"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

sábado, 12 de abril de 2008

Decálogo


He leido en el Ideal digital que han detenido a un joven de 24 años, al que le imputan, nada mas y nada menos, que 113 antecedentes por robos EN LO QUE VA DE AÑO.

De ser cierto, vaya con el muchachito. Además, si la matemática no falla, hoy es día 12 de Abril, y en lo que va de año, a contar desde el día 1 de Enero, han pasado solo 102 días. Si no me equivoco el promedio es de 1,10784 robos por día. Que bárbaro.

Me he acordado del «decálogo para formar un delincuente» que incluye en su libro «Reflexiones de un Juez de Menores» el extraordinario titular del Juzgado de Menores de Granada, Emilio Calatayud.

Dice el Juez:

Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida; así crecerá convencido de que todo el mundo le pertenece.

No se preocupe por su educación ética o espiritual; espere que llegue a la mayoría de edad para decidir libremente.

Déle todo el dinero que quiera gastar, no vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.

No le regañe; podría crearle complejos de culpabilidad.

Cuando diga palabrotas, ríaselas; eso le animará a hacer cosas más graciosas.

Recoja todo lo que deja tirado; así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.

Déjele leer todo lo que caiga en sus manos.

Cuide de que sus platos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llena de basura. Satisfaga todos sus deseos y apetitos; el sacrificio y la austeridad podrían crearle frustraciones.

Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos.

Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Riña con su cónyuge en presencia del niño; así no le dolerá demasiado el día en que la familia quede destrozada para siempre.


Salu2