"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 9 de mayo de 2008

De corruptionis

“Corrupto”. Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua: “Del latin “corruptus”: 1. Dicese de aquel que se deja o ha dejado sobornar, pervertir o viciar. 2. Dañado, perverso, torcido”.
.
Aristóteles definió la corrupción como la forma de gobernar en provecho exclusivo del individuo o grupo gobernante. Y Nicolás Maquiavelo se refirió a la corrupción como la decadencia o degradación de la virtud cívica. Más modernamente, autores como Nathaniel Leff definen la corrupción como la practica “utilizada por grupos o individuos que desvían su función como agentes del Estado para obtener beneficios materiales y privados”. Karl Friderich decia que quien se corrompe "utiliza su cargo para obtener recompensas privadas en detrimento del bien común".
.
¿Es valiente nuestra sociedad para denunciar esas situaciones? Diciendolo benignamente, podemos mejorar mucho, ¿eh? Si; porque ¡cuantas personas al enterarse de algún caso de corrupción no se han sonreido, y han dicho o han pensado eso de que “todos los politicos son iguales”, “son del quitame tu para ponerme yo”, e incluso algún lumbrera intelectual (de esos genios que nacen cada cien años) añade tranquilamente y sin inmutarse que “hacen bien, yo haría igual, para eso están”! Muchas veces pienso que no nos falta más que aplaudir. Todo el mundo se calla, ¡claro, no sea que lo vayan a quemar a uno en la hoguera, o le vayan a sacar un cuarto de carne como al Mercader de Venecia, faltaria mas! Silencio y mirar para otro lado, aquí no pasa absolutamente nada.
.
Pero bueno, ¿estoy despierto o estoy soñando? Me está entrando complejo de “bicho raro”, pues cuando era pequeño se me enseño que la politica era un arte noble, y que el politico no iba a servirse, sino a servir a los demas. O yo soy un auténtico utópico, o es que mis enseñantes estaban completamente equivocados, o yo no se lo que nos pasa. Me enseñaron el camino de la virtud, y ahora veo que lo que mucha gente alaba es el camino de los pelotazos y del interés personal. Pero vamos a ver, y salvese el que pueda ¿tan pocos valores tenemos, tan cobardes somos? Es indignante. ¿Eso es democracia? ¿Y que fue de la libertad de expresión del individuo (valor supremo de nuestra Constitución), se ha ido de vacaciones? Y por lo que veo, y esto es peor, nuestro sentido de la ética también esta de vacaciones.
.
Atacamos a los politicos, muy vagamente y si pensar, simplemente porque está de moda; pero NO atacamos a la corrupción de los politicos, que es lo que deberiamos de hacer, y que es algo muy distinto.
.
Denunciar la corrupción es de un acto de valentía, porque normalmente la practica de la corrupción tiene lugar bajo la protección de intereses poderosos. Creo que para luchar contra la corrupción se debe prevenir el hecho de que el cargo politico se vuelva un negocio rentable o “económicamente apetecible” para los políticos y referirse a un “quítate tú para que me ponga yo”. Quizas habria que modificar algo las instituciones, dotandoles de mecanismos de control por “anticipación”, es decir, no solo para sancionar los comportamientos irregulares, por supuesto, sino principalmente para prevenir prácticas corruptas, y quitarle a los politicos la tentación de que caigan en ellas. Todo ello acompañado de una campaña de educación de la cultura cívica para modificar el sistema de valores sociales y concienciarnos de que si yo voto a un politico del partido verde, o del amarillo, he puesto a este político ahí para que nos sirva a todos, no para servirle nosotros a él.
.
Y que no me venga nadie diciendo que la historia de la corrupción es muy vieja, y que siempre ha existido; porque yo le responderé, con datos históricos en la mano, que más vieja aún es la lucha contra la corrupción, lo que pasa es que hay que tener coraje.
.
Sin ir más lejos, Roma dio un ejemplo al mundo en este tema. Son datos históricos. Hace 2000 años los antiguos romanos ya luchaban contra la corrupción, y poseian unas instituciones increíblemente perfectas para el control de la corrupción y de los abusos. Lo sabian muy bien.
.
.
Muy brevemente os diré que la Republica de Roma poseía el Senado, que fue la institución más importante del gobierno, centro y motor de la actividad política romana.
.
Luego venían los Consules, (algo así como el Presidente del Gobierno), que eran dos, y que se renovaban cada año, sin posibilidad de reelección inmediata, para evitar las malas tentaciones que trae el perpetuarse en el poder. Se establecieron una serie de medidas para limitar sus poderes: cada uno tenía veto sobre la decisiones del otro; gobernaban sólo por un año; las penas o castigos que impusieran podían ser apeladas por los ciudadanos ante los comicios (provocatio ad populum) y, una vez terminado su mandato, respondían por los actos contrarios a la ley que hubiesen cometido.
.
Y las clases bajas, ¿estaban desprotegidas en aquella época? Pues, no, todo lo contrario. Fijaros que listos que eran, que para prevenir los abusos, crearon al Tribuno de la Plebe. Su función básica era el auxilium plebis, o sea, proteger los intereses de las clases bajas frente a las demás instituciones del gobierno de Roma. Para ello el tribuno estaba dotado de una serie de poderes, que en su conjunto constituían la llamada potestad tribunicia. Atención, fijaros: a través de la intercessio, el tribuno de la plebe podía vetar las decisiones de cualquier Magistrado, ¡y hasta del Senado y de los comicios!; podía imponer multas e incluso la pena capital, y su persona era sacrosanta y absolutamente inviolable, por lo cual quien lo dañara quedaba impuro y podía ser muerto impunemente por cualquiera.
.
Interesante, no?
.
Salu2.