"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

miércoles, 27 de enero de 2010

Aquel anciano.

La vida tiene su propio proceso. Nacemos, crecemos, tenemos hijos y un buen dia partimos de aquí, para no volver.

Alguien dijo que quizás nuestros sueños e ideales tengan el mismo proceso: a medida que vamos cumpliendo años se van alejando y se van perdiendo en el horizonte, como un barco que, a la deriva, se aleja lentamente en alta mar.

No consintamos que tal cosa nos suceda a nosotros; porque una cosa es el lógico y natural proceso de envejecimiento y/o crecimiento personal, y otra cosa muy distinta es perder la ilusión por nuestros ideales, como por ejemplo, intentar mejorar este mundo nuestro y hacerlo mas justo, igualitario y solidario con los necesitados. Lo primero no tiene necesariamente que implicar lo segundo: envejecer no tiene por qué conllevar la perdida de nuestros ideales, ni justificar que nos refugiemos en un cómodo inmovilismo.

Me niego a aceptarlo.

Quizás pensamos que "no puede ser" y aceptamos la idea disimulando nuestro fracaso: ni nos planteamos siquiera la posibilidad de que hayamos escogido el camino equivocado, no. Es que "no puede ser" y punto final. No buscamos mas alternativas, nos refugiamos en el inmovilismo catastrofista y nos dejamos llevar. Y asi nos sorprende la vejez, que trae de la mano la apatia, y la renuncia a nuestra posibilidad de hacer algo grande. Asi va el mundo.

Y me niego a aceptarlo.

No consintamos que el desaliento nos venza. ¡Aunque nos tomen por locos!

-No sueñes Cornelivs…

-No, no sueño… Fijaros en él: él no cometio ese error. Su vida y su ejemplo siempre me han inspirado. Nació el dia 2 de octubre de 1869 y la Independencia de la India la consiguió en 1947, un año antes de morir, cuando ya tenia 78 años! ¡Era un anciano que no bajó nunca la guardia, inasequible al desaliento! Leed su biografia y lo comprobaréis.

Albert Einstein, paradigma de la inteligencia, y otros de mis personajes favoritos, dijo de él: «Quizá las generaciones venideras duden alguna vez de que un hombre semejante fuese una realidad de carne y hueso en este mundo».

¡Bien, el caso es que existió realmente...!

No consintamos que nuestra apatía o el paso de los años nos haga renunciar a nuestra posibilidad de hacer algo grande. Porque con la edad podremos volvernos mas arrugados o más experimentados, y mil cosas más; pero no necesariamente más apáticos.

Saludos

34 comentarios:

Juan Navarro dijo...

Quien baja los brazos está perdido y, con su pérdida, se pierde la humanidad entera.

Belkis dijo...

La edad nada tiene que ver con la ilusión, con la voluntad, con la dignidad, con el tesón y la fuerza para seguir luchando en pos de un ideal. No hay que desistir nunca en el intento de conseguir lo anhelado. Un abrazo muy grande Cornelivs

salvadorpliego dijo...

Aplausos, aplausos, aplausos,
aplausos, aplausos, aplausos,
aplausos, aplausos, aplausos,
aplausos, aplausos, aplausos,
aplausos, aplausos, aplausos,
aplausos, aplausos, aplausos,
aplausos, aplausos, aplausos...

No requiere más comentario.

Un fuerte abrazo.

Mai Puvin dijo...

Mi querido amigo, adhiero al comentario de Salvador... ¡Te queremos!

Aplausos, aplausos, aplausos,
aplausos, aplausos, aplausos,
aplausos, aplausos, aplausos,
aplausos, aplausos, aplausos,
aplausos, aplausos, aplausos,
aplausos, aplausos, aplausos,
aplausos, aplausos, aplausos...

ave de estinfalo dijo...

Hola cornelivs

clarines que es bueno mantener un sueño, si no tienes sueños eres un hombre vacio, yo tengo sueños y me dicen que los abandone, en mi propio hogar me recomiendan esas cosas, que porque no es bueno estar soñando y fantaseando, pero pues es lo que nos mantiene al pie del cañon, tratando de conseguir algo, si no pues no tendria sentido la vida... Y aunque hay sueños que no tienen que esperar años para desvanecerse, a veces en dias pero pues el chiste es mantenerse, no dejarse doblegar

cuidate mucho cornelivs

:D

Esther dijo...

tienes mucha razón en cuanto que no hay que perder las ilusiones. Yo personalmente si fuera por mi estaría metida en algún partido político a nivel de pueblo como militante intentando luchar por el bien del pueblo.Mi familia y mi marido me paran en la idea que si dicen que eso son líos y tal. Aporto por el momento un pequeño grano de arena participando en un foro a nivel local hablando de política,pero uno de mis sueños sería poder poner ese granito de arena con unas ideas que no caigan en saco roto, asi que cualquier dia que no te extrañe que me afilie a un partido y luche por ese ideal. besitos.

Paco Alonso dijo...

Muy hermoso post y espacio.
Te enlazo con permiso para seguirte mejor.

Cálido abrazo.

genialsiempre dijo...

Sin comentarios.....

José María

Ana dijo...

Estoy de pie aplaudiéndote...

Un besazo Amigo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué cierto. Saludos, amigo.

Merche Pallarés dijo...

En la vejez no es que llegue la "apatía" sino la "realidad". Creo que aparte del hambre en el mundo (siendo ésto MUY injusto) hay muchísimas más causas por las que luchar.
Ghandi fue un gran hombre y consiguió lo que se propuso. A ver si pasa lo mismo con Aminetu... Besotes, M.

Miguel Ángel dijo...

Tengo la convicción de que la vida humana no consiste más que en dos pretensiones: alcanzar la felicidad y acabar con el mal. Lo que no sé es si es por este orden o al revés; incluso si no se trata de uno y lo mismo.

Ante el mal caben tres actitudes:

1ª. Aliarse con él.
2ª. Someterse a él.
3ª. Luchar contra él.

Gandhi, y como él otras y otros, luchó contra él de la única manera que el mal puede combatirse: resistencia pasiva, lucha no violenta, amor libre de odio…

Al mal siempre le vemos ganar, pero es una victoria aparente, es sólo una batalla más a su favor; la guerra no ha llegado a su final, y el resultado total es lo que cuenta. Está clarísimo, no tiene futuro, será derrotado de todas todas.

Por eso recordamos a estas personas que no cedieron y que siguen marcando la dirección correcta de lo que debiera ser empeño de todos los seres humanos.

No basta gritar: “Seamos realistas, pidamos lo imposible”.

Sino: “Hagamos lo imposible para que sea realidad”.

Alijodos dijo...

Evidentemente amigo apatía y edad no necesariamente deben ir cogidos de la mano..aunque en muchos casos asi sea...un abrazo amigo mio...

Mª Antonia dijo...

Querido Cornelivs:
Cada vez que las circunstancias hacen que baje la guardia con respecto a mis utopías, me encuentro con tu blog y se renuevan mis esperanzas. Existen y existieron tantos ejemplos a seguir... Gracias por recordármelos.

Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Sueña, Cornelivs. Yo soy mucho mayor que tu y sigo soñando.

Amig@mi@ dijo...

TEnemos tantos maestros, pero tan pocas ganas de seguir sus enseñanzas..
Un abrazo, Cornelivs

Abuela Ciber dijo...

Se que lo lograrás, elegir el camino menos transitado....no es fácil pero..... que de cosas hermosas se pueden sentir.

Recibe mi cariño

Isabel Martínez dijo...

Por fortuna, existió y nos enseñó mucho, como tantos otros a quienes admiramos.

Mientras hay vida, el futuro al que aspiramos está ahí y puede conseguirse en cualquier momento. Nunca es tarde para los deseos, porque los deseos no conocen las coordenadas temporales y se mantienen jóvenes y erguidos aunque seamos viejos. Porque se es viejo por fuera, nunca por dentro. Porque llevamos en nosotros la inocencia del niño que fuimos.

Un gran abrazo, Cornelivs, mi amigo gran humanista (ya te llamo así en mi interior).

MTeresa dijo...

Ya ves, yo considero
que cumplir años es una suerte
y una ocasión de intentar hacer
cosas nuevas
y seguir haciendo lo que
me gusta.
Pero tienes razón
hay mucha gente que pierde la ilusión con la edad
y se hunde en la cloaca
de la desidia.

marbu dijo...

Cuando falta la ilusión... falta la vida.
Nunca hay que desistir en aquello en lo que creemos...aunque sea díficil...pero "imposible" solo la muerte puede dejar de movernos.
Siempre "P'alante", amigo. El camino será largo...pero es camino...
Besos

LUISA M. dijo...

El gran Gandhi, una voluntad de hierro, un defensor de los derechos humanos y del pacifismo hasta el final de su vida. Un hombre admirable que, indudablemente, puede ser un modelo a seguir.
Ánimo, amigo, no pierdas nunca el optimismo, la ilusión y el entusiasmo para defender tus ideales y lo que creas justo.
Un abrazo.

MariluzGH dijo...

Dicen que fue JMSerrat el que dijo eso de: "Quien a los 20 años no es revolucionario no tiene corazón. Quien a los cuarenta sigue siéndolo, no tiene cabeza". Pues ¿sabes? tengo casi 54 años y rezo cada día, amigo mío, por seguir sin cabeza hasta el último de los que viva.

Abrazos lluviosos

Asun dijo...

Totalmente de acuerdo contigo amigo CORNELIVS. No dejemos que la apatía se nos adueñe.

Besos

Fernando Manero dijo...

Mirémonos en los ancianos que vencen el paso del tiempo manteniendo viva la llama de la ilusión, la esperanza y la curiosidad. Que nunca perdamos la curiosidad por las cosas que nos rodean. Fijémonos en Francisco Ayala, en José Luis Sampedro, en Levi-Strauss, en Rita Livi Montalcini, en Emilio Lledó... en tantos y tantas que nos proporcionan argumentos más que sobrados para entender que el paso del tiempo y el incremento de la edad es lo mejor que nos puede pasar, porque eso significa que seguimos vivos. Saber envejecer y hacerlo teniendo algo que nos motive es lo más valioso que nos puede pasar y lo más inteligente por nuestra parte. Un abrazo, campeón

moderato_Dos_josef dijo...

Honorables y admirables deseos y sentimientos los tuyos. Ojalá se cumplieran. Pero es que las sociedades se preocupan más por vendernos la falsa riqueza material que un poco de espíritu. Y los países pobres, que al principio tienen principios y filosofía, gracias a nosotros, al final solo ansían dinero. Lo mismo que todos!
Un abrazo.

Jesús Garrido dijo...

En algo me he acordado que en su día me hiciero leer Utopía de Tomás Moro, pero ya sé nuestro granito de arena.

Buenas emociones, eso sí.

Quidquid dijo...

Hola Cornelivs:
Procuro seguir tu consejo... a veces es complicado.
A mis casi 70 trato de tener una actividad plural y puedo asegurarte que es la mejor opción, que recomiendo a todos los amigos bloggeros.
Cordiales saludos,
Luis

sedemiuqse dijo...

Todo es rítmico y estamos en permanente cambio. se Irán unas ilusiones pero vendrán otras.Yo creo que todo lo que creamos es posible.

Muy bueno

Besos y amor
je

Rita dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, así debe ser, no rendirse nunca, y cuantas veces me caiga otras tantas me levanto, un beso amigo

RAMPY dijo...

Si te gusta la historia de Gandhi, hay un libro que te podria gustar.
Se llama , Esta noche la libertad, y está escrito por Dominique Lapierre y Larry Collins.
Seguro que te encantará
Un abrazo y feliz día

Marinel dijo...

Nunca, nunca nos dejemos vencer,Cornelivs...
Suscribo cada palabra de esta entrada tuya.
Genial.
Un beso.

juca dijo...

Estimado caballero, le solicito su autorizacion para llevar el texto e imagen mas el link a otro espacio, no tengo palabras mas que compartir lo aqui expresado y de la misma manera dilvugarlo, espero tu autorizacion para ello, desde ya muchas gracias.Aquel abrazo...

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenas noches Cornelivs, me sabe mal, reconocer que en este mundo hay mucha juventud, que le suda el compromiso, sino es con el camello de la esquina, con el video-juego o la litrona, etc...
Me sabe mal hasta comentarlo.
Soñar es para mi, el intento de mejorar la dura realidad. Pero no me sabe mal, reconocer que sueño utopias, es mas, casi toda mi vida y hasta la fecha, he intentado ponerlos en marcha.
Aunque son sueños con colores y formas, a veces... Y ultimamente me despiertan sucesos cotidianos, que alumbran una tenue luz de esperanza al fondo del camino que recorremos.
Abrazos muy cordiales.
Jesus

Myr dijo...

¡Adelante! ¡Se puede!

Abrazos