"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

sábado, 23 de agosto de 2008

Lágrimas

-Niño, sécate las lagrimas y no llores, que eso es de mujeres.
-¡Se fuerte, chico! ¿No te da vergüenza llorar para que piensen que eres una nena?
-¡Habráse visto! ¡Pero si está llorando!

Frases como éstas fueron un ingrediente común y habitual en la epoca de mi niñez. Incluso recuerdo un suceso real: en cierto entierro presencié a un padre regañandole a su hijo (conocido mio) que estaba llorando desconsoladamente porque habia perdido a su madre. A fuerza de tanto repetirlas, muchos niños de aquella epoca aprendimos (aunque a mí me costó una enormidad) a controlar nuestras emociones, y a no derramar lágrimas ¡habia que ser muy hombre!. Triste aprendizaje aquel. Ya se juntara el cielo con la tierra, o ya aconteciera la tragedia más horrible que uno pudiera imaginarse, habia que ser duro, pero duro de película, y mantenerse sereno y frio, o al menos aparentar que lo estabas. No dejaba de sorprenderme que a las mujeres y a los ancianos se les dejaba llorar, y se les mimaba y consolaba; pero a los hombres y a los niños no. ¿Por qué? Yo veia aquello como hipócrita y antinatural.

Cuando crecí y empecé a madurar un poquito (13-15 años) me rebelé contra esta arcaica filosofia y comencé a derribar poco a poco todos los muros que me impedian expresar mis sentimientos. Me alegré enormemente de ello, ya lo creo.

Pero me tropecé con un problema: a fuerza de tanto controlar el llanto, llega un momento en el que se te olvida como llorar. Es muy triste no tener el consuelo de poder llorar; un buen llanto desahoga el dolor, alivia las penas y refresca el alma; y aunque no te quite el problema, uno se siente mejor, más desahogado. “¡Coño, que es muy normal llorar!”, pensé un buen dia; pero me di cuenta de que no sabia hacerlo.

En mi corazón tengo muchas cicatrices que, algunas veces, sangran y duelen mucho, motivadas por acontecimientos de índole familiar (ya anticipé algo en Añoranzas II, -haced click-, y presencié muchas escenas que el niño que yo era entonces, maldita sea, jamás debió de presenciar) que dejan herida en el corazón y un recuerdo imborrable.
.
Te casas, tienes tus hijos y eres feliz. Si, Cornelivs, todo eso está muy bien. Pero, ¿y los fantasmas de tu pasado anterior? ¿Los has superado ya, los has asumido? Pienso que si, y el tiempo es el mejor medico cirujano para estos casos. Pero lo que no puedo evitar es que algunas veces, sobre todo por la noche, con la oscuridad llegan los fantasmas del recuerdo, aunque intento ahuyentarlos; la herida se reabre, y sangra. Tengo ganas de llorar y no puedo. O mejor dicho, lloro, claro que lloro, pero lo hago por dentro, toda mi alma tiembla y siento como si todo el peso del universo cayera sobre mí.

Mis ojos se humedecen muy ligeramente, pero no saben derramar lagrimas de agua, solo derraman lagrimas secas. Me siento fatal.

Y aunque no es cuestión ahora de convertirse en una plañidera profesional, estoy aprendiendo a llorar de nuevo. A solas, cuando nadie me vea.

Saludos.

.

17 comentarios:

ave de estinfalo dijo...

hola
saludos
asi pasa, bueno a mi no me enseñaron eso, nunca me dijeron que no gritara, que no llorara pero no se porque me da verguenza gritar y llorar.
asi que nunca grito ni lloro.
siempre me aguanto aunque por dentro me este desbaratando
por fuera aparento que no pasa nada.
la unica vez que me vieron llorar fue cuando se murio mi abuelito, y yo ni lo conocia jajaja

sale me retiro
cuidate mucho

y saludos y besos desde durangote

SUSANA dijo...

Querido Amigo:

Si acaso no hubiera elegido escribir sobre mujeres, sin duda mi segunda opción hubiera sido escribir sobre ustedes, los hombres, y con el más absoluto respeto. Finalmente soy esposa de un caballero y madre de otro.

Tu excelente y muy emotivo post me puso a pensar, como muchas veces antes, respecto de la educación que recibieron y qué difícil debió ser "disciplinar" los sentimientos. Cómo si llorar fuera cosa de mujeres débiles y sensibles!

Para acortarte toda perorata: espero que alguna vez puedas llorar las lágrimas que te quedaron pendientes. Todos, absolutamente todos amigo, merecemos el consuelo de llorar. Pocas cosas son más crueles que negarnos ese derecho.

Afortunadamente hoy la masculinidad se demuestra de otras formas, las legítimas.

Recibí un enormísimo abrazo y también mi felicitación por tocar un tema tan importante!

Gizela dijo...

Las lagrimas son importantes, lavan heridas, lavan alma.
Dar una " buena llorada" para mi es como para las gatas que se lamen sus heridas..es curativo.
Pero no eres el único hombre con ese problema, la vieja educación dejó a muchos hombres marcados, con el absurdo de...los hombres no lloran.
Un abrazoooo
Gizz

La sonrisa de Hiperión dijo...

"¿No te da vergüenza llorar para que piensen que eres una nena?"
Llorar es lo que tenemos los débiles de espíritu pero duros de alma.
Saludos amigo!

amig@mi@ dijo...

Una vez oí que todo lo que hay en el cuerpo humano sirve para algo, tiene una función, y si las lágrimas en el hombre no la tuvieran, te aseguro que la naturaleza las hubiera borrado.
Suerte con tu aprendizaje, pero empieza por llorar de alegría, es más facil y bonito.
Besos

Oteaba Auer dijo...

Que a gusto se queda uno depues de un buen llanto..dejar fluir las lágrimas; es la expresión del llanto de espíritu que a veces no nos es posible expresar...Recuerda que los niños no lloran y las niñas no juegan a la pelota:)
Un beso

Jeanne dijo...

Lo que cuentas es muy cierto y muchos, pero muchos hombres, están afectados por esa carencia.

Hace un tiempo vi un reportaje sobre talleres que se llevan a cabo con hombres que quieren recuperar su capacidad de llorar.

Fue impresionante.

Se realizan en plena naturaleza y con participantes con perfiles de todo tipo. Había un bombero, un policia, dos camioneros, un conductor de grua, un abogado,...

Todos tenían algo en común, la prohibición desde su infancia de mostrar sus sentimientos con el llanto.

Tras un fin de semana de terapia común, uno a uno fueron logrando abrir su corazón y llorar...llevaban 30 y 40 años sin hacerlo...

Fue muy dulce y sumamente emotivo.

Buen viaje hasta el fondo de tu alma donde reside tu verdadero yo, el que más siente, el que poco a poco va a aprender a llorar...

Anónimo dijo...

Sobre las cosas de la vida, cuanto más lloramos por ellas, menos merecen nuestras lágrimas, y cuanto menos lágrimas derramadas por ellas, más deberíamos penar por alcanzarlas.
San Agustín,
Confesiones (397)

Chencho dijo...

Reivindico el derecho a llorar de los hombres!!
Algo que nos ha dado nuestra propia naturaleza no nos lo puede quitar una cultura machista.
Cierto es que tenemos que reaprender y sobre todo tenemos que "pasar" de lo que piensen los demás.
Un saludo.

Vane dijo...

A veces pasan cosas que nos obligan a crecer antes de tiempo, y hacernos responsables de cosas que no nos corresponden, todo eso tarde o temprano pesa, duele.

Ojalá puedas sacar todo eso, y llorar más para aliviar el alma, pero si te ven no pasa nada, ojalá te vean, así se daran cuenta que sos un gran hombre.

Un saludo!

Esther dijo...

Cornelivs es bueno llorar y menos mal que te revelaste ante la creencia de que un hombre no ha de llorar. Tenéis los mismos sentimientos que nosotras,sois humanos y el ser humano sufre y lo expresa.Eso parece que se vaya olvidando algo ,al menos no se ve tan mal como antes.
Recuerdo cuando murió mi abuela por parte de padre que yo lloraba desconsolada a todas horas y mi padre el pobre no lloraba por eso mismo por lo que le habian enseñado, y un día me dijo ¿qué te crees que porque yo no llore como tu no siento su pérdida? claro que la siento..

Y la sentía ,le vi los ojos humedecidos pero reteniendo la lágrima..

Dan rabia esas costumbres y creencias antiguas de verdad, y bueno si alguna vez necesitas llorar en compañía tienes mi hombro para llorar, no lo dudes.

Muchos besos

Queiles dijo...

Me acabo de acordar de esta canción de Luis Pastor a duo con Miguel Rios:

Lágrimas de rabia
Lágrimas de alegría
Lágrimas de cada día
Lágrimas de a dos
Lágrimas de impotencia
Lágrimas de dolor
Lágrimas de duelo
Lágrimas de niño
Lágrimas de frío
Lágrimas de cariño

Lágrimas de exilio
Lágrimas de hielo
Lágrimas de olvido
Lágrimas de miedo

Lágrimas de hambre
Lágrimas de miseria
Lágrimas de suplica
Lágrimas de guerra
Lágrimas de angustia
Lágrimas de plañideras
Lágrimas del sí y el no
Lágrimas de la belleza

Puedes olvidar
Con quien has reído
Pero nunca olvidaras con quien has llorado

CORNELIVS dijo...

AVE: Pues es malo aguantarse, que me lo digan a mi! Saludos.

SUSANA: Mi querida amiga Susana, gracias de todo corazón.

Dices: "qué difícil debió ser "disciplinar" los sentimientos", y tanto que fue dificil, yo creo que ademas fue cruel. Gracias por tu comprensión, por tu amistad, y por estar ahí. UN ABRAZO ENORME.

GIZELA:
OTEABA AUER:
Gracias por vuestros comentarios y buenos deseos! Si, la masculinidad se demuestra hoy por otra vias, afortunadamente...en fin, es cierto que esto es una losa "arrastrada", como tantas otras...espero que con el tiempo se deshaga. Un monton de besos para ambas.

HIPERION: Asi es, duros de alma... ¡Un saludo!

AMIG@ MI@: Ya lo creo que es mas bonito, y mucho mas dulce y terapeutico. ¡Un beso!

JEANNE: ¡Bienvenida! Gracias por pasarte por mi blog. Me hubiera gustado ver ese programa. Un saludo.

ANONIMO: No me gustan los comentarios "anonimos", de todos modos muchas gracias por la cita y por tu comentario. Un saludo, seas quien seas.

CHENCHO: Y yo tambien lo reivindico! Un saludo.

VANE: ¡Gracias preciosa! Dices que "a veces pasan cosas que nos obligan a crecer antes de tiempo, y hacernos responsables de cosas que no nos corresponden, todo eso tarde o temprano pesa, duele." ¡Diana! 10 puntos, acertaste. Un beso enorme.

ESTHER: Mi fiel e incansable Esther, gracias de corazón. Un beso.

QUEILES: Gracias por la letra de esa canción, no la conocia, pero la buscaré. Un cordial saludo.

Juan Luis dijo...

Hola.

Yo creo que llega un día en el que derramamos todas las lágrimas que nos guardamos en otras ocasiones; esas lágrimas permanecen dentro de nosotros esperando salir, esperando a que lleguen esos fantasmas que nos las arranquen.

Saludos.

amelche dijo...

Precisamente hace unos días leía en el blog de Tanginika http://tanginika.blogspot.com/ unos artículos que copió de unas revistas y reflexionaba sobre el hecho de que todavía hoy en día en EEUU (donde ella vive) la sociedad da por buenas esas frases de: "los niños no lloran" o "eres una niña y no puedes jugar con pistolas" y nadie parece extrañarse por ello. No sé si hablas inglés (los artículos están en inglés), pero es algo interesante para plantearnos por qué seguimos transmitiendo los mismos estereotipos.

María dijo...

Eran los falsos tópicos que había antes en un mundo machista, donde los niños o los hombres no podían llorar porque sino se les consideraban débiles y ellos debían de dar ejemplo, sobre todo, ante las mujeres.

Me parece una auténtica barbaridad reprimir los sentimientos, sin distinción de sexo ni de raza ni de nada, y si una persona tiene deseos de llorar lo debe hacer en el momento en que lo sienta, porque reprimirse no es nada bueno, además, yo lo veo totalmente imposible, te lo digo porque yo soy una persona muy llorona, y en cualquier momento que me siento dolida mis lágrimas salen al exterior fluyendo como un verdadero manantial, para lo cual, no sé cómo lo podrías haber hecho tu, el reprimirte las lágrimas, porque yo muchas veces lo he intentado para no llorar delante de las gente y tengo que decirte que me resulta totalmente imposible, no puedo, y es que también nos avergonzamos llorar delante de todos y si lo pensamos bien ¿qué hay de malo en ello? ¿es malo expresar lo que se siente? ¿por qué nos avergonzamos? son preguntas que no llego a alcanzar la respuesta, no sé tú.

Te deseo una feliz tarde.

Un beso.

el huerfano piano dijo...

ojala pudiera llorar
las lagrimas alivian, limpian, a veces hasta perdonan