"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

lunes, 12 de mayo de 2008

Yo discrepo.

He leido hoy en ABC digital el articulo "El caballo de Troya del laicismo", redactado por Juan Manuel de Prada. Desde la legitimidad que me da mi derecho constitucional a la libertad de expresión, os diré que, sin perjuicio del pleno respeto que siento por la opción religiosa que cada uno desee, no es menos cierto que discrepo frontalmente de dicho articulo. He aquí algunos parrafos que me han llamado especialmente la atención:

La sociedad está compuesta por individuos; y los individuos son, en su inmensa mayoría, religiosos por naturaleza. El Estado, como construcción estructural de la sociedad, tiene la obligación de atender la religiosidad de los individuos que la componen y de hallar soluciones que permitan que las distintas sensibilidades religiosas puedan coexistir en pacífica convivencia”.

Discrepo totalmente de la anterior afirmación, el hombre no es religioso por naturaleza, sino por tradición, y por influencia de su contexto, puesto que se le hace religioso desde el primer momento; la Iglesia Catolica, por ejemplo, bautiza a los bebés, que obviamente no tienen criterio, y siempre a los niños se les ha educado en dicha religión, pero que no me vengan con que el hombre es religioso por naturaleza, porque está científicamente desmostrado que lo anterior es una falacia. En España siempre se ha sido catolico por tradición, no por naturaleza, a los hechos me remito. Por cierto, el Estado no tiene ninguna obligación de atender nuestra religiosidad, pues es aconfesional, y de hecho, creo que no tiene ningun derecho ni legitimidad para hacerlo; porque si eso hiciera se desnaturalizaría por completo. Pienso que el Estado debe de estar muy por encima de tales cuestiones domésticas; porque una cosa es que se respete la religiosidad del individuo, cosa que me parece correcta, y otra muy diferente es que el estado tenga que intervenir forzosamente en dicho asunto; a no ser que lo que se pretenda de contrario es que el Estado imponga por fuerza la religiosidad a los individuos, lo que me parecería absolutamente demencial, y que cuasi-implicaría la resurreción de Torquemada y análogos. Y el hecho de que la religión sea o deje de ser una manifestación social no me parece ninguna premisa como para que se justifique, como usted hace, que el estado "tenga la obligación" de atender la religiosidad de los individuos". Por favor. Además, ¿como se va a "atender" a esa religiosidad? ¿Pondrán un policia a cada feligrés, para que acuda a la Parroquia acompañado?
.
“El ideal laicista es una conjunción nefasta de la fórmula liberal y de las fórmulas coactivas de otras épocas. Propone que la religión sea un asunto privado; pero su íntimo, inconfesable anhelo, consiste simplemente en eliminar la religión como realidad, tanto en lo público como en lo privado” .

Incorrecto. Pero bueno, vamos a ver, en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, el laicismo se define como la “Doctrina que defiende la independencia del hombre o de la sociedad, y más particularmente del Estado, respecto de cualquier organización o confesión religiosa.” ¡Que solo se trata de eso! Y se atreve usted a denominarla como conjunción “nefasta” de liberalismo con formulas coactivas de otras epocas, vamos, como si nos estuvieran obligando a ser “antirreligiosos” a la fuerza. Respeto su opinion, pero no la comparto en absoluto, es más, creo que está usted incurriendo en la demagogia. Nadie trata de eliminar la religión en lo privado ni muchisimo menos. Lease usted la Constitución Española, que proclama y consagra el principio de libertad de culto.

A nadie se le escapa que la nueva ofensiva laicista anunciada por el Gobierno tiene como único propósito extirpar el ascendiente de la religión católica sobre la sociedad española. Y ya se sabe que el hombre, extirpado de religión, empieza a supurar superstición. ”

Pues mire usted, a mi se me ha escapado, y eso que he estado atento. Vuelve usted a confundirse, puesto que yo no veo “ofensiva” por ningun lado, sino simplemente anhelo normal de separar churras de merinas como siempre se ha dicho, y que han estado mezcladas demasiado tiempo; en segundo lugar, que no se trata de extirpar el ascendiente de la religión catolica sobre la sociedad, no, sino simplemente mantener la independencia del Estado respecto de cualquier organización o confesión religiosa, enterese bien. La Iglesia siempre ha dominado secularmente en la sociedad, y hasta en el Estado; y se trata de que la religión vuelva a tener el papel que siempre tuvo que tener: un papel eminentemente privado. Todo lo noble y ponderable que usted quiera, pero privado. Las relaciones del individuo con lo trascendente, o si se quiere, con Dios, han de pertenecer a la esfera intima y privada del sujeto, al arcano intimo de nuestra propia conciencia; pero no alarme usted a nadie, pues nadie trata de eliminar ningun ascendiente sobre la sociedad, ni se van a cerrar las Iglesias, ni nada de eso, por favor; sino simplemente de mantener la independencia del Estado (como institución), frente a las religiones, algo que me parece sano, obviamente coherente, y hasta necesario.

Otro extremo es cuando dicho articulo dice que el hombre extirpado de religión "empieza a supurar superstición". No señor, no; no insulte usted nuestra inteligencia. El hombre cuando se le extirpa la religión empieza a RAZONAR, a usar la razón, que para ello la tenemos. Es bueno sustituir “creencias” ajenas por “convicciones” propias, en eso se demuestra la madurez y la racionalidad de las personas. El miedo que dicho articulo demuestra hacia el estado laico, muestra igualmente, de modo palpable, el miedo de las organizaciones religiosas a perder la preponderancia que siempre han tenido, preponderancia que jamás se le tenia que haber concedido a ninguna.

Eso si, por supuesto: PLENO RESPETO a todas las opciones, tanto politicas como religiosas, del individuo, además le recuerdo otra vez que la Constitución Española garantiza la libertad religiosa, y cada individuo tiene derecho, naturalmente, a profesar su religión, la que sea, del modo mas libre, y yo lo respeto; además, es un derecho constitucional y nadie le va a quitar ese derecho a nadie; pero no diga usted que nos vamos a volver supersticiosos, por favor, no insulte nuestra inteligencia.
.
A lo mejor nos volvemos más racionales.
.
Salu2.
.

2 comentarios:

Miry dijo...

Religiosa pero anticlerical, además de ser violeta políticamente...no sé por qué me llaman rara...jajajaja.


Como siempre, un placer navegar en este blog lleno de cultura.

Un saludo!!

CORNELIVS dijo...

gracias miry.
Salu2