"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

jueves, 26 de noviembre de 2009

Un hombre ante el espejo

Soy consciente de su paso, pero es algo que se me escapa entre los dedos a una velocidad vertiginosa. Ahora es y en un instante ya no es. Se lo va llevando todo: amores y odios, palacios y chozas, virtudes y miserias, hambres y hartazgos. Todo sucumbe a su paso y nada queda.

Hay veces en las que me parece que puedo sentir su paso; en esos momentos siento algo parecido a un vértigo indescriptible. Le grito: ¡Detente! Pero no me escucha. Yo quisiera que se detuviera en un instante eterno, pero no es posible.

Pero solo son momentos. Porque cuando compruebo que nada puedo hacer, recobro la calma y me duermo de nuevo a su compás siguiendo tu ritmo. Me dejo llevar hacia el siempre impredecible e inevitable futuro.

Que curioso. Anoche, mientras me lavaba los dientes y me contemplaba brevemente en el espejo me dí cuenta. Si, ví el presente en mi imagen reflejada en el espejo, parecía una sombra fugitiva de lo que fui. Pero también percibí un pasado muy vivo, que se agitaba y se removía dentro de mí. Y lo mejor de todo: esa chispa que aún emerge de ese par de ojos que me miraban desde el otro lado del espejo, y que me hablan de sentimientos guardados, que siguen, afortunadamente, ahi dentro.

Y respiré muy aliviado.

Porque es cierto que el tiempo conseguirá arrugar nuestra piel, y acaso nos quitará la fuerza y la juventud, y no podemos hacer nada por evitarlo; pero no consintamos jamás que haga lo propio con nuestro corazón, que no se lleve el tiempo nuestra capacidad de amar a los demás ni arrugue nuestros sentimientos.

Esa batalla sí se la podemos ganar al tiempo. Al menos…mientras tengamos vida. Y creo que merece la pena.

Saludos.

31 comentarios:

genialsiempre dijo...

En efecto, debemos luchar contra el tiempo y la mejor forma es aprovechándolo intensamente.

José maría

Ana dijo...

Totalmente de acuerdo...A pesar del paso del tiempo seguimos siendo nosotros mismos.

Muchos besitos.

Alijodos dijo...

Uno puede sentirse joven y con ganas de vivir y de amar independientemente de como este el envoltorio..eso se lo tenemos ganado al tiempo sin lugar a dudas...Un abrazo amigo..

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Vivamos, por lo tanto.
Saludos.

MAJECARMU dijo...

Aunque el tiempo nos arranque las cosas.. y la imagen,pero los sentimientos,quietos.. ahí dentro latiendo siempre..!

Me emocionaste..muuuuuuuccho,Cornelivs

Mi felicitación y mi abrazo.
M.Jesús

Markos dijo...

Tienes un espejo estupendo que te permite ver el interior, no lo cambies!!
Abrazos

eva pardellas dijo...

envejecer es el resultado de vivir..de haber sentido...amado..luchado...sufrido...vencido.....es un privilegio poder llegar a ello...y qué placer el sentir que lo has vivido intensamente...un beso querido amigo....ha sido todo un placer volver a pasar por aquí!!!!

El Ente dijo...

Por supuesto que merece la pena...
Nunca hay que dejar de luchar... ni de amar...

UN FUERTE ABRAZO AMIGO

lara dijo...

no sólo no hay que perder la fuerza del corazón, se puede crecer. Detrás de toda pérdida siempre hay una ganancia
XXX

Gizela dijo...

Carpe diem...
Y como escribió un día el gran maestro

Puedes
Venir a reclamarte como eras
Aunque ya no seas tú

Mario Benedetti.
Besotes grandes amigo mío
Gizz

Amig@mi@ dijo...

Luchemos por ello, como tú bien dices, mientras tengamos vida.
Un abrazo

Alimontero dijo...

Querido amigo, qué sincronía...
Es la chispa del espíritu, que ignoramos porque nos manifestamos en la materia y nos hemos olvidado del espíritu.

Nos identificamos con las cosas, con las relaciones, con nuestro yo-personalidad. Damos la espalda a nuestra realidad, a nuestro
yo-individualidad. Tapamos esa chispa con toda suerte de velos.

Pero la chispa, la individualidad, la esencia, sigue ahí, esperando que la redescubramos para que podamos integrar espíritu y materia en un ser pleno hecho a semejanza del creador.

Al descubrir esa chispa hay un segundo nacimiento y es entonces cuando empezamos a vivir.

Y a sonreir. Y a ser testigos de la manifestación de la alegría del alma."

Un gran abrazo ;-)

genial, me has llenado el corazón!!

Ali

Myr dijo...

¡La mejor forma de ganarle al tiempo es, sin duda, una vida bien vivida!

Abrazos

loose dijo...

Hay veces en las que me pregunto, qué es verdaderamente el tiempo, sino aprovechar cada instante que se nos ha otorgado para sentir todo lo que podemos vivir cada momento.

Un besito.

Juan Navarro dijo...

El tiempo es lo único eterno, siempre estará aqui, amemos el tiempo, abrecémonos a él y caminemos con él como buenos amigos. Eso nos convierte en presente, nuestra única realidad. Él deja su huella, en forma de arrugas y sabiduría, y nosotros, la nuestra, nuestra obra, nosotros mismos a cada paso elaborados. No vive quien se enfrenta a él y lo niega (veanse los amigos de la cirujía o aquéllos enganchados a la añoranza o la melancolía, todos anclados en le pasado), sino quien camina de su mano.
Un abrazo.

ana dijo...

Es verdad, a veces te miras al espejo sintiendo como ese tiempo va pasando.

Un día viendo una pelicula la actriz se miraba al espejo y decía si te quedas un par de minutos mirándote sólo verás lineas, el yo, el verdadero no se refleja, ese es el que no tiene que cambiar.

Precioso mi querido amigo porque has plasmado lo que muchos pensamos.

Un besito muy fuerte.

Ludwig dijo...

Por lo que voy descubriendo, con los años vamos ganando "sensibilidad".
Ganamos el maravilloso don de aprender a disfrutar de todos los momentos, de todas las situaciones, de las miradas, las palabras...
Y aprendemos a dar a todo la importancia que merece.
En fin, Cornelivs.
Vamos a mejor.

Abuela Ciber dijo...

Claro que merece la pena.

Tenemos pasado, presente y futuro....un día me mire al espejo y....ahí estaba yo en mi futuro.

Pero dentro mío la niña que acuno tiene aún intactos, sueños, sentires y....esperanzas.

Buenisimo lo que has compartido.

Deseo que día a día lo vivas plenamente!!!!

Cariños

ella dijo...

Cuanta razón tienes... La vida pasa muy rapida, pero aunque pasen los años, jamas permitire que nada ni nadie, ahogue mis sentimientos ni arrugue mi corazón.
Un fuerte abrazo

sedemiuqse dijo...

Que bellamente te expresas.
Besitos y amor
je

(tengo algún problemilla de conectividad.

No estoy en mi ubicación je.
Mas besos y amor
je

Gabiprog dijo...

Creo que vamos a buscar una buena cita de Séneca.

;)

Jesús Garrido dijo...

A mí me horroriza que mi real venga a mirarse en el espejo y me haga salir del olvido.

Es broma, que razón tienes.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Me encanto!!! esto de mirarnos en el espejo y ver dentro de nosotros el pasado y olovidar las arrugas y los defectos... sabes algo? de verdad q acabas de hacer algo maravilloso en mi... corro al espejo de mi recamara para... gustas?
un beso muy grande!!
TQM

Neogeminis dijo...

Qué suerte poder aún reencontrarse del otro lado de la imagen que nos devuelve el espejo! lo malo es mirar y hallarse con un desconocido/a

un abrazo!

Isabel Huete dijo...

Has expresado con preciosas palabras lo que es el lema de mi vida. Desde que descubrí que la vida no podía vivirse de otra manera soy mucho más feliz.
Riqueza interior un mucho amor.
Besazos, amigo.

Marinel dijo...

Estoy absolutamente de acuerdo contigo,mi querido amigo.
Para nada hemos de sucumbir al deterioro interno,al fuego que yace en nuestras entrañas, a esa chispa mágica que nos hace sentir por dentro todo tipo de sensaciones.
No.No dejemos nunca que las arrugas externas,arruguen lo más importante de nosotros.
Precioso texto,Cornelivs.
Besos enormes.

Galileo dijo...

Mantengamos vivo al niño que vive en todos nosotros, para siempre. Gran entrada (como de costumbre).

Un abrazo.

Mariluz dijo...

Salve Cornelivs, totalmente de acuerdo contigo... es maravilloso contemplarnos y aceptar el paso del tiempo con felicidad. Hace poco escribí en mi blog de poemas:
No es mía
la sonrisa que ves en mi cara
no,
ni el brillo que alumbra mis ojos

No es mía
la luz que mis manos irradian
No es mía

No soy yo... pero no te niego,
en ti me he convertido
mujer del espejo.
---------
Hace muy poco que cumplí 21 años y ¡ya tengo 53!... el tiempo lo he vivido, pero se fue volando.

Besos, amigo y buen fin de semana

Isabel dijo...

Vuélvete a mirar, porque tienes mucho que dar, y por mucho que pase el tiempo, es como bien dices, cuestión de corazón. Un beso

Belkis dijo...

No dejar que el tiempo arrugue los sentimientos. Que bonita frase Cornelivs. El otoño de la vida, es un momento precioso de la existencia, porque es, en ese otoño, cuando puedes volver a ser indiferente, cuando puedes volver a ser condescendiente, cuando puedes volver a contemplar los recuerdos y hacerlos vivos aquí y ahora. Creo que todas las épocas tienen su encanto pero justo entonces es cuando se puede tener mas tiempo para cultivar los afectos y alimentar los sentimientos para que estos crezcan.
Muy buena reflexión. Besitos

Circe La Hechicera dijo...

Que bonito y reconfortante Pablo, es que los años es un capricho del almanaque y nuestra esencia persiste y subsiste, a pesar de las circunstancias, de la gente, de los hechos. Es un reto y una conquista, nadie puede despojarnos de nuestras vivencias. Me ha encantado de corazón lo que has escrito, besossssss