"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 15 de enero de 2010

Un buen lavado de barbas.

Para el grupo de Lectura del Quijote en La Acequia.

Ante los insultos que recibió del eclesiástico, en este capitulo 32 D. Quijote realice una valerosa y elegante defensa de su profesión, Cervantes pone en su boca unas razones asombrosas: esta defensa es increíblemente buena, al menos a mí me lo parece. D. Quijote sabe usar las armas de los togados: la palabra, ya lo creo que si.

Pero Sancho corta el discurso y el eclesiástico pregunta si este es ”…aquel Sancho Panza que dicen, a quien vuestro amo tiene prometida una ínsula, ante lo cual Sancho contesta que sí. Y como estos duques tan desalmados no desaprovechan ni la más mínima oportunidad para reírse y burlarse de D. Quijote y de Sancho, la pregunta del eclesiástico “les pone a tiro” su nueva burla: el duque nombra en el acto a Sancho Gobernador de la ínsula. Sancho se hinca de rodillas a indicación de D. Quijote y besa al duque a quien agradece su merced.

Esto es el colmo para el eclesiástico, que se levanta enojado y en un gesto valiente llama “sandio” al duque, pues reprueba la mala fe tan hiriente de los duques, no queriendo ser cómplice de ese divertimiento tan malsano: no esta bien reirse de nadie. Ya dije en mi anterior entrada que el eclesiástico -del que Cervantes "parece" no hacer buen retrato, si bien esto me parece discutible-, merece solo por ésto mi aplauso y mi reconocimiento, y lo reitero aquí.

Omito comentario alguno sobre el gran párrafo que D. Quijote dedica a distinguir el agravio de la afrenta: la sola lectura nos ofrecerá el mejor comentario que pueda hacerse.

Los malintencionados y bellacos duques se lo están pasando muy bien. “Perecía de risa la duquesa en oyendo hablar a Sancho”, dice Cervantes, que más adelante insiste: “Perecida de risa estaba la duquesa viendo la cólera y oyendo las razones de Sancho”.

Por cierto, y dicho sea entre paréntesis: como los duques cada vez me caen peor, no pienso ahorrar calificativos hacia ellos -como habréis observado y observaréis- ni ocultar la antipatía que este par de malandrines me inspira.

Y se avecina una nueva burla: la del lavado de barbas. Y es curioso porque los duques no sabían nada de esto, todo parece obedecer a iniciativa exclusiva de sus servidores. La burla sale tan bien que no saben si castigar a sus sirvientes por su atrevimiento, o premiarlos por la risa que les provoca ver a D. Quijote de esta forma. Que hatajo de perversos, tanto ellos como el personal a su servicio.

Es llamativo hasta donde llegan: para que D. Quijote no cayese en la cuenta de la burla, el duque hace que lo laven a el también. Pero me da en la nariz que no solo lo hace con esa obvia finalidad, sino que también persigue evitar todo enojo de D. Quijote, pues un eventual enojo de éste supondría el fin de la comedia y de su divertimento. Así D. Quijote no sospecha nada y podrán seguir burlándose de el. Menudos bandidos: lo tenian todo planeado.

Sancho se va con los criados a lavarse, y comienzan los duques las hostilidades, atacando a D. Quijote, a quien preguntan por Dulcinea, personaje que va a cobrar protagonismo en los próximos capítulos. Pero Don Quijote se defiende con elegancia y suma prudencia, brillando a gran altura. Primer ataque: ante la pregunta de la duquesa de que Dulcinea fue inventada por la imaginación de D. Quijote, este responde “Ni yo engendré ni parí a mi señora…”, razonando muy bien y haciendo gala de una extraordinaria retórica, la misma que uso para defenderse del ataque del eclesiástico. (D.Quijote 1, Duques 0). Segundo ataque: ahora es el duque el que compara el linaje de Dulcinea con el de otras heroínas de novela, y nuestro inmortal caballero responde que “Dulcinea es hija de sus obras y las virtudes adoban la sangre frase con la que estoy completa y absolutamente de acuerdo: la nobleza no se define por el nacimiento, sino por nuestros actos. (D. Quijote 2, Duques, O).

El rival esta siendo mas duro de lo que parecia, de modo que la duquesa, más perversa de lo que imaginábamos, insiste y sigue ahondando en la herida con un tercer golpe: le echa en cara a D. Quijote que cuando Sancho le llevó la epístola, estaba ahechando trigo, y no era candeal precisamente, sino rubión, o sea, trigo de mala calidad, y de paso le da en el rostro, Sancho no estuvo nunca en El Toboso, pues no le dio tiempo, asi lo dice la 1ª Parte que los duques leyeron (y nosotros tambien).

Pero D. Quijote no pierde los estribos. Muy inteligentemente le echa la culpa de nuevo a los encantadores que lo persiguen, y narra el suceso del encantamiento de Dulcinea, pero parece que se le traslucen sus dudas pues "cambia el tercio" introduciendo en el debate a Sancho, a quien elogia inicialmente, si bien reconoce que no sabe a qué atenerse con el. El propio D. Quijote manifiesta: “…que Sancho Panza es uno de los más graciosos escuderos que jamás sirvió a caballero andante: tiene a veces unas simplicidades tan agudas, que el pensar si es simple o agudo causa no pequeño contento; tiene malicias que le condenan por bellaco y descuidos que le confirman por bobo; duda de todo y créelo todo; cuando pienso que se va a despeñar de tonto, sale con unas discreciones que le levantan al cielo…”. Finalmente, duda de su capacidad para gobernar la ínsula. (D. Quijote 3, Duques O). Victoria de D. Quijote.

Parece como si lo anterior no se lo dijera D. Quijote solamente a los duques... Y por cierto, ¿es D. Quijote el que habla a los duques o es D. Miguel de Cervantes el que nos habla a nosotros? Luego digo por qué.

En esto están, cuando Sancho vuelve corriendo a la sala, perseguido por diversos rufianes y truhanes de cocina, que querían burlarse de él, se conoce que no habian tenido bastante con su amo. Sancho se defiende apoyado por D. Quijote. Nuestra finisima y etica duquesa se va a reír de nuevo, y ya van tres veces (“A esta sazón, sin dejar la risa, dijo la duquesa”, dice Cervantes). Es como si Cervantes estuviera enojado con ella, pues resalta su risa por tres veces en un solo capitulo. Y es que un poquito más y la duquesa no llega viva al siguiente capitulo, pues se nos muere de la risa, que barbaridad.

Lo que si creo percibir muy claramente es que Cervantes nos habla del efecto que su novela produjo en su propia audiencia y mima a su personaje. Cuando D. Quijote les contesta a los duques y se defiende de sus ataques, veo también a Cervantes defendiendo a su personaje y hablándonos…a nosotros mismos: a sus lectores de ayer, de hoy y de siempre.

En fin, asombroso Cervantes: hace que caballero y escudero brillen a gran altura. Y análogamente, deja a los duques a la altura del betún, porque no merecen estar en otro sitio: el que corresponde a los ruines y rufianes como ellos. Vaya par de mequetrefes.

Saludos.

14 comentarios:

Cosmo dijo...

Me he incorporado en este capítulo a la lectura del Quijote,¡y cuánto siento habérmelo perdido!Hace muchos años que lo leí y creo que sigue tan vigente como siempre.Abrazos

salvadorpliego dijo...

Ingenioso amigo, resulto siempre sorprendido ante tu razonamiento agudo.

Un fuerte abrazo para ti.

MANE dijo...

será que el Quijote es denso?

saludines

pancho dijo...

En efecto, la capacidad de la palabra en su máxima expresión; tanto en la respuesta al capellán como en lo referente a Dulcinea. Se comporta como un auténtico Caballero enamorado, capaz de tatuarse el nombre de la amada en el corazón y ponérselo en el plato de los duques para evitar decir algo que las palabras no son capaces de explicar.

La autonomía de los criados de la cocina molesta a la duquesa, pero requiere a S para continuar con la chanza. Ambigua la duquesa o la pluma de Cervantes.

Excelente comentario de un capítulo largo y con muchas aristas.

mariajesusparadela dijo...

De lo que no cabe duda es de lo que piensa Cervantes de la nobleza...

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Los malintencionados y bellacos duques se lo están pasando muy bien"


Es que hay cosas que no cambian nunca en la aristocracia.... Por mucho que pase el tiempo...


Saludos y un abrazo enorme.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Asombroso Cervantes, en efecto, que consigue tocar todos los resortes de la recepción sin que lo parezca.

Antonio Aguilera dijo...

Armas de mujer..., que parece un tigre de bengala" que decía una canción de "Los Chanclas".

La oratoria de don Quijote en este cap. es excelente; como la de algunos togados. Tú conoces bien ese mundo. Algunos quizás hablan mucho pero dicen poco, el quid está en ser buen comunicador. Sin duda Cornelivs lo es, pues estos comentarios no se "guisan" solos, necesitan de una buena preparación.

Nos ofrece Cervantes un completo capítulo: buena oratoria, buen "cachondeo", lírica magistral cuando dQ habla de Dulcinea.

Me gustó mucho la expresión "las virtudes adoban la sangre. Ya lo dijo antes Sancho " se es de donde se pace no de donde se nace".
Realmente didáctico este capitulo, y un lujo leer un comentario como este. Felicidades po él.

Un fuerte abrazo amigo.

PD. Si puedes mándame por email el post anterior a este, el de la lenta agonía de la cultura. Gracias.

GerardoA dijo...

Estimado ornelivs, pase a darte mi abrazo de año nuevo. que Dios honre tu vida sueños y proyectos en todo lo que emprendas en este 2010. magnifica entrada, nunca dejará de sorprendernos el ingenio humano y El poder de la palabra. Un gran abrazo. Kadosh

SUSANA dijo...

Buenos Días Pablo!

Por fin he podido leer tu post, y por cierto he disfrutado de tu interpretación! Hace buen tiempo desde la última vez que leí algún pasaje del Quijote.

Como verás, descifré el enigmático "porqué" no podía acceder a tu blog. Y se trataba del buscador "Google Chrome" que no me dejaba ver muchas páginas, entre ellas la tuya! (ahora estoy usando el Mozila Firefox)

Amigo, espero que el año comenzara en forma estupenda para Vos y tus seres Queridos!

Desde el calor agobiante de Argentina, te mando un enormísimo Abrazo como siempre, con todo cariño!

ave de estinfalo dijo...

Holas amigo cornelivs!!


rayos, yo no he leido todos los textos del quijote, ahora que estoy de vacaciones deberia de aprovechar, yo he querido siempre conseguir el libro pero no lo encuentro y en la biblioteca siempre esta prestado ¬¬

sale, pues aqui aprovecho para desearte un bonito año, que el primer mes casi se nos va, pero mas vale tarde que nunca

^^

cuidate muchote, ahora si prometo visitar mas seguido, todavia no termino de ponerme al dia con todos :S

LUISA M. dijo...

Hola, amigo Cornelivs.
Reconozco que no recordaba este capítulo de El Quijote, pero tú nos lo cuentas muy bien "desmenuzando" su contenido que parece que podía verlos y escucharlos.
Estoy contigo (y con Cervantes) en ponerme de parte de don Quijote y de Sancho y en contra de la actitud de los duques (que no tienen nada de nobles burlándose reiteradamente de ellos).

Un abrazo.

Myr dijo...

Me gustó mucho tu forma de presentar el duelo entre DQ y los duques. Ay, que mal nos caen, ¿verdad?

Abrazo

Paco Cuesta dijo...

Coincidimos plenamente, la insistente e insultante postura de los duques y sus secuaces es superada por un D.Quijote especialmente hábil en la palabra