"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

jueves, 8 de mayo de 2008

Un sitio donde vivir

Lo prometido es deuda, ayer os dije que iba a hacer un post sobre vivir en pueblo o en ciudad, y aquí está. He estado fuera de nuestro pueblo bastante tiempo: 4 años en Jaén , 5 en Sevilla y 2 en Granada , y solo paraba en el pueblo los dos meses de verano, ello hace un total de 11 años. Salí con 13 años, y volvi con 24. Conozco, pues, lo que es vivir en ciudad.
.
Cada uno tiene su manera de ver las cosas, supongo que habrá gente en la ciudad que no quisiera irse a un pueblo por todo el oro del mundo, y viceversa; y gente de los pueblos a los que le pasará idem eadem idem. Bien, cada cual tiene su opinion, y han escogido su opción, todas respetables, claro está.
.
Personalmente en las grandes ciudades veo bastantes inconvenientes, seria muy larga la enumeración, pero voy a reseñar los que a mí más me molestaban: se vive muy deprisa y a pesar de haber más gente hay más incomunicación, no es un tópico, es la verdad. Tienes que coger el metro para ir a cualquier sitio, hasta para comprar tabaco; tu circulo de conocidos es muy reducido, apenas unas pocas personas del barrio donde vives; mucho tráfico, pitidos, claxons, estress, las consultas de los psiquiatras llenas; no puedes degustar los productos tipicos de tu tierra; no te puedes expansionar en el campo, cuando llegas allí ya es de noche, ni salir con tus amigos/as de toda la vida. Si quieres ir a algun bar a tomar una cerveza, como no sea que hayas quedado con alguien, o se trate de alguna casualidad, no conces a nadie, y por tanto, con nadie puedes conversar gran cosa. No existe el comercio tradicional: todo son grandes superficies comerciales, donde al entrar todo el mundo te apretuja y te miran con cara de perro. Si tienes un problema, buscate la vida, tio, es tu problema. El trayecto en metro de casa al trabajo (Madrid, Sevilla, por ejemplo) a veces supera ampliamente los 30 minutos.Las grandes ciudades no tienen alma, creo que no se pueden cultivar en demasía las relaciones de amistad. Hay miles de personas terriblemente solas.
.
Ventajas: mejores infraestructuras, si, todo lleno de monumentos historico artisticos muy bonitos (si, porque los otros monumentos tambien los hay por aquí, vaya gachís guapas que desfilan por la calle); llegas al hospital en unos minutos si te pones enfermo; hay cines, teatros, mejores servicios que en los pueblos pequeños; la Policia tiene apariencia de seriedad, e indudablemente si te pillan con el coche con exceso de velocidad te la cargas seguro. Y sobre todo la intimidad, nadie se entera absolutamente de nada de tu vida privada (a no ser que seas famoso y objeto de predilección por los paparachis), ni se preocupa por ella y radio macuto no existe, o al menos no emite con la frecuencia que en el pueblo.
.
En los pueblos todo es distinto. Se vive más despacio, te puedes tomar el café tanquilamente sin miedo a que te de una taquicardia; llegas en un instante a cualquier sitio, todo está más cercano y puedes ir andando adonde quieras; tu circulo de amigos y conocidos se amplia enormemente, si te das una vuelta por el paseo o por cualquier restaurante siempre te puedes tropezar, y de hecho siempre te tropiezas, con algun amigo/a o conocido/a con el que intercambiar algunas palabras, tomarte un café, o si tienes algo más de confianza, contarle ese problema que lleva dias agobiandote; no hay tanto claxon ni coche como en la ciudad (si, es verdad, hace poco cronometré, exactamente, 1 minutos y 45 segundos en General Fresneda sin pasar ni un coche, claro, eran las 3,15 de la tarde, pero eso en la ciudad es impensable), y no existen, que yo sepa, consultas de siquiatras a las que asistir; existe el comercio tradicional, que defiendo, y que trata al cliente con la confianza de siempre y le ofrece los productos de siempre, los que te gustan a ti, y donde te encuentras siempre a conocidos con quien hablar, asi que ajo y agua para los de la capital, que muchos manjares de la cocina tradicional, si quereis degustarlos, teneis que venir aquí; si te quieres dar un paseo por el campo, ahí tienes, a cinco minutos andando, o menos, el camino del Paso, la Fuente de Garciez, la Cuerda, Pilar de la Dehesa y otros muchos sitios donde pasear y relajarte, y desde los que se ven buenas panoramicas; ademas te viene bien un poco de ejercicio.
.
Desventajas: Pues mire usted, tampocon son tantas. Aqui no tenemos monumentos historicos, ni museos, cierto; pero si cojo la moto o el coche, tardo en llegar a Ubeda o a Baeza (ciudades patrimonio de la humanidad) 15 minutos, justamente menos de la mitad del tiempo que tarda un currante de Madrid o Sevilla en acudir en coche con atascos interminables o en autobús a su centro de trabajo; ¿Hospitales Teatros, cines? A 10 minutos solo, en coche, Ubeda, te ofrece todos estos servicios tambien, insisto, tarda uno en llegar a Ubeda apenas una cuarta parte del tiempo que tarde un madrileño en atravesar Madrid o Sevilla para acudir a esos mismos sitios. Si te pasas con la velocidad del coche es más dificil que te multen, aunque no imposible. Y sobre todo, insisto, hay más comunicación, más personas con las que hablar. Si estas solo es porque tú quieres. Eso, para mi, vale su peso en oro. Y ademas, ya no estamos aislados, pues vivimos en un mundo globalizado, hay muy buenas carreteras y medios de comunicación, y vivimos en la era de las telecomunicaciones (Internet, TDT, radio, prensa provincial, etc)
.
La peor desventaja es la falta de intimidad, radio macuto funciona en estereo, y a veces hasta en tres dimensiones. Todo el mundo se entera de todo, y los corrillos asquerosos y malsanos de siempre se dedican a su cacareo. Eso es, en mi opinión, lo peor de todo. Pero, bueno, contra siete vicios siete virtudes; como decia aquel, "que hablen, que hablen, aunque sea bien".
.
Para los que han nacido en la ciudad, esta dicotomia es impensable: viven muy agusto allí, se han acostumbrado a aquello, y cuando llegan al pueblo estan agusto los primeros dos o tres dias, luego se aburren y se van. Igual los del pueblo: al principio todo perfecto, pero a los cuatro dias se acuerdan de su terruño y se vuelven para su pueblo.
.
Resumen: Sea porque me he criado aquí, o porque estoy agusto con mi gente, o por mil motivos, despues de comparar las dos opciones, pues he vivido en pueblo y en ciudad, prefiero vivir en el pueblo. Aquí estoy agusto.
.
Salu2
.

2 comentarios:

Cassius K dijo...

Cornelivs, te voy a denunciar, eres capaz de robarme y plasmar en las páginas de tu diario las palabras que se entremezclan y se hacen imposibles de compartir, acabando en el fondo de mi mente.

Dicho de otra manera, me he sentido identificado prácticamente con todas y cada una de las frases que ocupan esta página por no hablar de la anterior página de tu diario "Escribir".

A mí personalmente, me produce una sensación de calma inexplicable visitar mi antigüa casa, en el pueblito tranquilito de toda la vida, donde me espera una madre dispuesta a que abandone el hogar con los kilos de más que está empeñada me dejo por el camino. Una paz increíble, silencio y una vez que te acostumbras a las miradas que te acompañan al pasear por el pueblo, todo es perfecto.

Estas visitas supone una mano de santo, los que no tengan medios, no dudo en recomendaros unas vacaciones en un lugar que presente las características que el sabio Cornelivs os describe.

La ciudad tiene sus ventajas, pero prefiero digerirla poco a poco, creo que los nervios que se me acumulan provienen de ese agitado ritmo de vida urbana. Tienes muchísima razón y con una sabias, y como he dicho compartidas palabras, lo describes a la perfección.

CORNELIVS dijo...

Je je, me alegro de que coincidas conmito. Mira, todos mis hermanos viven fuera (Madrid, Jerez, Zaragoza respectivamente). Somos 4 hermanos, yo el menor. ¡Si tu vieras la cara de absoluto placer que ponen cuando llegan aquí, y se comen unas patatas de perillo con cerveza, unos alcaparrones, y un empedraillo (arroz con habichuelas) con bacalao, o unos simples huevos fritos con pimientos y morcilla!!! Luego la siesta... ¡¡¡Disfrutan como niños!!!!
¿Cuanto vale eso?

Salu2 gastronómicos.