"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 29 de enero de 2010

Comienza el espectáculo

Para el grupo de lectura del Quijote en La Acequia.

Comienza este capítulo 34 con los duques llevando a nuestros protagonistas de caza mayor, pasatiempo de los grandes. Parece que inicialmente los duques agasajan bien a D. Quijote y a Sancho, desean que caballero y escudero lo pasen bien y no sosprecharan nada. Y lo consiguen: nada hace presagiar el grandioso y burlesco espectáculo que vendrá luego.

Ya sabemos que Dulcinea tendrá protagonismo en los próximos capítulos; y Sancho no sale muy bien parado de éste. Cervantes ya nos avisa: “de lo que más la duquesa se admiraba era que la simplicidad de Sancho fuese tanta, que hubiese venido a creer ser verdad infalible que Dulcinea del Toboso estuviese encantada, habiendo sido él mesmo el encantador y el embustero de aquel negocio.”

Y parece como si el destino quisiera ajustar las cuentas pendientes con Sancho, como castigo a éste por haber engañado tan delicadamente a D. Quijote encantando a Dulcinea; un destino burlón que le dice al escudero: “tu la encantaste y tu la desencantarás”. Hasta Cervantes se muestra hostil con el poco espiritual escudero, pues parece ensañarse especialmente con el futuro gobernador, que nos ofrece muchos detalles de su villania y plebeyez. Me da en la nariz que en esta burla la victima fundamental será Sancho; D. Quijote está más prudente y comedido. Y por cierto: los duques no necesitan esforzarse mucho para reirse con el "valiente" Sancho:

•Mientras que D. Quijote, austero, rechaza el vestido que le dan, Sancho “sí tomó el que le dieron, con intención de venderle en la primera ocasión que pudiese”, lo cual es propio de un espíritu miserable, no se le ocurre guardarla como recuerdo, solo piensa en el dinero que “sacará” por la prenda.

•Luego le ofrecen un caballo pero prefiere llevarse a su alhaja, a su rucio, no lo suelta ni al sol ni a la sombra; lo cual lo dice todo de él.

•Cuando comienza la caza, con el ruido de las bocinas y la algarabía de las voces, desmontan los duques y D. Quijote, pero Sancho continua “sin apearse del rucio, a quien no osara desamparar, porque no le sucediese algún desmán”.

•Incluso hace el ridículo más espantoso: cuando ataca el jabalí destaca el contraste entre la valentía de D. Quijote y el duque (que salen a recibir al animal) y la cobardía de Sancho, que da a correr, subiéndose a una encina, rompiéndosele el vestido “…y comenzó a dar tantos gritos y a pedir socorro con tanto ahínco que todos los que le oían y no le veían creyeron que estaba entre los dientes de alguna fiera.” (¡Juro que hubiera dado cualquier cosa por verlo asi…!)

•A continuación una frase hilarante de Cervantes: D. Quijote, ante los gritos de Sancho, vuelve la cabeza vio a Sancho “…pendiente de la encina y la cabeza abajo, y al rucio rucio junto a él, que no le desamparó en su calamidad, y dice Cide Hamete que pocas veces vio a Sancho Panza sin ver al rucio, ni al rucio sin ver a Sancho: tal era la amistad y buena fe (¡!) que entre los dos se guardaban”, absolutamente deliciosa esta frase llena de buen humor y que termina de confirmarnos a Sancho.

•Cuando Sancho miró lo desgarrado del sayo de monte, “pesóle en el alma, que pensó que tenía en el vestido un mayorazgo”, otra vez la codicia y la miseria de Sancho salen a la palestra.

•Incluso luego se lamenta, y le da igual que el duque esté delante: “Si esta caza fuera de liebres o de pajarillos, seguro estuviera mi sayo de verse en este extremo”.

•Y por si fuera poco, Sancho termina despeñándose completamente, pues vuelve a ensartar a troche y moche sus refranes, como siempre, lo cual provoca por enésima vez la lógica y justa cólera de D. Quijote (“Vuestras grandezas dejen a este tonto, señores míos, que les molerá las almas…”). Parece como si D. Quijote se diera cuenta de que se están riendo especialmente de su escudero (¿quiere protegerlo, o solo es fastidio por tanto refrán?), y del “papelazo” que éste está haciendo.

Y llega el espectáculo, grandioso, que contrasta con lo ridiculo que Sancho se muestra. Es evidente que los duques lo prepararon todo a conciencia y se tomaron infinitas molestias, muchísimas, diria yo, para hacer que D. Quijote se sientiese como en el mundo real de sus libros de caballerías; aunque hay que reconocer que tuvieron que gastarse un pastón. El espectáculo es de auténtico lujo. Pero, ¿por qué se tomaron tantas molestias los duques? Recordemos que los duques tambien habian leido la primera parte de nuestros héroes. ¿Por que se gastaron tanto, por qué prepararon tanto detalle? ¡Da la impresion de que hasta los agasajan! No creo que lo hicieran solo para burlarse de Sancho y de D. Quijote aunque, por supuesto, ese fue uno de los móviles.

El show es fantástico, barroco, espeso y recargado: el bosque arde por los cuatro costados, infinitos ruidos, algarabía, sonidos bélicos, ruido de caballos, voces, trompetas, clarines, tambores, pifaros. y todos estos ruidos sonaban "casi todos a un tiempo, tan contino y tan apriesa, que no tuviera sentido el que no quedara sin él al son confuso de tantos instrumentoss. Pasmóse el duque, suspendióse la duqsuesa, admiróse don Quijote, tembló Sancho Panza y finalmente, aun hasta los mesmos sabidores de la causa se espantaron".

Cuando se asoma el diablo y anuncia que detrás viene Dulcinea con Montesinos y una procesión de encantadores que mostrarán como desencantarla, D. Quijote y Sancho se quedan meditando por diferentes motivos; Sancho porque el encantador fue él y no le cuadra aquello; y D. Quijote por ver si era cierto o no lo que soñó en la cueva de Montesinos. Pero la actitud de uno y otro es diferente: D. Quijote aguarda intrépido a que todo el infierno vaya a verlo; pero Sancho está muerto de miedo.

Y mas que miedo, pánico: hasta tal punto es así que Sancho perderá el conocimiento. Dice Cervantes que “Sancho vino a tierra y dio con él desmayado en las faldas de la duquesa la cual le recibió en ellas y a gran priesa mandó que le echasen agua en el rostro. Hízose así, y él volvió en su acuerdo”.

El capitulo termina con la procesión de encantadores que traen a Dulcinea. Cervantes lo describe de un modo maravilloso, y yo guardaré silencio aquí, para disfrutar de la lectura de esta “aventura” que continuará en el siguiente capitulo. Ahora quiero detenerme y deleitarme en esta noche cerrada y estrellada de verano, contemplando la procesión de encantadores, especialmente el sabio Lirgandeo, que viaja en el carro tirado por los cuatro perezosos bueyes cubiertos con paños negros. ¡Fascinante...!

Saludos

16 comentarios:

amor y libertad dijo...

perdona el comentario off topic: me acabo de enterar de que celebramos el aniversario repitiendo la publicación, y me ha alegrado saberlo

un abrazo fuerte

santiago

gonzalo dijo...

cupantos Sanchos caben en mi pequeña isla?

salvadorpliego dijo...

Con todo y su cobardía, Sancho me sigue pareciendo genial.
Sigo con la lectura.

Un fuerte abrazo.

Alijodos dijo...

Como has podido comprobar no sigo tu lectura del quijote por falta de tiempo..no obstante me paro a recordarte que el show debe contin uar en referencia al gran dia de mañana...un abrazo amigo...

Cosmo dijo...

El año pasado estuve en tu llamamiento,espero tus indicaciones para mañana.Abrazos

Cosmo dijo...

Es una maravilla las diferentes maneras que tenemos de interpretar el mismo episodio.¡Cuánto lamento haberme incorporado tan tarde a este "invento"!.
Ya tengo preparado el Manifiesto para mañana,fuí a mi propia entrada del año pasado.Saludos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En efecto, el capítulo prepara lo que va a venir y, en especial, la forma en la que Sancho debe asumir lo que le espera...
Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Estimado amigo, he colocado hoy el Manifiesto porque algo pasa que Blogger no me actualiza algunas cosas y lo habia dejado programado para mañana pero no me confío, así que desde hoy lucira en mi blog, y por supuesto siempre en el corazón, ademas que ya fue impreso al pie del blog como perenne recordatorio.

Cariños y buen fin de semana.

pancho dijo...

Parece claro que con el despliegue de recursos por parte de los duques, C quiere ir más allá del simple hecho de impresionar a DQ y S. Además de la ostentación de la riqueza
y su derroche en actividades ociosas e improductivas, puede estar el deseo del autor de darse un homenaje por todo lo alto por el éxito previsible de lo que está escribiendo. Nuestros héroes se merecen monterías, noches encendidas y mucho más…

Para mí la reacción de S ante la rotura de su traje es la de un auténtico ecologista, se lamenta de que no pueda reutilizarlo o sacarle unas perrillas. No podemos olvidar lo que significaba un traje en la época, donde la mayoría iba descalza por no haber de dónde sacar. En El Quijote tenemos el caso del mancebo que llevaba el traje en el atillo para no desgastarlo. Hasta hace bien poco en España teníamos un traje para los diarios y otro para los domingos, no había para más (estoy hablando de los años 60).

Buen razonamiento de tu visión.

Merche Pallarés dijo...

Yo creo que es por fastidio de tanto refrán... Aunque sí es verdad que Quijo en el Cap. XXXII ya se da cuenta de que los duques se están burlando de ellos: "Tomen mi consejo y dejénle, porque ni él ni yo sabemos de achaques de burlas". Besotes, M.

Paco Cuesta dijo...

A Sancho, como todos los que se encuentran en la base de la pirámide, sólo le queda soportar lo que tiene encima.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Una tarde de viernes más me tienes or tu universo de letras...

Saludos y un abrazo enorme.

MA dijo...

Hola cornelivs ,paso a visitar tu blog y leer la entrada .
Un abrazo de MA ,y gracias por tu visita y comentario dejados en mi blog ,tu blog amigo .
Buen fin de semana, que lo disfrutes.

Quidquid dijo...

Hola Cornelivs:
Al final conseguirás que terminemos de leer el Quijote!
Feliz fin de semana,
Luis

Abejita de la Vega dijo...

En una noche de verano, contemplando la procesión de encantadores,estamos los que nos hemos enrolado en esta lectura del Quijote. Ahora la víctima va a ser el escudero gobernador...
Tu lectura siempre tan enriquecedora.
Enhorabuena por el éxito del Manifiesto.
Un abrazo

Antonio Aguilera dijo...

Sin duda Sancho es en esta ocasiòn el actor principal de la representación.

Un final de capìtulo excelente para representar en una noche de verano. Verdaderamente fabuloso, y fascinate, como tú lo llamas.

Sancho, pesetero, pensando en vender el sayo a la primera de cambio. Éste seguro que tiene sangre judía, le vende un frigorífico a un esquimal.

El punto de nobleza y lealtad lo pone esta vez el rucio, que no abandona a su amo cuando lo tiene colgado cabaza abajo de la encina.
Vaya si es, como tú dices, para haber estado allí y verlo.

Muy detallado y apasionado tu comentario, que no deja indiferente.

(Hoy tuve tiempo y lo leí en pantalla)

Un abrazo de éste tu amigo