"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

lunes, 22 de septiembre de 2008

Generosidad

Estamos en el frenético Siglo XXI, la era del dominio del capitalismo; la era que exalta como valores supremos la comodidad, el lujo, el éxito personal y la riqueza material, y el estupido orgullo de llegar a ser por lo que tienes y no por lo que eres. Vivimos desde nosotros, por nosotros y para nosotros. Lo queremos todo, y si algo sobra, tambien lo queremos.

He llegado a la conclusión de que la generosidad es uno de los valores que verdaderamente vale la pena practicar. Deberiamos de empezar dandonos cuenta de que nuestro egocentrismo nos lleva a la infelicidad, aunque la sociedad actual y las campañas publicitarias de los grandes centros comerciales nos quiera persuadir de lo contrario.

Cuando la atención se vuelca hacia el "yo", se acaba haciendo un doble daño: a los demás porque se les pasa encima (se les ignora o desprecia), y a uno mismo, porque a la postre se queda solo. Te mueres tan pobre, paupérrimo diria yo, que al final no te queda nada de nada: lo unico que te queda es dinero, vil metal. Al final, como decian los viejos, con dos metros cuadrados te va a sobrar todo.

Pero es que ademas la generosidad nos confunde y nos pone hasta nerviosos: cuando alguien nos da algo por nada, muchas veces pensamos que hay una intención detrás. Somos tan interesados que creemos que los demás también lo son.

Por si fuera poco, tenemos un erroneo concepto de la “posesion” de bienes materiales. Estamos muy apegados a la materia y muy poco a lo espiritual. Pensamos que somos eternos y que nos vamos a quedar siempre aquí. No nos damos cuenta de que no somos dueños de nada: solo poseedores temporales de bienes materiales, y es una forma muy precaria de posesión porque cuando nos vayamos de este mundo todos los bienes materiales se quedará aquí. Desnudos nacimos y desnudos nos iremos. Salvese el que pueda, pienso que somos como tontos rematados: somos como el niño pequeño que va a un parque de infancia a jugar con juguetes que no son suyos, son del parque. El niño se dedica toda la mañana, no a jugar, sino a amontonar juguetes, quiere llevarselos todos, sin darse cuenta de que cuando toque el timbre tendrá que irse a su casa y deberá de dejar todos los juguetes allí. Niños pequeños para el mundo del espiritu.

Convendria recordar que todo lo bueno que hay en la vida de las personas es fruto de la entrega de alguien, y eso bueno, alto y noble se ha obtenido no a base de acumular bienes materiales ni mucho menos de arrebatarlos, sino a base de cariño a los demás y de olvido propio. Quienes realmente han hecho algo que ha valido la pena en la historia de la humanidad han sido los seres más generosos. Preguntadle a Gandhi, a Teresa de Calcuta, a Hamilton Naki y a demas personajes análogos.

A pesar de todo, existen todavía muchas personas dispuestas a ser generosos. Cuando se entrega lo que sólo uno puede dar y que no puede comprarse en ningún centro comercial, es cuando la verdad se ilumina y sobre todo, entendemos y vivimos la generosidad en su más profundo sentido: la entrega de sí mismo.
.
A pesar de la gran desvalorización de la sociedad, hay que decir que muchos hombres y mujeres son ejemplos silenciosos de generosidad, y hacen su trabajo en silencio, sin luces ni cámaras. Todos ellos son ejemplos que sin duda deberíamos seguir. Y estos actos de generosidad son de verdad heroicos.

Y es que todos tendemos a buscar el propio brillo, la propia satisfacción, el prevalecer sobre los demás y solemos evitar el dar nuestra luz a los demás. Por eso es normal que nuestro primer encuentro con la generosidad nos resulte muy poco atractivo y quizá hasta incomprensible. Pero verdaderamente, la generosidad resuelve muchos problemas. Y lo mejor de todo es que nosotros podemos ser generosos muy fácilmente. ¿Cómo? Sonriendo a los demás siempre. Ofreciendo nuestra ayuda. Poniéndonos en los zapatos del otro. Teniendo un pequeño detalle con nuestra familia, tan simple como dejar que los demás elijan algo qué hacer: ir al cine, a una comida en el campo, o dejar que los demás escojan la película que se va a ver este fin de semana. Ayudando al que lo necesita.
.
O simplemente, y es solo un ejemplo entre mil: dandole a un niño necesitado un puñado de dulces o de chucherias, como señalo en la imagen de hoy. La sonrisa que os devolverá... no tiene precio.
.
En este mundo tan marcado por las desigualdades sociales, la generosidad es un valor que está, o deberia de estar, en alza. Cada uno de nosotros podemos hacer muchas cosas, y no es ya cuestión de conformarse con hacer bellas o bonitas declaraciones de principios: hay que pasar a la acción. Ademas, muy cerquita nuestra, a veces hasta en la propia esquina, tenemos situaciones que nos invitan a ser generosos. Por eso pienso que no hay que ser tacaños con la generosidad. Hay mucha gente que está cerca y que podría consolarse con nuestra ayuda si hacemos un esfuerzo. ¿Cada cuánto tiempo vamos a visitar enfermos a un hospital? ¿Por qué no visitar a enfermos terminales? Sí, es duro, sí a veces es deprimente, y por supuesto que es mas divertido salir a pasear o ir al cine que ir a un hospital público a ver gente que muy pronto se va a morir. Nadie nos va a dar un aplauso, o una medalla por hacerlo, pero vamos a volcarnos hacia los demás, el brillo no importa, lo que importa es que a pesar de nuestros defectos y miserias, podemos hacer una diferencia en la vida de alguien. Dar sin esperar nada a cambio, entregarse y volcarse con los demás, ayudar a los que nos necesitan, dar consuelo a los que sufren, eso es generosidad. Y no es un valor pasado de moda, no, ni muchisimo menos.

Si no estas haciendo nada de eso, tu mismo te estás privando del inmenso placer de hacer algo por los demas. En silencio, sin reflectores, medallas ni aplausos. Ahí, donde está la paz.
.
Saludos
.

44 comentarios:

Ericarol dijo...

Muy interesante y humano tu post.

Mira, en Guatemala solo se habla de la violencia. es increíble. Esto es prácticamente una selva y los casos de abusos de autoridad, violaciones, víctimas, robos, asesinatos, es el día a día.

Yo he sentido una generosidad, de parte de las personas que se han acercado a mí, que es contradictorio ver como estas gentes se andan matando. Es aterrorizante. Me preocupo y me entristece.

No sé si sea bueno o malo, pero nunca he sido parte de la maldad. A mi alrededor siempre he encontrado bondad y generosidad.

Espero nunca ser víctima de la maldad. Por eso trato de pensar todo el día en el amor y en la salud, y en los bellos hijos que tengo y no en lo material.

Un beso bien GRANDE.

Mucho cariño siempre.

Ericarol

AriaDna ♥ dijo...

Ser generoso es más fácil de lo que parece

un beso

María dijo...

Tú estás siendo generoso con nosotros en hacer publicaciones diarias cuando, en realidad, llegas estresado de tu trabajo, y en vez de descansar te pones a escribir para compartirlo con nosotros, tú eres generoso Cornelivs, sin lugar a dudas.

La generosidad, puede llegar a las personas de muy diversas maneras, con un gesto como el tuyo, y con objetos que no tienen por qué ser materiales, como por ejemplo con un abrazo cuando una persona realmente lo necesita, está siendo generoso, o, simplemente escuchando a la persona que necesita ser escuchada.

Yo creo que existen muchas personas generosas, y que no es dificil serlo, simplemente, haciendo lo que a uno mismo nos gustaría que nos hicieran.

Un beso y gracias por tu generosidad, amigo mío.

SUSANA dijo...

Querido, Muy Querido Amigo:

Una vez más y van....debo repetirte, nuestra sintonía es inmejorable.

Hace apenas unos instantes, le recomendaba tu blog a una querida amiga de La Cueva, "Hada Saltarina" en respuesta a su comentario. Y entre otras consideraciones, le decía que El Diario de Cornelivs despuntaba también "valores humanos".

Pues que publico, vengo a visitarte y encuentro "Generosidad", letras de antología.

Y comparto tu pensamiento, lo practico...y me siento muy afortunada por tu amistad.

Já! Sos macanudo hombre!

TE ABRAZO CON ABRAZO DE OSO, COMO CORRESPONDE!

Ronini dijo...

Qué casualidad! Bueno nada es casual, el caso es que hoy hablas de generosidad y yo acabo así mi post de hoy, dicendo que amor también es generosidad...

la vida es elegir, es cuestión de prioridades y cada quien decide las suyas, y difícilmente en la escala de valores esta está en la cima...
si lo más fácil y gratuito como es una sonrisa es un valor al alza, es un gesto muy cotizado...cómo nos vamos a molestar en ir a visitar a pobres ancianos? si ni siquiera besamos a nuestras abuelas...

Pero llámame ingenua, pero confío en el ser humano y en que cada uno en su momento despierte y sepa valorar y actuar y que entregue y se entregue y que se de y que se regale y que se olvide del corte inglés..

y la sonrisa de un niño..no tiene precio...cada día me levanto y voy a trabajar y qué suerte la mía! me encuentro con la sonrisa de doscientos...
me encantó cornelius, gracias siempre por compartir por hacernos custionar...por lo que nos das

Amig@mi@ dijo...

lo que puedo asegurar es que la generosidad cuando se paga con la misma moneda te engancha de por vida.
Nunca olvidaré mis visitas al c2cotolengo" ( centro de niños discapacitados en Madrid), los fines de semana durante mi época universitaria. nunca me regalaron algo tan hermoso que aquellas sonrisas que aún guardo tan dentro.
Besos Cornelivs y un guiño por lo que tu y yo sabemos...

sinkuenta dijo...

Cornelivs, me ha encantado este post... yo creo que la época que vivimos, de transición, de finalización de un capitalismo feroz que ha venido demostrando que no funciona... necesita de seres generosos, que lleguen a entender que la verdadera vida transcurre lejos de las posesiones y las cosas materiales... que al fin y al cabo, todos compartimos esa esencia que nos hace iguales. Me alegro mucho de leerte. Un abrazo.

el huerfano piano dijo...

LA pura verdad, es que desde te conozco, siento la generosidad, algo que me faltaba, pero ver como todos los días con tu agobiante trabajo estas ahi, para enseñarnos, para relatarnos algo más ese hecho por si es generoso, no lo crees?
eso sin entrar en detalles cuando has sido una de las personas mas generosa y sensible, que podia leer entre lineas angustias y sin pensarlo dos veces has ofrecido ayuda, no es tu generosidad?

eres un buen maestro de la generosidad, también del perdón.

Mucha maldad en el mundo, mucha hambre pocos saben compartir, pero por lo menos tu con tu generosidad has puesto tu granito de arena en ponerlo por escrito

bendito abogado que eres

CORNELIVS dijo...

ERICAROL: Me ha llegado dentro tu comentario. Comprendo tu preocupación y tu tristeza, ante la violencia de tu entorno. Solo nos queda hacer votos para que no seas victima de esa violencia.

De todos modos, con lo bella persona que eres no creo que nadie se atreva a meterse contigo.

Recuerdo una frase que decia: "Si sufres una afrenta, podras olvidarlo; si tu haces la afrenta, no lo olvidarás jamás".

Te queremos.

Un BESO bien grande para ti tambien.


ARIADNA: Si! Solo es cuestión de proponerselo. Un beso.

MARIA: Mi dulce Maria. No sé que decirte, yo solo intento hacer las cosas bien (¡aunque luego no me salgan! jejej), pero por l omenos lo intento. No soy virtuoso, sino gran pecador. Tu si que eres buena persona, como lo demuestra lo que escribes y como lo escribes.

Como dice Ariadna, si es que en el fondo cuesta muy poco ser generoso, y creo que das la clave: simplemente haciendo por los demas lo que te gustaria que te hicieran a ti.

Otro beso enorme, querida amiga.


SUSANA:
Mi muy querida Susana. Eres extraordinaria. Cuando hace calor, eres como el viento, como la brisa fresca que te reconforta; y cuando en el corazón hace algo de frio, de pronto asomas con ese calor de hogar, esa calidez, ese "sos macanudo" que me ha llegado y que me ha reconfortado enormemente.

"Vos si que sos macanuda". Y yo, no solo que me siento muy afortunado con tu amistad, sino que ademas estoy muy honrado por ello.

¿Un pequeño favor me harás? No cambies nunca.

Otro ENORME abrazo para tí.

RONINI: Gracias a ti por tu comentario y por esta buena sintonia que tenemos. ¿Sabes una cosa? Yo tambien soy un ingenuo, como dices, porque tengo la misma creencia que tú. Quizas un buen dia el mundo vomite su materialismo y abra sus ojos a OTRA realidad distinta. UN BESO.

AMIG@ MI@: Desde luego que te engancha, esa sonrisa de agradecimiento te colma por dentro. (A ver que ricachón de esos puede comprar esa emoción...).

BESOS y yo tambien te guiño.(entendido!)

SINKUENTA: Tomo buena nota de tu maravillosa frase: "seres generosos, que lleguen a entender que la verdadera vida transcurre lejos de las posesiones y las cosas materiales... que al fin y al cabo, todos compartimos esa esencia que nos hace iguales". Yo no lo hubiera dicho mejor. Yo tambien me alegro mucho de leerte a tí. OTRO ABRAZO.

HUERFANO PIANO: !Tu tranquila, que ya te pasaré mi Minuta! (jejeje, es broma).

Ahora en serio: Tu si que eres generosa y bendita, te abres a nosotros, compartes tus penas con nosotros, nos comentas, y encima nos das animos. Me recuerdas la famosa frase: "las penas pequeñas son locuaces; las grandes, mudas".

Si todos hicieramos un poquito, solo un poquito, el mundo lo notaria mucho.

Un beso ENORME.

DianNa_ dijo...

Tienes tanta razón, somos verdaderos autistas en muchos aspectos, no miramos más allá de nosotros mismos y nuestras imperiosas necesidades, que al final, tanto amontonar, no sirve, saldremos de esta vida con las manos vacías.

Buena reflexión, niño, gracias.

Besos y buenas noches :)

Edgardo dijo...

Amigo Cornelivs, gran texto, y gran deseo. Isócrates dijo “Reine en vuestro vestido el aseo, mas no el lujo. Este no es a propósito sino de una vana ostentación; el otro, de la decencia”. Y hace tanto tiempo dejamos de ser decentes, y hace tanto tiempo nos volvimos lujosos y lojuriosos con cada objeto que existe en la tierra.

No creo que lo material sea algo temporal por ser mortales, lo material de por si y en si es algo sujeto demasiado al tiempo y al espacio. Los activos se amortizan justamente porque con el correr de los días, meses y años pierden valor, tanto pierden valor que en una empresa hay que ir contabilizando su depreciación. Así también, lo material esta muy sujeto a la moda, cosas que hoy no valen nada y nadie quiere mañana pueden llegar a valer millones, y viceversa, por lo tanto, no deberíamos estar muy orgullosos con las cosas que poseemos, porque la verdad, ¿Qué poseemos? ¿Qué tenemos? Por último, lo que ha pasado en esta semana nos muestra lo insignificante que es todo en este sistema, el que tenía hace dos meses atrás 10.000 acciones de por ejemplo AIG tenía mas o menos una pequeña cantidad de dinero, hace una semana no tenía ni lo que vale el papel en el que estaba impresa la acción. Por lo tanto, todo es muy relativo, todo es muy cambiante. Si a eso le agregamos que uno no sabe si siempre podrá mantener el trabajo y el status que se encargo de conseguir, por problemas personales, municipales, estatales o mundiales lo vuelve todo muy volátil.

Francis Bacon dijo “La experiencia de los siglos prueba que el lujo anuncia la decadencia de los imperios” y mira donde esta ahora Estados Unidos y casi toda Europa.
Estoy plenamente de acuerdo contigo, la generosidad debería ser el norte a seguir, dejar de lado nuestro yo, nuestro ombligo y pensar más en el otro, en los demás. Es tan difícil, nos crían, nos educan, nos hacen crecer y vivir en esta suerte de enfermedad materialista por lo cual lo que importa es lo que tenes y no lo que sos.
Deberíamos reconocer más a estos personajes que en silencio dan sin esperar nada a cambio, entregan su tiempo y sus vidas en pos del beneficio colectivo.
Ojala mas intentaran probar esta forma de vida, verían lo gratificante y constructiva que es. No hay plata que compre sonrisas, abrazos, besos y amigos. No hay nada que pueda valer mas que la vida de cada ser que existe en esta tierra y nuestro trabajo no debe ser ese que realizamos cada día cuando marcamos tarjeta, cumplimos estúpidos horarios para ganar jugosos premios, sueldos u honorarios, el trabajo a realizar debe ser otro.

Ya sabes que yo estoy plenamente de acuerdo con tu campaña de fomentar la generosidad en el mundo.

Te dejo un fuertísimo abrazo amigo.

HologramaBlanco

RAMPY dijo...

Hola Cornelivs, es muy generoso por tu parte el dejarnos este post en el que hablas de la generosidad.
Te doy gracias por compartir la información y simplemente me queda mandarte un abrazo y desearte que pases un buen día
Hasta muy pronto
Rampy.

Carlos Labarta dijo...

Tratando de añadir un "algo más allá", más trasgresor, os pediría que me dijérias razones por las que deberíamos pensar que el Hombre merece la oportunidad de este cambio radical en su conducta. Razones que nos devuelvan la confianza en el género humano, sin resquicio de duda; razones para no dejar de tratar de subsanar nuestros errores... En fin, todo eso...
Puedo estar de acuerdo contigo, pero soy realista, bueno, vale, quizás peque de excesivamente negativo al tratar de exponer un contrapunto, pero es que me resulta difícil considerar que el ingente esfuerzo en la consecución de ese cambio, de el fruto deseado, vale de poco al final y no es recompensado... Diréis, que podrán no conseguirse los objetivos utópicos y que en el recorrido de la pretendión de conseguirlos, siempre se van modificando y consiguiendo otras cosas, siempre buenas y que suavizan un defecto general más grande, suavizan un problema social mayor, pero... implica un sufrimiento, una lucha que consigue hacer de la vida de los que pretenden la utopía, un verdadero martirio. Y eso tampoco es justo. No podemos querer que haya mártires, porque redoblamos la injusticia. Tampoco hemos de dejar que los benévolos sean siempre los mismos, mientras tengamos la pretensión de acogernos a los beneficios una utopía por la que no luchamos, hemos de actuar, concienciar... Pero hay que mantener un punto de alerta y de "pie en el suelo", "en el hormigón", a "peso de roca".

Este amante de utopías...

Esther dijo...

Sin la generosidad y el pensar en los demás el mundo no exisitiría hoy en día, lo malo es que todo el mundo no es generoso y unos acaban viviendo para otros.. dándolo todo por el resto y apenas ni se lo agradecen.

A mi me ha pasado ser generosa darlo todo por alguien y después por cualquier cosa, por mirar por un momento por mi misma no valorar todo lo que he hecho por esa persona.. y da rabia.

Mucha gente deja de ser generosa y altruista por ese motivo no se lo agradecen y eso es lo malo,que esos pocos generosos acaben convirtiendose en egoistas en vez de todo lo contrario. Los egoístas tenían que descubrir la magia del dar algo y sin pedir nada a cambio pero recibirían más de lo que se piensan..
besos

Oteaba Auer dijo...

La generosidad deja de serlo en cuanto exista el más mínimo interés, ya sea oculto o no. A veces se confunde el poner límites con la falta de generosidad; pero allá cada cuál...
Interesante entrada
besos

Hada Saltarina dijo...

Fíjate que hay una palabra hoy en día tremendamente denostada y es "caridad". Pero, al fin y al cabo ¿qué es la caridad? Para muchos es dar aquello que le sobra para solucionar un pesar que no te implique. Pero caridad es AMOR, y el amor sólo puede ser GENEROSO, porque nace del fondo del corazón.

Gracias por ese llamamiento a la verdadera generosidad.

Un abrazo

Haideé Iglesias dijo...

Cuando uno puede realmente practicar la generosidad es cuando a comenzado a hacerlo en si mismo. Cuando se a perdonado, cuando a comprendido cuantas veces al cabo del día alguien ha hecho algo por él al perdonarle un desliz, un tropiezo, una insensated, diciendote: no tiene importancia, estamos para ayudarnos unos a otros... Y cuando te ves necesitado, cuando dejas de creer que los demás son malos, porque lo que encuentres será el reflejo de tu propio pensamiento. Cuantas veces a mi me han fiado en locales donde no me conocian absolutamente de nada, y como mucho después de su gesto, volví para darles lo que me habían dado, que fue precisamente generosidad y confianza en si mismos y en mi... en ocasiones volví despues de un año... y se asombraban, pues decian, "no tenía importancia", no esperaban una recompensa, no esperaban tan siquiera que les devolviera lo que me habían fiado, y digo mal, pues en realidad me lo habían dado, les había salido del corazón. Claro que podía no haber vuelto; si, pero ellos ya estaban pagados con su acción, lo habían hecho y se habían olvidado de ello, es es lo que nos trae la salud, el desapego. Y es lo que también te trae el que aparezcan personas en tu vida que te recompensen por esa acción, porque el universo se mueve para que cada causa sea un efecto. Así que el que lo piense al revés se va a encontrar precisamente con lo que quiere evitar, si no da, no recibirá...
No hay ninguna útopia en ello... saber mirar de otro modo, sólo eso, que por lo que veo parace muy difícil...
Sólo hago, eso es todo...incluso cuando he sido muy pobre economicamente, siempre repartía, y siempre me llegaba de alguna otra manera... vivir y hacer, para saber y comprender...el mundo y las otras personas son tu espejo...hay que tener humildad para ver que en ocasiones también nosotros creyendonos generosos, de alguna manera en nuestro fuero interno nos mueven intereses egoistas y quizá por esto tenemos reveses, cuando creemos ser generosos; la honestidad comienza por uno mismo, no ver siempre la paja en el ojo ajeno y dejar de lado o no ver la viga en el propio...
¿Te das cuenta de que nunca te halago? ¿Crees que es mejor o peor?
Me gustaría que me contestaras. No hablo de mi, sino de lo que te parece a ti. ¿Crees que con lo que te digo es suficiente? Porque Cornelivs, la generosidad por lo general se nos pasa desapercibida, si no se hace manifiesta :)
Un fuerte abrazo.

Carlos Labarta dijo...

HAIDEÉ IGLESIAS: todo buen principio deontológico ha de ser sustentado en la propia experiencia, ha de ser practicado por uno mismo. Lo contrario es una total hipocresía, en verdad. Jamás admitiríamos la conducta de alguien que no predicara con el ejemplo.
No damos, no recibimos... Pero así no ha de empezar nadie a que la cosa cambie, a que se vea que eso es útil, efectivo. La buena conciencia trae buena salud, pero acompañada de buenos sufrimientos... Todos tenemos en el pueblo a la buena anciana, que acaba pecando de confiada, porque también hay especialistas en el abuso de la confianza... Recibido esto en premio, se genera la reacción contraria... No seguir dando. Quién es capaz siempre de mantener lamisma mejilla en su sitio, mientras se reciben bofetadas?
Uno siempre querrá recibir, si da y si al cabo de haber estado dando no recibe, acabrá por tomar lo que consideró que era suyo, merecido...
es utopía, Haideé... Porque no llega a poder ser esto un planteamiento que quizás a pequeña escala tenga sus resultados positivos, sí, no siempre han de ser negativos, pero que a otro nivel, a un nivel más amplio, una vez planteado se diluye por imposible e inabarcable...
Ponte a ser generoso en esta época, en la que vivimos ahora, en estos momentos, y en lo que ha de venir, que esperemos no sea mucho más peor, y comprobarás que cuando el barco se hunde, cada uno busca su salvavidas, y quien acaba por repartirlos se queda sin oportunidad...
Desapercibida sí... Invisible...

... Ahora que... tampoco yo cejo en mi intento...

Este amante de quimeras y utopías...

Isabel Romana dijo...

Has puesto el dedo en la llaga de un tema candente; candente porque la estructura capitalista nos empuja constantemente hacia el individualismo borrando concienzudamente (o tratando de hacerlo) tantos valores sociales como hemos ido acumulando a lo largo del tiempo y, también, porque parece que han logrado convencer a mucha gente de que la única posibilidad de felicidad es "tener", puesto que el éxito social, personal y familiar se mide con los dígitos de la cuenta corriente. No creo que las personas de hoy seamos peores que las de hace cincuenta años. Lo que ocurre es que cincuenta años atrás la posesión de cosas materiales estaba muy limitada, la gran mayoría de la gente sobrevivía bastante humildemente y sus distracciones, sus afanes, sus afectos, sus aspiraciones, estaban puestos en otras cosas y no en aquello (riqueza, posición social, etc) que estaba fuera de su alcance. Hoy todo parece (engañosamente) que está al alcance de nuestra mano y parece que todo lo queremos y que es un rotundo fracaso no conseguirlo. Ahora bien, esa ceguera (que espero sea transitoria) no es natural, sino inducida. Con frecuencia los padres, los profesores, muchas de las personas en torno a los niños y jóvenes tratan de inculcarles otros valores muy alejados de ese vacío "poseer", pero reconozcamos que lo tienen muy difícil, porque nadan contra corriente. No me gusta la sociedad que estamos construyento y espero que consigamos darle la vuelta y transformarla en otra más humana y hospitalaria. La generosidad a la que apelas con tantas y tan excelentes razones, creo que debe empezar por nosotros mismos en el siguiente sentido: dar ejemplo a nuestros hijos, en nuestra vida cotidiana, de austeridad, sentido común, contención y solidaridad. Es el único modo que se me ocurre, de momento, para combatir el egoísmo individualista que nos invade. Besos, querido amigo.

oyana dijo...

Es cierto que vivimos en una sociedad donde los valores están a la baja. Prima el consumismo y el egoismo. Estamos en una época de abundancia y nos volvemos hedonistas, egoistas y más "istas", pero yo siempre confío en el ser humano. Hay muchas personas generosas. Cuando das compruebas que es casi más placentero dar que recibir.
A lo largo de la vida aprendes a desprenderte de objetos, cargos, situaciones de escaparate y a centrarse en lo importante: los afectos, las relaciones humanas, los sentimientos, la solidaridad.
Me ha gustado mucho leer lo que dices y como lo dices. Un abrazo

CORNELIVS dijo...

DIANNA: Gracias a ti por tu afecto. Un beso!

CORNELIVS dijo...

EDGARDO: Comparto letra a letra y coma a coma tu luminoso e interesante comentario. Estamos plenamente de acuerdo, amigo. UN FUERTE ABRAZO.

CORNELIVS dijo...

RAMPY: Gracias, otro fuerte abrazo para tí.

CORNELIVS dijo...

CARLOS LABARTA I y II.

Comprendo perfectamente tu actitud y tu postura, más de lo que tu crees. Eres hiperrealista, y lo comprendo y respeto.

¿Que te diga una sola razón por la cual darle un voto de confianza al genero humano? Pues mira, aqui la tienes: los miles y millones de heroes anonimos que se dedican a dar la vida por los demas; gente acomodada, incluso con dinero, que de pronto han sentido la LLAMADA INTERIOR de darse a los demás, lo han dejado todo y se han ido a Africa o a otros sitios a colaborar en cuerpo y alma con organizaciones no gubernamentales o de ayuda, o de otro tipo. Gente comprometida.

El ser humano es capaz de lo mas perverso, eso ya lo sabemos; pero tambien es capaz de lo más bello, de los más generosos actos de entrega y de amor por los demás.

Geneticamente hemos sido creados coo "aptos" para experimentar el amor por los demas, la generosidad para con el projimo. Poder, podemos. Otra cosa es que lo hagamos. Es cuestión de autoeducación y de autoanalizar cada uno su escala de valores.

Decididamente, si, creo en el ser humano. A la gente, en el fondo, le chifla la verdad. Da un poco de amor, haz la prueba, y verás como la gente te rodea y te ama.

Y no me digas iluso: repito que comprendo perfectamente tu realismo. Se donde vivo y donde estoy.

Te diré más: CREO en el ser humano, por dos razones: 1.- Porque objetivamente creo en él. 2.- Además, porque NECESITO CREER.

Cuando la fe en los demás te abandona, tambien te abandona la fe en ti mismo. SI TU CREES EN TI MISMO, PREGUNTO: ¿POR QUE NO CREES EN LOS DEMAS?

Tu eres capaz de amar, verdad? POR QUE LOS DEMAS NO VAN A SER CAPACES DE LO MISMO?

Insisto en que respeto tu opinion, amigo Carlos. Pero lamento profundmente leer este parrafo de tu comentario:

""Porque no llega a poder ser esto un planteamiento que quizás a pequeña escala tenga sus resultados positivos, sí, no siempre han de ser negativos, pero que a otro nivel, a un nivel más amplio, una vez planteado se diluye por imposible e inabarcable...
Ponte a ser generoso en esta época, en la que vivimos ahora, en estos momentos, y en lo que ha de venir, que esperemos no sea mucho más peor, y comprobarás que cuando el barco se hunde, cada uno busca su salvavidas, y quien acaba por repartirlos se queda sin oportunidad...
Desapercibida sí... Invisible... ""

Lamento profundamente leer eso, y aunque comprendo tu pesimismo y lo respeto, NO lo puedo compartir. ¿Por qué te resulta tan dificil creer en los demas? Mira: nosotros estamos aqui por un acto de generosidad. Si yo escribo y tu lees esto es porque dos mujeres pasaron un tormento para echarnos a este mundo. Nos dieron su teta de pequeños y se desfondaron por criarnos y ponernos aquí. Somos, pues, hijos de la generosidad.

¿Quien de vosotros si vuestro hijo os pide pan le da una serpiente", dijo Jesus de Nazaret.

LA GENEROSIDAD NO ES UNA UTOPIA, AMIGO, Y SE QUE EN EL FONDO DE TU CORAZON ESTAS DE ACUERDO CONMIGO, PERO QUIZÁS TU COMENTARIO PROVENGA DE TU DESENCANTO O DE TU DOLOR AL COMPROBAR LA PORQUERIA DE MUNDO EN EL CUAL VIVIMOS, Y HABLO EN GENERAL.

ANIMO. MUCHO ANIMO AMIGO. Y puestos a ser generosos, mi amistad y mi afecto ya sabes que lo tienes.

UN FUERTE ABRAZO AMIGO, Y GRACIAS POR TU COMENTARIO, ME HAS HECHO PENSAR.

CORNELIVS dijo...

HAIDEÉ.

Coincido contigo. Estoy de acuerdo en que muchas veces, lo que pensamos de los demas o lo que encontramos (o creemos encontrar) no es sino el reflejo de nuestro propio pensamiento.

Coincido tambien en que para ser generosos con los demas y amar a los demas tienes que empezar siendo generoso contigo y amandote a ti mismo. Si no confias en la capacidad de amar de los demas es que quizás tampoco confies mucho en la tuya.

Y en cuanto a lo de que no me halagas, me pides una respuesta. Pues bien, héla aquí: amiga Haideé, me gusta la SINCERIDAD CON NOBLEZA. Sea para halagar o para criticar.

Prefiero mil veces una verdad dolorosa a una mentira piadosa.

Si alguien me dedica un piropo o una frase amable, o me manda un beso o un abrazo, sinceramente, porque le sale del corazón, QUE LOS DIOSES LO BENDIGAN.

Si alguien, por el contrario, me hace una critica (así conocí a otro de mis muy queridos amigos, Edgardo) y tiene narices para plantarse y decirme las cosas a la cara, con nobleza, sinceridad, y expresando lo que siente, QUE LOS DIOSES LO BENDIGAN TAMBIEN. Yo no soy perfecto, ni quiero serlo: tengo un cumulo de imperfecciones que alcanza hasta el cielo. Pero tengo una cosa buena, y mis queridos romanos me lo enseñaron: se reconocer cuando alguien lleva razón y cuando sus postulados son mas brillantes, mas convincentes o mejores que los mios. Soy humilde para reconocerlo. Y ADEMAS LE ESTARÉ ETERNAMENTE AGRADECIDO A ESA PERSONA: PUES ESA CRITICA ME ENSEÑA, PUEDE QUE YO ESTUVIERA EN UN ERROR Y SI ESA PERSONA CON SU VALENTIA ME LO HA HECHO VER, BENDITO SEA. RECONOCER ERRORES ES DE SABIOS.

Que mas quieres que te diga? Pues que te mando un ABRAZO ENORME.

CORNELIVS dijo...

ESTHER: Franco y noble comentario el tuyo. Me identifico con él.

Ademas, llevas razón: el generoso solo busca el PREMIO DE SI MISMO, de su tranquilidad de conciencia. Si alguien deja de ser generoso porque no se lo reconocen, es que busca algo: ya no hay desinterés. Esa pseudo-generosidad...a mi no me termina de convencer.

UN BESO ENORME.

CORNELIVS dijo...

OTEABA: Te digo lo que a Edgardo: punto por putno y coma por coma coincido contigo. UN BESO!

CORNELIVS dijo...

HADA SALTARINA: Te digo lo mismo: punto por punto y coma por coma, de acuerdo contigo. Pero es que, ademas, tu lo has dicho con una dulzura encantadora. OTRO ABRAZO PARA TI.

CORNELIVS dijo...

ISABEL ROMANA: Querida amiga: Me ha gustado mucho esta frase de tu comentario, que hago mia:

""...parece que todo lo queremos y que es un rotundo fracaso no conseguirlo. Ahora bien, esa ceguera (que espero sea transitoria) no es natural, sino inducida. Con frecuencia los padres, los profesores, muchas de las personas en torno a los niños y jóvenes tratan de inculcarles otros valores muy alejados de ese vacío "poseer", pero reconozcamos que lo tienen muy difícil, porque nadan contra corriente...""

Impecable. Y, si, llevas razón, debemos de empezar por nosotros y por nuestros hijos, segun los eduquemos, asi saldrán.

UN ABRAZO.

CORNELIVS dijo...

OYANA: Gracias. A mi tambien me ha gustado muchisimo tu comentario, lo que dices y como lo dices: ""A lo largo de la vida aprendes a desprenderte de objetos, cargos, situaciones de escaparate y a centrarse en lo importante: los afectos, las relaciones humanas, los sentimientos, la solidaridad"".

Gracias por tu comentario, por tu fe en el ser humano, y por contagiarnos tu optimismo. Eres un encanto!

Besos, querida amiga.

adriana dijo...

Sabes qué pienso que sería muy generoso también y además es gratis? Decirle a la gente que queremos que la queremos.

Bonita entrada, llena de verdades.

Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es una magnífica reflexión la que traes hoy a esta entrada. Seamos generosos en todos los aspectos de nuestra vida. Y cada día. No sé si cambiaremos el mundo, pero nos cambiaremos a nosotros.

CORNELIVS dijo...

ADRIANA: Gracias por tu visita y por tu comentario, que invita a la sinceridad y a exteriorizar nuestros sentimientos.

Profundo, una gran verdad. Si quieres a alguien, ¿por qué no se lo dices?

Un abrazo.

CORNELIVS dijo...

PEDRO OJEDA: Muy sagaz tu observación. y ademas, yo añado: si nos cambiamos a nosotros, tambien cambiaremos el mundo, que se compone de personas (nosotros somos el mundo) el mundo no es un ente autonomo distinto a nosotros.

Un abrazo.

Lycans Laqueus dijo...

Creemos tener el ombligo mas grande que nuestro porpio ego, con el peligro de implosión que eso conlleva!!

como solemos decir ultimamente DAR, DAR y DAR sin pedir nada. Y hasta que uno no DA de esa manera, no empieza a recibir lo que merece la pena.

un lobo entregado

CORNELIVS dijo...

LYCANS: Estamos en sintonía. Un cordial saludo.

evaM dijo...

"Conviene , por una parte ser generoso cuando se da y, por otra, no mostrar dureza en reclamar lo que nos deben, y en toda suerte de transacciones cuando vendemos, cuando compramos, cuando damos o recibimos un alquiler, en las relaciones de vecindad en la ciudad y en le campo, manifestarse ecuánime, afable, dispuesto a ceder en muchos casos de su propio derecho, manteniéndose siempre en lo posible y más que en lo posible alejados de los pleitos. Renunciar un poco al propio derecho no solamente es generosidad, sino muchas veces también ventajoso. Pero hay que tener en siempre en cuenta la hacienda familiar, porque ciertamente dejarla arruinar es algo vergonzoso; hay que proceder de forma que se eviten en todo momento las sospechas de avarientos y de miserables. El poder ser generoso, sin despojarse del patrimonio, es ciertamente el fruto mayor de la riqueza"


Ciceron

Llevo largo rato leyendo tu post sobre la generosidad, lo he releido, leido tambien todos los coments y tus respuestas a tus amigos. Que puedo decir...un blog extraordinario el tuyo.
A veces pienso que el mundo esta compuesto de 4 clases de personas( por poner un numero) los malos, (pocos) los buenos(pocos) los indiferentes (muchos) y luego estan los generosos que hacen de este mundo un lugar mucho mejor de lo que seria sin ellos? Y sin embargo...todos tenemos la capacidad para serlo.

Un saludo muy cordial y mis mejores deseos desde este frio lugar llamado Londres.

Queiles dijo...

Símplemente GRACIAS

Haideé Iglesias dijo...

Carlos Labarta: con el permiso de Cornelivs te contesto aquí. Es una respuesta muy sencilla: me parecería interesante que volvieras a leer lo que escribí, e intentaras no interpretar lo que digo, sino entender escuchando lo que digo. No me malinterpretes, no hay animosidad ninguna, sólo que me parece antepones tus conceptos a lo expresado por mi. Escucha-lee como la haría un niño; él, si no entiende algo, pregunta. Insisto en la no animosidad.
Te doy la enhorabuena por seguir intentandolo,si :)

Cornelivs: reconocer por ambas partes, siempre por ambas partes... si no, acaba estando la mesa coja. Podemos confundir humildad con inseguridad, una nace de la sabiduria, y la otra de la ignorancia. Gracias, un abrazo muy fuerte y cariñoso :))

Carlos Labarta dijo...

Gracias por manifestar inicialmente que comprendes mi actitud y mi postura... Espero que mi sentido de la realidad no llegue nunca al surrealismo. Quedémonos conque mi experiencia vital, así sin más calificativo de si ha sido más o menos positiva o más o menos negativa, me hace capaz de oponer un contrapunto a estas afirmaciones, que en sí son unos espléndidos deseos, deseos que digo compartir, haber tenido y seguir manteniendo vivos en mi fuero interno, con la intención de que la idea planteada tenga también una respuesta contraria y no para quitarle peso, sino para que "vuele" más segura y firme.
Al fin y al cabo no pongo encima de la mesa algo que no sepáis que no sea verdad. Exceder en la confianza de que nos planteamos odeseamos algo posible, así, al nivel de imaginar que la generosidad cambairía tantas cosas y a tantos, no deja de ser un imposible, pero imposible por su magnitud y porque no dejaría de toparse con dificultades ante las qye muchos iríamos abandonandopor el camino...
La realidad es a veces triste, me limito a decir, contraria a como desearímos que fuera a veces, para nosotros y para los demás. Somos capaces de la belleza y el horror... Eso para algunos es una maravilla de la capacidad del Hombre, pero a mi no me parece que el hecho de que seamos capaces del Horror lo sea. Y, ojo, vemos a diario que es más fácil y gratuito ser capaz del Horror que de lo Bello. En el caso del tema planteado, somos más capaces de ser egoístas, que de ser altruistas... Bien valdrá como deseo, bien valdrá a pequeña escala, como decía antes, pero hay que avisarnos de que una empresa de cambio en este sentido a un mivel más amplio, es una empresa que comienza cargada de incertidumbre y con una alta probabilidad al fracaso. Esto, no tiene nada que ver conmigo o mis experiencias vitales, a pesar de todo... No dejo de ver estas afirmaciones con un cierto aire de posible generalización de la idea de que sean ciertas... Es la realidad, a la que tenemos que prestar más atención. Soy el primero, lo he sido siempre, y no sólo ha sido el mío un planteamiento teórico, moral y/o ético, el primero, digo que ha tratado continuamente de actuar conforme no a mi beneficio, generosa, abundante y espléndidamente, en mi circunstancia y con aquellos que se han puesto en mi camino. Si me has venido siguiendo en otros post del blog, podrás entender que lo que digo ahora confirma este punto, y quizás el resumen no determinante que me hace tener esta postura que denominas hiperrealista, sea consecuencia de haber mantenido y mantener este tipo de posturas ante mis semejantes, familares, amigos, conocidos, extraños y... Firmo como amante de quimeras y utopías, y no miento... Pero la reflexiónperfecta, como tú también haces siempre, es la que tamkbiénincluye en sus premisas sus propios contrarios, sus inconvenientes, sus contrapuntos negativos. Esta es mi actitud.

Admiro a la gente que defiende sus posturas y más aún a la que es capaz de romper con su vida de siempre y a golpe de esfuerzo continuo consigue hacer cosas como las que apuntas en tu comentario-respuesta, aunque añadiría que lo que realmente desearía de esta gente es saber si su esfuerzo también ha ido dirigido a o que más cerca les tocaba... Esto lo digo porque conozco a quienes siendo incapaces de cambiar su entorno, han huído literalmente de élpara tratar de arreglar problemas ajenos, antes que los propios, pero aratrándo los interiores, los propios, y han vuelto frustrados de misiones, paísees tercermundistas y etc... Los admiro. Yo, según mi circunstancia sería incapaz... ¿Me hace peor admitir esta verdad? Para compensarlo trato de cambiar lo que de detriorado haya entorno a mí.. Eso nio me conveirte en un héroe, pero espero que también tengan mis acciones su efecto positivo... (Lo digo así, pero no lo dudo...)
Decir como yo mismo he podido dejar entrever, que no creo en el género humano es de entrada una afirmación propia que no se corresponde con mi propia filosofía de vida o con mis propios códigos éticos o con mis más viejos planteamientos. Pretendí poner el acento en la reflexión, para que también comenzaremos los que tenemos el gusto de leerte, de dedicar un minuto en aquellos que conocemos, individualmente y que merecen nuestro aplauso y que podrían servirnos de modelo... (Considero quela opinión siempre es provocable y que la reflexión ha de ser azuzada...Incluso en contra de uno mismo, si lo que al final se pretende es llegar a una conclusión positiva de cualquier planteamiento.)
Si te llamé iluso es algo que lamento profundamente, pero recuerdo haber dicho, luego lo volveré a leer, que lo que era iluso es pensar que el esfuerzo del cambio es fácil... Aquí andamos todavía debatiendo, buena prueba de ello es que sigamos en esto, en lo que nunca habría que cejar, y eso que este debate podríamos considerarlo como un necesario paso previo antes de cualquier acción... Luego podría confirmar que sencillo, sencillo no debe ser... Y esta consideración, la de que no es fácil la empresa, es necesario hacerla...
Reconozco la necesidad de creer en el género humano. No hay nada más humano que nuestra fe en nosotros mismos. Su falta, nos lleva al desarrollo de otra fe, u otras, por el más puro síntoma de inseguridad y miedo...

En cuanto a que seamos hijos de la generosidad... Sí, es una preciosa forma de verlo.

Veo que tú también eres consciente de que a veces a uno le asaltan las ideas de que el mundo en el que vivimos es "una porquería..." Graciaspor confirmar así también la posibilidad de mi postura... No hace falta estar desencantado para valorar los polos contrarios de una propuesta, ni por emitir la contraria o negativa... Es más, emitir un juicio así, no implica que esté uno desencantado... Extendiendo esta idea y cogiendo el rábano por las hojas, podríamos afirmar, lo digo en broma, que todos los filósofos de la historia eran unos rematados deprimidos, crónicos... (!) Estoy seguro de que esto no será, en todos los casos, cierto...

Acojo tus ánimos sinceramente... Si te hice pensar, me doy por satisfecho. Es el mejor gracias que me podrías regalar...
Un fuerte abrazo para ti.
Amistad, afecto por aquí sobran...

CORNELIVS dijo...

CARLOS LABARTA: Gracias por tu repuesta-comentario. Veo que compartimos el deseo de que esto cambie.

Insisto en que te comprendo. Pero lo unico que digo es que esa realidad, ese sentido de la realidad y de la sensatez que tu tienes, y que admiro, no tiene por qué quitarnos ni adormecernos nuestro noble deseo de que esto cambie, ni de hacer lo que podamos por conseguirlo.

Si cambiamos cada uno de nosotros el mundo cambiará también, pues nosotros somos el mundo, el mundo está compuesto de personas. Puede que sea un razonamiento simple, pero tiene mucho de verdad, en mi opinión.

Gracias de nuevo, amigo, y UN ABRAZO.

CORNELIVS dijo...

HAIDEÉ: Gracias de nuevo. Pero discrepo en una cosa: el ser humilde no tiene por que equivaler a ser inseguro. Humildad no es inseguridad, son cosas distintas, aunque como bien dices alguien lo puede confundir.

Los romanos eran geniales en eso, pusieron especial atención en observar al enemigo y ver en que sobresalía, y adoptaron las costumbres ajenas que eran mejores que las suyas, y los romanos no eran inseguros, te lo aseguro.

Cuando conocieron la gladius hispanicus (la espada española), abandonaron la suya y cogieron la nuestra, porque era mejor.

A eso me referia.

y sobre todo, tenemos que tener clara una cosa: ni tu, ni yo ni nadie estamos en posesión de la verdad absoluta de las cosas.

Otro abrazo muy cariñoso.

Carlos Labarta dijo...

Que sí Corne, que es darte la razón, que jamás diría que poseo la Verdad absoluta, pero que lo que digo es que hay que mirar también el otro lado de las cosas, no obviarlo, para que sean luego en la práctica mejor sorteables esos obstáculos de los que hemos de ser conscientes y sin pretender quitar nigún deseo a nadie, y no dudo de que aquí nadie haya pensado eso mismo... Claro que nadie tiene la posesión de la Verdad, para eso creamos debates y pensamos. La confrontación de ideas es otra de las maravillosas razones que ofrecen esperanza a la evolución mejorable del Hombre, otra de sus buenas cosas... No sería de gusto que nadie tampoco descalificara postura alguna gratuitamente, tampoco lo admitiríamos...

Abrazos fuertes, cariñosos saludos...

amelche dijo...

Es así. Sospechamos cuando alguien es generoso o se porta bien con nosotros.