"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

sábado, 13 de septiembre de 2008

La ciudad que humilló a las águilas.

Cuando eramos muy jovencitos, con 11 o 12 años estudiamos en la escuela la conquista de Hispania por Roma y, como no, la heroica resistencia de Numancia, que durante más de 20 años resistió a su poder. Lo estudiabamos muy a la ligera y sin contrastar los detalles. Sabíamos que España fue la primera tierra que invadió Roma (218 a. C), y la última en ser conquistada, pues fue Augusto, (29 a. dC, aproximadamente), quien terminó de pacificar a los cantabros, astures y pocos más que quedaban rebeldes. Y prácticamente ahí se acababa todo. Los maestros indicaban a los niños que Numancia pasó a la historia como símbolo de resistencia, de suerte que cuando una resistencia es fuerte o heróica, se dice que es una “resistencia numantina”.
.
Y que conste que en ese concreto episodio, mi corazón está partido. Por un lado, adoro la antigua Roma, su cultura, su arte, el sabio legado que dejó a toda Europa en las ciencias, arte, cultura, derecho, lengua, humanismo, filosofia, y tantas y tantas artes. Y estoy agradecido a Roma, pues nos lo dió todo. Primero nos dio con la espada, es cierto; pero luego nos dió su corazón, su alma, y todo su saber, junto con ciudades impresionantes, monumentos, calzadas, infraestructuras, modernización, riqueza. Hispania era la perla del Imperio Romano, su más preciada posesión. Roma nos romanizó profundamente, y luego Hispania dio a Roma emperadores como Trajano y Adriano, y el mejor filosofo de todos: Seneca, que era cordobés. Pero por otro lado, como español que soy, y orgulloso de serlo, no dejo de contemplar con admiración y amor patrio a aquellos numantinos que en un acto heroico prefirieron morir antes que entregarse a los hijos de Rómulo y de Remo.
.
Estudiemos los hechos. Hora es ya de rescatar la historia de lo acontecido, pues siempre he deseado saber más. Mi fuente ha sido wikipedia (podeis consultarla para saber más) y he consultado tambien algunas obras para contrastar fechas y algunos detalles históricos.
.
Nos encontramos en el año 218 antes de Cristo y el mundo conocido tiembla ante la espantosa Segunda Guerra Punica, que enfrentó a las dos potencias del mundo conocido: Cartago y Roma. Hispania, por razones geoestratégicas y por su riqueza agrícola, forestal y mineral, es un motivo económico en los planes del Senado. En dicho año desembarca en Ampurias el primer romano: el general Escipión, con la intención de debilitar la retaguardia del general cartaginés Anibal. Derrotado Anibal, Escipión funda varias ciudades y divide su zona en Hispania Citerior en el norte y Ulterior en el sur. El sometimiento de los pueblos de la península a Roma, tenía sus excepciones. Pueblos como los arévacos, los vacceos, los tittos o lusitanos pusieron mucha resistencia, y ciudades como Numancia llegaron a mandar a Roma embajadas para tratar con el Senado romano. El cónsul Quinto Cecilio Metelo conquistó gran parte de las ciudades de los arévacos y vacceos, pero se le resistieron Numancia y Tiermes. Fue sustituido por Quinto Pompeyo (no confundir con el otro Pompeyo que se enfrentó a Cesar) pero tampoco consiguió someter a las dos ciudades celtíberas.
.
Va pasando el tiempo. El año 153 antes de Cristo, habitantes de Segeda, ciudad que habían combatido a las órdenes del insigne Viriato en el país de los arevacos, dilataba el envío de soldados para servir en el ejército romano, se negaba a pagar impuestos al tiempo que se fortificaba iniciando la construcción de una nueva muralla, hizo frente a las legiones consulares del Cónsul Fulvio Nobilior, quien dejó 6000 hombres en la batalla siendo obligado a huir hasta que la caballería romana que iba a retaguardia convirtió en derrota el anterior triunfo, en la que murió el jefe de los arevacos.
.
Los arévacos supervivientes se reunieron en Numancia y decidieron continuar las hostilidades. Tres días después, Fulvio Nobilior se presentó a las puertas de Numancia con un ejército en cuya primera línea formaban diez elefantes y 500 jinetes númidas.
.
Los numantinos y sus caballos se asustaron por los elefantes y corrían a refugiarse en su ciudad hasta que una pedrada hirió a un elefante que, entrando en furor se revolvió contra los legionarios, siendo imitado por los restantes. Su ataque causó numerosas víctimas entre los propios asaltantes. El ataque que siguió a continuación a los desbandados romanos, hizo que las víctimas se fijaran en 4000 romanos y 2000 entre los numantinos. Además, fueron capaces de matar a 3 elefantes. Fulvio Nobilior no quiso intentar nada más e invernó en su campamento con escasez de víveres y recibiendo continuos asaltos de los numantinos.
.
Llegada la primavera del año 152 antes de Cristo, y Quinto Pompeyo relevó a Nobilior por el Cónsul Claudio Marcelo, que llegó con 500 caballos y 8000 infantes. El pretor Quinto Pompeyo tenía 30.000 soldados y 2.000 caballos que fue perdiendo en las numerosas emboscadas hasta que cansado, dirigió sus tropas contra Tiermes y volvió a hostilizar a Numancia desviando por el llano un río para sitiar a la ciudad por hambre. Los numantinos no solamente lo evitaron sino que volvieron a causarle numerosas pérdidas. Trató de terminar la guerra intercambiando rehenes, prisioneros y desertores y recibió de los numantinos cierta cantidad de dinero. En definitiva, pactó con ellos.
.
Al ser sustituido por Marco Popilio Lenas el pacto fue anulado por el Senado de Roma, que lo consideró vergonzoso, y se decidió seguir la guerra. A Popilio le sustituyó Cayo Hostilio Mancino cuyo fracaso fue superior a los anteriores puesto que cuantas veces como peleó con los numantinos, fue vencido. Fue encerrado en su campamento y, bajo amenaza de muerte para todo su ejército, aceptó la paz. Los numantinos se limitaron a desarmar al ejército romano a cambio de la paz. Fue llamado a Roma.
.
En sustitución de Mancino fue enviado a Iberia el cónsul Marco Emilio Lépido que al ser derrotado en Numancia, decidió seguir hasta la zona de los vacceos y sitió Palencia, donde tras cuatros años de ataques, también fracasó. Pero arrasaron los campos de cereal vacceos para evitar que se suministrara a Numancia. Tras diversas batallas, Mancino firma la paz, pero es desautorizado por el senado de Roma que la considera deshonrosa. Como castigo, es humillado por los propios romanos ante las murallas numantinas llegando a ser ofrecido a los numantinos para que hagan con él lo que quieran; lo dejaron desnudo con las manos atadas a la espalda. Los numantinos se quedaron sorprendidos ante la acción romana pero al negarse los numantinos a recibirle estuvo así hasta la noche.
.
Estos 18 años de lucha con concesiones y dilaciones, hizo que quedara finalmente como unico baluarte hostil a Roma. Ya solo quedaba Numancia.
.
Este cúmulo de constantes humillaciones decidió a Roma, que se vió obligada a enviar a su mejor soldado, el vencedor de Cartago, nada mas y nada menos que Publius Cornelius Scipio Aemilianus, (Publio Cornelio Escipión Emiliano) apodado en ese momento como Africanus. Desembarcó en Tarragona en el 135 antes de Cristo, con unos 5.000 hombres. La primera dificultad que se ofreció en Roma para designar a Scipio (Escipión) como jefe del ejército sitiador de Numancia fue que no tenía el tiempo prescrito para el consulado, pero el Senado decretó que los tribunos volviesen a derogar la ley en cuanto al tiempo, como habían hecho en la guerra de Cartago, y quedase en vigor para el año siguiente. El prestigio de tal general hizo que quisieran alistarse a sus órdenes multitud de romanos; pero no lo consintió el Senado, pues Roma andaba empeñada en otras guerras.
.
Protestó por ello Escipión, que no hubiera querido hacer la guerra numantina con el ejército desmoralizado y vencido que le aguardaba en Iberia. Hubo de consentirle el Senado que juntase tropas mercenarias de otras ciudades y de otros reyes, escribe Apiano, que voluntariamente se le ofrecieron por conveniencia propia. Además con personas escogidas y fieles formó la llamada "cohorte de los amigos".
.
Pidió dinero, pero se lo negó el Senado, consignándole solo ciertas rentas a la sazón no vencidas y, según Plutarco, contestó Escipión que "le bastaba el suyo y el de sus amigos". Tal fue el esfuerzo personal con que aquel experimentado soldado se aprestó a la empresa. Había reunido un cuerpo de ejército de 4000 hombres, adelantándose él con unos pocos a Iberia, donde le aguardaban fuerzas más numerosas. Así que llegó, tuvo que luchar con sus ejército antes que con los numantinos, pues como ya esperaba, lo encontró sumido en tal estado de indisciplina, superstición, molicie y desmoralización, que debió comprobar de donde venía tan repetido desastre y vergüenza como hasta entonces se había registrado en las Guerras Celtiberas. Los soldados cada vez más indolentes se enriquecen con la venta de los botines de guerra a los mercaderes asentados junto a los campamentos romanos. Escipión desterró, dice Apiano, a todos los mercaderes, rameras, adivinos y agoreros, a quienes los soldados consternados en tantos infortunios daban demasiado crédito; expulsó a los criados, vendió carros, equipajes y acémilas, conservando las puramente necesarias; prohibió ir en bestia en las marchas. A nadie permitió, escribe Apiano, tener más ajuar para comer que un asador, una olla de bronce y un vaso. Prescribió que las comidas fuesen de carne asada o cocida. Prohibió las camas, y él era el primero que dormía sobre una estera.
.
Durante este periodo de prácticas y reforma de su ejército, Escipión no tuvo con los numantinos más que ligeras escaramuzas, las bastantes para darse a conocer entre ellos. Hizo todo lo que hemos referido, y cuando por fin tuvo moralizado a su ejército, sumiso y hecho al trabajo y a la fatiga, trasladó su campo cerca de Numancia, cuidando de no dividir sus fuerzas, como hicieron otros, ni de batirse sin antes explorar. -Es un disparate -decía- aventurarse por cosas leves. Es imprudente el capitán que entra en acción sin necesidad, así como aquel otro es excelente que se arriesga cuando lo pide el caso: así es que los médicos no usan sajaduras ni cauterios antes de las medicinas.
.
Cauto y sagaz, Escipión concibió el plan de guerra de reducir, cercar y sitiar a los numantinos, hasta que faltos de fuerza se rindieran. Así, para quitarles apoyo y favor de otros pueblos, se dirigió primeramente contra los vácceos a quienes los numantinos compraban víveres, taló sus campos, recogió lo que pudo para manutención de sus tropas y amontonando lo demás, le prendió fuego. Como hostilizaran los pallantinos de Complanio a los forrajeadores romanos, mandó para rechazarlos a Rutilio Rufo, tribuno entonces y escritor de estos hechos, dice Apiano; y cubriendo la retirada el mismo Escipión, pudo salvarlo con su caballería.
.
Vino por fin a invernar frente a Numancia y para cercarla construyó siete campamentos. Según Apiano, cercó la ciudad con siete fuertes, un foso y un vallado que tenía de contorno más del doble que tenía aquella. Todavía hizo otro foso por encima del primero y fortificado con estacas, fabricó un muro de ocho pies de ancho y diez de alto, sin almenas, sobre el cual construyó todo alrededor de unas torres a un plethron (30,85 metros) de distancia unas de otras, y no pudiendo echar un puente sobre el río Duero, por donde los sitiados recibían tropas y víveres, levantó dos fuertes y atando con maromas, desde el uno al otro, unas vigas largas, las tendió sobre la anchura del río... "En estas vigas, añade el historiador, había clavado espesos chuzos y saetas, las cuales, dando vueltas siempre con la corriente, a nadie dejaban pasar, ni a nado, ni buceando, ni en barco, sin ser visto.
.
Tras quince meses de asedio la ciudad cayó, vencida finalmente por el hambre, en el verano del año 133 antes de Cristo. Sus habitantes prefirieron el suicidio a entregarse. Incendiaron la ciudad para que no cayera en manos de los romanos. Los pocos supervivientes fueron vendidos como esclavos. Escipión renunció a su título de el Africano, y asumió el de Numantino. Escipión regresó a Roma y allí celebró su triunfo desfilando por las calles con cincuenta de los numantinos capturados. Para entonces, Numancia ya se había convertido en leyenda.
.
Los propios historiadores romanos confesarían después que si la Galia (Francia) fue conquistada por Julio César en 20 años, Hispania tardaría 200 años en serlo. No nos habian engañado los maestros de la escuela, no. De todas las provincias romanas, dijeron, fue “la primera en ser invadida, y la última en ser conquistada”. Y así fue.
.
Saludos.
.

22 comentarios:

RAMPAEL. dijo...

En nuestra formación cultural de historia, Roma nos ha dado el derecho ( romano) además de muchos monumentos ( acueductos, teatros, etc) y nos ha forjado nuestro carácter latino.
A mí me apasiona la historia y si te gusta este episodio en concreto hay un libro escrito por José Luis Corral que se llama precisamente así NUMANCIA, donde cuenta con pelos y señales este episodio de la historia.
Te mando un abrazo enorme y aprovecho para desearte que pases un excelente fin de semana
Rampy

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que belleza es toda la historia de España y el Imperio Romano, el Emperador Adriano increíble toda su vida.

Estoy llevando en la Universidad de Costa rica un curso de historia que se llama la España Musulmana, de todas las conquistas de los árabes, es muy profundo el curso y muy rico en anécdotas y estrategias de guerra y de administración civil de todo ese vasto territorio de la península Ibérica.
Saludos

ave de estinfalo dijo...

hola
saludos
aqui visitando a los amigos, hey muy buena historia, aqui siempre se viene a aprender algo nuevo

sale me retiro

byE

DianNa_ dijo...

Buen resumen en pocas palabras de nuestra historia, me conquistaste al momento, da gusto leerte :)

Gracias por estos interesantes post, niño, siempre es bueno refrescar la mente.

Besos y feliz día :)

amelche dijo...

Lo que hicieron los romanos en Numancia hoy en día se consideraría genocidio, limpieza étnica y, en resumen, crímenes de lesa humanidad. Estuve en Numancia en mayo y nos tocó un guía muy majo que lo explicó muy bien. Luego fuimos al pueblo más cercano, Garray, donde hay una maqueta con la situación de los campamentos y de Numancia: la rodearon totalmente, es que no tenían escapatoria. Yo simpatizo con los numantinos porque: 1) Estaban defendiendo sus tierras, su pueblo, sus familias. 2) Con pocos recursos consiguieron infligir humillantes derrotas a los romanos (por eso se picaron tanto en su orgullo y fueron a arrasarlos directamente).

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Estoy contigo. De vivir en aquella época no sé muy bien de qué lado estaría. Supongo que el azar del nacimiento pesaría, pero...

Lycans Laqueus dijo...

"roma nos dió danto. Primero nos dió con la espada,..." que bueno!! jejeje

hostilizar? carajo!!

buén resumen, si señor.

un lobo defendiendo.

Ronini dijo...

Nuestra historia, debemos conocerla para entender lo que acontece hoy, el cómo y el porqué.

Y Roma... es mi debilidad, tres veces viajé hasta las entrañas de la propia ciudad y su inmensidad, su cultura la historia de sus calles, de sus monumentos... te hablan tanto del ayer...es una maravilla.

Interesante , instructivo, gracias

Gaviota dijo...

Buen resumen, que bien estoy recordando y a la vez aprendiendo cosas que se encontraban con un poco de polvo.....gracias!!

Lobita Esteparia dijo...

Me ha gustado mucho esa ampliación de la historia, la verdad que en el bachiller de letras y los dos años de latín se aprende mucho de r
Roma, pero no profundiza mucho en este asunto. De todos modos le debemos mucho a Roma y antes de ellos a Grecia, son nuestras raices. Ha sido un placer leerte. Un saludo.

natàlia dijo...

Roma,mmmmmm!!!!!Que más puedo decir?
Besotes!!!!!

Esther dijo...

Podemos estar orgullosos de nuestra resistencia y de todo lo que luchamos por nuestras tierras, cultura.. Pero tienes razón tambien que Roma aportó mucho a Hispania,cultura, costumbres..en parte todos somos algo romanos como lo somos también musulmanes y de todas las culturas que han pasado por aqui.Lo mejor de todo la huella arquitectónica que han dejado.

Yo tengo la suerte de tener más o menos cerca Sagunto donde dejaron el teatro y las ruinas del castillo y las fotos que te mandé .

Es muy bonito recordar la historia,gracias amigo

Haideé Iglesias dijo...

Me encanta que hayas puesto esta entrada, haber si se nos pega algo de este sentimiento de lucha...no siempre se entiende el sentido último de las cosas...
Un fuerte abrazo.

el huerfano piano dijo...

gracias por contarnos la historia, que siempre hay que dedicar el tiempo para los recuerdos para aprender.

Dejame salir del tema de tu `post
porque hoy te quiero dedicar una palabras

hoy al sentar en pensar en tu blog

pienso: tengo un amigo
por suerte
tengo un buen amigo
con un corazón enorme
alma del universo

tengo un amigo
que es sabio
y sabe hacer
que la soledad
no exista, si él tiene
esa magia.

Tengo esa suerte
de contar con él
de hablar con él
esta en silencio
de lejos o de cerca
él esta alli como un
angel de guardia

tengo un amigo, muy buen amigo, y ese amigo eres tu

Fernando Terreno dijo...

Estimado Cornelivs:
Muy linda la entrada con la historia de Numancia. Por eso te había pedido yo disculpas al asociar tu nombre al de Escipión "El africano".
Tambièn escribió sobre el tema un conocido de todos nosotros, Don Miguel de Cervantes, una tragedia: "La Numancia" que tiene mucha ficción, pero aportó lo suyo a la "construcción" de la idea de España. Aquí, en la República Argentina, que supo ser dominio español (y hoy lo sigue siendo en algunas formas), se representó en el Teatro Cervantes, precisamente, una joya de estilo español en Buenos Aires.
Saludos
Fernando Terreno
www.lapulpera.blogspot.com

La sonrisa de Hiperión dijo...

De vivir en aquella época... seguro que hubiera pasado hambre en Numancia. Lo malo que cuando jugara contr el Madrid, como hoy es el caso... la defensa, seguro que también sería mi mejor baza.
Saludo

GINEBRA dijo...

Muy interesante. Es un tema que se incluye en el currículo de ciencias sociales de 2º de ESO y se amplía un poco en 4º. No sé si utilizar un libro de texto o tu post directamente a los alumnos, jejejeje. De verdad, muy interesante. Toda conquista tiene su parte negativa (la conquista en sí) y algo positivo, la mezcla cultural que se produce. La Romanización fue un proceso de asimilación de las normas, cultura y formas de vida romanas (pasamos a ser ciudadanos romanos) muy interesante. Un beso

AriaDna ♥ dijo...

Es un texto buenísimo y un resumen muy bien detallado, siempre es bueno saber y recordar

Un beso

CORNELIVS dijo...

RAMPAEL. Gracias por la información amigo, compraré el libro. Un abrazo.

ROY JIMENEZ. Y tiene que ser muy interesante; la edad media tambien es una de mis epocas favoritas. Un cordial saludo.

AVE ESTINFALO: Gracias, un saludo!

DIANNA: Me alegro de que te guste. Un beso.

AMELCHE: A mi tambien me hubiera gustado muchisimo ver todo aquello! Un beso.

PEDRO OJEDA: Yo digo lo mismo. Un saludo.

LYCANS: Jeje, si primero con la espada y luego con el corazón. Un abrazo.

RONINI:
NATALIA:

Si, uff, quien pudiera conocer la ciudad eterna...! Me encantaria. Un beso

GAVIOTA: Bienvenida y gracias por tu amable comentario. A mi también me viene bien recordar. Un saludo

LOBITA ESTEPARIA: Gracias, me alegro de que te haya gustado. Un saludo.

ESTHER: Debe de ser un gustado vivir cerca de aquellas ruinas y visitarlas de vez en cuando, ya lo creo! Un beso.

HAIDEÉ: No nos vendría mal que aprendieramos algo de ese sentimiento. Un abrazo.

HUERFANO PIANO:
Muchas gracias por ese poema, querida amiga Raquel. Yo tambien digo lo mismo que el poema, y te lo dedico a tí. Un beso enorme.

FERNANDO TERRENO: Ya lo creo, me gustaria mucho ver esa tragedia cervantina! Un cordial saludo.

HIPERION: En fútbol soy más numantino aún...! Sobre todo cuando el numancia juega con el madrid, jeje. Saludos.

GINEBRA: Me halagas enormemente, gracias, un beso.

ARIADNA: Gracias, un beso.

loose dijo...

Me ha refrescado la memoria y recuerdo un viaje que hice por algunas ciudades de Italia y lo que más me llamó la atención en esos momentos fueron las Ruinas de Pompeya, una ciudad enterrada bajo la furia del Vesuvio.
Una ciudad que te cuenta su historia, a gritos tan silenciosos cuando paseas por sus calles, cuando te asomas a los patios y ves sus paredes, sus mosaicos...admirando la belleza de cada rincón...

La verdad es que, no está nada mal echar la vista atrás de vez en cuando.

Muy instructivo.
Un placer leerte.

Saludos.

María dijo...

Cornelivs:

Tú sí que sabes, contigo aprendemos, y es que, lo tienes todo, además de ser un buen amigo como dice el huérfano piano, tienes un gran corazón, eres muy buena persona según puedo apreciando con las vivencias que nos narras en otros posts, tienes muy buen corazón, y además entiendes de todo, tu mujer y tus hijos tienen que estar orgullosos de tí.

Mil besos enormes.

CORNELIVS dijo...

LOOSE: ¡Bienvenida! Me alegro de verte por aquí. Me siento muy honrado con tu visita. Espero verte con frecuencia! Saludos.

MARIA: Querida Maria, te agradezco profundamente tu comentario y el buen concepto que tienes de mi. Yo solo soy un aprendiz de de la vida, en la cual, como bien sabes, no hay hombres perfectos sino intenciones perfectas.

¡TU SI QUE ERES UN ENCANTO!

Te mando UN BESO, con todo mi afecto.