"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

jueves, 29 de mayo de 2014

Se tu mismo


El mundo siempre ha sido igual,  ya es antigua  la lucha entre la singularidad y la universalidad,  entre el individuo y la sociedad,  esa eterna dicotomía entre ser tu mismo o…ser como los demás, al menos como la mayoría;  esa sempiterna contradicción que existe entre no destacar sumergiéndose en la medianía uniforme e insípida, o bien ser tu mismo, cuidar tu individualidad, y ser feliz contigo mismo, y mucho se ha escrito sobre ello.

La sociedad no nos  lo pone fácil, precisamente, pues todo lo que se aparta de la regla general, es criticado, muchas veces menospreciado, y en la mayoría de las ocasiones, apartado. Pero creo que merece la pena ser tu mismo. Quizás alguien pregunte:  ¿De que te vale ser tu mismo, si la mayoría de las ocasiones, como decía Nietzsche, estarás solo, apartado, o acaso con miedo? Sigue la regla del “Alli donde fueres, haz lo que vieres”, y te irá bien. Sin embargo, yo creo que dicha actitud es un suicidio moral, pues ¿de que te vale hacer a regañadientes todo lo que todo el mundo hace, o bien fingir que compartes los miedos colectivos, cuando no son los tuyos, ú ocultar tu tedio con la máscara de la falsa diversión? ¿De que te vale luchar contra lo que tú consideras correcto? ¿De veras vas a ser mas feliz siguiendo las orientaciones ajenas antes que las tuyas propias?

Muchas personas hacen lo que creen conveniente; quizás sea bueno que empezaran, algún dia, por fin a hacer lo correcto. ¿Qué quien decide lo que es conveniente y lo que es correcto?  Ellos mismos, por supuesto; pero que tengan las agallas de seguir su propio criterio y no el de la mayoría, que quizás por eso mismo, sea  más erróneo.

Parece fácil, pero os aseguro que no lo es. El individuo se siente cómodo al abrigo de la mayoría, y me da mucha pena el ver a tanta mente tibia que, a pesar de sus años, aun no se ha enterado de nada, y que, a pesar de sus años, insisto, sigue prefiriendo dejarse seducir por el camino que ya ha seguido la mayoría, en vez de seguir nuevos senderos, renunciando asi a recompensas extraordinarias.  Hay que ser fuerte para ser uno mismo, y para sobrellevar la incomprensión que ello genera en  los demás, acaso incluso de los que quieres.  Afortunadamente, con el tiempo aprende uno a serlo, y a superar sus miedos.  

5 comentarios:

Susana Peiro dijo...

Dice José Ingenieros en su maravilloso “El Hombre Mediocre” que “el que aspira a parecer, renuncia a ser”, algo que como bien decís, no resulta sencillo en nuestra sociedad. La cotización del mérito sigue bajando Cornelivs, tanto que llegará el momento en que la virtud parezca un ultraje a las costumbres.
Aún así, mi Querido Amigo, siempre valdrá la pena ser uno mismo y hacer lo correcto… se trata de salvar el alma.
Mi abrazo

Marinel dijo...

Sería maravilloso hacer primar la esencia sobre la apariencia, el ser ante el parecer, la unidad entre la masa, a pesar de ella, añadiría.

Pero la realidad dista mucho de esta ficción, a la larga o de inmediato tras nacer,estamos destinados a ser parte del conjunto de la sociedad, a movernos muchas veces por el pensamiento general obviando el particular, que sale a relucir en menos ocasiones de las que debiera.
Como dijo el Dalai Lama:

El mantenimiento de la paz comienza con la autosatisfacción de cada individuo.

Y como ves...paz es una palabra desgastada y unida a la desesperanza.
Un beso.

Gizela dijo...

Hay voces internas de miedo, ego, deseos, el pasado.
Hay voces externas que también nos hablan y empujan a vivir según los demás: avaricia, excesivo consumismo y ideales basados en el materialismo y la competitividad
Existir siendo sincero a uno mismo, es difícil entre tantas voces, que empujan, pero es la mejor manera de vivir escuchando nuestro corazón
Al preocuparnos excesivamente por la opinión de los demás, vamos menguando nuestra autoestima y así de mengua en mengua, al no escucharnos a nosotros, lo más probable es que brincaremos de error en error, alejándonos de la verdadera felicidad.

Lindo sentirte de nuevo en este mundo virtual
Feliz finde y un besote

Nefer Munguia dijo...

No es fácil pero se puede lograr, definitivamente todos deberían ser ellos mismos sin intentar ser alguien más o ser como los demás, se puede ser parte de un conjunto o de la sociedad pero con sus particulares formas de ser, o actuar

:D

Saludos!!

http://mrs-estinfalus-avechuchus.blogspot.mx/2014/05/empresas-estinfalo-volvera-escena.html

María dijo...

Las únicas personas que tienen una posibilidad de ser medio felices en este mundo son las que contra viento y marea son quienes son y actúan según su interior les dicta, siempre que funcionemos de cara a la galería estaremos solos dentro y esa soledad es imposible de llenar con nada de fuera.

Siento haber tardado en venir a darte la bienvenida, ya sabes, a veces, aun queriendo somos nosotros y nuestras circunstancias :))


Un besito CORNELIUS