"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

lunes, 2 de junio de 2008

Añoranzas (y II)

Al dia de hoy no me quejo, pues no ignoro que la vida hasta ahora se ha portado bastante bien conmigo y doy gracias a los dioses por ello. Pero cada ser humano es hijo de su pasado, y de sus circunstancias. Mi alegre niñez (a la cual me referí en mi anterior post Añoranzas), se esfumó a partir de los 13 o 14 años, justo cuando comencé a madurar y a percibir la realidad desnuda, tal cual era. Mis padres desde hacia años no se llevaban bien. La triste realidad y la comprensión del problema me golpearon de improvisto en la cara y en el alma donde más me dolia y se me vino encima como una pesadísima losa. Adiós para siempre a los juegos de mi niñez, a mi candidez, a mi inocencia. Adiós a mi alegría. El entorno familiar, duro, y más para el niño que yo era entonces, me dejó el corazón lleno de cicatrices y de heridas que algunas veces, sin yo querer, se reabren y sangran.

Mi receta para sobrellevar aquello consistió en huir hacia adelante, aunque fuera con el corazón hecho añicos; me refugié en el estudio, que era mi evasión. Se trataba de pasarlo lo menos mal posible y de que la mente estuviera ocupada como fuese, teniendo a raya mi gran imaginación; así que el mejor antídoto para combatir la “depre” consistía en darle a la máquina de escribir hasta que echase humo, ó la lectura; y sobre todo en una ración doble de estudio (¡no sufras, estudia!, me decía a mi mismo una y otra vez). Así pasé, sin ningún tipo de problema, por el bachillerato y por la Universidad en mi adorada Sevilla, mientras que simultáneamente el corazón estaba hecho jirones. Seguía luchando de rodillas y sangrando, pero luchando. Soledad y mucho Séneca en mis ratos libres.

Mientras que todos mis compañeros deseaban que llegase Junio para gozar de las vacaciones en sus pueblos, yo, sin embargo, deseaba que llegara Octubre para irme a Sevilla. ¡Cuántos cafés con Casi, Estanis, Manolo, y Paco en el Bar San Fernando, enfrente del Rectorado, justo al lado de la Puerta de Jerez! Eran mis “médicos”, además de mis amigos, y tengo la inmensa suerte de que aún cuento con su amistad.

No deberíamos de mirar el pasado; pero es inevitable que de vez en cuando se convierta en una especie de mosca cojonera que te amarga un poco.

Con el tiempo, y tras una pesada “digestión” que duró años, todo se supera o digiere (”incluso hasta después del llanto mas sublime acaba uno sonándose las narices”, que decía Confucio). Al final...vencí, y conseguí regresar de la batalla. Conocí a la que ahora es mi mujer, me casé, vinieron mis hijos y encontré con ello la paz emocional.

Ahora trato de revivir esa adolescencia perdida a través de mis hijos, e intento y procuro que tengan ese ambiente familiar cálido y de paz del que yo carecí. Pero, aunque siempre me quedará mi feliz primera niñez para recordar, no ignoro que por muy bien acompañado que esté ahora como de hecho lo estoy (y últimamente aún mas, con mis estimados amigos de este blog); por mucho que ames a los tuyos y éstos te correspondan, y por muy bien que te trate la vida, siempre habrá un pequeño rincón de mi corazón en el que seguirá haciendo frío.

Saludos.

11 comentarios:

B. Laplante dijo...

¿Verdad que sienta bien escribir? El diálogo que cada uno de nosotros solemos mantener con nosotros mismos se hace más explícito cuando lo escribes.
Yo no era partidario de los blogs, en el aspecto de compartir lo que escribes, más bien en el de mantener un diario personal y que "a veces", y sólo a veces, puedes elegir hacerlo público ante personas desconocidas evidentemente.
Escribir sobre uno ayuda.
Me gusta leerte de vez en cuando, querido César, y es entrañable cómo te desnudas ante los demás y la filosofía que desprendes, que es precisamente lo que me atrae.
Yo dejé de usar mi blog hace un par de años, principalmente porque acabé escribiendo pensamientos muy ìntimos que ni siquiera a un desconocido "por precaución" quería que leyese.
Ahora tengo uno nuevo al cual no sé qué utilidad darle, pero de momento me parece un medio para filosofar con personas como tú.

"Ave Publio Cornelivs Caesar"

CORNELIVS dijo...

Estimado b. laplante: muchas gracias por leer mi humilde diario, es para mi un honor contarte entre mis lectores. Te agradezco tu sinceridad. Yo, lo unico que pretendo es que el ser humano sea eso, un ser humano, en el mejor y mas bello sentido de la palabra. Si en el mundo hay mucha soledad... ¿por que no comunicarnos con los demas? Cuando dos solitarios se conocen, la soledad empieza a desaparecer.

Y sobre todo, como veras en mi perfil, porque me gusta la gente autentica, sin careta.

Gracias de nuevo, y bienvenido a esta tu casa.

Un cordial saludo.

mi despertar dijo...

consistió en huir hacia adelante,


bella forma de escribir....mucho mejor que escapar.

Saludos desde el sol

Marco Marlon dijo...

Huir hacia adelante ¿Es escapar?

Miry dijo...

Shhh, no hay más huida que aquella en la que el alma levita por un camino...sin pisar fuerte...


Tú decidiste pisar fuerte a pesar de levantar polvo



Un saludete

CORNELIVS dijo...

marco: gracias por tu visita. Creo que huir hacia adelante tambien es una "forma" de escapar.
Despertar: gracias de nuevo, te he dejado un comentario en tu blog.
Miry, siempre tan inteligente y tan sensible... el caso es que me hubiera gustado pisar normalmente, entiendes? tambien salen grietas de tanto pisoton, pero bueno! una experiencia más, no? Ahora no me cambiaría por nadie.

Saluddoooooossss a todos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Ave, Caesar, morituri te salutant". No era asi? Las aves del César se mueren de salud... Pues a lo mejor quieres decir que cada uno tiene un interpretación y que sin llegar a conocer a fondo, cada circunstancia (cada superlativo) los caminos, ni se andan, ni se levitan, ni se escapan de ellos. Los caminos, solamente, son caminos. Mirar las huelas es fácil. Lo difícil es convivir con ellos, sin permitirnos el lujo de dar interpretaciones de frases ajenas que a lo mejor no comprendemos.
Saludos a todos.

CORNELIVS dijo...

La traducción era: "Ave cesar, los que van a morir te saludan".

Y si, se pueden dar muchas interpretaciones; pero cada uno (y solamente el) sabe el daño que le causó tal o cual acontecimiento, y, efectivamente, lo dificil es convivir con eso.
Saludos

ALAS DE MI LIBERTAD dijo...

Que verdad tan grande dices en este escrito, yo como tu también he sufrido de distinta forma y de distinta manera y la gente te dice olvídalo y yo digo ¿como puedo olvidar? algo que llevo clavado en lo mas profundo de mi alma, no lo consigo aunque si he conseguido vivir con ello, precioso post y muy profundo a mi me ha llegado al fondo del corazón, te dejo un fuerte abrazo me ha encantado este escrito

CORNELIVS dijo...

Gracias a tí. Y yo me pregunto: ¿por que somos tan desconfiados los unos con los otros, por qué nos cuesta tanto comunicar nuestros sentimientos? ¿Por qué no les damos a los demas un voto de confianza? ¿Por qué esta sociedad tan estresante nos aparta a unos de otros? Prefiero creer que la buena gente (lee mi post "bonus personnae" y me comprenderás mas aun) aun existe, y creo en el enriquecimiento mutuo, a través del dialogo.

Otro saludo muy afectuoso para ti.

Haideé Iglesias dijo...

El pasado también se supera, de hecho es tan necesario como respirar... Las querencias pueden ser tan pegadizas que haste el dolor se hace amigo y uno no se dá cuenta... si hasta al dolor nos apegamos... viene, es como el agua que encuentra cualquier rendija, o el aire que empuja hasta que entra... pero si crees que en algo puede valer mi palabra, te aseguro que se deshace el entuerto, y uno se libera, poco a poco si, pero se libera... comienza entonces la luz y la visión serena y sabia del que ya no necesita sufrir para creer que está vivo... ¿me expliqué?.Se dan por hecho tantas cosas que son sólo ficción, digo ficción porque son producto de nuestros pensamientos...otra vez pregunto ¿me expliqué? Un fuerte abrazo y ánimo :)