"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 18 de abril de 2008

Todos igual que vos, y juntos más que vos.


Queda muy atrás ya en el tiempo la época en la que las monarquías se cimentaban en una concepción divina del poder. Se era Rey “por la gracia de Dios”. Pero ni incluso en esa epoca esta institución se libraba de serios avisos para navegantes. Horacio decía: Rex eris, si recte facies; esto es, «Rey eres, si actúas como tal»; la conocidísima formula medieval, decia que "Vos no sois más que nos", o como en el Aragon Medieval, cuya frase da titulo a este post: "Todos igual que vos, y juntos más que vos".

Ahora la soberanía descansa en el pueblo: «La soberanía nacional reside en el pueblo español del que emanan los poderes del Estado», dispone el artículo 1.2 de la Constitución de 1978.

Muchos dicen que hoy la Monarquía es mas racional, con legitimidad última en nuestra Constitución democrática. Dicen que hay Rey porque lo dice la Constitución.

¿Qué atribuciones tiene el Rey, que poderes le da la Constitución? Veamos.

La Constitución de 1978 dice: «El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes» (artículo 56.1).

Lo que sí está claro es que el Rey reina, pero no gobierna, pues no ejerce ninguno de los tres poderes del Estado, ni el legislativo, ni el ejecutivo, ni el judicial:

1º) Las Cortes Generales despliegan la función legislativa (artículo 66.2).

2º) El Gobierno es el que gobierna, pues dirige la política interior y exterior del Estado (artículo 97).

3º) Por último los jueces asumen la función jurisdiccional (artículo 117. 1).
.
A la vista de lo anterior, muchos dicen que el Rey no goza de potestas, sino de auctoritas.
.
Además, todos los actos del Rey han de ser forzosamente refrendados, es decir, necesitan la firma y autorización del presidente del gobierno y/o de los Ministros, y sin dicha firma o autorización son nulos. Según el Art. 56.3 los actos del Rey estarán siempre refrendados en la forma establecida en el art. 64, careciendo de validez sin dicho refrendo. El Artículo 64 dice que los actos del rey serán refrendados por el Presidente del Gobierno y, en su caso, por los ministros competentes, lo cual según la Sentencia del Tribunal Constitucional 5/87 de 27 de enero, significa que los actos del Rey deben ser siempre refrendados, y en ausencia de refrendo dichos actos carecen de validez; y que la autoridad que refrende el acto en cada caso asume la responsabilidad del acto del Rey, porque la persona del Rey de España es inviolable y no está sujeta a responsabilidad.

Para lo único que el Rey no necesita refrendo es para lo dispuesto en el art. 65.2, o sea, nombrar y relevar libremente a los miembros civiles y militares de su casa.
.
¿Entonces? Pues que entramos de lleno en pleno debate sobre la viabilidad y justificacion de la existencia de la monarquia en el S. XXI, un debate de rabiosa actualidad. Y aquí viene el problema, como encajamos la pieza de este puzzle.
.
Unos quieren verlo como símbolo de la unidad y permanencia del Estado, pero España es un pais muy descentralizado, en el cual no faltan problemas; vease caso de Cataluña, y el convocado referéndum, digamos, “pro-separación” del pais vasco para finales de este año.

Otros quieren justificar la figura como árbitro y moderador de las instituciones, algo asi como una especie de poder neutro, como proclamó Benjamín Constant: «Cuando los tres poderes descompuestos, se entrecruzan, chocan y se traban, se necesita una fuerza que los ponga de nuevo en su sitio. Tal fuerza no puede residir en uno de los resortes en particular, porque se serviría de ella para destrozar a los demás. Es preciso que esté situada fuera y que sea, en alguna medida, neutral, a fin de que su acción se aplique en cuantos puntos se requiera y lo haga con un criterio preservador, no hostil», pero todos los dias observamos en los medios de comunicación infinidad de debates, radiofonicos y escritos, sobre la guerra entre los tres poderes, o sobre la politización de la justicia o judicalización de la politica.
.
Desde dicha institucion se hace un llamamiento a los dos partidos mayoritarios para que haya un criterio comun y un pacto en las grandes cuestiones nacionales que nos interesan, si; pero al final, seran dichos partidos, y solamente ellos, los que decidan si hacen pacto o no hacen pacto.
.
En cuanto al grave problema del agua y de la sequia que padecemos, si se va a derivar el agua desde donde sobra hacia la España seca, o si no se va a hacer, en definitiva quien decidirá si hay trasvase o no sera exclusivamente el Ejecutivo.
.
Otros sectores ofrecen diversos argumentos, tanto a favor como en contra.
.
E incluso alguna vez, corregidme si me equivoco, hemos contemplado en la televisión como en el Colegio de tal o cual ciudad, o por iniciativa de tal o cual operadora se celebra la "equis-ava" edición de los concursos "Que es un Rey para ti", en la cual niños de corta edad, obviamente sin ningun criterio, tienen que hacer dibujitos y explicar lo que para ellos representa.
.
Seguro que las respuestas de los niños son las mas inteligentes e ingeniosas.

Que cada cual decida.

Salu2
.