"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

lunes, 14 de junio de 2010

Arrugas

Ese fue uno de sus grandes errores, y quizás el peor de todos: era ya tan viejo que se le arrugó y acartonó no solo la cara sino tambien la mente; y los años fueron el mejor aliado para su comodidad. Perdió sus ganas de aprender, y quiso ganar autoridad a base de certezas de humo. Pensaba que ya se lo sabia todo y que estaba de vuelta de todo, y no se dio cuenta de que habia infinidad de sitios y lugares que sus pies jamás habian pisado.

Saludos.

24 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Me has hecho recorda a Ingenieros y sus sentires de la "vejez"

Los hay son acartonados y .....cometen muchos errores, por acá tenemos algunos.

Cariños y para ti tambien una buena semana!!!!

MariluzGH dijo...

Espero no dejarme caer en ese tremendo error, amigo mío. Ojalá mis arrugas no lleguen a acartonar mi mente y siempre tenga las ansias de aprender que mi madre tenía hasta el mísmo día de su fallecimiento con 84 años.

Que tus pies te lleven por caminos que siempre te resulten desconocidos para seguir aprendiendo de ellos, querido Cornelivs.

Feliz semana

Belkis dijo...

Espero que eso no me llegue a ocurrir nunca, aunque la piel sea irreconocible, arrugada y acartonada como producto de la sabiduría que dan los años, quiero que mi mente siga tan radiante, brillando y aportando, no quiero dejar de aprender nunca. Que tengas una feliz semana Cornelivs

Asun dijo...

La forma de evitar que haya infinidad de sitios y lugares sin pisar es hacerlo ahora, antes de que se nos acartone el cuerpo y la mente y no podamos hacerlo.

Un beso

Myriam dijo...

¡Eso, Eso! Pues, que esos pies se apuern a pisar por dondo nunca lo han hecho, que es ésta una buena forma de no arrugar la mente.

Besos

mariajesusparadela dijo...

A veces se acartonan por falta de cariño. Pero la mayoría tienen inquietudes que a veces desconocemos.
Yo soy una pura arruga, pero solamente en el exterior y no me duele.

Cecilia Alameda Sol dijo...

La experiencia no siempre se traduce en sabiduría, no sé si porque algunas cabezas pierden fuelle o si son los corazones los que se niegan a entender, a asimilar

Alijodos dijo...

La vejez se lleva por fuera pero eso no nos debe influir dentro...un abrazo....

Rita dijo...

El secreto es aprender, siempre aprender, lo contrario es vegetar y esperar el fin
un abrazo

Isabel dijo...

A veces no dá la vida, no da tiempo a hacerlo todo, ni viviendo tres vidas, por eso es importante vivir intensamente cada momento. Un beso

genialsiempre dijo...

Hay que llegar a una edad en la que uno se da cuenta de que no sabe nada. Esa es la edad perfecta

Isabel Martínez dijo...

En ocasiones, se acartonan y se atrincheran; pero, en otras, las arrugas esconden el mayor tesoro de la vida: el amor y la sabiduría.
Ojalá sembremos nosotros arrugas de esta última especie.
Un abrazo, querido Cornelivs.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

nunca se termina de aprender...

sonrisa! dijo...

me identifique con lo leido :O

saludos :D

Markos dijo...

hay que dejar que se arrugue el envoltorio al mismo ritmo que se alisa el espíritu.
Salu2

Neogeminis dijo...

Me han venido a la mente muchos vetustos personajes que creen que el acartonamiento es síntoma de sabiduría!...nada más alejado de la realidad!...el ser sabio implica la suficiente apertura mental como para estar siempre en aptitud de aprendizaje, abierto a las innovaciones aunque con el poderoso sustento delas viejas experiencias.Tener arrugada la mente es en cambio síntoma seguro de vetustez.

Un abrazo!

Un abrazo!

MAJECARMU dijo...

La humildad nos aligera el peso de las arrugas y los apegos..y nos ayuda a elevarnos,aprendiendo siempre con zapatos nuevos..!!

Mi gratitud por compartir y mi abrazo inmenso de letras,Cornelivs.
M.Jésús

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Que las arrugas estén sólo por fuera.

María dijo...

Como no se me actualizaba tu blog, he borrado la otra dirección y añadido la que tú me dejaste en mi blog, a ver ahora qué pasa, ya te diré.

Las arrugas son las experiencias de la vida, no tienen por qué ser feas, todo lo contrario.

Un beso.

Marinel dijo...

Nunca se acaba de aprender todo.
Siempre hay algo que podamos ver,tocar,oler o sencillamente sentir y saber.
Besos.

allmaacuariana dijo...

Justo ésta entrada me dá pie para comentarte que estoy en un grupo de la tercer edad que se llama APREN, en el que concurre muchas personas de diferentes edades pero la maria 8entre ellos UN SEÑOR DE 92 AÑOS , OTRA SRA.DE 87) Y DONDE JUSTO ESTAMOS ALLÍ PARA APRENDER. Y uno se dá cuenta que no terminaremos nunca de aprender.

Gabiprog dijo...

La soberbia es siempre una mala dirección a tomar...



Un abrazo.

Carlos Alberto dijo...

Hola Querido amigo!

Ya estoy en casa he vueltooo

Un abrazoo saludoss

Gizela dijo...

Y es un gran error, muchas veces vivido!!!
Tremendo error, es tipo de certezas, que hacen que no estés dispuesto a aprender más, creyendo en tu propio humo
Hay que ser un eterno aprendiz...
Besotesss y lindo finde
Gizz