"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 6 de noviembre de 2009

El gran día...

<<He aquí una breve anécdota sucedida hace tiempo. Una anciana tenia un tic nervioso en los ojos, que guiñaba con frecuencia. Como la gente ya la conocía no le decia nada. En esto, que un buen dia se tropezó en la calle con un niño que no la habia visto jamás. El pequeño abrió sus ojos de par en par, y con la máxima sorpresa, la veia guiñar los ojos una y otra vez, ignorando la razón por la cual lo hacía. Como todo el mundo callaba, el niño le preguntó a la buena mujer con toda la inocencia y sencillez del mundo lo siguiente:

“Mujer, ¿por qué haces eso con los ojos?”

La reacción de la anciana fue digna de comentario pues, emocionada, cogió al pequeño en brazos y le dio un buen puñado de besos. Luego, le explicó el porqué tenia ese tic nervioso>>.

Por ello, opino que el dia en que desnudemos a la sencillez y a la inocencia de todo el estéril y absurdo ropaje artificial que los adultos le hemos colocado encima;

El día en que dejemos hablar a nuestro interior, sin engañarnos, y oigamos claro lo que nuestro corazón sienta de veras, y no lo que es conveniente o políticamente correcto;

El día en que dejemos de ver a nuestro prójimo como presunto enemigo o competidor, y lo veamos como un ser humano, exactamente igual que nosotros;

El dia en que asesinemos a los prejuicios y seamos libres para que, quien asi lo desee, pueda seguir su propio camino, y no el que otros abrieron;

El dia que estemos dispuestos a aprender de ellos, de los niños;

Y sobre todo, el dia que podamos salir a la calle con nuestra mirada limpia por unica vestidura…

¡Oh, por todos los dioses, que gran dia que sería ese…!

Saludos.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Hacia la Cueva de Montesinos. El "primo".

Los jueves, Quijote.

Para el grupo de lectura del Quijote de "La Acequia"

Como en el último capitulo todo el mundo sospechaba que los pasados sucesos habían sido “amañados” de antemano entre Basilio y Quiteria, Cervantes comienza este Capitulo XXII de la 2ª Parte diciendo que los novios ofrecieron la versión de que no lo habían tratado de antemano. Vamos, que no fue una “traza comunicada” entre ellos. Aun a riesgo de equivocarme (algo muy humano, por otra parte) yo me afirmo y ratifico en mi teoría que ya avancé en el capitulo anterior: los novios lo prepararon, y quizás hasta el cura estaba al tanto, tal vez para evitar una posible bigamia que produciría en Quiteria la ocultación del anterior matrimonio clandestino con Basilio y su nuevo matrimonio con Camacho.

Personalmente pienso que Cervantes, que nunca vuelve sobre sus pasos, aqui retrocede y da una explicación: creo que ello refuerza o al menos confirma la clara sospecha de que los contrayentes y hasta el cura estaban al tanto de todo lo que iba a suceder después, y lo admitian. (En consecuencia, mantengo mi amistosa apuesta de las dos rondas de cervezas, que ya hice en el capitulo anterior).

Además, Cervantes dice que esta fue la versión que los novios ofrecieron a la gente. Cervantes dice esto de los novios: “de los cuales se supo”, claro, porque ellos difundieron esa versión. Otra cosa es lo que los novios trataran entre ellos y que solo ellos sabrían. Pero D. Miguel nos hace inmediatamente otro guiño, pues D. Quijote dice que “no se pueden ni deben llamar engaños los que ponen la mira en virtuosos fines“ (que se casaran los que bien se querían, Basilio y Quiteria). Para D. Quijote, aquello fue una traza, un engaño, aunque, atendiendo al virtuoso fin, no se le pueda ni deba llamar así.

D. Quijote a continuación realiza unas sabias precisiones sobre la pobreza y el amor, y como compatibilizar ambas cosas. Nuestro hidalgo tiene una mente extraordinaria, esto ya lo sabíamos, pero cada día me asombra más este nuevo Alonso Quijano, tan virtuoso, tan práctico, tan sosegado y tan brillante, en comparación con el que se peleó con los ejércitos de Miramamolín. Y Sancho, en el fondo, admira a D. Quijote, cuando dice que “yo pensaba en mi ánima que solo podía saber aquello que tocaba a sus caballerías, pero no hay cosa donde no pique y deje de meter su cucharada…”. Asi es.

Por cierto, me encuentro con una frase que creo que Cervantes dijo inspirándose en mi añorado Julio Cesar, y es esta: ”la buena mujer no alcanza la buena fama solamente con ser buena, sino con parecerlo...”. Julio Cesar, según Plutarco, dijo esta: “la mujer de César no solo ha de ser buena, sino parecerlo”.

Tras varios dias allí, se despiden de los recien casados y se dirigen a la Cueva de Montesinos (las fotos que se aprecian son de dicha Cueva, situada en el parque natural de las Lagunas de Ruidera, la foto de la derecha nos muestra la abertura por la cual, probablemente, entró D. Quijote a la Cueva). Y atención, aparece en escena el primo, el cual por cierto era gran aficionado a las novelas de caballerías, que tanto aborrecía Cervantes, algo que ya nos pone sobre aviso. La primera vez que leí el Quijote, en mi niñez y primera adolescencia, a mi mente de adolescente le quedó la impresión de que este primo era de un sujeto poco serio, un "cantamañanas" que no hacia mas que escribir y publicar libros sobre tonterías. Empecé a intuir que Cervantes, por boca de Sancho, se reia de este “primo”, Sancho dice claramente que “para preguntar necedades y responder disparates no es necesaria la ayuda de nadie”.

No obstante, he profundizado un poco mas en este tema, y he descubierto que la identidad de este primo ha suscitado el debate en la critica. Algunos autores sugieren que Cervantes, cuando redactaba estos capítulos ya había tenido conocimiento del Quijote apócrifo de Avellaneda y sugiere que se está refiriendo a él. Es muy posible. Pero a mi la interpretación que más me gusta es la de Caro Baroja, que se basa en el espíritu y en la opinión renacentista de Cervantes, el cual se burla claramente de las tonterías o niñerías del primo, que se dedica a componer un montón de libros, sin ton ni son, sobre temas absurdos. Veamos: ¿sobre qué temas escribia el primo?

Vemos que presume de un libro sobre “Libreas” y documentándome compruebo que las libreas eran los trajes o vestidos que se ponía la gente en las fiestas cortesanas, de diversos colores. ¿Un libro sobre moda o vestidos?

También tiene el primo otro libro: el “Metamorfóseos ó Ovidio español”, en el cual nos dice quien fue la Giralda de Sevilla (¡pero si todo el mundo lo sabe! además, no fue, sino que es, porque la torre sigue en pie) el Angel de la Magdalena (que, al parecer, era la veleta de la iglesia de la Magdalena de Salamanca, que era tan destartalada que llamaba la atención), el Caño de Vecinguerra de Cordoba (¡que era una cloaca de un barrio de allí!) y diversas Fuentes, como la del Piojo, de la del Caño Dorado y de la Priora (que surtían de agua a los aguadores). ¿Temas son estos para hacer un libro sobre ellos?

También escribe el primo un tercer libro, sobre “Suplemento a Virgilio Polidoro, que trata de la invención de las cosas” en el cual también habla de cosas tan importantísimas como, por ejemplo, “…quién fue el primero que tuvo catarro en el mundo, y el primero que tomó las unciones para curarse del morbo gálico”, que después he sabido que era la actual sífilis.

Puede que yo esté en un craso error, pero mi humilde opinión es que Cervantes se está riendo del primo. Recordemos que ya en el prólogo a la Segunda parte, Cervantes dice que “una de las mayores tentaciones es ponerle a un hombre en el entendimiento que puede componer y imprimir un libro con que gane tanta fama como dineros y tantos dineros cuanta fama”, y en el capitulo III de esta Segunda parte, nos dice que “para componer historias y libros, de cualquier suerte que sean, es menester un gran juicio y un maduro entendimiento”; lo cual desacredita claramente al primo, que como he dicho antes, compone libros como el que hace churros, y ademas sobre nimiedades.

Hasta Sancho (que solo se acuerda de la espuma de las ollas de Camacho) se da cuenta de ello, al decir que "...Que para preguntar necedades y responder disparates no es necesaria la ayuda de nadie”.

Tras ello sumergen a D. Quijote en la Cueva.

Saludos.

martes, 3 de noviembre de 2009

Quizás

¿Frenos o límites al conocimiento? No, gracias.

Pero, visto lo visto, quizás haya cosas que fuera bueno que no supiésemos nunca.

Quizás. ¿Será porque el conocimiento en ocasiones mata la ilusión?

Bueno, tambien nos hace libres; pero ¿estamos preparados para esa libertad?

No sé… lo que si esta claro es que en muchas ocasiones creamos lo que queremos creer.

Dicen que "no hay mejor ciego que el que no quiere ver, ni mejor sordo que el que no quiere oír".

¿Neuronas despistadas o atrofiadas por la costumbre? ¿O acaso comodidad o cobardía? Sálvese el que pueda.

Saludos

lunes, 2 de noviembre de 2009

Exito de nuestro Manifiesto en Priego.

¿Como definir lo que sucedió? Hablaba hace breves instantes con Antonio Aguilera y no encontrábamos un titular: “Éxito en Priego” “El Manifiesto conquista Priego”, “El Manifiesto brilló anoche con luz propia en Priego”, y otros más. Pero no se nos ocurría ninguno, porque cualquiera de los que he aventurado resumen a la perfección lo que sucedió anoche: un éxito, de audiencia, de público, de organización. Una noche redonda.

En este enlace (haced clik) que es el del Diario “Priego Digital”, se publica la noticia completa, con un extenso muestrario de fotografías. Es fiel reflejo de todo lo que allí sucedió.

¿Y que dijo Cornelivs ? Pues leí la introducción que voy a copiar y pegar para todos los que no pudisteis asistir y luego leí el inicio del Manifiesto, solo los primeros párrafos, ya que el resto del fue leido por los demás intervinientes. Antes de ello la presentadora hizo un breve semblante de un humilde servidor y tambien de nuestro querido Pedro Ojeda. Como todo el mundo sabe, yo fui el autor intelectual del Manifiesto y Pedro Ojeda fué su segundo padre, pues revisó exhaustivamente el texto. Fruto de esa colaboración nació el Manifiesto por la Solidaridad. Como nuestro Pedro no pudo venir, envió un pequeño comunicado, que tambien fue leido en el acto de anoche, inmediatamente antes de mi presentación.

Despues del acto me fotografié con los miembros de "El Espolon". Antonio Aguilera es el que esta a mi lado, con gafas y camisa blanca, podeis vernos en la foto. (Para los que no me conozcan: yo soy el de la camisa a cuadros blancos y azules, y chaqueta marron claro.)

¿Qué como me siento? Cansado pero feliz. Feliz por que la paliza de kilómetros ha merecido la pena: estoy muy orgulloso de haber alzado la voz, fuerte y claro, por los menesterosos que nada tienen, en la esperanza de que nuestra voz vaya repitiéndose poco a poco por el mundo. Si guardar silencio es ser cómplice ante esta injusticia, os aseguro que por ese particular tengo la conciencia muy tranquila, estoy haciendo lo que puedo.

Vendrán mas lecturas. Os esperamos a todos. ¡A todos, amigos, a todos! A todo hombre y mujer de buena voluntad que se comprometa a difundir este mensaje que, ojala, con el tiempo podría calar en la sociedad y provocar un cambio.

Mi agradecimiento a nuestro querido Antonio Aguilera y a todos los demás miembros de “El Espolon”, por la amabilidad y extraordinario trato que nos han dispensado.

A continuación copio y pego el texto del Comunicado de Pedro Ojeda, y posteriormente mi introducción al acto de anoche.

Comunicado de Pedro.

Queridos Pablo, Antonio y todos los integrantes de El Espolón:

Finalmente, no podré acudir a la lectura del Manifiesto en Priego de Córdoba. Razones profesionales y familiares me lo impiden. Os pido que me disculpéis con todos los amigos que allí se reúnan.

El Manifiesto, impulsado por Cornelivs y felizmente apoyado por cientos de personas de todos los orígenes y condiciones, ha crecido hasta convertirse en algo que nos aúna y una referencia constante sobre la que trabajar hacia el futuro por una causa necesaria.

Nunca hemos sido más culpables que hoy. En especial, los habitantes de los países desarrollados, sus gobiernos y las instituciones internacionales. Nunca como hoy se han tenido las condiciones adecuadas para erradicar la pobreza, el hambre y sus enfermedades. Nunca como hoy hemos tenido el desarrollo de los descubrimientos científicos y los logros técnicos que lo permiten. Nunca como hoy se ha dispuesto de una red internacional que lo asegure. Nunca como hoy se ha contado con el dinero necesario.

Uno de los deberes de los ciudadanos es mantener la constante vigilancia sobre sus gobernantes y la participación activa en la gestión de la democracia. La democracia no es la delegación en una aristocracia de técnicos políticos especializados. La democracia sólo puede sostenerse con la participación como ciudadanos cada día: es no sólo un deber, sino una exigencia.

Si los ciudadanos de los países desarrollados y democráticos no exigimos de nuestros gobernantes la erradicación de un mal que afecta a una gran parte de la población humana, nos haremos culpables de cada enfermedad, de cada muerte. No es caridad: es justicia. Dejemos, pues, de ser culpables.

Mi introducción.


Muy buenas noches, amigos y amigas de Priego de Córdoba.

Es para mi un orgullo y un honor encontrarme en esta buena tierra, acompañando a los redactores de la Revista cultural “El Espolon”, los prieguenses Antonio Aguilera y Ojito Salton; y a Oscar Muñoz y Antonio Osuna, de Carcabuey, con motivo del Primer Aniversario de la Revista. Les felicito sinceramente por tal evento, y les deseo, y auguro, toda la suerte del mundo en esta andadura. Les agradezco sinceramente su invitación para estar hoy aquí, donde nos hemos reunido para la Lectura del Manifiesto por la Solidaridad.

Pero, ¿Qué es el manifiesto por la solidaridad?

El manifiesto por la solidaridad es la historia de un sueño hecho realidad. Me llamo Pablo Jesús Gámez Rodríguez, y suelo ser conocido en el mundo de Internet por el sobrenombre o apodo de Cornelivs, que yo mismo me impuse. Ya sabréis lo que es un blog: una pagina personal en la cual su autor escribe y que sirve como medio de comunicación por la Red. Bien, pues yo tengo mi blog, el cual se llama precisamente asi: “Diario de Cornelivs”.

El 11 de Diciembre de 2008 publiqué en mi Diario una entrada, en la cual narraba un sueño que tuve la noche anterior. En ese sueño, desaparecía el hambre del mundo. No existían ya las decenas de miles de personas que, diariamente, mueren de inanición. No existía la injusticia. En ese sueño era inconcebible que un mero accidente geográfico, como nacer en un sitio y no en otro, predeterminara la vida o la muerte de una persona. Era un sueño igualitario, un sueño de paz, libertad y justicia con los mas desfavorecidos. Con los que nada tienen.

Al día siguiente encontré en mi blog con muchísimos comentarios sobre dicho sueño, y se me ocurrió la idea de redactar un Manifiesto por la Solidaridad. Me puse manos a la obra, y lo redacté. Posteriormente, dicho texto fue revisado por nuestro amigo Pedro Ojeda, profesor de literatura de la universidad de Burgos, y autor del Blog “La Acequia”. Y el manifiesto siguió enriqueciéndose con las aportaciones de diversos blogueros que pusieron su granito de arena.

Asi llegó el dia 29 de Enero de este año, amigos y amigas. Como autor yo fui el primero en publicar el Manifiesto en mi blog, con la esperanza de que fuera difundido por la red; y os juro que fui el primer sorprendido, porque aquello se extendió como un rayo, a la velocidad de la luz; al dia siguiente, el 30 de Enero, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Mahatma Gandhi, decenas de miles de paginas personales en Internet lo publicaban; y quince dias después, casi dos millones y medio de paginas hablaban de nuestro Manifiesto, en Internet. Ha sido traducido ya a once idiomas.

La prensa también se hizo eco, lo recogieron diarios como El Faro de Vigo o La Palabra Digital de Burgos, la cual por cierto, en su edición impresa, publicó treinta mil posters del Manifiesto por la solidaridad. Y también la radio.

¿Que es el manifiesto? Un grito solidario que trata de luchar por los que nada tienen. Un grito inconformista. Un grito que persigue la concienciación de todos. Un grito dirigido a los que tienen el poder económico y político del mundo, a fin de que cambien esta injusta situación actual en la que miles de inocentes mueren diariamente de hambre.

Nuestra indiferencia ante el hambre de los demás nos convierte en cómplices silenciosos de esa tragedia. Por eso estamos hoy aquí, para desmarcarnos de ese pesimismo y de esa pasividad; para luchar pacíficamente con nuestra palabra; para decirle al mundo que nosotros no nos conformamos que no aceptamos esta situación; y que exigimos de los gobernantes de la nación y del mundo entero un cambio.

Un cambio solidario a fin de que nadie muera de hambre o de enfermedades fácilmente curables. Un cambio solidario a fin de mentalizarnos en el sentido de que recordemos todos una idea muy sencilla: que todos hemos de ser iguales, sea cual sea nuestra raza, religión, ideología o país en el que hayamos nacido. Y nuestro sueño, el sueño del manifiesto NO es un sueño utópico ni irrealizable. No, amigos, no. Se puede convertir en realidad; de hecho hay medios suficientes para erradicar el hambre. Destinando a políticas sociales una pequeña parte de lo que el mundo desarrollado se gasta en armamento o en cuestiones superfluas, se acabaría el hambre en el mundo. Tenemos derecho a exigir a nuestros políticos ese cambio.

A ellos va dirigido nuestro Manifiesto por la solidaridad.

Y por cierto, nadie mejor que Mahatma Gandhi para dirigirnos a ellos. Las frases que a continuación os leeré, todas ellas de Gandhi, resumen perfectamente, en mi opinión, el contenido y el espíritu de este “Manifiesto por la Solidaridad”.

El dijo: “En la Tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos”.

También dijo: “Mañana tal vez tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decirles que fuimos derrotados. Pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven así porque no nos animamos a pelear”.

Y también dijo: "Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante, si siendo como soy hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos”.

Unamos, pues, todos nuestras voces.


Tras de ello, lemos el Manifiesto y actuan los restantes artistas, todos fenomenales. El acto estuvo, insisto, extraordinariamente organizado.

Ahora...a seguir trabajando.

Saludos.