido ni ropaje alguno, y a solas con su interior.

Pensó, meditó y volvió a pensar sobre lo que le había sucedido: se dio cuenta de que durante todo el tiempo había estado exclusivamente pendiente de si misma y de su vestido, pero no de los demás; ella esperaba todo de todos, pero nunca había confiado ni había intentado ayudar o animar a los otros caminantes que también hacían ese camino. Había andado por el camino solo y exclusivamente preocupada porque no se manchara su vestido blanco, y éste habia sido tejido con erroneas ilusiones, falsas representaciones de la realidad; su vestido era lo único que realmente le había importado, porque así se lo dijeron, comprendiendo que quizás lo que mas le dolía ahora no era la rotura de su ropa, sino la herida de su orgullo.

Comprendió que el problema no estaba en el camino, sino en su actitud. Y lo peor de todo es que no había caminado siguiendo su propia luz interior, sino consejos ajenos, de los cuales ahora se sentia prisionera. No habia sido ella misma. Empezó a comprender y a cambiar de actitud, y se dio cuenta de que había estado equivocada toda su vida. Ademas, advirtió que en el camino habia también bastantes heridos, muchos de ellos tenian un estado mucho más lamentable que el suyo, y de pronto sintió la necesidad de ayudarlos. Reconfortada con su descubrimiento, se dirigió al camino, con la intención de reanudarlo, y comenzó a andar desnuda, sin traje alguno, y con su nueva actitud, no preocupándose por las posibles heridas o pinchazos que pudiera recibir. Para su sorpresa, observó que mientras mas amor daba a los demás, los espinos, las malas hierbas y las ortigas empequeñecían y se hacían menos dañinas, y al contrario, crecía la verde hierba, nacían plantas aromáticas y el sol todo lo iluminaba.

Y sobre todo comenzó a sentir dentro de sí una paz que nunca hasta entonces había experimentado.

Saludos.
.

30 comentarios:

REIKIJAI dijo...

Haz de tu camino un espejo de ti mismo:no te dejes influir por la manera como los demás cuidan de sus caminos.Tú tienes un alma que escuchar,y los pájaros transmitirán lo que tu alma quiere decir.Que tus historias sean bellas y agraden a todo lo que tienes en torno.Sobre todo,que las historias que cuente tu alma durante la jornada se reflejen en cada segundo del recorrido. Gracias.Re dejo Un Beso.Silvi.

sedemiuqse dijo...

Muy bello relato...La Ferza del Amor
besos y amor
je

Alí Reyes H. dijo...

Esperemos poner en funciò9n la segunda parte para no sucumbir a la frustraciòn de la primera

Silvia dijo...

hola!muy buen post...
excelente relato...
gracias por compartir-
besos.
silvia cloud

lys dijo...

Aprender a mirarnos significa, creo, despojarse de muchas cosas, mirar recto, escuchar consejos y compararlos con lo que una realmente quiere, no escucharse en demasía y pensar más en los demás que en uno mismo, con mucho equipaje se camina mal.

Espléndido relato con lección incluida.

Un abrazo

Pequeños Soles de Noe dijo...

Amigo Cornelivs cuánta verdad en éste relato
Me ha encantado
Un cariño grande
Noe

Juan Carlos Lozano dijo...

¿quien puede juzgar el camino de otra persona?. ¿Será acaso mala suerte? ¿será buena suerte? ¿quién lo puede determinar?.

No siempre son malos los girones, porque hay mucho de que despojarse para ser libre y tener derecho a amar. Es preciso dejar atrás un mundo completo que ha elegido otro camino para andar.

te dejo un abrazo desde el otro lado del mar.
Juank

Neogeminis dijo...

Interesante metáfora...andar con el alma al descubierto nos expone más , es cierto, a lo malo y a lo bueno...pero sin duda merece la pena.


Gracias por pasar por mi blog y comentar mis escritos. Valoro mucho tus palabras.

Hasta cada rato!

Esther dijo...

Ese vestido es como esa coraza o ese egoismo de pensar en si mismos, menos mal que se le rompió y empezó a mostrarse tal cual al resto y a intentar ayudarlos..besos

loose dijo...

Es un precioso relato.
Mirar en nuestros adentros, escuchar esa voz interior que solemos dejar olvidada en un rincón de nuestra alma, reflejarnos en cristalinas aguas para descubrirnos tal como somos, sin armaduras, corazas, ni máscaras.
Caminar por el sendero de la vida con VALOR.

V-erdadero
A-utónomo
L-limitante
O-orgulloso
R-receptivo

Un beso.

genialsiempre dijo...

Maravillosa parábola, con un mensaje enriquecedor, debería incluirse en Educación para la Ciudadanía por los valores que incluye.

José María

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Una magnífica parábola de la vida. La actitud es lo que nos marca en ella. Pero eso, la mayoría, sólo lo aprendemos con los años y los golpes. Algunos, ni eso.

Oteaba Auer dijo...

No dejemos entrar en nuestra vida las malas hierbas...En algunos seres humanos están, verdaderamente, prendidas a su ser.
Un precioso relato metafórico
Un abrazo grfande:)

Luz de Gas dijo...

Los caminos los habrimos al andar.

Un abrazo

Myr dijo...

Esta mujer del vestido blanco de tu maravillosa parabola, solo podra tomar del lago, de su entorno, en la medida en que pueda permiterselo. Ya sea por esto o por aquello.

Sin embargo, y no obstante, y a pesar de.....es bueno, creo yo, que el lago siga siendo en su ACTITUD " estanque de agua clara, cristalina y templada y con agua perfumada".

Siempre, eso tendra efectos beneficiosos en la receptora y esperemos que esa frescura, en alguna medida , aunque sea poco
la transforme.

Nadie puede dar aquello de lo que carece, pero creo que puede aun mejorar "ese poco que no tiene".

Besos

isis de la noche dijo...

Eso es lo que sucede cuando vivimos de acuerdo a esquemas de lo "son" o "deberían ser" las cosas... De acuerdo a lo que se nos ha mostrado como la "única" realidad.

...Hasta que despertamos y empezamos a caminar...

un beso..

moderato_Dos_josef dijo...

todo un regalo esta vez..U cuento especial y precioso que induce a la reflexión. Excelente!

Selma dijo...

Una parábola aleccionadora, sin duda alguna... Y magnificamente escrita..
Un abrazo, Cornelivs.

salud equitativa dijo...

dejarse llevar, amigo CORNELIVS, así decían los filósofos del imperio anterior a vuestra genial Roma con su Porta Nigra de Trier, y sus acueductos monumentales... la verdad es que el genio nutre tus mensajes. Un abrazo andino. Víctor

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Amigo...como decía la ranchera... una piedra en el camino....me dijo que mi destino era rodar y rodar... A base de tropezones y de volvernos a levantar aprendemos de la vida... un abrazo

pd: te veo iluminado ...espero recibieras mi email...

Asun dijo...

Bonita historia.
A veces nos cuesta mucho tiempo ser conscientes de cual es nuestra actitud, de como vamos por la vida.

Cuanto mas uno se expone mas posibilidades tiene de dar y de recibir.

Gracias

Gizela dijo...

Nada mejor que ponerse vestido roídos de otros, para ver más blancura en el nuestro.
Lindo relato, cargado de verdad, de la importante, de la simple, sin ruidos que alejen la verdadera conciencia de solidaridad y amor entre os que juntos, recorremos el camino.
Un abrazote Cornelivs

Ángeles dijo...

Grandioso relato AMIGO CORNELIVS, te felicito.

Siempre siendo nosotros mismos, escuchando consejos pero siguiendo nuestro camino. Nuestro propio camino.

Siempre sabias tus palabras querido amigo.

Un abrazo!

Ángeles

ave de estinfalo dijo...

hola amigo cornelivs


hey buen mensaje

me gusto tu escrito

=D

sale, me retiro que andes de maravilla

Cornelivs dijo...

REIKIJAI: Gracias por el consejo, amiga, estupendo. Un abrazo.

SEDEMIUQSE: Gracias, un abrazo.

ALI REYES: Ojala sea asi. Un abrazo.

SILVIA: Gracias a ti por estar. Besos.

LYS: Me ha gustado mucho tu comentario y lo comparto. Un abrazo.


PEQUEÑOS SOLES DE NOE: Gracias amiga, otro cariño grande para ti.

JUAN CARLOS LOZANO: Comparto tu comentario, amigo. Otro abrazo para ti.

NEOGEMINIS: Me ha gustado mucho tu comentario, das en la clave, eso es lo que queria expresar. Un enorme abrazo.

ESTHER: Te digo lo mismo que a Neogeminis, das en la clave, eso es lo que queria expresar. Un enorme abrazo.

LOOSE: Gran comentario el tuyo, amiga Loose. Te digo lo mismo que a Esther y que a Neogeminis. Un enorme abrazo.

GENIALSIEMRPRE: Gracias, un abrazo.

PEDRO OJEDA: Asi es, amigo. Un abrazo.

OTEABA AUER: Asi es, amiga. Un enorme abrazo.

LUZ DE GAS: Asi es, tambien, ese machadiano comentario tuyo me ha gustado mucho. Un abrazo.

MYR: Gracias por tu gran comentario, me ha encantado Myr. Un abrazo enorme.

ISIS DE LA NOCHE: Coincido contigo. Te digo lo mismo que a Neogeminis y que a Esther. Un abrazo.

MODERATO DOS JOSEF: Gracias amigo, un abrazo.

SELMA: ¡Bonjour ma amie...! Gracias y otro enorme abrazo para ti.

SALUD EQUITATIVA: Eres muy amable, amigo. Gracias y un abrazo.

MANUEL DE LA ROSA: Totalmente de acuerdo contigo, amigo. Un abrazo.
PD) Recibí tu mensaje de la pagina para descargarme la serie, gracias!, el otro no. Reitero mi abrazo.

ASUN: Asi es, amiga. Un abrazo.

GIZELA: Mi querida amiga, como siempre penetras en el fondo de las cosas. Te digo lo mismo que a Esther y que a Neogeminis. Un enorme abrazo...!

ANGELES: Muchisimas gracias por tu amabilidad, querida amiga. Un enorme abrazo.

AVE DE ESTINFALO: Gracias, amiga, un abrazo.

Ludwig dijo...

Un cuento encantador.
Me ha recordado ese objetivo que algunas veces olvidamos.
Volver a ser niños...

Un abrazo

Amig@mi@ dijo...

Nuestro camino es nuestro, aunque a veces se entrcruce con los de otros, pero sus adversidades y logros los tenemos que vivir nosotros.Ya se encarga la propia vida de irnoslo mostrando...
muy bonito y con moraleja ( como a mi me gusta)
Besos

Marinel dijo...

Es obvio que sembrando amor, recogeremos lo mismo...y eso es de lo más gratificante que tiene la vida.
A veces cuesta despojarse de lastres que permanecían colgados de manera perenne,pero si al fin nos desprendemos de ellos...llega la liberación,la desnudez, la impoluta presencia exterior e interior...
Más besitos.

Pedro dijo...

Una hermosísima metáfora de la vida, amigo Cornelivs.
Pienso que debemos de vernos así de desnudos para percatarnos de la inutilidad de los vestidos que nos impone la sociedad, y eso lleva un tiempo, un aprendizaje y un camino recorrido. Aunque muchos nunca se detienen para contemplar su desnudez.

Un abrazo.

Markos dijo...

Siempre es buen momento para detenerse, rectificar y retomar el camino con un aire fresco de la alegría de hacer algo por y para uno mismo; en armonía con el yo interior castigado por prejuicios e intereses externos.
Salu2