"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

sábado, 27 de septiembre de 2008

La soledad del Abogado.

Llevo 15 años ejerciendo la profesión. Hay muchas paginas en Internet que hablan, “in abstractum”, con un lenguaje frio, aséptico, pero lejano a nuestra profesion, de lo que es ser o sentirse abogado. He leido muchas de ellas y a mi no me gustan en absoluto, pues hablan de esta profesión mia desde fuera.

Para mi los abogados cumplimos una funcion social muy necesaria. Hemos estudiado una carrera y conocemos las Leyes, siendo poseedores de una ciencia juridica, teorica y practica, que ponemos al servicio de la sociedad, de todo aquel que tiene un problema, civil, penal, administrativo o de otro orden; y sin distinción de clases ú orientaciones. Vivimos en un Estado de Derecho, con un conjunto de Leyes que regulan las relaciones entre los ciudadanos, y las de éstos con las distintas Administraciones. Cuando un individuo es lesionado o necesita saber cuales son sus derechos, el Abogado es la primera persona a la que acude: éste le informará pormenorizadamente de cuales son sus derechos; a que puede aspirar, y qué puede temer. Tambien conocemos la practica de los Tribunales, y sabemos como funcionan y lo que sucede entre bastidores.

La relación entre el Abogado y el cliente es una relación de confianza; cada uno tiene que confiar en el otro. “Al medico, al abogado y al cura la verdad pura”, se ha dicho siempre. Y creo que así debe de ser. Si una de las partes pierde la confianza en el otro…mejor dejarlo.

Ulpiano decia que la Justicia consiste en el “suum cuique tribuere et ne neminem laedere”, esto es, darle a cada uno lo suyo y no perjudicar a nadie. En mi opinión ahí empieza y termina la función de la Justicia.

Nuestra obligación para con el cliente es de medios, NO de resultados. Me explico. El Abogado está obligado a hacer su trabajo lo mejor que pueda, a romperse los sesos buscando la solución (si la hay), y luego con su tecnica juridica pelearlo ante los Tribunales. Pero él no decide. Siempre hay dos abogados con tesis distintas, y en medio esta el Juez, que es quien tiene la última palabra; forzosamente uno de los dos abogados ha de ganar, y el otro perder. Por eso intento hacer mi trabajo lo más escrupulosamente que puedo, todos los argumentos legales y de jurisprudencia que tenga un caso se los ofrezco al Juez, y luego que decida él. Por eso me hice Abogado y no Juez, pues no podria soportar la presión de decidir, ni la posibilidad de causar un perjuicio a una persona por un error judicial.

Topicos: muchos, y además injustos. El famoso de la vaca, dos se estan peleando por la vaca, y los abogados sonrien maliciosamente frotándose las manos, diciendo, tranquilo, al final la vaca será nuestra. Ese topico es tan incierto como calumnioso. El Abogado cobra por su trabajo sus honorarios conforme al Baremo Orientador de su Colegio, y si es decente, antes de interponer el pleito ha de informar a su cliente del costo aproximado de su trabajo, el resultado previsible del mismo, y el margen de beneficio que al cliente le va a quedar, para que éste decida. Algunos no informan al cliente de tal cuestión al principio: yo sí lo hago, pues me gusta ser transparente.

Otro topico: tambien se nos acusa de defender a los delincuentes, sabiendo que lo son. Bueno vamos a ver: a quien dice eso se le está olvidando que el Abogado ha de defender, no juzgar, y menos prejuzgar, pues eso es cuestión del Juez. Todo el mundo tiene derecho de defensa; si no volveríamos a la Edad Media. El derecho a la presunción de inocencia, además de una garantia constitucional, ha sido un magnifico logro que hemos tardado siglos en conquistar; a todo el mundo se le presume inocente mientras no se demuestre lo contrario, ya quedan muy atrás los tiempos medievales en los cuales a los “presuntos” delincuentes se les linchaba o se les quemaba en la plaza sin juicio previo. Lo que pasa es que la sociedad ya juzga por anticipado al “presunto” delincuente, y no me parece justo. La presunción de inocencia es para mí; pero yo a ti ya te he juzgado y te he condenado. Pues no, mire usted. Si es culpable lo mas seguro es que la justicia lo condene, pero no sin antes someterle a un juicio previo, y sin garantizarle su defensa, todo el mundo tiene ese derecho.

Ahí, cada Abogado hace lo que prefiere. Unos cogen el asunto, otros no. Depende también de las circunstancias: no es lo mismo defender a un, por ejemplo, violador profesional, o un delincuente reincidente (eso jamás lo he hecho yo), que a una persona buena que ha tenido un mal momento, o un arrebato ú obcecación y ha cometido una tontería. Además, otra cosa distinta es que el cliente me haya engañado, y se haya presentado con piel de cordero, eso es otra cosa; pero conscientemente, sabiendo yo que ha cometido el delito, de entrada no. Y no tengo nada contra los Abogados que los defienden, pues tambien tienen que comer, y además todo el mundo tiene derecho de defensa. Pero yo siempre he cuidado de coger los asuntos en los cuales la verdad material estaba de parte de mi cliente; es decir, he cogido solo los asuntos (unos faciles y otros muy difíciles) en los cuales el cliente, “objetivamente”, tenia razón, casos en los cuales la ETICA ha sido mi luz de guia, y en los cuales el ganarlo era cuestión de conciencia.

Y sobre todo una cosa: al cliente hay que decirle siempre la verdad, ser franco y honesto con él. No es justo ni honrado mentirle, ni crearle falsas expectativas de éxito para provocar un pleito (que tu, de antemano, sabes que está condenado al fracaso) y luego cobrarle la minuta. Eso es ser miserable.

Y que conste que he perdido muchas oportunidades de ganar buen dinero con los otros asuntos, pero siempre me he negado a ello: prefiero dormir a gusto por las noches, además, me chifla la verdad de las cosas. El hecho de que haya algún que otro famoso Abogado en la cárcel, y todos sabemos cual es, no significa que todos seamos así. Cada Abogado es, a fin de cuentas, un ser humano, una persona, con su escala de valores y él elige el camino que ha de seguir, y consecuentemente, asume su responsabilidad. Yo me incliné por ejercer siempre a la luz de la ética. Y no me arrepiento de ello.

Los momentos más duros de soledad son por las noches: es difícil desconectar. Yo siempre digo que “te acuestas con tu mujer y con los cien fantasmas que pululan por tu mente”, que no son sino los asuntos que llevas. Otros compañeros mios, con mas veteranía que yo, me confiesan que a ellos les pasa lo mismo. Y es que si eres responsable has de buscar una solución, pues los intereses de tu cliente están en tus manos, tienes que ser muy consciente de ello. Estas agobiado con un asunto, buscándole soluciones, vias de salida; te encuentras solo y nadie te puede ayudar. Tu solo contra la Ley, y has de buscar la salida y romperte los sesos, como antes he dicho. Tienes que estudiar. Y en muchas ocasiones en los momentos mas inesperados se te enciende la bombilla, y no seria la primera vez que las 2 o las 4 de la madrugada me he levantado como una bala y he acudido a mi ordenador a consignar ese dato o esa idea que muchas veces me ha hecho ganar un asunto.

Cuando por fin lo tienes claro, plásmalo en el papel y llévalo al Juzgado. Finalmente la eterna pregunta: ¿me dará la razón el Juez o me la quitará?

Y luego la famosa vox populi. Si ganas el pleito era porque “estaba ganado”, era muy facil. Si lo pierdes es que eres muy malo. No, perdone usted: el juicio no está ganado hasta que el Juez dicta Sentencia, y existe el error judicial y el capitulo de los imponderables; los jueces también son humanos y cometen errores. Y además, yo solo conozco la versión de mi cliente; y muchas veces la versión del adversario tambien tiene peso, y el Juez ha de valorar las dos. Bueno, eso con el tiempo se asume.

Por eso mi profesión me hace disfrutar; pues gozo, sinceramente, tratando de que se imparta Justicia, en el sentido de que cada uno tenga lo que es suyo, lo que la Ley dice que le corresponde. Si a Fulanito su vecino le quitó un patio con 84 m2, disfruté cuando presenté la demanda en el Juzgado ejercitando la acción reivindicatoria, ganando el pleito, y consiguiendo que se le restituyera esa superficie que era suya; cuando Menganito fue acusado injustamente de violación, disfruté defendiendolo ante la Audiencia Provincial y luego ante el Tribunal Supremo, que lo absolvió libremente; y además se demostró que verdaderamente era inocente; ahora su acusadora está en la carcel, por acusación y denuncia falsa, solo pretendia sacarle dinero. Cuando Zetanito tuvo un accidente laboral que le incapacitó para trabajar, y el Instituto Nacional de la Seguridad Social solo le concedió una Incapacidad Permanente Total (que tiene derecho a cobrar el 55 % de su base reguladora), gocé presentando la demanda en reclamación de la I.P.Absoluta para todo tipo de profesión, arte ú oficio, pues, con dictamenes médicos en la mano, demostré que habia quedado con una salud tan maltrecha que le incapacitaba para todo tipo de profesión ú arte. Hoy cobra el 100 % de su base reguladora. O cuando esa chica, victima de malos tratos por parte de su esposo, acudió a mi Despacho me encantó redactar la demanda de divorcio. Ahora, ya divorciada, ha rehecho su vida y todas las Navidades me manda dos cartones de Marlboro con una amable nota, y sus hijos me llaman por teléfono alguna vez. Este fue uno de mis primeros asuntos.

Claro, también hay asuntos perdidos, que afortunadamente son los menos. Pero al menos me queda la tranquilidad de conciencia de pensar que, aunque el Juez no me haya dado la razón en alguna ocasión, he hecho todo lo posible porque la persona que se merezca una respuesta de la Ley, la obtenga.

Cuando éramos pequeños el maestro nos decía que el medico procuraba curar las enfermedades y el Abogado procuraba arreglar los problemas. Me gusta intentar “curar” los problemas. Me llena. Al dia de hoy no me puedo quejar. Mañana…que sea lo que los Dioses quieran.

Saludos.
.
P.D.) Nuestra amiga Maria, de Mi Pluma de Cristal, me concedió ayer el premio BLOG ESTRELLA. Lo mejor que tienen estos premios es la buena intención con la que se hacen, y éste lo agradezco especialmente, dada la sensibilidad y el calor humano que tiene nuestra María. Gracias preciosa, un beso enorme, lo recojo con todo mi cariño. Ya lo he colgado en la columna de la izquierda. Aunque el mejor premio ya lo he recibido de sobra, y es el calor y la afecto que me ofrecéis, con vuestra infinita paciencia para leerme. Gracias a todos.
.

36 comentarios:

Esther dijo...

Hoy soy la primera :) .Tu profesión es tan buena y necesaria como muchas otras y si a veces se gana mucho dinero también es porque se trabaja mucho porque como bien dices no llegas a desconectar del todo..Así como otros acaban sus ocho horas de trabajo y se van a casa tranquilos..tu no tu te llevas trabajo a casa e intentas hacerlo lo mejor posible porque sabes que está el futuro de una persona en tus manos..

Yo si tuviera que decantarme por las leyes también preferiría ser antes abogado que no juez y decicir sobre la vida de tanta gente.. y que por mucho que haya leyes los jueces son personas que también se pueden equivocar..son humanos .


Por cierto me acabo de dar cuenta que has puesto tu foto en el margen izquierdo del blog ¡qué bien! asi cuando entramos además de tu corazón vemos tu cara :)

Un beso muy grande

Oteaba Auer dijo...

Me parece genial este post dedicado a tu profesión y desde una visión subjetiva.
Ando con la vida muy complicada y no tengo tiempo para el blog. Pasé sólo a saludarte y, al final, leí la entrada entera:)
Besos

oyana dijo...

Enhorabuena por el premio.
Con la profesión de abogado pasa como con otras muchas, que son objeto de tópicos y falsedades. Eso ocurre con las profesiones necesarias. Se habla mal de los médicos, de los abogados, de los psicólogos, pero nadie se mete con los contratistas de obras, con los promotores etc, como profesión.
Corrupciones hay en todos los sitios, pero la abogacía es una carrera noble que no hace falta defender porque es muy respetable.
Que te gusta lo que haces es magnífico.
Un abrazo

amelche dijo...

Me ha encantado la defensa de tu profesión porque, cualquier trabajo que haga uno ha de hacerlo con pasión, dando lo mejor de sí mismo, con orgullo, aunque también con humildad como decías en el post anterior. Hay muchos mitos respecto a los abogados y también a los profesores, que también estamos solos ante una clase de 30 adolescentes, también nos llevamos trabajo a casa (la gente sólo ve las horas que hacemos en el instituto, pero no las que trabajamos en casa) y también nos despertamos a veces a las 2 de la mañana y, de repente, sabemos qué le vamos a decir a un alumno para motivarlo a estudiar... y rezar para que funcione y lo haga.

Chencho dijo...

No hay duda, eres un buen abogado. Abogado de abogados.
Un abrazo.

Chencho dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Haideé Iglesias dijo...

Me alegra tu decisión :)
Y me alegra que tengas la posibilidad de poder elegir. También de que sepas que la decisión última la tiene el juez, no somos infalibles como mortales humanos...
Y si, hay de todo, en mi caso he conocido lo injusto y lo incompetente y lo egoista, y...
Pero eso ya pasó... ahora cominando contruyendo otro camino, en el cual también estas tú y también esa compañera del alma que tienes a tu lado.
Todo lo doloroso a sido para aprender :)
Un cariñoso abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es una hermosa reflexión.
Entre los abogados, como entre los médicos, como entre los profesores, los políticos, los periodistas y los policías hay gente honesta y gente que no, hay tramposos, codiciosos e ineptos y otros que no.
Lo importante es que en cada gente haya profesión con las ideas que has manifestado: amor por el trabajo, honestidad con el cliente y esfuerzo.
Así el mundo sería mucho mejor en todos los ámbitos.
Un abrazo.

María dijo...

La profesión de Abogado es realmente muy dura, porque tenéis que escuchar los problemas de todos los clientes, ya que todos, van por problemas, y además, defenderlos, estudiar y dar la cara por ellos delante de muchas personas, tenéis que tener mucha valentía, mucho valor, mucha fortaleza, mucho coraje, tener un corazón de hierro, ser muy duros para defender lo que debéis de defender, porque el fallo que dictamine el Juez depende todo de vuestros resultados, de vuestra buena defensa, de vuestras pruebas, de los testigos que eligáis, etc... pero todo, en base del Abogado.

Yo no valdría jamás para ser Abogado porque mi corazón es débil y sufriría mucho cuando ves a los clientes, algunos que van llorando por sus problemas, y que incluso, a veces, tenéis que hacer hasta de psicólogo.

Es dificil desconectar en casa de todo ello porque te persigue el estrés, es tu sombra, y cuando estás en la cama sueñas con las demandas, con los vencimientos, con los juicios, con los recursos...

Gracias por compartir este post con nosotros, un aplauso por tu valentía, la que llevas en tu sangre como Abogado.

Un beso.

PD.- Por cierto... ¿no necesitas secretaria? jajaja

María dijo...

Gracias por recoger el regalo y colgarlo en las paredes de tu casa, en este blog.

Un beso también de regalo y otro para tu familia.

Edgardo dijo...

Mi buen amigo Cornelivs, hoy por suerte (y con algo de tristeza, es que de verdad siento afecto por vos) vamos a tener palabras encontradas. Pero, no importa, en estas idas y vueltas de verdad ganamos mucho los dos (o por lo menos gano mucho yo, aprendiendo, reflexionando e intentando crecer en la vida). Descontado esta que eres una excelente persona (por lo menos eso has dejado ver a través de tus comentarios y entradas), por lo tanto, no dudo que haces tu trabajo (en este caso el ser abogado) a conciencia y de la forma más correcta y beneficiosa para todos, pero (y acá vamos) la abogacía es un arte de lo más extraño y denigrante, en qué sentido digo esto, en el sentido que la ley no es única, sino que depende de interpretaciones varías (por algo son muy complicadas de redactar), dependiendo donde esté acentuada una palabra, o como se tomen los puntos y comas de una oración, podemos forzar la ley para un lado o para otro de la balanza. Es que no siempre contamos con pruebas suficientes o fehacientes para entablar demanda o contestar demanda, solo algunos sucesos débiles, sin testigos de los cuales sujetarnos, pero la pericia del abogado esta en con los pocos elementos que tiene lograr armar una causa y una prueba. Son en definitiva, excelentes oradores, retóricos (como los viejos Sofistas) que hacen de su trabajo la invención de un mundo de fantasías con lo cual condenar o exculpar a una persona. La inocencia o culpabilidad de una persona realmente no cuenta a la hora del juicio, nunca tendremos certeza de nada, solo suposiciones, por lo tanto, el trabajo de un abogado es tratar de convencer al juez de que alguien es culpable o inocente, tan solo eso. Tomándose de las leyes para ayudarse a conseguir el montaje. Cientos de veces me paso de estar en un juzgado y ver como personas culpables conseguían una sentencia favorable y las víctimas eran culpadas y debían pagar las costas del juicio (y hasta ir a prisión) por contar con malos abogados (malos en el sentido de no saber cómo utilizar la ley, la jurisprudencia y la forma de redactar los escritos), entonces, en todos esos casos, ¿Dónde está la justicia? Que quiero decir, no hay justicia cuando alguien no puede pagar un buen abogado y por eso pierde un juicio ante quien si puede pagar los abogados de un gran estudio jurídico. Por eso no creo en este tipo de justicia. Si estoy de acuerdo en que vivimos en un Estado de Derecho y debemos apegarnos a las normas establecidas (leyes, ordenanzas) y que los Abogados son aquellos que estudian para ejercer una profesión que los tienen como máximos referentes dentro de un mundo de leyes. Por lo tanto, la abogacía no es algo que me parezca de lo más noble (aunque siempre defiendan causas justas y ganen todos esos expedientes). Creo que son necesarios, pues, en un mundo de víboras, se necesitan cuervos para proteger a los inocentes, y no te enojes porque digo esto. Si hubiera justicia el mundo no sería como es, los culpables no andarían por las calles y las victimas encerradas o padeciendo por la injusticia que con ellos cometieron. Si el mundo fuera diferente, los abogados no existirían, por lo tanto, y por este lado, tampoco aprecio a los abogados, ellos me demuestran lo mal que esta todo, si necesitamos contratar a alguien que intente convencer a otro que algo que no debería ser de esta manera lo es.

De cualquier forma, agradezco a los Dioses que existen abogados como vos que a través de su conciencia y su trabajo intentan conseguir un equilibrio, una armonía en esta sociedad algo devastada.

Te dejo un fuertísimo abrazo, espero no haberme excedido.

HologramaBlanco

Ericarol dijo...

Soy abogada de profesión, pero no la practico. (Creo que eso ya lo sabías) yo estoy enamorada de lo que creo es el derecho. Ya no creo que vaya a dedicarme a esto. Pero, ?quien sabe? la vida da tantas vueltas.

Un abrazo FUERTE, Sr. Abogado.

Ericarol

sinkuenta dijo...

Me encanta leer el testimonio de alguien que lleva a cabo su profesión con entrega y vocación. Creo que es una gran suerte que a uno le guste lo que hace, pues de lo contrario trabajar se convierte en una tortura. Coincido en lo de que los abogados están ahí para 'curar' problemas... pero hoy en día en esta sociedad tan decadente las profesiones se han visto invadidas por multitud de mercenarios que todo lo hacen por dinero. Por culpa de ellos, la labor de los grandes profesionales se ve ensombrecida pues desvirtúan lo que hacen. Además muchos trabajan para defender a políticos en ejercicio y lo hacen recurriendo a todos los trucos, jugando con los plazos y siendo pagados con fortunas ingentes provenientes de las arcas públicas. ¡esos no han hecho más que ensombrecer a una noble y necesaria profesión! Un saludo afectuoso

CORNELIVS dijo...

ESTHER: Asi es, amiga, ya puedes ver como soy..., jeje. En cuanto a tu comentario, si, me gusta mi trabajo pero hay veces que, en serio, me gustaria desconectar cuando llego a casa.
Aunque en el fondo...¡merece la pena!.Te da buenas satisfacciones. UN BESO ENORME.

OTEABA: Espero que tus agobios y tu estress te den un poco de cuartel! Un abrazo.

OYANA: Gracias amiga, asi es. Estamos llenos de tópicos, como en todas las profesiones. Pero hay de todo. El hecho de que haya algunos "chorizos" no significa que todos sean asi. UN BESO

CORNELIVS dijo...

AMELCHE: Lo cual significa que eres una MUY BUENA profesora, te lo tomas en serio y lo haces lo mejor que puedes, que seguro que es excelentemente bien! Un beso.

CHENCHO: ¡Que no hombre...! Lo hago lo mejor que puedo, hay gente muy buena por ahí. Pero gracias por tu comentario. Un abrazo.

HAIDEÉ: Asi es. Lo bueno de esto es poder elegir como ejercer, según que valores sigas. Y ¿sabes? la gente no es tonta, ni mucho menos, enseguida se cala al que va con la verdad y al que va con la astucia. Por cierto, olvida el pasado, éste ya no vuelve.

Y gracias de corazón por contar conmigo! Otro cariñoso abrazo para tí.

CORNELIVS dijo...

PEDRO OJEDA: Asi es, Pedro. En esto, como en todos los sectores, hay de todo. He conocido a bellos seres, y tambien a individuos completamente asquerosos e incalificables.

Pero tú das la triple clave: trabajo, honestidad con el cliente, y esfuerzo. Coincido contigo.

Gracias y un cordial saludo.

MARIA I Y II: Me encanta tu sensibilidad y tu sagacidad, Maria. Muchisimas gracias por tu comprensión.

El problema es que, sabes? No tenemos el corazón de hierro, lo tenemos de carne, como el resto de los mortales, y a veces pasamos muy malos ratos cuando observamos algunas situaciones. Esas mariposas revoloteando por el estómago el ratito antes del juicio, con la toga puesta, ufff, ¡eso no se irá jamas! Por mucha experiencia que llegues a tener, siempre tienes esa preocupación. Y luego, trabajo no falta, pero a la hora de cobrar la gente sufre una "amnesia" terrible!, no se si me explico.

En fin, me gusta lo que hago. Por cierto: y si, necesito una secretaria!!!

Un beso enorme.

CORNELIVS dijo...

EDGARDO: Mi querido amigo, Ahh, me encanta esto, gozo con los desafios!

Ya me estoy frotando las manos.

Añoraba esta pequeña batalla dialectica amistosa que vamos a tener! En tu comentario haces una profunda observación de lo que es este mundo nuestro, y de lo que es la vida, en general, y como no, sobre los abogados.

Pero no va a haber tal batalla, pues lo que "prima facie" pudiera parecer un furibundo ataque a la abogacia, yo no lo veo como tal: Yo solo veo la indignación de una buena persona de nobles sentimientos, que observa situaciones asquerosamente injustas, y en consecuencia, habla como lo haces tu.

Y tranquilo, ni te has excedido ni me has ofendido, todo lo contrario: sabes que me gusta enormemente tu sinceridad. Además, yo voy por otro camino.

Bien, querido amigo, te informo de que mi contestación va a ser tan larguita que he pensado hacer un POST sobre ello. Lo colgaré HOY MISMO. UN FUERTE ABRAZO.


ERICAROL: Gracias por tu calidez, OTRO FUERTE ABRAZO PARA TI, AMIGA.

SINKUENTA: Asi es, abundan los pajarracos de este tipo, que ensombrecen esta profesión, y luego pagan justos por pecadores. No me parece justo.

Gracias por tus amables palabras y OTRO BESO ENORME PARA TI.

GINEBRA dijo...

Cornelivs, desde luego muy ilustrativa esta entrada sobre la abogacía. Debe ser un trabajo un tanto difícil, me explico: cuándo sabes que tu cliente ha cometido un delito y tienes que defenderlo, éso ¿como se lleva?. Por otra parte, todas las profesiones están rodeadas de tópicos. Se dice que , los profesores, como es mi caso, sólo estamos interesados por las vacaciones y otras cosas absurdas. Criticar es más fácil que Reconocer los logros de los demás.
un beso

CORNELIVS dijo...

GINEBRA: Gracias. Es verdad que en todas las profesiones existen tópicos.

En cuanto a tu pregunta, ya digo en mi post que depende de cada situación, hay personas y personas, y casos y casos, no hay una norma general.

UN BESO!

María dijo...

Cornelivs:

Sé que vuestra profesión es muy dura, porque, aparte de estar defendiendo al cliente, haciendo por él todo lo posible para que no le condenen defendiéndoles con uñas y dientes, aún después de haber ganado el juicio, después cuando se les pasa la dolorosa, esto es, la minuta de honorarios, se les pone cara de espanto y les cuesta mucho pagar, y mucho más, ahora en tiempo de crisis.

Estuve casi veinte años trabajando en este mundo y sé lo que piensan, lo que opinan, lo que pasan por sus mentes, y aunque les pongáis un monitorio para cobrarles a través del Juzgado, como sean insolventes no hay donde agarrar, después de haber estado trabajando para ellos.

Es durísima tu profesión, y, aunque intentéis envolver el corazón de hierro sois humanos, y con sentimientos.

Un beso, Abogado Cornelivs, y ya sabes, si necesitas secretaria, a dónde acudir, ya conoces la dirección de mi correo jaja.

Feliz tarde de Domingo.

amig@mi@ dijo...

¡Llego tarde, pero llego.
lo primero es darte la enhorabuena por los premios, pero más aún por ser así.:)
La abogacía, las leyes y demas se aprenden en la universidad, a ser una persona como tú no te puede enseñar nadie, y si juntamos tu profesión, digna como cualquier otra, pero con un trato humano como el que tu emanas, tenemos al Cornelivs, el abogado.
Ahora permiteme un pequeño comentario a Edgardo, cuyas opiniones respeto, por ser tan suyas como las mías, mías.
Edgardo, amigo, el día que te caigas enfermo, no acudas a las medicinas, a saber que clase de farmeceutico las ha preparado, ni a médicos; a saber que chapuzas va a practicar con tu dolorido o maltrecho cuerpo... cuando comas en un restaurante, no ingieras nada que no lleve un análisis impreso pues a saber lo que te estan dando de comer, y si te fias de la impresora, peor para tí, por que TODO ES MANIPULABLE.
Me muevo en le mundillo jurídico y, la vida me ha enseñado a confiar en la gente a la acudo, por supuesto si no no acudiría a ellos, sea en el ámbito que sea, el que desconfía... es que algo esconde.
Lo tuyo sólo tiene una explicación, desconfianza o mala suerte ...
Tu eliges.
Besos a los dos

RAMPY dijo...

Hola, me ha parecido muy interesante y ameno tu post sobre los artículos, como siempre. Lamento no haber podido estar antes pero el trabajo me tiene secuestrado.
Un abrazo enorme
Rampy.

Ronini dijo...

Cornelius, ser abogado es mucha responsabilidad, y además es una profesión en la que hay que saber separar lo profesional de lo personal,y no implicarse mucho emocionalmente en los casos, aunque te dejes la piel defendiendo al cliente...

Es complicada, pero me gusta,ya dije que de pequeña quería ser abogada, "para ayudar" a los demás. Luego evolucionamos, y decidimos y cambiamos...

Luego, hay temporadas en las que saltan noticias mediáticas en las que se os juzga a "la justicia" por fallos, y a pesar de que todos podemos cometer errores, en estos momentos parece que no todos, al menos no los jueces.

Qué decirte, que creo que lo más bonito de tu profesión es poder meterte en la cama, con la conciencia tranquila sabiendo que has actuado de buena fe y haciendo todo lo posible.

besos (ahora cornelius tiene rostro!!!, antes, hombre sin cara, jejej, nunca estarás solo, besos)

CORNELIVS dijo...

RONINI: Desde luego aciertas plenamente amiga Ronini, separar lo personal de lo profesional seria lo ideal, pero es a veces muy dificil, y te quema un poco.

Todos tratamos de no implicarnos emocionalmente en los asuntos, y unas veces lo conseguimos mas y otras menos. Y sobre todo, esos ratos de soledad a que me refiero en mi post... son una de las cosas más desagradables por las que pasamos nosotros.

Muchisimas gracias por tus palabras de ánimo y por tu comprensión. Y muchisimas gracias tambien por ese "nunca estarás solo". Me ha llegado muy dentro.

UN BESO ENORME.

CORNELIVS dijo...

RAMPY: Gracias amigo. Un abrazo.

CORNELIVS dijo...

AMIG@ MI@: Para trato humano y bueno el que tu emanas, que eres un autentico encanto!

Gracias siempre por acompañarme.

UN BESO ENORME Y SALUDOS CORDIALES A LOS TUYOS!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Es increíble todo lo que uno puede experimentar a lo largo de la vida profesional, y más aún si se es abogado.

Deben haber casos exitosos y otros frustrantes, sentimientos de solidaridad y sentimientos de enojo, de acuerdo a las circunstancias. Uno no puede a veces dejar ese montón de fantasmas que rondan nuestros sueños y que muchas veces desean entrar por al puerta grande a nuestros hogares.

Definitivo el ser abogado requiere y exige una gran responsabilidad tanto para uno como para los clientes.

Me gusto toda la definición de tu trabajo y de cómo has compartido detalles de tu vida como profesional y como ser humano.
Saludos

CORNELIVS dijo...

ROY:

Muchas gracias, amigo. Siempre es un consuelo el saber que tienes a alguien cerca que te comprende.

Gracias por compartir esa "soledad del abogado" y por tus palabras de aliento, son reconfortantes!

Un ABRAZO

el huerfano piano dijo...

enhorabuena por el premio muy merecido.

Entiendo tus palabras, tus luchas y batallas, lo que no entiendo es donde esta aquella justicia que tanto nos enseñaron, nos hemos perdido en aquellos lugares de paginas de querellas, demandas y otros nos hace pensar que tanto luchar por la libertad de las pequeñas cosas,nos olvidamos de nosotros mismos...

como siempre me haces penser , refelxionar

CORNELIVS dijo...

MARIA: Solo te puedo decir una cosa: GRACIAS. Se nota que conoces esto, las luces y las sombras. Esta muy bien ganar, de acuerdo, pero hasta que llega ese momento...cuantos dolores de estomago pasas, verdad?

Y luego están los olvidadizos de la dolorosa, que ahora con la crisis, han aumentado sensiblemente.

En cuanto a lo del "secretariado", conforme. ¿Cuando empezamos? (jejej).

UN BESO ENORME

CORNELIVS dijo...

HUERFANOPIANO: Me gusta lo que dices. Es verdad que no solo tenemos nuestros problemas, sino que además cargamos con los problemas de los demás, y muchas veces nos olvidamos de nosotros mismos.

En cuanto a la Justicia en si, no pierdo mi esperanza en que el ser humano, algun dia, aprenderá a hacer las cosas como es debido.

UN BESO!

ALAS DE MI LIBERTAD dijo...

paso corriendo sin tiempo,para leerte pero quiero dejarte un fuerte abrazo hos echo de menos,besos

ya veo el cambio de tu blog y me gusta.

bluengels dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
blanca dijo...

Gran profesion esta que dentro de un año me voy a disponer a ejercer,en el ultimo año o mejor dicho mis ultimas asignaturas de mi ya caduco plan de estudios de la Licenciatura de Derecho por la Universidad de Sevila. Te felicito por tu forma de ejercer la profesion y de dignificarla en estos tiempos en los que ser abogado es casi sinonimo de "chorizo" "maleante" "corrupto" o el mas famoso calificativo "sin vergüenza", abogados como tu y otros muchos a los cuales tengo el placer de conocer y admirar hacen que las futuros abogados, estudiantes y amantes del Derecho sigamos cogiendo un manual de derecho, una legislacion o unos magistrales apuntes universitarios empapandonos de el y luchando por sacar esta carrera universataria con orgullo y con la satisfaccion de que en nuestro futuro podremos tener el placer de encontrarns frente a nosotros otro colega que siga como nostros creyendo en esta profesion...Gracias!!!

bluengels dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paulina Mosquera Molano dijo...

Saludos colega. Soy abogada colombiana. Recientemente estoy atravesando un Dilema ético muy usual en nuestra profesión: me enamore de mi cliente. Hace 7 meses estamos juntos, y hasta ahora hemos escondido nuestra relación, por temor a enfrentar las consecuencias... pero, hasta que punto un sentimiento tan hermoso como el amor nos es esquivo, cuando quien nos lo inspira es nuestro cliente? Desearía que tocaras este tema en un futuro, no muy lejano.

Gracias por este blog.