"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

jueves, 1 de julio de 2010

Torneo medieval

Los jueves leemos el Quijote.

Para el grupo de lectura del Quijote en La Acequia.

Comienza este capitulo 56 de la Segunda Parte con los duques disfrutando cuando su mayordomo les cuenta muy por extenso todos los dichos y hechos del gran Sancho Panza en la ínsula Barataria. Bueno, menos mal que estamos asistiendo a los últimos actos burlescos de los duques para con nuestros protagonistas. Estos duques de pacotilla lo preparan todo bien, y el duque advierte especialmente a Tosilos “… una y muy muchas veces …cómo se había de avenir con don Quijote para vencerle sin matarle ni herirle”, y cuando un duque ordena hay que obedecer, y más si eres un lacayo suyo. Cervantes lo repite de nuevo: “Venia el valeroso combatiente bien informado del duque su señor de cómo se había de portar con el valeroso don Quijote de la Mancha, advertido que en ninguna manera le matase”.

Como estamos en la Edad Moderna, y se trataba de imitar a un combate de la Edad Media, con razón nos dice nuestro insigne novelista que la gente del pueblo, y aun de los vecinos, estaba asombrada: “…que nunca otra tal no habían visto ni oído decir en aquella tierra los que vivían ni los que habían muerto”, y lo recalca luego: “infinita gente que esperaba ver el riguroso trance nunca visto”, gente a la cual, por cierto, luego llama “turba”, con lo cual la ironía vuelve a salir al aire; de ahí el titulo del capitulo: “nunca vista batalla”.

Es un auténtico gusto leer los preparativos del combate y como se engrasa la maquinaria de la burla, por cierto, más que chabacana, lo cual es muy propio de estos tontisimos duques que siempre tienen que cometer errores y descuidos: el caballo de Tosilos, muy lanudo, no parece ser el más apropiado para un torneo.

Estos duques no querían matar a D. Quijote, sino reirse de él. Por eso, para evitar percances indeseables le quitan los hierros a las lanzas, con pretexto de no desafiar al Santo Concilio (¿Trento?). Son crueles y mezquinos de corazón de principio a fin estos duques tan asquerosamente impresentables.

Pero a los duques "le sale el tiro por la culata", como suele decirse. La hija de Dª Rodríguez debia de ser muy guapa, porque el buen mozo Tosilos se enamora de ella al primer golpe de vista, dándose por vencido y, atención, bajo el influjo del amoroso hechizo osa desobedecer las expresas y muy precisas órdenes del duque, ahora quiere casarse con la muchacha de la cual se ha enamorado. Fin del asunto. Y ahora ¿qué?

Cervantes nos dice que el duque se enfadó enormemente. Aquello no es lo que los duques esperaban, y menos aún la “turba”, la cual quedó triste y melancólica “…de ver que no se habían hecho pedazos los tan esperados combatientes, bien así como los muchachos quedan tristes cuando no sale el ahorcado que esperan porque le ha perdonado o la parte o la justicia”.

Creo que Cervantes se alegra enormemente de este inesperado final. Es como un corte de mangas de nuestro novelista a estos “duques” y, de paso, a la expectante “turba”.

Saludos.

Entrada programada.
.

17 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Efectivamente, en este capítulo los duques se dan un canto en los dientes. ¡Ya era hora! y nuestro Quijo sale vencedor. Y Roci no tuvo que galopar mucho. Besotes quijotescos, M.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Ya era hora de una victoria fácil par Don quijote...buen comentario amigo. Un abrazo

La Gata Coqueta dijo...

Fantasías

¿A que huelen los versos?
a jazmín y primavera...

¿A que huelen los suspiros?
A ensueños de verano...

¿A que huelen las caricias?
A espigas recién cortadas...

¿A que huelen las sonrisas?
Al embrujo de los besos...

¿A que huelen los sueños?
A fin de semana a tu lado...

¿A que huelen los colores?
A romero y espliego rozándose...

¿A que huelen las auroras?
A esperas y anhelos...

¿A que huelen las melodías?
A gozos y sombras de amor...

María del Carmen

Paco Cuesta dijo...

Al duque, las cañas se le volvieron lanzas.

mariajesusparadela dijo...

La plebe siempre sedienta de impresiones fuertes. Pero yo lo disculpo. Quien no tiene disculpa son los duques.
Las tendencias de Cevantes, claramente reflejadas en su obra.

Asun dijo...

Yo cuando leí el título del capítulo me temí lo peor, así es que, después de todo, muy contenta de que fuera "la batalla nunca vista".

Besos

Rita dijo...

Paso a desearte feliz fin de semana amigo Cornelivs, a disfrutar de la familia y un merecido y bien ganado descanso
un abrazo

Quidquid dijo...

Hola Cornelivs:
Que tengas un quijotesco y feliz fin de semana,
Luis

Myriam dijo...

Como dice MERCHE se dieron "un canto en los dientes" estos asquerosos duques y "el tiro les salió por la culata", como dices tú, asi que entre dientes y culatas, terminamos esta historia -ya era hora- y por fin.... "pasaremos adelante", como Cervantes suele decir.

S.S.S.
yo

Antonio Aguilera dijo...

Tal como dices debería ser muy guapa la chorba. Nuestro amigo Tucci recuerda el refranero “más tiran dos tetas que dos carretas”. Quién no puede cometer una locura por una joven belleza. Los dioses nos librem de tentaciones carnales.

Cervantes deja en ridículo a los duques al final de la estancia de nuestra entrañable pareja.
Bien hecho. Corte de mangas sí señor, a los nobles y a la turba.
Los lectores complacidos aunque boquiabiertos.

Cuidado con el footing y las calores.

Un abrazo

Antonio Aguilera dijo...

Imagino a la turba alborotada proferiendo gritos para que los contendientes se despedazaran; como en El Coliseo de Roma, pero el César de turno y la masa descerebrada se quedaron con un palmo de narices.
Esta vez triunfó el amor sobre el odio

Un fuerte abrazo Pablo

Alatriste dijo...

Las turbas son lo peor que puede suceder en estos casos, cuando los institntos más primarios de las personas se desatan tras el anonimato de la multitud.

Buen comentario al duelo

La Gata Coqueta dijo...

Cuatro estaciones
del año tengo
para ti reservadas
en mi interior...

Tolerancia
sinceridad
equilibrio
y entusiasmo

Y todas ellas
las comparto
contigo
en este día

Al desearte
un fin de semana
pleno
de emociones

Con la satisfacción
de disfrutarlo:
en el campo, playa
río o en la montaña

Reuniéndose
con amigos y familiares.
Unos en periodo vacacional
y otros en pronta espera.

Para todos ellos
un radiante verano...

… y para mi
un hasta mañana
que volveré a dejarte
una sonrisa de azahar

María del Carmen

María dijo...

¡¡¡¡¡SOMOS CAMPEONES!!!!!

Un brindis por España.

¡¡¡CHIN CHIN!!!!

Otro brindis por sus jugadores.

¡¡¡¡ CHIN CHIN !!!!!

Otro brindis por cada uno de nosotros.

¡¡¡¡CHIN CHIN !!!!!!

Ójala que con esta alegría interior que tenemos, España se levante, mejore y que la crisis se vaya alejando de nosotros.

¡¡¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!!!!!!

La Gata Coqueta dijo...

Leyéndote hace que perciba los sentimientos que transmiten tus palabras, por medio de la poesía o vivencias que van salpicando los momentos.
Ello hace que me resulte muy agradable pasar un rato a tu lado visitándote y comentando.

Un suspiro
enamorado
de un rayo de luna
en el claro del bosque

Un suspiro
enamorado
de las lagrimas del viento
en el claro del lago

Un suspiro
enamorado
del travieso sosiego
en el claro del alma

María del Carmen

Abuela Ciber dijo...

Recibe mi afecto con las felicitaciones por el triunfo que une esa hermosa tierra en un grito de Campeones.!!!!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Excelente análisis, querido Cornelivs. En efecto, Cervantes jugó con la parodia de algo que ya no era de su tiempo.