"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

domingo, 28 de septiembre de 2008

Carta abierta a mi amigo Edgardo.

El comentario que nuestro amigo Edgardo hizo a mi post de ayer La soledad del Abogado, me ha movido hoy a contestarle. Como la contestación es algo larga, he pensado hacer un post sobre este tema. Lo haré en forma de carta abierta.

Mi querido amigo Edgardo:

En primer lugar, quiero agradecerte tus palabras de afecto y tus elogios hacia mi (que no merezco), al llamarme excelente persona. Gracias, insisto, por el buen concepto que tienes de mí. El sentimiento es reciproco, tu si que debes de ser, de veras, una excelente persona.

Ya añoraba yo esta pequeña batalla dialéctica amistosa que vamos a tener. Pero creo que lo que "prima facie" pudiera parecer un furibundo ataque a la abogacia por tu parte, yo no lo veo como tal. Yo solo contemplo la indignación de una buena persona de nobles sentimientos y de altas miras que observa situaciones asquerosamente injustas, y en consecuencia, habla con la justa indignación con que lo haces tu. Te comprendo. Y tranquilo, ni te has excedido ni me has ofendido, todo lo contrario: sabes que me gusta enormemente tu sinceridad. Además, yo voy por otro camino, sigo mi propia senda.

Sabemos de sobra que ninguna obra humana es perfecta. En este mundo en el que vivimos hay personas absolutamente bellas de corazón y de alma, y otros individuos despreciables. ¿Cierto? Pues en la Justicia, que al fin y al cabo tambien es obra humana, sucede lo mismo, hay de todo; Abogados con ética en su corazón que persiguen fines nobles, y otros que solo piensan con el interes y la codicia, que persiguen fines menos nobles, por decirlo benignamente.

Por tu comentario deduzco que has presenciado muchas veces juicios en tu pais, mi admirada Argentina. Ignoro como será el sistema judicial de allí, con lo cual en ese aspecto estoy completamente a oscuras. Por ello te hablaré del sistema español, que es el que conozco.

Efectivamente, la Ley es susceptible de tener diversas interpretaciones, y algunas veces es cierto que por un punto o por una coma el sentido puede cambiar totalmente. Pero te informo de que una de las fuentes del Derecho (y no por ello menos importante) es la Jurisprudencia, es decir, las Sentencias de nuestro Tribunal Supremo: o sea, la doctrina que de modo reiterado establece dicho Tribunal a la hora de interpretar y aplicar la Ley. Es decir, muchas veces los criterios de los Juzgados son muy diferentes y hay una gran disparidad de ellos; ante asuntos idénticos es muy posible que un Juez de Lérida no piense lo mismo que uno de Cádiz; si apelamos, vamos a las Audiencias Provinciales, que ya van unificando criterios; y de allí al Tribunal Supremo, que ya fija un criterio único para todo el país, quiero decir, en cuanto a la “interpretación” que hay que hacer de la Ley, y que luego vincula a todos los Tribunales. La pirámide jerárquica es esta: Juzgados de 1ª Instancia – Audiencias Provinciales – Tribunal Supremo. Ello reduce sensiblemente las diferentes interpretaciones a las que podemos acogernos para conseguir los fines que pretendamos (nobles o mundanos). Si algún Abogado me dice que el articulo X de tal cuerpo legal permite “tal cosa”, yo le contestaré inmediatamente diciendo que nuestro Tribunal Supremo tiene dicho reiteradamente todo lo contrario.

En nuestro derecho hay una llamada general a la buena fe. Articulo 7 del Codigo Civil español, te lo cito literal: “1. Los derechos deberán ejercitarse conforme a las exigencias de la buena fe. 2. La Ley no ampara el abuso del derecho o el ejercicio antisocial del mismo. Todo acto ú omisión que por la intención de su autor, por su objeto, o por las circunstancias en que se realice sobrepase manifiestamente los limites normales del ejercicio de un derecho, con daño para tercero, dará lugar a la correspondiente indemnización, y a la adopción de las medidas judiciales o administrativas que impidan la persistencia en el abuso”.

Hablas también, estimado amigo, de que muchos abogados con insuficiente prueba o sin testigos, usan de su pericia para armar una causa y una prueba. Permiteme que te diga que en España, el que pretende algo, el que tiene una pretensión, ha de probarlo; el “onus probandi” impone al actor la carga de probar los hechos constitutivos de su pretensión, y ha de probarlo cumplidamente; y los jueces no son tontos, saben cuando hay prueba consistente y solida, y cuando la prueba es vana como una cortina de humo. Además, no se admite toda prueba, los medios de prueba estan tasados, pues básicamente hay cuatro: documentos, testigos, interrogatorio de la parte, pericial. Y un quinto: las presunciones, que consisten en deducir un hecho consecuencia de un hecho base, pero, ojo, siempre que el hecho base esté plenamente probado. Si no la presunción no funciona.

Y en cuanto a la culpabilidad o inocencia, aquí en España la “presunción de inocencia” impone al Juez la obligación de absolver al encausado ante el más mínimo asomo de duda. Para enervar (destruir) la presunción de inocencia, tiene que haber prueba de cargo sólida, muy basada, en base a la cual el Juez llega a la absoluta convicción o certeza de la culpabilidad de esa persona. Insisto: ante el más mínimo asomo de duda razonable, se impone la absolución. Es una practica común que se base en este aforismo: “Ante la duda, más vale absolver a un culpable, que condenar a un inocente”. Ese axioma es utilizado constantemente en nuestros Tribunales a traves de millones de Sentencias. Constantemente. Ya lo decia Cervantes: que en caso de duda había que optar por la misericordia, “…pues no es mejor la fama del Juez riguroso que la del compasivo”. La ley cuida de perseguir al delincuente: pero le preocupa, aún más, salvaguardar al inocente.

Y si una persona carece de medios económicos para litigar, la Ley no se olvida de ella. La Ley 1/1996, de 10 de enero, de Asistencia Jurídica Gratuita, y su Reglamento, aprobado por Real Decreto 996/2003, de 25 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de asistencia jurídica gratuita, permiten que la persona económicamente débil pueda gozar de los mejores medios y Abogados hasta agotar las máximas instancias judiciales, es decir, puede llegar hasta el Tribunal Supremo.

Si el asunto no sale como esperas, siempre puedes recurrir a la Audiencia Provincial, y de allí al Tribunal Supremo. Hay medios de defensa.

En cuanto a la corruptela consistente en los fraudes y las argucias que muchos Abogados usan en la practica ante los Tribunales, permiteme que te transcriba el Art. 247 de la Ley de Enjuciamiento Civil española, que regula la practica de los Tribunales, y que se refiere directamente a nosotros, los Abogados: "1. Los intervinientes en todo tipo de procesos deberán ajustarse en sus actuaciones a las reglas de la buena fe. 2. Los tribunales rechazarán fundadamente las peticiones e incidentes que se formulen con manifiesto abuso de derecho o entrañen fraude de ley o procesal. 3. Si los tribunales estimaren que alguna de las partes ha actuado conculcando las reglas de la buena fe procesal, podrá imponerle, de forma motivada, y respetando el principio de proporcionalidad, una multa que podrá oscilar de 180 a 6.000 euros, sin que en ningún caso pueda superar la tercera parte de la cuantía del litigio. Para determinar la cuantía de la multa el tribunal deberá tener en cuenta las circunstancias del hecho de que se trate, así como los perjuicios que al procedimiento o a la otra parte se hubieren podido causar. 4. Si los tribunales entendieren que la actuación contraria a las reglas de la buena fe podría ser imputable a alguno de los profesionales intervinientes en el proceso, sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado anterior, darán traslado de tal circunstancia a los Colegios profesionales respectivos por si pudiera proceder la imposición de algún tipo de sanción disciplinaria."

Que tengan cuidado los Abogados incompetentes o poco serios, pues he aquí el articulo 467 de nuestro Código Penal: "1. El abogado o procurador que, habiendo asesorado o tomado la defensa o representación de alguna persona, sin el consentimiento de ésta defienda o represente en el mismo asunto a quien tenga intereses contrarios, será castigado con la pena de multa de seis a doce meses e inhabilitación especial para su profesión de dos a cuatro años. 2. El abogado o procurador que, por acción u omisión, perjudique de forma manifiesta los intereses que le fueren encomendados será castigado con las penas de multa de doce a veinticuatro meses e inhabilitación especial para empleo, cargo público, profesión u oficio de uno a cuatro años. Si los hechos fueran realizados por imprudencia grave se impondrán las penas de multa de seis a doce meses e inhabilitación especial para su profesión de seis meses a dos años."
.
Además, el cliente puede denunciarlo ante su Colegio Provincial, y el Abogado tendrá que dar explicaciones de su actuación.
.
En cuanto a los Jueces, te ruego que le eches un vistazo a estos textos legales de nuestro Código Penal, que son un serio aviso para los jueces que se equivocan “sin querer”, o “queriendo”: "Artículo 446: El Juez o Magistrado que, a sabiendas, dictare sentencia o resolución injusta será castigado: 1º) Con la pena de prisión de uno a cuatro años si se trata de sentencia injusta contra el reo en causa criminal por delito y la sentencia no hubiera llegado a ejecutarse, y con la misma pena en su mitad superior y multa de doce a veinticuatro meses si se ha ejecutado. En ambos casos se impondrá, además, la pena de inhabilitación absoluta por tiempo de diez a veinte años.2º) Con la pena de multa de seis a doce meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis a diez años, si se tratara de una sentencia injusta contra el reo dictada en proceso por falta.3º) Con la pena de multa de doce a veinticuatro meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de diez a veinte años, cuando dictara cualquier otra sentencia o resolución injustas. Artículo 447: El Juez o Magistrado que por imprudencia grave o ignorancia inexcusable dictara sentencia o resolución manifiestamente injusta incurrirá en la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de dos a seis años. Artículo 448: El Juez o Magistrado que se negase a juzgar, sin alegar causa legal, o so pretexto de oscuridad, insuficiencia o silencio de la ley, será castigado con la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis meses a cuatro años. Artículo 449: 1. En la misma pena señalada en el artículo anterior incurrirá el Juez, Magistrado o Secretario Judicial culpable de retardo malicioso en la Administración de Justicia. Se entenderá por malicioso el retardo provocado para conseguir cualquier finalidad ilegítima. 2. Cuando el retardo sea imputable a funcionario distinto de los mencionados en el apartado anterior, se le impondrá la pena indicada, en su mitad inferior."
.
Pero no solo son palabras escritas: ¡afortunadamente se cumplen! Con frecuencia, salen a la luz pública casos de Abogados que han ido a prisión, y de jueces expulsados de la carrera judicial, y es bueno que la maquinaria de la justicia se purgue y expulse de su seno a sus miembros putrefactos, o poco preparados. Me parece perfecto.
.
Equivocarse se puede equivocar cualquiera. Pero equivocarse a conciencia, o por un soberano despiste es absolutamente odioso y asqueroso. Deduzco que en tu país has presenciado juicios que han dado lugar a situaciones injustas, situaciones que hacen que te hierva la sangre, con culpables en la calle e inocentes en la cárcel. Deduzco que tu comentario proviene del entorno que has visto. Te comprendo bien, y aplaudo tu enojo ante estas situaciones. A los abogados de los que hablas en tu comentario los llamas “cuervos”. Yo voy a utilizar un adjetivo mas duro: “lobos carroñeros”. Astutos y perversos, sin el más mínimo asomo ético, y siempre actuando en fraude de Ley. Y puede que de vez en cuando encuentren a algún juez incauto que caiga en sus redes. Bueno, estoy de acuerdo contigo en que hay que huir de ellos como de la peste, y procurar que todos ellos acaben donde deben de estar: en la cárcel, o al menos expulsado de su Colegio. Una vez vi en un juicio a un abogado que le preguntaba a su cliente, y que no hacia sino guiñarle los ojos para que contestara en uno ú otro sentido. Cuando el juez se dio cuenta, el “regaño” que le echó fue humillante, y se lo tenia merecido. Aquí en España lo tendrian mucho más difícil: "Art. 6 del Código civil. Los actos realizados al amparo del texto de una norma que persigan un resultado prohibido por el ordenamiento jurídico, o contrario al mismo, se considerarán realizados en fraude de ley y no impedirán a debida aplicación de la norma que se hubiera tratado de eludir”.
.
Es lógico sufrir ira ante tales injusticias. Reitero que te comprendo. Este comentario tuyo, me reafirma aún mas en la necesidad que tiene el mundo de buenos abogados, de profesionales con ética, con principios morales.
.
En cuanto a las situaciones que denuncias en tu comentario, me dices, con razón: “yo no creo en este tipo de Justicia”. Bien, estamos de acuerdo: yo tampoco creo en ese tipo de Justicia. Yo creo en la OTRA Justicia: la que entre todos debemos ayudar a construir.
.
Edgardo, déjame que te diga una cosa: si yo no fuera Abogado, que lo soy, no buscaria al “mejor”, o “mas brillante”, no: buscaría al más noble, porque sabría que ese no me iba a engañar. Además, los jueces, tras ver muchos casos, tienen algo así como Rayos X en los ojos, y conocen perfectamente, al menos en la mayoría de las ocasiones, quien va con la verdad y quien con la mentira. En esta sociedad tan decadente las profesiones se han visto invadidas por multitud de mercenarios que todo lo hacen por dinero. Por culpa de ellos, la labor de los grandes profesionales se ve ensombrecida pues desvirtúan lo que hacen. Además muchos trabajan para defender a políticos de “dudoso” cuño, y lo hacen recurriendo a todos los trucos, jugando con los plazos y siendo pagados con fortunas ingentes provenientes de las arcas públicas. ¡esos no han hecho más que ensombrecer a una noble y necesaria profesión!
.
No cometas el error de tomarte la parte por el todo.
.
Ademas, te digo: en esta profesión mía, un recien llegado te puede ganar si lleva razón, y a mi me pasó una vez, y aprendi la lección; y del propio modo yo he vencido a otros abogados con una experiencia de 40 años. La experiencia no lo es todo: hace falta tener razón. Aunque siempre la experiencia es un grado, aquí no gana el astuto: normalmente gana el que tiene la razón.
.
La Justicia en en si es algo bueno y noble, querido amigo. Ulpiano y Gayo –juristas romanos, que son los que inventaron nuestro derecho- decían que la Justicia es el “ars boni et aequi”, es decir, el arte de lo bueno y de lo justo. Es como un caudal bueno, que hay que administrar. Si cogemos a un buen administrador todo irá bien. Si cogemos a un perverso ira mal, abusará: lo que hay que hacer es echarlo a la calle y buscar otro. Otra vez, y de nuevo, son los hombres los que la hacen menos buena. Y el hecho de que haya abogados o jueces indeseables con fines ilícitos o poco preparados (afortunadamente son los menos aquellos y éstos, lo que sucede es que hacen mucho ruido, porque la prensa gana dinero vendiendo grandes titulares), no debe de hacer que pierdas la fe en la Justicia.
.
Desde luego, si todo el mundo fuera noble, justo, pagara sus deudas y no cometiera crímenes, mi profesión no existiría, yo seria medico, arquitecto, o acaso fontanero o electricista, pero no lo que soy. Por eso la función del Abogado es importante, pues si no esto seria el caos: el juez dictará Sentencia en su momento, pero el primero que ya se ha estudiado el asunto es el abogado. Y sí; como bien dices la misión del abogado consiste en “abogar”, esto es, argumentar al juez, intentar convencerlo de que lleva razón. Claro que si. Pero no puede hacerlo de cualquier manera: tiene los límites que antes te he expresado, y por imperativo legal, está vinculado, por Ley, a la buena fe.
.
Al fin y al cabo la justicia es administrada por personas, por seres humanos, débiles e imperfectos, como todos, que se pueden equivocar. Cada uno es hijo de sus obras. Y en alguna ocasión se pueden producir situaciones injustas que todos lamentamos. Pero el hecho de que hayas conocido a “pajarracos” de este tipo, no debe de hacerte perder la fe en que hay muchos, muchísimos buenos profesionales que luchan día a día porque las cosas sean como deben de ser: claras, a la luz de la ética y de la moral.
.
Ya les llegará su hora a esos “pajarracos”. Ademas, te recuerdo que el que decide es el Juez. Si un abogado llega con trucos y artes y trata de convencer al juez de sus postulados, habrá que ver por qué el juez se ha dejado seducir; el abogado aboga, argumenta, pero quien decide es el juez, y es éste el que ha de ser consciente de lo que hace. Un ejemplo simple: si uno va a tu casa a robarte, por la noche, y tu, que lo puedes evitar, en vez de darle dos bofetadas sigues durmiendo y lo consientes, ¿de quien es la culpa? De el, por ladrón; pero sobre todo tuya por consentirlo.
.
Es como el que tiene un magnifico coche, un Mercedes o un BMW ultimo modelo, y luego buscan a un conductor patoso que no sabe llevarlo. No hemos de decir: “vaya porqueria de coche”, sino “vaya porquería de piloto”. El vehiculo en si es magnifico; solo necesita de un buen conductor. ¿Y con los medicos? Idem eadem idem: el hecho de que haya “matasanos”, para los cuales el paciente es un simple “numero”, y que no se esfuerzan por usar su “lex artis” para curarlos, el hecho de que existan muchos “personajillos” de este tipo, no me hace perder mi fe en la profesión medica en general: hay grandes profesionales, con vocación auténtica, que se desvelan día y noche por la salud de sus pacientes, o al menos lo intentan de buena fe y con todos los medios de que disponen. No me parece justo que paguen justos por pecadores.
.
Otra cosa distinta es que la Justicia, “in abstactum”, sea, que muchas veces lo es por desgracia, la “cenicienta” de los tres poderes del Estado (legislativo, ejecutivo, judicial). En todos los paises, mientras mas alto miras, mas confusion puede haber, más judicialización de la politica, o politización de la Justicia, y otras cosas cuya mera posibilidad me trastorna; y creo que es un noble anhelo el aspirar a que la linea de separación entre estos dos poderes esté bien definida. Pero eso seria materia de otro post.
.
Siempre es un placer hablar contigo.
.
Recibe, como siempre, un FUERTE ABRAZO.
.

39 comentarios:

amig@mi@ dijo...

el día 14 empieza mi hija la carrera de derecho, le pasaré tu post para que sepa en lo que se mete... graciassssssssssssss
Besos

Sergal dijo...

Estimado Cornelivs:
En mi humilde blog y en agradecimiento por el interés mostrado por mi estado de mi salud, he dejado un presente que puedes recoger si lo deseas.
Veo que el tuyo sigue siendo tan interesante como siempre.
Saludos

Germanico dijo...

Bueno, soy abogado en Argentina. Veo que nuestro sistema legal no difiere mucho del vuestro (aunque de seguro el español es mas expeditivo). El abuso de derecho está en el art. 1071 del Código Civil; las reglas eticas tambien las tenemos; y la prueba es casi similar.
Creo no obstante que donde hay descrésdito es en los hombres de todo el sistema judicial. Incluso las variaciones jurisprudenciales de nuestro mas alto tribunal entre los años 90 y los años presentes han sido opuestos y eso se debió a cambios políticos (que incluyó la remoción de la mitad de sus miembros)antes que a cambios de la letra de la ley.
Buen artículo. Saludos

RAMPY dijo...

Siguiendo en tu línea de mostrar los artículos más interesantes y de forma amena
Un abrazo enorme y que pases un buen día.
Saludos
Rampy.

PAOLA dijo...

Cornelivs:

Me he quedado de una pieza.Yo ya tengo 34 años y mi vocación frustrada es el derecho, lo que sucede es que cuando el sistema está corrupto, los abogados, por mejor que defiendan la profesión, no pueden contra el terrible monstruo de tres cabezas que tira por tierra las mejores intenciones.
Yo ahora que he vivido más desistí de empezar aunque de tener tiempo haría la carrera por el mero hecho de lo que me apasiona el conocimiento.
Te dejo un abarzo de admiración.

Lander dijo...

Interesante post .. da gusto pasarse por aquí, ¡¡ cuanto se aprende ¡¡
saludos.
pd.. permíteme la broma porfi, despues del post tan serio e interesante..

Quien hizo la ley, hizo la trampa..

Hada Saltarina dijo...

Cornelius,

Con lo que dices creo que a más de uno, en caso de necesidad, le gustaría enormememente contar con tus servicios.

La verdad es que considero la abogacía como una carrera llena de dificultad ética. Supongo que el deseo de un estudiante (quiero pensar que es así, aunque hay de todo) es ayudar a la justicia de manera muy noble, pero luego las cosas a lo mejor no son tan bonitas. Porque ¿dónde está la justicia? Somos limitados y no lo sabemos.

Hace mucho leí un libro de Stefan Zweig que trataba sobre el problema moral de un juez y me impresionó mucho. Porque cómo preguntó Pilatos, más o menos: ¿Dónde está la verdad?

Por otra parte, las leyes no son siempre legítimas, o por lo menos eso me parece a mí; de hecho van cambiando y a veces hay que cumplir leyes que serán legales pero cuesta creer que sean legítimas.

La justicia humana no puede ser ni aritmética ni totalmente psicológica, así que... las cosas se ponen muy difíciles.

Sin duda te gusta tu profesión y te felicito por ello.

Un abrazo

AriaDna ♥ dijo...

Una contestación muy interesante y un punto de vista muy objetivo

yo también pienso que eres una excelente persona

besitos

CORNELIVS dijo...

AMIG@ MI@: De nada, ya sabes, si en algo puedo ayudar aqui me teneis. Un beso.



SERGAL: Lamento tu partida, espero que no sea un adios definitivo sino un hasta pronto. Te echaremos de menos. Te deseo toda la suerte del mundo. Un cordial saludo.



GERMANICO: Bienvenido de nuevo compañero. Coincido con tu analisis: el descredito esta en los hombres. Pienso lo mismo. En fin, ojala el mundo evolucionara hacia otra dirección. Te envio un cordial saludo.



RAMPAEL: Gracias amigo, eres muy amable. Un abrazo.



PAOLA: ¡Hola de nuevo! Me ha gustado tu comentario, si es verdad, ese monstruo de tres cabezas muchas veces echa por tierra las mejores intenciones. Pero creo que merece la pena seguir luchando.
Gracias por tus lindas palabras. Un abrazo.



LANDER: Gracias por tu visita amigo, ya te he dejado un comentario en tu blog. Un cordial saludo.



HADA SALTARINA: ¡Hola! Muchisimas gracias por tu amabilidad.

Si, estamos llenos de dificultades éticas. Muchas veces hay un conflicto entre la ley y lo moralmente bueno; puede ser legal, pero no por ello mas bueno. Lo ideal seria que las leyes fueran buenas y se aplicaran bien; pero vemos que cambian continuametne para adaptarse a las circunstancias.

He leido atentamente tu comentario y coincido contigo. Solo por añadir algo, te diré que si, que al fin y al cabo la justicia es administrada por hombres (seres falibles, y por tanto sujetos al error), pero bueno, intentemos no equivocarnos.

Recuerda la frase famosa: "no hay hombres perfectos, sino intenciones perfectas". No sabemos lo que saldrá; pero por lo menos intentemos hacerlo bien.

Me ha encantado tu comentario. OTRO ABRAZO PARA TI.

CORNELIVS dijo...

ARIADNA: ¡Hola! Eres muy buena conmigo, gracias por tu calidez, pero te dire una cosa en secreto, ahora que no nos oye nadie: ¡tengo muchos defectos!

¡Alla Akbar!, que dirian los musulmanes, o sea: solo Dios es bueno y excelente. Yo lo intento aunque no se si lo consigo.

!Tu si que eres una chica estupenda! UN BESO.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Sigues demostrando fe por tu profesión y vocación para ejercerla, como en la entrada anterior.
Ojala los legisladores siempre acertaran, los abogados fueran como tú y los jueces no cometieran errores.
Finalmente, la educación, la política y la justicia las hacen los seres humanos, no entes abstractos. Por mucho que hagamos estatuas ciegas con balanza.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Bueno es todo un resumen de ser abogado y sabes mucho de todos esos detalles de la mano con tu amigo. Leí el post, pero no puedo agregar mucho para el arte de la abogacía que no manejo.

Creo que si te aprecian te lo mereces, nunca digas que no te lo mereces, si proviene de lo profundo del alama de alguien que te aprecia.
Saludos

CORNELIVS dijo...

PEDRO OJEDA: Gracias por tu comentario. Estamos de acuerdo; pero sigo insistiendo en que lo mas loable de todo son las buenas intenciones. Me atengo al "no hay hombres perfectos, sino intenciones perfectas". Seria deseable que todo el mundo compartiera ese deseo o anhelo por hacer bien las cosas, esa "buena fe de entrada" como aptitud para encarar las cosas. Un abrazo.

CORNELIVS dijo...

ROY: Gracias de nuevo, reitero la contestación que te di a tu comentario del post de ayer.

Quiero que sepas que el sentimiento de aprecio es MUTUO. UN ABRAZO.

Esther dijo...

Yo creo que la carrera de abogado es super complicada pero a la vez bonita, defender a alguien de algo que le acusan que en muchos casos es inocente y después encontrarte la recompensa de esa persona agradecida por expresar con la ley lo que ella dice a gritos "soy inocente". En todos los países digo yo que habrán como unas normas comunes, una ética sin la cuál no se podría estar..y si todos los abogados son como tu .. ¡viva los abogados !!!
besos

Haideé Iglesias dijo...

Somos humanos, para lo bueno y para lo malo.
Un beso

María dijo...

Me ratifico en el comentario último del anteior post y que aún no has respondido.

Besos y feliz tarde, amigo mío.

María dijo...

Cornelivs has cambiado de look el blog, está genial, felicitaciones.

camachuelotrompetero dijo...

Interesante post el de hoy, sí señor. En el mundo de la judicatura y de la abogacía, como en cualquier otra profesión, está claro que hay de todo, como en botica, y coincido contigo en que no debemos generalizar las malas costumbres y haceres de una parte a la todalidad del sistema y de las personas que lo forman.
Un saludo y te ha quedado bien el cambio de imagen del blog.

CORNELIVS dijo...

ESTHER: "Al que cuece y amasa, de todo le pasa". Esta profesion tiene sus luces y sus sombras, como todo. Pero si, la verdad es que es satisfactorio dormir por las noches pensando que has puesto tu granito de arena para que la justicia se cumpla. ¡UN BESO!

CORNELIVS dijo...

HAIDEÉ: Asi es, para lo bueno y para lo malo. UN BESO!

CORNELIVS dijo...

MARIA: Acabo de responderte! UN BESO!

CORNELIVS dijo...

CAMACHUELOTROMPETERO: Un placer verte de nuevo por aqui, amigo de Montilla.

Gracias por tu comentario. Asi es, eso de tomar la parte por el todo, eso de generalizar a todos los vicios que solo tienen unos pocos, no me parece de recibo. Un cordial saludo!

Edgardo dijo...

Guau, que buena respuesta, y es verdad que al ser tan larga daba para ser una entrada en si y me parece fantástica que sea en forma de Carta Abierta lo mas publica y de mayor participación posible.

Por lo pronto la respuesta no se si sea larga, si se que va a tratar varios temas. Espero poder hacerlo de la mejor manera posible para que se entienda. Lo haré también como Carta Abierta.

Buenos Aires, 29 de Septiembre de 2008

Mi gran Amigo Cornelivs:

Dada tu respuesta tan elocuente y maravillosa, donde con paciencia, educación y mucho saber me has dejado entrever a mí el mundo judicial del cual formas parte, para que aprenda algo y sepa que tipo de persona eres, no puedo mas que decirte gracias por ello y tratar en esta misiva abierta de volver a dejar en claro mis puntos de vista, que para nada atacan a tu persona (que no me cansare de decir que es inusitada, emocionante, mirífica, ejemplo de persona por lo excelente de tus sentimientos e ideas y alguien que debería ser modelo a seguir por el comportamiento que llevas siempre. Y esto que digo es algo que realmente creo que te mereces oír y saber, ya que mis palabras no son una mera formalidad o diplomacia, ni parte de una retórica hipócrita. Estoy plenamente de acuerdo en que te mereces todos estos calificativos, atributos y aplausos, ya que en cada palabra que dices, en cada acto que realizas uno alcanza a advertir el tipo de persona que eres). Por mi parte esta decir que no creo en absoluto ser una excelente persona, como en tu profesión, tengo casi siempre “excelente intenciones”, pero no siempre soy una “excelente persona” pues me equivoco mucho y en mi hay demasiados resentimientos y sentimientos encontrados que dificultan mi correcto andar. Como digo siempre, intento ser sincero en todas las circunstancias y no ser contradictorio casi nunca. Tener una línea de pensamiento creíble y de fácil seguimiento. “Prefiero que me odien por lo que soy, a que me quieran por lo que no soy”. Mil gracias por pensar de cualquier así, realmente me llena el alma de alegría y satisfacción.

Que nos encontremos hoy en un ir y venir de palabras, reflexiones y sentimientos, realmente es bueno para todos. Yo también añoraba esta “pequeña batalla dialéctica”. Veo que los cañones verborragicos fueron encendidos, las jurisprudencias fueron recordadas, y las razones izadas para intentar “vencer” al contrincante de la manera más noble y digna posible.

No voy a negar, y ese es un punto a tu favor, que en mis oraciones hay indignación por las injusticias cometidas a diario en mi calle, en mi barrio, en mi ciudad, en mi país, en mi continente y en mi mundo (que en definitiva es el de todos), pero eso para nada resta importancia o quita merito a mi exposición anterior, que si trato de ser un ataque furibundo a la Abogacía.

Seguimos de acuerdo en otra cosa, y ese es otro punto a favor (ya vamos dos), que en el “camino del señor” hay justos y pecadores, hay buenos y malos, hay monstruos y personas bellas de corazón, y que en la justicia, por ser una actividad humana, pasa exactamente lo mismo (como ocurre en toda institución humana, en el ejercito, en la política, en la medicina, en la abogacía, en el clero, en una empresa, etc.). Lo que pasa, y voy a utilizar otra profesión (como tu utilizaste la del medico) para explicar lo que quiero decir. Por ejemplo, pongamos a las Fuerzas Armadas, más precisamente al Ejército. Yo no dudo que hay soldados o generales buenos y otros que son malos, lo que digo, que de por sí, ser parte del Ejercito, cuya finalidad es la guerra (sea defensivamente o como invasión) no es algo que sea muy digno (quitando las grandes películas de Hollywood) de hacer. Ni hablemos en un país como el mío, o en un continente como este (el Americano), donde el Ejercito realizo innumerables golpes de Estado, formando dictaduras (como también paso con Franco en España) y realizaron una cantidad de atrocidades y violaciones a las leyes que no tenían nada que ver con su fin, pero lo hicieron, y es mas, todavía lo siguen haciendo y se siguen defendiendo. Como pueden hablar de justicia cuando hay genocidas y asesinos caminando por la calle, amparados justamente por la ley y las grandes defensas. Por mas pactos preexistentes (por ejemplo el de la Moncloa) o en Argentina, “la obediencia de vida y el punto final”, no deberían permitirse, ni juez, ni abogado debería dejar que personas así anden libres, pero lo están, porque fueron juzgados y por diferentes razones quedaron en libertad. Pero, en el caso argentino, decretos e indultos que fueron bien recibidos y bien dictados en esa época, cuando la Corte Suprema era adicta al gobierno y nunca dijo nada. Ahora, con otra Corte Suprema, esos decretos e indultos y leyes fueron abolidas, declaradas anticonstitucionales (de que justicia me hablan, si una década una cosa esta bien redactada y en otra época esta mal concebida). Eso habla de la variabilidad de la ley, pues, las cuestiones de ética, por ejemplo, son subjetivas, convenciones que fluyen (como todo en esta tierra, como bien diría Heráclito), hoy algunas cosas son buenas y otras son malas según quien este al mando, cual sea la moda. La ley no es siempre la misma, por algo se sancionan leyes todos los días, leyes que regulan leyes anteriores, leyes que anulan leyes anteriores, leyes que modifican leyes anteriores y leyes nuevas que vienen a cubrir un vacío legal existente, que luego sufrirá cambio con el correr de los años y de las administraciones. ¿De que justicia hablamos? Es verdad que la profesión del Abogado debe existir, pues, vivimos en un Estado de Derecho, por lo tanto, debe haber alguien que sea experto en el tema. Pero, son como los Contadores (esos eternos enemigos de los abogados, o por lo menos eso pasa acá), que deben existir, mientras el sistema sea como es, y no sea de otra forma. Aquí también tenemos un ejemplo no tan dramático como el anterior. El Contador puede ser un excelente persona, pero si debe decirle a un cliente que para bajar costos debe llamar al gerente de recursos humanos y decir que debe despedir a diez personas, lo va a hacer. El esta cumpliendo su trabajo correctamente, pero como se hace para despedir a diez personas, que tienen familias y obligaciones que cumplir. Que trabajo poco decoroso, por lo menos eso es lo que yo creo. Lo mismo pasa con la abogacía.

Hay que reconocer que la justicia en este país deja mucho que desear, falta de presupuesto, falta de estudio, falta de ética no ayudan a la justicia Argentina. Pero no es tan decadente como todos puedan pensar o creer. Ni como la prensa nacional y mundial la quieren hacer pasar. Es verdad que esta bastante retrasada, más si la comparamos con la justicia en España. Pero en defensa de mi país, voy a decir que muchas cosas mejoraron en España en los últimos 15 años, no solo la economía, no solo el deporte, no solo la cultura, sino todas las cosas que los hacen estar donde están. Tantos Euros de la Comunidad Económica Europea dieron sus frutos y muchos favores otorgados terminaron de dar el empujoncito que necesitaban, favores que fueron pagados uno a uno y a cualquier costo (como hizo Aznar yendo a la guerra en Irak, yo estuve en Barcelona, donde un millón quinientos mil personas dijeron no a la guerra, y nada paso, otro ejemplo de que la justicia no existe). Con este ejemplo podríamos entrar en el tema de la legalidad y la legitimidad de las obras humanas, donde también se demuestra que la justicia no existe realmente porque nunca termina de abarcar los hechos correctamente, ya Husser lo decía, “solo podemos conocer un objeto por partes, siempre hay algo que se nos escapa” y si algo se escapa, ya no es justo, porque no podemos comprender todos los hechos y sucesos que desencadenaron una acción. Pero solo nombro esto, es que quiero seguir con otras ideas, pero venía al caso por nombrar a Aznar y a su querido PP (que mal que están las cosas casi siempre).

El sistema judicial es parecido al tuyo, muy parecido.

Cuando dices “Efectivamente, la Ley es susceptible de tener diversas interpretaciones, y algunas veces es cierto que por un punto o por una coma el sentido puede cambiar totalmente”, ahí yo me estoy ganando un punto. Si es susceptible de interpretación, no es algo único, y si es algo que da a interpretación o a presunción, nunca va a ganar la ley o la justicia, porque aquel que sea más retórico que otro, podrá hacer mejor su papel y no va a ganar quien tenga razón. Un ejemplo de esto, sería lo que ocurre en España (ese mal que aqueja a casi todas las sociedades, pero mas a la de ustedes) que es la violencia domestica. Dejando de lado la cuestión psicológica del asunto, el por qué mujeres o niños no hacen la denuncia correspondiente (la falta de fe en la respuesta judicial o policial desalienta hacerlo, es uno de las razones) vamos a hablar que por ejemplo un niño puede hacer una denuncia de abuso, si el victimario cubrió bien sus huellas y no hay testigos, la denuncia queda suspendida, es mas, el niño corre el riesgo de ser reprendido por falsa denuncia y todo queda en la nada. El hecho sucedió, pero el fiscal, el abogado actor no puede probar el daño, por lo tanto, pierde. ¿Qué pasa en estos casos? ¿De que justicia hablamos? Hay millones de estos ejemplos.

Yo creo que partís de la base en que todos van a hacer lo que corresponde, pero no es así. Por ejemplo, sabido esta que los hijos del poder siempre gozan de beneficios a la hora de ser llamados por la justicia. Por ejemplo en infracciones de transito, o de disturbios en la vía publica, las causas se archivan, los expedientes se guardan, las pruebas se pierden. Yo se de casos donde familias adineradas y con contactos en el poder lograron dejar libre de culpa y cargo a su hijo después de haber atropellado a una persona en una esquina por correr una picada. ¿Qué paso? La policía actuó mal, no cumplió las normas que debe seguir a la hora de peritar el auto, de detener al sospechoso, los abogados se valieron de estos “errores” (voluntarios o involuntarios) para dejar libre al acusado. Después, compraron testigos y presentaron testigos falsos que dijeron que el peatón cruzo mal, cosas que ayudaron también a la libertad del delincuente. El abogado de la victima actuó de maravilla, pero ante terrible cantidad de trabas y piedras y corrupciones no pudo hacer nada y perdió.

Para que se entienda, y valiéndome de una película (se que no es lo mas correcto a la hora de defender una postura, pero me ayudará a que esto no se haga tan lado), para mi la abogacía es la que se muestra en por ejemplo “El Abogado del Diablo”, ahí se ve bien la maldad de algunos abogados y los errores que tiene el sistema judicial y la justicia en sí. Porque excede al dictado de las leyes, habla de nuestro ser. “El hombre es malo por naturaleza”, o lo corrompe la sociedad. Que entendemos cuando leemos El Leviatan, o el Contrato Social.

Sobre la jurisprudencia, corre en sintonía con lo que ya veníamos diciendo. Sentencias fueron dictadas en épocas donde las leyes y la forma de ver la sociedad era de una manera distinta a la de ahora. Por lo tanto, ¿Qué valor tiene esa sentencia? Además, en un caso donde la jurisprudencia sea desfavorable, pero nosotros tengamos razón, como se hace entonces, deberíamos perder el caso si la nombráramos o la utilizáramos. Si hay jurisprudencia contradictoria, de que lado se inclina la balanza. Del mejor orador, del mas capaz, de que clase de justicia hablamos, si todo depende de la calidad de abogado que pueda pagar.

Las Cortes Supremas son también diferentes, porque dependen del gobierno que los eligió, de la religión que profesen, de las ideas políticas que compartan. Por ejemplo, un ministro de la Corte Suprema (o sea un juez de la corte) Safaroni, casi siempre es mal visto por la derecha conservadora, por ser progresista, garantista y defensor de los derechos humanos. Por lo tanto, siempre se están poniendo en tela de juicio sus despachos y sus sentencias. Como unir criterios, si en la década del 30 la forma de ver a la sociedad, al mundo, es diferente de esta. Ni hablar de la época de Franco, ni de los franquistas, o en mi caso en la época de Perón o de Videla, a la de Menem o la de la presidenta actual). Es verdad que lo que esta mal, siempre esta mal, pero a la hora de juzgar dependiendo de los anteojos que tenga el juez va a generar jurisprudencia.

Siempre hay un llamado a la buena fe. El problema es que casi nadie lo cumple, y como casi nadie lo cumple y lo único que le importa es ganar o salir ileso de cualquier juicio, todos se preocupan en eso y no en la verdad y la justicia. Insisto, si esto pasara, el mundo sería un lugar diferente y no necesitaríamos abogados, pero se necesitan abogados, porque el mundo es una porquería y porque el mundo es un porquería y nos comportamos como no corresponde debe haber abogados que defiendan “porquerías” y abogados que cuiden a “inocentes”, pero en el fondo termina siendo un juego entre abogados y de sus cualidades a la hora de armar una causa. Porque ese es el termino que se utiliza casi siempre a la hora de empezar a pensar un juicio. Y si ser arma, es muy variable, y se puede tratar de muchas lados, algo que debería ser sencillo de establecer.

Siempre uno debe probar lo que dice en el juicio, sin prueba no existe juicio. Eso lo tengo claro amigo mío. Pero hay pruebas que son demasiado frágiles, apenas si pueden presentarse como pruebas (ni hablemos de revocatorias de pruebas), entonces, el caso deja de existir si no tengo como probar el mal que me hicieron. ¿Entonces como puede haber justicia? Los jueces no son tontos, son humanos, y como humanos se equivocan y tienen emociones, por lo tanto, la justicia queda en manos de personas que tienen mayor facultad de equivocarse que de acertar. Para no errar tanto se amparan o se protegen en la ley escrita, es que daba a la interpretación y a la retórica y a las pruebas de los abogados, por lo tanto, demasiado humo delante de los ojos del juez para tener certeza de lo que esta ocurriendo. Pues, todo es demasiado variable, demasiado interpretativo, demasiado subjetivo.

A las pruebas, por ejemplo el documento, yo pude firmar un documento que me compromete cuando en verdad soy inocente. Debo probar que el documento fue firmado en forma de dolo, pero la causa es de desalojo. Quiere decir que para que no me desalojen, debo probar que el documento fue firmado de forma engañosa, abusando de mi ingenuidad o desconocimiento. El interrogatorio, también es algo que puede estar armado, uno puede estudiarse muy bien lo que debe decir y después desconocer (en lugar de conocer) todas las otras preguntas que el juez o la otra parte realice. Y la presunción es lo peor, si ya interpretamos la ley y ahora presumimos lo que paso o porque paso algo, ¿No es demasiado subjetivo?

Estoy plenamente de acuerdo con la “presunción de inocencia”, es mas, para que te des cuenta el grado de importancia de este tema, yo soy un gran defensor de los jueces de garantías, que no solo aboguen por la inocencia del acusado, sino en que se le cumplan todas los derechos a la hora de ser detenido, juzgado y sentenciado un sospechoso o culpable de un delito ( y estos jueces en muchos casos por cumplir la ley dejan en libertad antes de tiempo o desde el mismo momento de la sentencia a los condenados que vuelven a delinquir y a cometer gravísimos crímenes). De cualquier manera, me parece perfecto que existan.

Es verdad, hay muchos momentos de defensa, por lo menos aquí en Argentina, tienes la primera instancia, la segunda instancia y la Corte Suprema de Justicia, además los juicios son controlados por las Cámaras que también participan en adecuar y controlar las sentencias. Pero así y todo, hay muchos culpables que quedan libres e inocentes que deben pagar la falta de justicia por mas instancias en un juicio.

Como diría Socrates, ¿Qué es la justicia? La que lo condeno a tomar la cicuta, la que deja libre a dueño de bancos quebrados que le cuestan a la sociedad mundial cientos de miles de millones de dólares. Los que deja libre a genocidas o violadores todos por falta de prueba. Es verdad que en mis palabras hay mucha decepción, mucho pesimismo y falta de fe en la humanidad, pero eso no deja de ser cierto. Cuando presidentes corruptos quedan libres, cuando comisarios abusadores no están presos, cuando inocentes pagan por culpables (por ser ingenuos o ignorantes) no veo que haya justicia. Para colmo, si los grandes estudios jurídicos casi siempre ganan los casos, y los buenos abogados por falta de medios o por ética pierden esos mismos casos, no veo que hay justicia. Si las leyes la hacen partidos políticos, que tienen ideologías particulares, ¿De que hablamos cuando hablamos de justicia? Si hay una justicia por hombre, si hay una justicia por región, si hay una justicia por ideas, si hay una justicia por país, como hablar de justicia.

Mi problemas es con conceptos, con absolutos, a la manera socrática o platónica, el de las ideas, el de los universales de la edad media. Y por ahí va mi problema o mi contradicción, o mi falta de fe en los abogados.

Bueno, lamentablemente debo retirarme, tenía tantas otras cosas por decir, pero a falta de tiempo, solo alcance a escribirte esto. Espero este bien escrito, ni tiempo de releerlo tengo. Otra vez, muchas gracias por la excelentísima respuesta que me diste.

Te dejo un FUERTESIMO ABRAZO Y UN GRAN BESO. Con cariño.

HologramaBlanco

Edgardo dijo...

Me olvidaba amigo, estoy de acuerdo en que uno no debe tomar la parte por el todo, es decir, generalizar y hacer pagar por culpables a los que son inocentes por el simple hecho de ser parte o usar los mismos colores o pensar igual que aquellos que hacen mal las cosas. Es verdad, en este te doy el tercer punto. Si bien mis palabras parecieran decir eso, no es lo que quiero decir, mi problema es con la justicia en si, como es con el ejército en si, no con las partes. Yo cuando he vivido en Barcelona, tenía un conocido con el cual me llevaba de maravilla y hablaba mucho, que era de la nueva formula política neo-nazi, se presentaba para concejal (si mal no recuerdo), y si bien no puedo ver ni comprender cualquier ideología fascista, con el no había problemas y ni me molestaba que quisiera ser parte de la política. Eso si, tarde o temprano íbamos a terminar chocando (porque nuestra forma de ver el mundo y las cosas era diametralmente opuesta). Aquí no es tan extremo el ejemplo, y reitero, no digo que tú seas malo o que no haya abogados buenos, y conozco muchos, no estoy juzgando a los abogados por separados, hablo de la justicia en sí. También creo que es una profesión que si bien puede darte grandes satisfacciones por intentar impartir justicia y defender al inocente de las barbaridades del mundo, me parece algo demasiado fácil y sencillo, donde a los abogados (quitando algunas excepciones) no le importa demasiado el cliente. O por lo menos eso es lo que parece pasar por aquí.

Vuelvo a dejarte un fuerte abrazo y mis más sinceros cariños.

HologramaBlanco

CORNELIVS dijo...

EDGARDO:

Mi muy querido amigo Edgardo.

Gracias por tu respuesta. La esperaba. Creo que coincidimos mucho más de lo que discrepamos.

Ya dije en mi post que no conozco el sistema judicial de tu pais, y ese desconocimiento fue el que me llevó a abstenerme de hacer comentario alguno sobre el mismo.

Te digo: creo que todo se resume en esto: la justicia es obra humana y, como tal, hay personas y personas. Si uno es bueno, sus obras seran forzosamente buenas. Y si es malo, sus obras saldrán malas, esto es obvio. Ojalá que el ser humano avance hacia la dirección correcta, hacia la dirección de la LUZ.

¿Cuando nos enteraremos de que todos somos hermanos?

Si así fuera, todo, la justicia, ciencia, politica, medicina, y todas las artes y ciencias humanas, avanzarían también en la misma proporción.

Hago votos por ello!

La Justicia en si es buena, amigo, como "valor". No la denostemos porque haya quien no sabe aplicarla, o por quien no lo hace correctamente.

OTRO FUERTISIMO ABRAZO Y OTRO BESO PARA TI.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Me ha encantado tu carta abierta, y por su puesto tu nuevo formato amigo.
Saludos desde la capiña!

Ericarol dijo...

Si yo buscara un abogado, buscara a alguien que fuera un doliente. Es decir, que se interese por lo que me pasa. Abogados o médicos. Da igual!!! Y tienes razón, debe ser una persona NOBLE ante todo.

Salud, colega!!!

Ericarol

CORNELIVS dijo...

HIPERION: Gracias amigo. Antes te he dejado un comentario, preguntandote sobre algun detalle del diseño, pero ya lo he solucionado.

Un cordial saludo.

CORNELIVS dijo...

ERICAROL: Estoy de acuerdo, yo haria lo mismo! Alguien a quien de veras le interesara mi problema. UN BESO, compañera!

PAOLA dijo...

Amigo mío: VUELVO A ESCRIBIRTE, HAS CAMBIADO LA PLANTILLA, es bella, tiene fuerza y te voy a "aprovechar" quiero poner algo bello en el encabezado, como lo hiciste???? Abrazos

SUSANA dijo...

He llegado casi, casi, cuando estás cerrando este Post y segurísimo, pensando en el próximo.

No obstante lo disfruté, desde tus letras (ah, tus porqués!) hasta los comentarios.

No recuerdo si antes te lo había dicho, soy comunicadora social pero...hice un futuro abogado. Lo parí hace dieciocho años y hoy cursa su primer año en Derecho.

Y seguramente te llamará la atención esa palabra "hice", y a estas alturas sabés que no coloco palabras al azar. En realidad soy un poco co-responsable de esa relación tan especial de mi hijo único con su carrera.

Se "tutea" con la historia, porque incluí la historia en los cuentos que le leía de muy chiquitito. Le presenté a ese Sócrates de ojos saltones, a ese Platón y su Mundo de las Ideas, a Aristóteles, el enciclopedista...a Cicerón, a Lucio Anneo Séneca. Amó a los griegos y escuchó de mi boca las tragedias de Eurípides, Sófocles, Esquilo. A medida que crecía, charlábamos sobre San Agustín, Santo Tomás de Aquino...Un día, hace años, me comunicó su decisión de seguir la carrera de derecho.

Intenté disuadirlo, le propuse alternativas, pero sabía, en el fondo de mi corazón que nada, nadie lo haría cambiar de opinión.

Hoy ama lo que estudia, y lo hace con pasión. Me gusta pensar que colaboré y adooooooro charlar con él, es mi Gran Amor. Y no tengo dudas, será un hombre de bien, y un buen abogado.

Creo que sos la persona con la que puedo compartir mi fascinación por esa carrera que mi hijo eligió,a la que honran tantos grandes hombres...y la que no dudo, Vos amás también, se nota.

MI ABRAZO QUERIDO AMIGO!

Ronini dijo...

Cornelius...a veces pienso si desde mi ignorancia debería o no hablar, aunque tratándose de ti , sé que no echazas una opinión por poca base teórica que tenga.
Y por ello, y porque me gusta llerte y comentarte, invado la intimidad de esta carta para hacer mi reflexión en alto.

Es complejo el sistema judicial, y a pesar de que la teoría sea como cuentas , todos sabemos que corruptos, ineptos, interesados, faltos de ética...en todas las profesiones hay.
Ahora bien, y teniendo en cuenta que siempre hay decisiones judiciales que te hacen menear la cabeza con impotencia (vease farruquito,asesino suelto, véase la ley del menor, menor para cumplir, mayor para matar, véase la ley de violencia de género...)

Me quedo, con que personas como tú, profesionales como tú, eligieron hacer lo que les gusta, creen no sólo en la justicia, sino en ellos mismos y en sus acciones,
y aunque ser justo es muy difícil...lo justo es dar a cada quien lo que le corresponde, y a ti te corresponde una albanza por tus post, por tu amor por tu trabajo,
y por tu buen corazón.
saludos
(cambiaste la imagen de tu blog, renovarse o morir, todo fluye nada permanece...filosófica me levanté. besos)

CORNELIVS dijo...

HIPERION: Gracias amigo, eres muy amable. Un cordial saludo.

CORNELIVS dijo...

PAOLA: Dime tu dirección de correo electronico y te diré como se hace. Es fácil. Un cordial saludo.

CORNELIVS dijo...

SUSANA: ¡Hola! Ignoraba que tu hijo estuviera estudiando para futuro abogado. ¡eso esta bien!

Si decide ejercer, le esperan muchos pero que muchos dolores de estómago y de cabeza, pero tambien infinitas satisfacciones! No dudo en que con tu ejemplo y con tus buenos consejos has hecho de él un muchacho excelente.

Me encanta esa relación tan estrecha que tienes con el "mi gran amor", lo defines. Expresiva y dulce frase, que lo dice todo. Me congratulo por ello. Enhorabuena!

UN FUERTE ABRAZO.

CORNELIVS dijo...

RONINI: ¡Por supuesto que puedes! Puedes comentar siempre que tu quieras, siempre, estás en tu casa.

Y en cuanto a lo que dices, si, es verdad: la justicia la administran las personas, y segun sean las personas asi serán sus acciones. Todo lo humano puede ir a mejor si el ser humano cambia a mejor. ¡Ojalá! Yo confio en ello.

UN ABRAZO!

Ludwig dijo...

Es curioso.
Tras un día en el que he estado en el juzgado por la mañana y por la tarde, me encuentro este artículo y el anterior hablando de tu profesión.
Por cierto, no soy abogado.

Y eso que tengo claro que tu profesión y la mía (informático) tienen algo en común: ambos somos hackers (vosotros de las leyes, claro), ya que buscamos lagunas y huecos, que beneficien a nuestros clientes.

Tu escrito Cornelivs y el de Edgardo, me han parecido las dos caras de la moneda.
Sin ánimo de menospreciar a Edgardo, tengo la sospecha de que tu escrito refleja tu amor al trabajo y a la gente a la que representas.

De alguna manera pienso que la justicia necesita mejorar en base a gente que ponga amor en lo que hace.

Me contaba mi hija, que estuvo un par de meses haciendo de teleoperadora que hay algo que se llama "sonrisa telefónica". Viene a ser algo así como enviar tu optimismo a la persona que contesta al teléfono. Y funciona.

Funciona como todo lo que hacemos en cada momento de nuestra vida. Si ponemos amor en ello, lo convertimos en algo hermoso, independientemente del hecho de que haya jueces corruptos, picapleitos ó consejos de magistrados altamente politizados.

La justicia en la que creo, es aquella de aquel que ama su profesión y se entrega a la misma.

¿Que no es perfecta?.
Pues claro. Es humana y los hombres somos lentos en avanzar.

Pero avanzará en base a la labor de personas que la amen.

Un saludo.

CORNELIUS dijo...

LUDWIG. Gracias, ya te he dejado un comentario en tu blog. Un saludo.