"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

sábado, 24 de octubre de 2009

Vas aprendiendo (I)

De joven querias vivir mucho, tener muchas cosas, leer muchos libros, saber mucho y aprender mucho. Tu no lo sabias, pero la vanidad te corroía. Te enseñaron muchas cosas y además tu también has aprendido experiencia de la vida. Pero alguien cometió un fallo contigo: nadie te enseñó a vivir, ni a sonreir, y tampoco a ser feliz. Tu soledad interior no te daba respiro.

Pero todo cambió para ti aquel lejano dia en el que, en medio de la opulencia, se abrió la luz en tu corazón. Tu orden de prioridades empezó a cambiar cuando aquel dia llegaste a envidiar, muy sinceramente, a aquella mirada de paz y de felicidad: la de aquel niño de aquella familia pobre pero digna, que apenas tenia lo que necesitaban para sobrevivir, pero a la que, no obstante, la felicidad habia elegido como su morada. Tambien el amor moraba allí. Aquella mirada irradiaba tanta paz y tanto amor que de pronto caiste en la cuenta de lo erróneo del camino que habias seguido: aquello sí merecia realmente la pena. ¿Lo recuerdas Cornelivs? Claro que si.

Ahora, mientras mas viejo eres, vas dejando atrás la vanidad, paulatinamente estás soltando amarras con todo ese duro lastre y te conformas con esos pequeños pero tan deliciosos ratos de amor y felicidad que la vida nos depara de vez en cuando ¿verdad?

Vas aprendiendo.

Saludos.


33 comentarios:

Francisco O. Campillo dijo...

Nuestro camino es el de la búsqueda de la felicidad ;-)

RAMPY dijo...

Hola, Cornelivs, deberías de escribir un libro sobre la felicidad, porque lo has "bordao".
Nuestro proceso de aprendizaje varía según la persona. En mi caso, por ejemplo, ese proceso fue muy tardío, al igual que en otros aspectos de mi vida, pero bueno, más vale tarde que nunca.
Me he sentido muy reflejado en tu escrito, porque es exactamente cómo me está sucediendo.
Aprovecho la ocasión para desearte que pases un excelente fin de semana.
Un rampyabrazo, amigo mío.
Hasta que nos volvamos a leer!

sinkuenta dijo...

Cornelivs, yo también he sentido eso de 'nadie me enseñó a vivir'... Poco a poco he ido descubriendo que quizás nadie me lo enseñó porque los que tenía alrededor, a su vez, habían padecido la misma deficiencia y tal vez así tenía que ser porque según dice el poeta: 'se hace camino al andar' y se aprende a base de cometer errores, de resbalones... las conclusiones que sacamos de esas experiencias son más válidas y nos sitúan mejor... Seguro que tú podrás transmitir a tus hijos las capacidades para tomar decisiones cuando, en su momento, resbalen, tropiecen y caigan de bruces en el camino de la vida. Un beso

Pedro dijo...

Lo malo sería no haber aprendido nada. O incluso no haber des-aprendido nada.
Pero la vida continúa, y nunca podemos bajar la guardia, el camino es largo y tortuoso.

Un abrazo amigo.

Juan Navarro dijo...

La acumulación de libros o de saberes no conduce al conocimiento y, aún menos, a la sabiduría. Una enciclopedia contiene todos los saberes y es un cadáver. Un pastor analfabeto puede ser más sabio que el hombre ilustre de los siete títulos. El sabe mirar y mirarse, practica la ósmosis con su entorno. Nadie puede enseñarnos a vivir, a sonreír, a ser felices, son tareas solitarias que sólo se aprenden cuando ha aprendido a estar solo -que no solitario-, a mirar, a mirarse, a aceptarse, a amarse, en definitiva. El conocimiento, la sabiduría, la felicidad tienen que ver con el amor, son procesos amorosos, son el amor.
Un abrazo.

Selma dijo...

Sí, la Felicidad no es un estado permanente... son destellos... de otra manera no sabríamos reconocerla cuando estamos ante ella...Es lo que opino, no es una certeza...

Besos y muy FELIZ Finde, Cornelivs, mon Ami.

blasblog dijo...

mucha sabidurìa en esta historia, como siempre la sociedad moderna se concentra en la producciòn, sin detenerse a escuchar y estimular a los jòvenes , empleados en el estudìar y estudiar,
o peor aùn es no aprovechar el patrimonio de los ancianos, veteranos en el arte de vivir,
y es que los pocos ancianos que cuentan en polìtica ( ej. la gerontocracia italiana)
piensan saberlo ya todo, no les queda nada màs por aprender..
saludos
Blas

El Ente dijo...

Y seguimos aprendiendo amigo...
Y pobre de aquel que piense que ya lo sabe todo, porque entonces jamás distinguirá cuando la felicidad, esa que puede llegar de mil maneras diferentes, está pasando de puntillas delante de sus ojos... y aun sigue con su ceguera.

UN ABRAZO... BUEN FINDE AMIGO

María dijo...

Yo creo que siempre vamos aprendiendo, aún las personas mayores, también tienen que ir aprendiendo de los niños, y nosotros, de nuestros hijos, y cometememos errores, y ellos nos van enseñando en su dulce caminar.

Un beso.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Amigo yo voy aprendiendo, y cada día que pasa más me arrepiento de no haber aprendido más...como el que decía en su canción...creo que nací demasiado temprano (quijano)...saludos

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Cornelius, razón llevas, a más años más distancias y relatividad ante las cosas.
Pero...ya sabes, siempre aprendemos y sólo sabemos que nada sabemos. La curiosidad que nos falte, eso vital, digo yo, sometida a equivocarme, por supuesto.
!Salves! me encuentro como en casa en tu blog, visita el mío cuando quieras, estoy impaciente por tus opiniones.
Èvoe, natalí

La sonrisa de Hiperión dijo...

La vanidad es como un helado de vainilla, hay más sabores, y con el tiempo quieres probar otras cosas...

Saludos y un abrazo!

fab - golem dijo...

A veces el problema no es aprender, sino vivir sin olvidar lo aprendido, para no volver a caer en los mismos errores.

Un abrazo

genialsiempre dijo...

A fuerza de tropiezos... se aprende el camino, por ello cuanto mayor eres más sabes, pero ¿de que vale?, nunca se sabe suficiente.

José María

Myr dijo...

Con esos pequeños mosaicos de felicidad, unidos una a uno, se puede construir un templo. El templo de la vida, la tuya. De eso se trata, pero, para lograrlo hay que ser un abañil humilde y trabajar con amor y empeño.

Besos

Pamela dijo...

Pues parece que a eso venimos al mundo, a aprender. Unos somos más duros de cabeza que otros. Sin duda que la humildad es una de las materias más arduas. Un gran beso amigo

Abuela Ciber dijo...

El que vayas aprendiendo es una felicidad que con el correr de la vida dara frutos dulces.

Cariños y buen domingo.

Jan Puerta dijo...

Con la edad uno termina por aprender hasta aquello que no quiere.
Un abrazo

Chencho dijo...

Tomar conciencia de uno mismos, de nuestros errores, es la base de cualquier aprendizaje. Muchas veces ese aprendizaje no se da por que no somos capaces de reconocer nuestra vanidad, como tu has sabido hacer.
Un abrazo.

salud equitativa dijo...

querido amigo CORNELIVS: no hay nada mejor que ver cómo crece la semilla del ejemplo genuino... Un abrazo andino. Víctor

Neogeminis dijo...

De eso se trata el crecimiento: ir superando metas y depurando prioridades.

Muy buen mensaje Cornelius.
Que sigas bien!

Amig@mi@ dijo...

Creo que todos , absolutamente todos, aprendemos a valorar lo realmente valorable y a buscar la "felicidad de lo pequeño" por nosotros mismos, según maduramos, según vivimos.
Cada etapa es un escalón que nos acerca al conocimiento de lo que es.
Un besote y perdón por este comentario tan metafísico.
;)

Miguel Ángel Pérez Oca dijo...

Hola, "Cornelivs", he intentado ponerme en contacto contigo, pero soy muy torpe con la informática.
Así que te escribo por este conducto. Quería decirte que que cuando me has llamado hoy, me pillaste en fuera de juego. Anoche tuve un compromiso y no pude oír "La otra mirada" y tu trabajo sobre las "pilinguis" de Roma. Muy bueno. Lo acabo de oir en diferido y me ha gustado mucho.
El día 17 doy una conferencia sobre Bruno y Galileo en Granada. dice Alejandro que va a venir. Anímate y nos conocemos personalmente y nos tomamos algo en Los Manueles o donde sea. Encantado de conocerte.
Miguel Ángel Pérez Oca.

Quidquid dijo...

Hola Cornelivs:
La acumulación de experiencias te hace ver lo que realmente eres.
La edad es una buena consejera, pero a veces es algo negativa, cuando te hace ver el tiempo perdido o la acción que tenías que haber hecho y que no hiciste.
No sólo hemos de aprender, también debemos asumir lo aprendido...
Un cordial saludo,
Luis

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En efecto: debemos aprender a vivir con una jerarquía de valroes auténticas. Casi todo en nuetra vida es falso.
Un abrazo.

Silvi (reikijai) dijo...

Si mi querdio amigo...es asi la vida...eternos alumnos seremos.La felicidad,no es mas que una suma de momentos.Lo importante es darse
cuenta...Lindo domingo. Besitos Silvi.

Gizela dijo...

Aprender y desaprender...
Ese es el camino correcto.
Es el único por lo menos que conozco, para acercarme un poquito a la felicidad
Besotes Pablo, y lindo domingo.
Gizz

Montse dijo...

Con el paso del tiempo el valor de las cosas más pequeñas se vuelve inmenso y nos llena de satisfacción. Sabemos lo que no queremos y para el resto: seguir aprendiendo que hay tiempo.

€_r_i_K dijo...

Vaya amigo, yo de lo único que voy queriendo entender poco a poco, es que cada uno debería de ser tan feliz como se propusiera...
Intentando dejar vivir al resto, y aceptandose tal y como uno es...


Abrazos....

Mariluz dijo...

De lo mejor que tiene cumplir años: aprender a poner cada cosa en su justo sitio, la escala de valores.
Y que no acabemos nunca de aprender, amigo.
Feliz domingo y mejor semana
besos

Silvia dijo...

hola!genial haber aprendido ........no vivimos en vano......
me reencanto tu post..es un placer visitarte....
besotes.
silvia cloud

Circe La Hechicera dijo...

Querido Cornelivs: por la vida vamos caminando, observando, amando y dejando, aprender y aprender de lo bueno y lo malo, de lo sutil y lo grotesto, de todo aquello que interactúa con nosotros, imposible saberlo todo. Ya sabes, amigo mío, la felicidad es una conquista. Me gustó tu reflexión. Besazossss

Belkis dijo...

Vamos aprendiendo día a día a disfrutar de las pequeñas cosas y a encontrar la felicidad que llevamos dentro. Siempre nos ofuscamos en conseguir cosas fuera, pero lo que realmente llena y te hace sentir realizado lo llevas dentro. Búscalo, cónocelo, cultivalo, es maravilloso. Besitos cariñosos. Feliz fin de semana