"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

miércoles, 23 de abril de 2008

23 de Abril de 1.616

Hoy se cumple el 392 aniversario de la muerte de nuestro inolvidable Miguel de Cervantes Saavedra, autor de mi querido Quijote. Es, pues, inevitable referirse a él en un dia como hoy.

Fue mi abuelo quien me enseñó a amar y a comprender a D. Quijote de la Mancha, que ha sido una de las obras que más me ha impactado durante toda mi vida, y que en mi humilde opinión todo el mundo debería de leer. Yo lo adoraba, y efectivamente fue él, Juan José, con quien los veranos mantuve veladas inolvidables, el que me metió el gusanillo del Quijote, lo cual no supone sino un motivo más para que cada dia me acuerde más de él. Yo era un niño de 7 ú 8 años. La primera vez que cogí el libro me pareció un auténtico coñazo, pero mi abuelo me insistió a que tuviera paciencia, que perseverara, y que me lo leyera entero. Seguí su bendito consejo y asi lo hice, de lo cual me alegré.

Pienso que el Quijote a un niño le hace reir, a un joven le hace pensar, y a una persona de cierta edad le hace llorar.
.
Y eso fue lo que me sucedió a mí. Me he leido el Quijote varias veces, y he de confesaros que hasta hace pocos años, cuando lo releí de nuevo, no acerté a penetrar en el dolor profundo, desencanto, tristeza y angustia vital que padeció que Cervantes, y que pone en boca de su personaje.
.
La primera vez que leí el Quijote me reí muchisimo, vaya con Sancho, que hombre más crédulo, que pedazo de tonto integral, que se lo creia todo (en la segunda parte de la novela, el bachiller Sanson Carrasco dice que cuando lo oyó hablar "...creyó todo lo que de el habia leido y confirmólo por uno de los más solemnes mentecatos de nuestros siglos"). Y D. Quijote, loco de remate, esquizofrénico perdido, confundiendo los rebaños con ejercitos de Miramamolín, y pensando que los molinos son gigantes. Me dolia el estómago de los ataques de risa.
.
Luego, y de esto hace poco, cuatro o cinco años, lo leí por segunda vez, despacio, recreandome; y esa lectura fue la que más me ha impactado, me metí en el pellejo de Cervantes como nunca y, lo confieso, me hizo llorar; al Quijote se le saca partido cuando el lector ha madurado, esa es mi opinión. Cervantes (que se definia no como padre sino como padrastro de D. Quijote), utiliza contra sus dos personajes un lenguaje ácido, mordaz, criticón, sumamente travieso y en apariencia despreciativo, que mueve a risa; pero ello no hace sino esconder un profundo cariño por su personaje, y una profunda tristeza del autor.
.
Creo que el Quijote es una tragedia. Es la tragedia de la vida. Cela decia de Cervantes que era un escritor “al que Dios le reveló el Evangelio del Quijote”. Y es verdad. El Quijote es la crónica de la vida misma. Y luego si tenemos en cuenta las vicisitudes personales de su autor, se comprenden muchas de las cosas que se dicen en la inmortal novela. Tras la epoca militar de Cervantes (participó con gran mérito en la Batalla de Lepanto), y su cautiverio en Argel, regresa a España. Cuando esperaba un premio a sus servicios militares, empieza una carrera de sinsabores que le van dejando profunda huella. Vive en Madrid, luego pasa a Portugal, lo meten en la carcel, no encuentra un empleo fijo y satisfactorio y su vida familiar es un problema, pues sus hijas le dan sinsabores un dia si y otro tambien. Cervantes es un escritor tardío, pues empieza a escribir con casi 40 años de edad. La primera parte del Quijote la escribió con 58 años, once años antes de su muerte, y la segunda parte con 68 años, uno antes de su muerte.
.
Luego los últimos años de su vida tuvo que sufrir las envidias de los demás, que le tildaban de viejo y manco. El se defendia diciendo "...lo que no he podido dejar de sentir es que me llamen viejo y manco, como si hubiese estado en mi mano detener la maquina del tiempo, que no pasase para mi, o como si mi manquedad hubiese nacido en alguna taberna, sino en la mas alta ocasion (Lepanto) que vieron los siglos pasados, presentes, ni esperan ver los venideros".

Y Cervantes se murió sin saber que habia hecho una obra genial, auténticamente genial. Como siempre, para la mayoria de los genios, el reconocimiento llega demasiado tarde.

Aquí esta, pues, mi humilde tributo. Se lo dedico a su memoria.

Salu2

3 comentarios:

Juan Luis dijo...

Coincido contigo.

Yo también me leí El Quijote hace años, en una lectura mucho más superficial que la que estoy haciendo ahora junto a los compañeros de La Acequia. Como complemento a dicha lectura, también he rescatado en DVD la serie de televisión sobre Cervantes, y es muy triste comprobar el poco aprecio de sus contemporáneos, cuando él ya empezó a ser admirado fuera de nuestras fronteras.

Un saludo.

Myriam dijo...

¡Magnífico tributo a su memoria!

Besos

Asun dijo...

Preciosa esta entrada, querido Cornelivs. Muchas gracias por haberla rescatado.

Un beso