"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

jueves, 31 de julio de 2008

¡ I have a dream...!

Martin Luther King tuvo ese bendito sueño. Nació en Atlanta (Estados Unidos) y desde muy joven se manifestó como un gran luchador por la defensa de los derechos de la población negra. Siempre se negó a emplear la violencia para conseguir estos objetivos, abogando por una resistencia pasiva. Esta actitud le hizo merecedor del Premio Nobel de la Paz en 1964. Murió de un disparo que segó su vida en 1968, en Memphis.
.
Solo tenía 39 años, y falleció sin ver cumplido su sueño. Luchó durante toda su vida por la causa de la igualdad y me parece todo un héroe, mereciendose todo mi aplauso y mi admiración. Yo tambien tengo el mismo sueño que tuvo Martin Luther King, y lo comparto, con él y con vosotros; y tal y como están las cosas en el mundo, con más motivo aún. Su mensaje me parece muy actual.
.
Pienso que el mejor regalo y tributo que puedo hacer a la memoria de este gran hombre del mundo es recordar aquí el discurso más famoso que jamás pronunció durante toda su vida: su conocido I have a dream, que pronunció en Washington, Capital Federal de los Estados Unidos, el día 28 de Agosto del año 1.963.
.
Y lo voy a hacer desde este mí humilde diario, con la sana intención de que, transcurridos ya cuarenta años desde su muerte, este bello y estremecedor discurso no se olvide jamás y siga calando en el corazón de todos los Gobernantes, Legisladores, Politicos, Autoridades y demás hombres de buena voluntad que quieran y se atrevan a escucharlo; para que este mensaje siga vivo en nuestro pensamiento y en nuestro corazón. Y por último, para recordárselo a algun que otro duro de oído, que “haberlos haylos”, entre las altas esferas de ciertos países. Lo transcribiré literalmente, tal cual, y estoy dispuesto a traducírselo a su lengua, si es preciso. Y aunque sé bien que no hay mejor sordo que el que no quiere oir, al menos me queda el consuelo que me proporciona la esperanza de pensar que algun dia todos tengan ese sueño y sobre todo que luchen porque deje ya de ser un sueño y se haga realidad.
.
Este es el discurso:
.
“Estoy orgulloso de reunirme con ustedes hoy, en la que será ante la historia la mayor manifestación por la libertad en la historia de nuestro país. Hace cien años, un gran estadounidense, cuya simbólica sombra nos cobija hoy, firmó la Proclama de la emancipación. Este trascendental decreto significó como un gran rayo de luz y de esperanza para millones de esclavos negros, chamuscados en las llamas de una marchita injusticia. Llegó como un precioso amanecer al final de una larga noche de cautiverio. Pero, cien años después, el negro aún no es libre; cien años después, la vida del negro es aún tristemente lacerada por las esposas de la segregación y las cadenas de la discriminación; cien años después, el negro vive en una isla solitaria en medio de un inmenso océano de prosperidad material; cien años después, el negro todavía languidece en las esquinas de la sociedad estadounidense y se encuentra desterrado en su propia tierra.
.
Por eso, hoy hemos venido aquí a dramatizar una condición vergonzosa. En cierto sentido, hemos venido a la capital de nuestro país, a cobrar un cheque. Cuando los arquitectos de nuestra república escribieron las magníficas palabras de la Constitución y de la Declaración de Independencia, firmaron un pagaré del que todo estadounidense habría de ser heredero. Este documento era la promesa de que a todos los hombres, les serían garantizados los inalienables derechos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.
.
Es obvio hoy en día, que Estados Unidos ha incumplido ese pagaré en lo que concierne a sus ciudadanos negros. En lugar de honrar esta sagrada obligación, Estados Unidos ha dado a los negros un cheque sin fondos; un cheque que ha sido devuelto con el sello de "fondos insuficientes". Pero nos rehusamos a creer que el Banco de la Justicia haya quebrado. Rehusamos creer que no haya suficientes fondos en las grandes bóvedas de la oportunidad de este país. Por eso hemos venido a cobrar este cheque; el cheque que nos colmará de las riquezas de la libertad y de la seguridad de justicia.
.
También hemos venido a este lugar sagrado, para recordar a Estados Unidos de América la urgencia impetuosa del ahora. Este no es el momento de tener el lujo de enfriarse o de tomar tranquilizantes de gradualismo. Ahora es el momento de hacer realidad las promesas de democracia. Ahora es el momento de salir del oscuro y desolado valle de la segregación hacia el camino soleado de la justicia racial. Ahora es el momento de hacer de la justicia una realidad para todos los hijos de Dios. Ahora es el momento de sacar a nuestro país de las arenas movedizas de la injusticia racial hacia la roca sólida de la hermandad.
.
Sería fatal para la nación pasar por alto la urgencia del momento y no darle la importancia a la decisión de los negros. Este verano, ardiente por el legítimo descontento de los negros, no pasará hasta que no haya un otoño vigorizante de libertad e igualdad.
.
Este año de 1963 no es un fin, sino el principio. Y quienes tenían la esperanza de que los negros necesitaban desahogarse y ya se sentirá contentos, tendrán un rudo despertar si el país retorna a lo mismo de siempre. No habrá ni descanso ni tranquilidad en Estados Unidos hasta que a los negros se les garanticen sus derechos de ciudadanía. Los remolinos de la rebelión continuarán sacudiendo los cimientos de nuestra nación hasta que surja el esplendoroso día de la justicia.
.
Pero hay algo que debo decir a mi gente que aguarda en el cálido umbral que conduce al palacio de la justicia. Debemos evitar cometer actos injustos en el proceso de obtener el lugar que por derecho nos corresponde. No busquemos satisfacer nuestra sed de libertad bebiendo de la copa de la amargura y el odio. Debemos conducir para siempre nuestra lucha por el camino elevado de la dignidad y la disciplina. No debemos permitir que nuestra protesta creativa degenere en violencia física. Una y otra vez debemos elevarnos a las majestuosas alturas donde se encuentre la fuerza física con la fuerza del alma. La maravillosa nueva militancia que ha envuelto a la comunidad negra, no debe conducirnos a la desconfianza de toda la gente blanca, porque muchos de nuestros hermanos blancos, como lo evidencia su presencia aquí hoy, han llegado a comprender que su destino está unido al nuestro y su libertad está inextricablemente ligada a la nuestra. No podemos caminar solos. Y al hablar, debemos hacer la promesa de marchar siempre hacia adelante. No podemos volver atrás.
.
Hay quienes preguntan a los partidarios de los derechos civiles, "¿Cuándo quedarán satisfechos?" Nunca podremos quedar satisfechos mientras nuestros cuerpos, fatigados de tanto viajar, no puedan alojarse en los moteles de las carreteras y en los hoteles de las ciudades. No podremos quedar satisfechos, mientras los negros sólo podamos trasladarnos de un gueto pequeño a un gueto más grande. Nunca podremos quedar satisfechos, mientras un negro de Misisipí no pueda votar y un negro de Nueva York considere que no hay por qué votar. No, no; no estamos satisfechos y no quedaremos satisfechos hasta que "la justicia ruede como el agua y la rectitud como una poderosa corriente".
.
Sé que algunos de ustedes han venido hasta aquí debido a grandes pruebas y tribulaciones. Algunos han llegado recién salidos de angostas celdas. Algunos de ustedes han llegado de sitios donde en su búsqueda de la libertad, han sido golpeados por las tormentas de la persecución y derribados por los vientos de la brutalidad policíaca. Ustedes son los veteranos del sufrimiento creativo. Continúen trabajando con la convicción de que el sufrimiento que no es merecido, es emancipador.
.
Regresen a Mississipí, regresen a Alabama, regresen a Georgia, regresen a Louisiana, regresen a los barrios bajos y a los guetos de nuestras ciudades del Norte, sabiendo que de alguna manera esta situación puede y será cambiada. No nos revolquemos en el valle de la desesperanza.
.
Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades del momento, yo aún tengo un sueño. Es un sueño profundamente arraigado en el "sueño americano".
.
Sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: "Afirmamos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales".
.
Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad.
.
Sueño que un día, incluso el estado de Mississipí, un estado que se sofoca con el calor de la injusticia y de la opresión, se convertirá en un oasis de libertad y justicia.
.
Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad.
.
I have a dream! ¡Yo tengo un sueño!
.
Sueño que un día, el estado de Alabama cuyo gobernador escupe frases de interposición entre las razas y anulación de los negros, se convierta en un sitio donde los niños y niñas negras, puedan unir sus manos con las de los niños y niñas blancas y caminar unidos, como hermanos y hermanas.
.
I have a dream! ¡Yo tengo un sueño!
.
Sueño que algún día los valles serán cumbres, y las colinas y montañas serán llanos, los sitios más escarpados serán nivelados y los torcidos serán enderezados, y la gloria de Dios será revelada, y se unirá todo el género humano.
.
Esta es nuestra esperanza. Esta es la fe con la cual regreso al Sur. Con esta fe podremos esculpir de la montaña de la desesperanza una piedra de esperanza. Con esta fe podremos trasformar el sonido discordante de nuestra nación, en una hermosa sinfonía de fraternidad. Con esta fe podremos trabajar juntos, rezar juntos, luchar juntos, ir a la cárcel juntos, defender la libertad juntos, sabiendo que algún día seremos libres.
.
Ese será el día cuando todos los hijos de Dios podrán cantar el himno con un nuevo significado, "Mi país es tuyo. Dulce tierra de libertad, a tí te canto. Tierra de libertad donde mis antecesores murieron, tierra orgullo de los peregrinos, de cada costado de la montaña, que repique la libertad". Y si Estados Unidos ha de ser grande, esto tendrá que hacerse realidad.
.
Por eso, ¡que repique la libertad desde la cúspide de los montes prodigiosos de Nueva Hampshire! ¡Que repique la libertad desde las poderosas montañas de Nueva York! ¡Que repique la libertad desde las alturas de las Alleghenies de Pensilvania! ¡Que repique la libertad desde las Rocosas cubiertas de nieve en Colorado! ¡Que repique la libertad desde las sinuosas pendientes de California! Pero no sólo eso: ! ¡Que repique la libertad desde la Montaña de Piedra de Georgia! ¡Que repique la libertad desde la Montaña Lookout de Tennesse! ¡Que repique la libertad desde cada pequeña colina y montaña de Mississipí! "De cada costado de la montaña, que repique la libertad".
.
Cuando repique la libertad y la dejemos repicar en cada aldea y en cada caserío, en cada estado y en cada ciudad, podremos acelerar la llegada del día cuando todos los hijos de Dios, negros y blancos, judíos y cristianos, protestantes y católicos, puedan unir sus manos y cantar las palabras del viejo espiritual negro: "¡Libres al fin! ¡Libres al fin! Gracias a Dios omnipotente, ¡somos libres al fin!"
.
Scriptum in memoriam et in laudem Martin Luther King.
.
Saludos.
.

19 comentarios:

Ericarol dijo...

Gracias por esto. siempre quise leer este famoso discurso. BESO ENORMEMENTE CANSADO.

Esther dijo...

Cornelivs gracias por poner el discurso ,me ha encantado leerlo.Estaría bien que ahora levantara el pobre la cabeza y que viera que su lucha no fué en vano del todo..Aun queda racismos y desigualdades sociales en muchos sitos,pero al menos son hombres libres.Poco a poco entre todos debemos poner nuestro granito de arena para que el sueño de este gran hombre se cumpla y sea el sueño de todos...LA IGUALDAD.

Besos

P.D.: a partir de mañana empiezan mis vacaciones y postearé menos en mi blog pero me seguiré pasando siempre que pueda por el tuyo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Cuidado que por decir cosas como las que dicen... en este puto pegan palos... y muchos. Hay apuestas de cuando se van a cargar al nuevo presidente americano, si éste es de color?
Saludos

Haideé Iglesias dijo...

Así va a ser, así será, así es... una afirmacíon, esta última que llena el interior de uno con tanta fuerza que nada, ni la más mínima duda enturbia su consecución. La libertad está en nuestro interior, la libertad es amor, si llenamos nuestro interior con dudas y resentimientos y pensamos que no va a poder ser, ya estamos sembrando el camino para los que quieren que todo siga igual. Cambia tú y cambiará tu entorno... Un carinoso abrazo.

loslibros dijo...

Un hombre que nunca debe de ser olvidado, pero que muchos solo se acuerdan en los aniversarios.
Buen blog.

el huerfano piano dijo...

Gracias por poner el discurso: precisamente hoy escribi sobre deseos uno de ellos y en otros posts míos hablaban de parar el racismo....solidarse mas con aquellos, como yo, por ejemplo, que a menudo me condicionan por mi nacion o religion, todo es igual pueden hasta llegar a admirarte hasta que "metes la pata" y conocen mis raices.

Hablan de igualdad, es hora de practicarla

Gracias a ti y a gente como tu esepro que se podra hacer

un beso enorme

DianNa_ dijo...

Me ha gustado poder leer el discurso, muchas gracias.

Espero, tengo la esperanza de que el sueño de que acabe el racismo y las desigualdades, del tipo que sean se cumpla algún día... de momento es sólo un tópico, una utopía.

Besos y felicidades por tan ENORME post (enorme en cuanto a contenido, no a extensión) :)

ave de estinfalo dijo...

hola
saludos
me gusto el discurso nunca lo habia leido...
:S

pero siempre hay una primera vez

sale me retiro

saludos desde durango mexico

byE

CORNELIVS dijo...

ERICAROL,
ESTHER,
DIANNA
AVE DE ESTINFALO:

Me alegra que os guste este discurso. Creo que el mensaje de igualdad que tenia Luther King sigue siendo necesario. Un beso para todas.

HIPERION:
Gracias a los dioses tenemos libertad de expresión, amigo; mas vale morir de pie expresando lo que siento que vivir de rodillas y amordazado. Un cordial saludo.

HAYDEE:

Me ha gustado mucho tu comentario y me ha hecho pensar. Un beso.

LOS LIBROS:
Muchas gracias por tu visita y bienvenido!

HUERFANO PIANO:
Gracias amiga,yo tambien tengo esa bella esperanza. Un beso.

amig@ mi@ dijo...

Con esta proclama en pro de la igualdad, hoy le tendiste una mano a su memoria y a su causa.
No lo había leído. Gracias por darme esta oportunidad y como siempre ...
Me quedo con párrafos y frases ;)
Besos

CORNELIVS dijo...

AMIG@ MI@: Gracias a ti.

Y llevas razón. El olvido es el peor enemigo de las causas justas, por ello creo que es conveniente recordar de vez en cuando, para que el mensaje siga siendo un norte o una guia. Aunque, como podrás suponer, el post de hoy no se refiere solo a la raza negra, sino a todas las razas oprimidas que haya en el mundo.

Un beso.

Isa dijo...

La libertad es un derecho con el que nacemos y que no siempre es respetado, avanzamos, pero nunca es suficiente y no solo por los colores de nuestra piel. Hay niños y muejeres de todos los colores que solo por ser lo que son estan dejados de la mano de Dios y de las personas, esas personas que agarran la bandera de la libertad y los derechos humanos solo de palabra y no de hechos verdaderos.
Yo abogo por la libertad de colores, sexos y edades.
Aun soy joven y sueño con ver mas cambios en el mundo.

Sigo quedandome con la boca abierta por tus post.

Besos

María dijo...

Y yo que pensaba que estaba puesta tu despedida porque venía a tu blog pensando en que no tardarás en irte de vacaciones, así que me he alegrado no ver ningún escrito despidiéndote porque me oducen un poco de tristeza aunque sea sólo por unos días.

Gracias te doy por ponernos este discurso y no el de tu despedida.

Un beso, amigo mío.

María dijo...

... me comí letras y en esa palabra que ves tan rara jaja quise decir producen.

CORNELIVS dijo...

ISA: Yo abogo por lo mismo, no solo es cuestion de tener convicciones sino de luchar por ellas tmbien! Un beso.

MARIA: Ya me queda uno o dos dias, pero volveré pronto, y antes me despediré.
Un beso.

Silvia dijo...

¿Como estas ?, paso para saludarte , y para decirte que te he dejado un regalo-premio en mi blog , en este caso no es en el de " Amor a las rosas" , que ya lo conoces , sino el de " Amaneceres ", pasa a buscarlo cuando desees . Perdoname por no leer hoy el post , pero tengo la vista cansada , emepece a leer y no pude terminar , asi que en otro momnto paso a leer completamente . Besos .

María dijo...

O sea que todavía podremos seguir leyendo más posts en tu blog antes de la despedida ... ¡¡¡¡¡biennn!!!

Besos.

ALAS DE MI LIBERTAD dijo...

me encanta todo lo que hable de libertad,a este ser humano le he admirado toda mi vida,me encanta este discurso,gracias por darme la oportunidad de leerlo,besos amigo

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

El tiempo y el espacio, hicieron un lugar eterno para estas palabras sabias, que han trascendido y trascenderán las generaciones.
Saludos