"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

jueves, 1 de marzo de 2012

Camino de Madrid.

Que duda cabe de que la perseverancia es una gran virtud. Y entiendo como tal (al menos una de sus acepciones) como la constancia y el esfuerzo decidido, ilusionado e ininterrumpido para conseguir una meta o un objetivo. Si me llegan a decir a mi, hace tres años, que me iba a estar preparando para el Maratón de Madrid (se celebra el próximo 22 de Abril del corriente, haced clik en este enlace )  no me lo hubiera creido. ¡42 km corriendo...! Ahi es nada.   Va a ser mi primera maratón.

Los que ya me conocéis y seguís este humilde blog mio ya sabéis mis antecedentes medico-fisicos y de mi evolución en estos ultimos tres años (de pesar 108 Kg, fumador compulsivo de 3 cajetillas diarias de tabaco, ulcera de estomago, problemas de digestivo, estrés y unos análisis sanguíneos con parámetros no muy buenos, he pasado a pesar 78 Kg, peso estabilizado, abstinencia total del tabaco, ulcera curada, el aparato digestivo funciona como un reloj, y unos análisis con unos valores estupendos, al menos eso dicen los resultados según los médicos, pues me hago un chequeo cada seis meses mas o menos). En una palabra: estoy en forma, corro cinco días a la semana (descanso dos), y ahora, con la preparación de la maratón, hay semanas que corro unos 80 km aproximados. En cuanto a dieta alimenticia, ya no sigo ninguna: como de todo. Gracias a todos los dioses.

Eso si, antes había unos problemas y ahora tengo otros: los propios de la sobrecarga o esfuerzo muscular que todo deportista puede o suele tener. Fisicamente los que no me ven desde hace tiempo no me conocen: dicen que he cambiado mucho, e incluso hay quien dice por ahí, sin duda con animo bondadoso,  que ¡…hasta he rejuvenecido…! Jeje, yo no me lo creo, que el dia 23 del pasado mes cumplí los 47 (por cierto, infinitas gracias a todos los que me habeis felicitado por el facebook), de modo que ya solo me faltan 3 para la cincuentena. Por ello, creo que estoy haciendo gala de prudencia y moderación, tanto en esfuerzo físico como en alimentación, etc. Lo único que me molesta de vez en cuando son los pies, mis pies cavos que ocasionalmente me dan algún mal rato, y esporádicamente el tendón de Aquiles molesta un poco, pero nada grave que me impida correr. En fin, que al que cuece y amasa de todo le pasa. Y menos mal que corro con plantillas almohadilladas.

El despacho sigue igual: por ahora no me puedo quejar, tengo bastante faena, y corro normalmente cuando mis ocupaciones me lo permiten. Normalmente a una hora prudente y cuando el trasiego disminuye: entre las 13,30 y las 14,50 aproximadas. Despues, ducha, comida, mini-siesta de 30 minutos, y al bufete otra vez. Cuando tengo juicio, declaraciones ú otra actividad procesal, o se me complica la cosa por lo que sea, he de correr a otra hora distinta, pero intento hacerlo siempre que puedo.

De todos modos, lo mas importante es lo que me ha sucedido a nivel psíquico: me siento verdaderamente deportista: mas seguro de mi mismo, mi cuerpo va respondiendo bien, y por ahora los entrenamientos los estoy asimilando bien (tocaré madera para que siga siendo asi). Esto del deporte está influyendo, positivamente, en mi modo de ser: estoy recuperando mi capacidad para pensar en positivo: cada vez soy menos melancólico y me dejo llevar menos por la tristeza, no lamentándome porque “está lloviendo”: intento aprender a “bailar bajo la lluvia”.

No podemos cambiar las circunstancias ni los acontecimientos: pero si nuestra actitud ante ellos. Que verdad tan obvia, pero que difícil es hacerlo.

Y volviendo al maratón: Mi objetivo es asequible, pues mi meta es sencilla,  consiste en terminar la carrera. Solo eso. Bueno,  si puede ser rondando las 4 horas (media de 5'40"/Km), mejor que mejor, y tengo una humilde esperanza de que así sea.  (Para que os situeis, el año pasado el que menos tardó fue 2 horas casi justas, y el que más unas 6 horas).  Al fin y al cabo, solo soy un humilde corredor popular, de entre tantos. Comencé el programa de entrenamiento para la Maratón el 28 de Noviembre de 2.011, de modo que ahora me encuentro en la semana 14 de preparación, de un total de 20. La semana pasada, por ejemplo, hice 88 km, en total, incluyendo una tirada larga el domingo pasado: 28 km, para los que invertí un tiempo de 2h, 39' 40".  Ha sido la semana que mas Km. he acumulado. Por ello en esta semana en la que nos encontramos no quiero sobrepasar los 65 Km, mas o menos, descansaré un poquito, para que el cuerpo se recupere un pelin: que aun me queda lo peor. "Que aun falta la cola por desollar", que diria mi añorado Sancho Panza.

En fin, como insinúa nuestro amigo Lander, que tiene mucha mas experiencia que yo en esto de los maratones, y que por cierto,  también está preparándose para el maratón  de Madrid (espero coincidir con él y correr juntos algunos kilometros, un abrazo desde estas lineas, amigo):  que te respeten las lesiones y poder estar en la línea de salida, ya es un éxito. Y lleva razón. Ya os contaré mis progresos.

Se os quiere.