"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 20 de mayo de 2011

Pequeños momentos.

Vuelve a llover esta tarde. Lluvia de Mayo. Cae la lluvia mansamente inundando la atmósfera con un agradable perfume a tierra mojada, inefable aroma que me trae recuerdos de mi mas remota niñez, cuando de madrugada mi difunto padre, sabedor de lo mucho que me gustaba aquello, me despertaba -no importaba la epoca del año- para disfrutar del placentero espectáculo de la lluvia, esa lluvia de grandes goterones que mansamente caian a la tierra, y que relajaba el animo, apaciguaba los tormentos y preocupaciones, espantaba los fantasmas interiores y  en muchas ocasiones garantizaba -o al menos prometía- una buena cosecha.

¡Con que cariño recuerdo aquellas estampas de mi niñez! Aquel remoto y dulce aroma lo tengo metido, literalmente hablando, en mi mente y en mi corazón. Ahora, pasado el tiempo, he aprendido a no lamentarme inutilmente porque pasó, sino a regocijarme, sonriendo porque sucedió. Y es que con el tiempo aprendemos que la vida se compone de esos pequeños momentos, en nuestro discurrir por este camino que nos llevará a no sabemos donde, es reconfortante toparse con ellos, y  gozarlos sacandoles todo su sabor.

Admito que quizás a alguien pueda parecerle una tonteria solemne, o acaso una ñoñeria antológica,  "peut être"; pero es que no me gusta refrenar la emotividad, ya que estoy convencido de que es algo que en su justa medida es bueno y hasta necesario para vivir (aunque sea desafiando la tónica dominante en esta fria y pragmática sociedad en la que vivimos). Por eso, me congratula tener dentro de mí el poso de esas agradables vivencias y su recuerdo: eso no me lo podran quitar. ¡“Que me quiten lo bailao”!

Afortunadamente, gracias a todos los dioses, puedo compartirlos con los mios y con mis amigos.

Saludos y feliz fin de semana a todos.

23 comentarios:

Manolo dijo...

No esperaba encontrar "morriña" en alguien del sur. Además no creo que ser emotivo y expresarlo sea una ñoñería. También me gusta la lluvia y caminar bajo ella por los bosques de mi pueblo.
Un abrazo y buen fin de semana.

El Gaucho Santillán dijo...

Buen fin de semana, amigo.

Un abrazo.

MariluzGH dijo...

Así está formada nuestra vida amigo, de pequeños momentos :)

feliz finde

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Enhorabuena Pablo por saber recatar las vivencias felices de tu infancia.

Si hay alguna cosa que no fue bonita, pues se barre mentalmente y ya está.

Pero aprender a ser selectivos con los recuerdos bonitos esto es estupendo.

Es revivirlos y causa un enorme Paz interior, por lo menos a mi.

Un abrazo, Montserrat

Carlos Alberto dijo...

Pequeños momentos que forman parte siempre... Tambien los disfruto,
me paro a pensar y sonrio por los
que estan por llegar... Para mi recordar es una manera
de volver a Vivir! nadie nos podra quitar eso.
Es bueno emocionarse y cada uno lo expresamos diferente, soltarlo es necesario estoy contigo. No le pongamos freno a esa emocion, sino nos hace sentir bien. Porque?

UN ABRAZO;) amigo gracias por estar siempre ahi... De corazón.

Jan Puerta dijo...

Lo vivido, lo que fuimos, nuestros sueños, anhelos... nuestro presente solo es un momento idóneo para recordarlos. Pero eso, sabes amigo, es mucho.
Un abrazo

Alimontero dijo...

Querido Cornelivs, yo estoy re-integrándome nuevamente ;-)
he necesitado hacer "pausas" y aquí me tienes tambien!

Qué paz y qué gozo me han dejado tus palabras, tus sentimientos y tus emociones querido Pablo.... más aún cuando traes el recuerdo de tu padre...Ser único que transmite la fuerza de la vida al hijo varón.
Que los dioses te sigan bendiciendo!!

un gran abrazo!

Ali

Asun dijo...

Son esos pequeños momentos los que hacen que la vida merezca la pena. Sigue disfrutándolos.

Un beso

izara dijo...

Mi saludo y mi abrazo amigo Pablo.

Myriam dijo...

¡Por muchos buenos pequeños momentos!

Besos

ave de estinfalo dijo...

Ah la lluvia siempre tan bonita

y aqui no se deja ver

U_____U


cuidate muchote

byE

genialsiempre dijo...

Recuerdos, vivencias....dicen que es señal de envejecer, pero aú si así es, lo cual es muy probable, nos producen uno de los mejores disfrutes, por lo tanto usémoslos sin pudores ni verguenzas-

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Todos recordamos la lluvia de primavera de nuestra infancia, querido amigo.

Amig@mi@ dijo...

Ya lo dice Julio Iglesias. La vida se hace toda de momentos. Y ¡qué cierta es esta hermosa frase!.

María dijo...

La emotividad, los sentimientos y lo que nos hace vibrar al final es lo único que de verdad nos diferencia de los animales... por eso es precioso que tú y todos lo mostremos.

En las cosas pequeñas, en esa lluvia que a ti te trae recuerdos hermosos del pasado y que a mi me hastía tantísimo ( lo siento, lo mío es por empacho, pero te comprendo:-) son las que al final nos hacen paladear, esos instantes de felicidad, que fueron y volverán a ser a poco que miremos a nuestro al rededor y sepamos paladearlos... lo mejor siempre está por venir, pero llega gracias a ese pasado que todos hemos vivido.


Un beso y feliz finde CORNELIUS... no dejes de ser nunca emotivo, porfa;))

María dijo...

Feliz fin de semana y que tengas buenos y recordados momentos, amigo.

Un beso.

Abejita de la Vega dijo...

La vida se compone de esas pequeñas cosas, a mí también me gusta el olor y el ruido de la lluvia.

"Ô bruit doux de la pluie,
Par terre et sur les toits
Pour un cœur qui s’ennuie,
Oh le chant de la pluie."
(Verlaine)

Un abrazo, Pablo.

Paco Cuesta dijo...

La emotividad es un don, algo que nunca debíamos perder.

Aldabra dijo...

la emotividad no sólo es bueno, creo que también es necesaria y además contagiosa (para el buen sentido).

las emociones son la vida.

aquí en Galicia podemos ver llover a cualquier hora (aunque debe ser por el cambio climático que llueve menos que antes) y aún así también hay días que abro las cortinas de par en par para regocijarme con las gotas que se deslizan por los cristales, y poder empapaparme también, por dentro, por todas mis vísceras, y huesos y músculos... humedad necesaria para vivir.

biquiños,

biquiños.

Merce dijo...

La emotividad... hay ocasiones en que los sentimientos no se pueden ocultar, afloran y es necesario dejarlos fluir tal cual como vienen. Es parte de nuestra condicion humana, eso creo.

Me gustó leer este texto, esa lluvia la estaba saboreando en mi tierra, cualquier dia de mayo, cosa que este año apenas ha ocurrido, ya uno siente morriña de ella :)

Saludiños!!!

Beatriz Salas dijo...

Qué delicia de texto, de reflexión, de recuerdos... Un placer leerte!
Te importaría que lo grabara y nombrándote, lo subiera a mi blog con el link de tu blog?
Es que es un placer leer en alto algo tan bello.
Feliz Domingo.
Un fuerte abrazo, Pablo.

Beatriz Salas dijo...

Hola de nuevo: Quería decirte que he grabado este texto y lo subo a mi blog, poniendo tu nombre y el link de tu blog. Si no te gusta lo eliminaré, sin duda.

Un fuerte abrazo, ha sido un placer.

Buy cialis dijo...

es la verdad el ver la lluvia caer y los arboles no nos hacen menos.