"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

jueves, 11 de septiembre de 2008

Los siete "pecados" capitales.

Tradicionalmente los siete “pecados” capitales son los siguientes: Soberbia, Avaricia, Lujuria, Ira, Gula, Envidia y Pereza. Se les consideraba como ofensas a Dios (o a los dioses, como a mi me gusta decir, al igual que mis amados romanos antiguos), y merecedores de la pena del infierno.
.
El caso es que yo no los veo como pecados (en su concepción clasica de ofensa a Dios), sino como VICIOS del comportamiento humano que tienden a la destrucción de los valores humanos y a la perversión de la pacifica convivencia entre nosotros, y que con el tiempo nos arrinconarán y harán que terminemos solos, y sin el amor ni la compañía de nadie.
.
Todos sabemos en que consisten. La soberbia se identifica como un deseo por ser más importante o atractivo que los demás, cuando no una creencia en que somos más que nadie; mas guapos, mas listos, y “objetivamente” somos más que este y aquel, vamos, que no nos llegan ni a la suela de los zapatos. La avaricia es un inmoderado deseo de riquezas y de bienes materiales. Cogidos directamente de la mano de la avaricia vienen otros vicios: la deslealtad, la traición deliberada, el soborno, robo, alsalto, violencia, y, como no, la Simonía. En la Divina Comedia de Dante (que hoy he colocado como imagen del post) los penitentes eran obligados a arrodillarse en una piedra y recitar los ejemplos de avaricia y sus virtudes opuestas. La lujuria es el abundamiento en nuestra mente de pensamientos o deseos obsesivos o excesivos de naturaleza sexual, incluyendo deseo excesivo de placer genital. Puede ser un problema, porque la lujuria insatisfecha puede llevar a compulsiones sexuales o sociológicas y/o transgresiones. En la Divina Comedia, en el purgatorio de Dante el penitente camina entre flamas para purgarse a si mismo de pensamientos lujuriosos. La ira supone un sentimiento incontrolado de odio y enojo hacia los demas y/o hacia uno mismo, impaciencia y deseo de venganza fuera del trabajo del sistema judicial (llevando a hacer justicia por sus propias manos), fanatismos y generalmente deseando hacer mal a otros. Una definición moderna también incluiría odio e intolerancia hacia otros por razones como raza o religión, llevando a la discriminación. La gula o glotonería se identifica como el consumo excesivo de comida y bebida de manera irracional o innecesaria. En la Divina Comedia, a los golosos los obligaban a oler el aroma de la comida sin poder degustarla. La envidia también es un vicio codicioso, y se caracteriza porque aquellos que la sufren desean algo que alguien más tiene, y perciben que a ellos les hace falta. Para mi es uno de los vicios más terribles y odiosos, pues el envidioso desea lo que tiene el prójimo, y disfruta viendolo caer; y no perdona al que vale más que él, pues el envidioso siempre se las vale de mañas para procurar que el que verdaderamente vale caiga al abismo. Vienen de la mano: la injuria, la calumnia y el descrédito a los demás. Dante define esto como "amor por los propios bienes pervertido al deseo de privar a otros de los suyos." En el Purgatorio de Dante, el castigo para los envidiosos era el de arrancar sus ojos y cocerlos, por que habían recibido placer al ver a otros caer. Y por último, la pereza supone entristecemos o sentir desgana de las cosas a las que estamos obligados, o descuido notable las obligaciones y deberes.
.
Todos estos vicios son nocivos; si bien, por salvar alguno (y lo digo con las debidas precauciones), salvaria a la lujuria, pues el instinto de acoplamiento está en nuestro codigo genetico desde que el homo sapiens es homo sapiens. El deseo sexual nos acompañará siempre a lo largo de nuestra existencia, aunque claro, todo hay que tomarselo con moderación, hay tiempo para todo.
.
No estoy seguro de la existencia del Cielo o del Infierno; por ello pienso que quien comete tales vicios (me resisto a llamarlos "pecados") no esta ofendiendo a nadie: se está ofendiendo a si mismo. Lo va a tener muy difícil aquí en este mundo. Creo que conviene ser buena gente, bonus personae, y no por miedo a ningun presunto e inexistente castigo, pero conviene serlo por muchas razones: para sentirnos felices con nosotros mismos y por mil mas; y si no por convencimiento al menos por puro egoismo, si no queremos terminar solos como la una, pues hay que ser consciente de que necesitamos de los demás, y esos vicios son sumamente insolidarios con el prójimo. Creo que los peores son la soberbia, avaricia, envidia, ira y pereza. Con la lujuria y la gula, prefiero mostrarme un poco más benévolo.
.
Un orgulloso que se crea más que nadie y que se acompleje de hablar con otro, solo porque lo considera inferior, de suerte que piense “que no le tiene ni que rozar el viento” es una persona antipatica y odiosa, pues deberia de saber que siempre hay alguien más listo que él; y además, es tonto: se está privando de su oportunidad de relacionarse y granjearse el cariño de su prójimo.
.
El avaricioso terminará al final de sus dias pobre como una rata: sin amigos, sin amor, sin valores humanos; lo unico que le quedará sera eso, dinero, vil metal.
.
La persona que padece la ira, siempre enfadado, no sera feliz, y los demas se apartarán de él porque sera muy difícil convivir con esa persona.
.
El envidioso, para mi el peor de todos: siempre codiciando lo que tienen los demás, y gozando cuando caen. En el propio vicio lleva la penitencia y su sufrimiento, ya en vida, y es terrorífico porque siempre imagina a los demás más felices de lo que son en realidad. Se merecen el castigo del purgatorio de Dante.
.
Y el perezoso tambien terminará mal, pues nadie se fiará de una persona que no esté dispuesta a trabajar y a cumplir con sus obligaciones.
.
Insisto en que no creo que tales comportamientos sean tanto ofensas a Dios, sino ofensas a nosotros mismos y a los demás; ofensas a nuestra capacidad para amar a los demás; ofensas a nuestro sentido de la generosidad, de la lealtad; y sobre todo, ofensas al amor universal.
.
Todos alguna vez podemos caer en algunos de estos vicios, no en vano somos humanos, débiles e imperfectos, y sujetos a la tentación. Que yo sepa, nadie nace con el certificado de perfección anudado al cuello. Es lógico caer en alguno de estos vicios de vez en cuando; pero conviene levantarse rápido y huir de ellos. Cualquiera puede caer en un error, pero solo los necios perserveran en él, que decia Cicerón. Si no somos valientes para levantarnos contra estos errores, y perseveramos en ellos, nadie nos castigará; al final, nosotros mismos seremos nuestro propio Juez. Pero, quizás ya sea demasiado tarde: dichos vicios se volverán contra nosotros. Y creo que si no hemos amado en esta tierra, solo nosotros nos sentiremos responsables.
.
Quizás uno de los mayores problemas de este mundo sea su falta de generosidad.
.
Saludos.
.

27 comentarios:

rockdelgo dijo...

Estoy contigo: el envidioso, el peor.
Por desgracia Iberia sigue sumergida, la envidia no la deja salir a flote

nurimoon dijo...

Creo que todos los humanos standard hemos caido alguna vez en la vida en alguno de estos "vicios". Quiza un poquito de alguno de vez en cuándo no sea tan malo.
Y si. La envidia es la peor, y la envidia de la buena. No existe.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que pereza todo es pecado jajaj, no sé si han notado que muchos placeres son pecaminosos.

Bueno lo que hay que hacer es no ser tan extremos y equilibrarnos, para no pecar tanto.
Saludos

el huerfano piano dijo...

estoy contigo, sabias palabras,falta generosidad y por lo tanto si alguien dá algo se siente con poder y orgullo, prepotente y soberbio, la envidia es la enemiga del ser humano, todos seriamos más libres sin ella.

un abrazo

RAMPAEL. dijo...

Eres un pozo de sabiduría y la verdad es que debido a que soy un curioso impertinente siempre aprendo algo nuevo con tus escritos.
Felicidades por tu post. Me ha gustado mucho
Un abrazo enorme
Rampy.

ave de estinfalo dijo...

hola amigo cornelivs
aqui dejando muestra de mi visita por aqui
me gusto tu escrito de ahora
no pues de esos vicios todos tenemos aunque sea pokito

byE

cuidate mucho

El Compilla dijo...

Oye un gusto pasar por acá, siempre digo que todos los días algo se aprende, vaya que bien, condensados 7 conceptos y con explicación desde un punto de vista alterno.

∫aludos y gracias

Gizela dijo...

Interesante Post
Los vicios.yo los tengo clasificados en mi cabeza solo en
La soberbia, la envidia la ira y la acaricia.
La lujuria?lujo de detalles en el amor.
La gula? la vanidad y el incremento del costo de la vestimenta, me tiene en constante dieta jajaja
La pereza?Tu esposa lo debe saber igual que yo..no hay manera de caer en ese vicio después de tener hijos jajajaja
Un abrazote
Gizz

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Por cierto no se si vistes la película Los Siete Pecados capitales.
Saludos

DianNa_ dijo...

Somos humanos y podemos caer en toda clase de tentaciones, la gula y la lujuria, las dejo aparte, por demasiado light jajaja, pero las otras las debemos racionalizar, para eso está el entendimiento.

Yo más que de pecados, las clasificaría como enfermedades, sobre todo la envidia, los celos.... que llevan a la locura, el asesinato y autodestruyen.

Hace unos meses comencé una serie sobre los pecados capitales, también añadí los nuevos incluidos por la iglesia... el de no reciclar la basura, etc.

Ahora me reclaman los colacaos, los enanos, te tengo que dejar.

Besos y feliz día sin excesos

Carlos Labarta dijo...

Sí, son vicios y enfermedades los pecados... Hay que ver lo desde antiguo que nos venimos enfrentando a ellos!

adriana dijo...

Qué vida más bella y qué pena de la suciedad que en ella vertimos.

GINEBRA dijo...

CORNELIVS, felicidades por esta entrada!!! Ha sido un placer leerla, la verdad. Estoy de acuerdo contigo en que mejor no llamemos pecados a estas faltas humanas... creo que cada una de ellas hacen infelices a los humanos, aunque a veces nos hayan atrapado de alguna manera, más o menos leve, es seguro que alejándonos de ellos seremos más felices. Saludos y besos

Esther dijo...

muy buen post que hace reflexionar y mucho.Yo estoy contigo no hay que no cometer estos pecados por miedo a unos dioses que ni hemos visto.. sino porque vaya todo mejor, porque somos humanos y por ello tenemos que tener un código ético de comportamiento.

Nunca se sabe si las religiones han sido inventadas ,fruto de la imaginacion o de la ignorancia en algunos casos,algunas puede otras no... No me voy a meter a generalizar con todas, pero es qeu yo hasta que no veo algo no lo creo..

Así que estoy contigo en que habría que ser más generosos, no creerse más que nadie, alegrarse de lo bueno que le pasa a los demás , no pasarse en la lujuria por bien propio y no dejarse llevar por el impulso de la ira que solo hace que hacernos unos infelices.

Un beso

Ronini dijo...

Cornelius coincido contigo en la mayoría de lo que dices , sólo un apunte:
los creyentes tenemos FE y creemos "y no por miedo a ningun presunto e inexistente castigo", creemos con libertad, y porque en ello radica nuestra felicidad.

un saludo

AriaDna ♥ dijo...

Tienes razón son vicios, no son pecados

y por otra el que esté libre de pecado que tire la primera piedra

Un besito

Amig@mi@ dijo...

Vicios, pecados, pecados , vicios,
cada uno llamelos como quiera, pero yo los definiría como actos que atentan contra la integridad humana en genera, unos a la propia persona y otros a los demás.
Por eso, y sólo por eso deben, en la medida de lo posible ser desterrados de nuestro comportamiento. Para los creyentes, la Fé es un aliciente si por ser "pecados" deben ser evitados. Para los "no creyentes", que se conformen con considerarlos actos que van en contra del bien de la humanidad. Pero son tan difíciles de suprimir de nuestro comportamiento del todo...
Besos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo como preferir la gula (si es del norte mejor)... pero que quieres, la dieta mediterranea... está como mínimo para eso!
jajajja
saludos

Sara Gabriela dijo...

Muy buenas palabras... Estoy contigo con respecto a la mayoría de las cosas, la lujuria únicamente en exceso (cuando llegaras a dañar a las demás personas o cuando tu vida sólo gira alrededor de esta), que antes que faltar a Dios está faltar en nuestra propia integridad y no ser felices y que la envidia es de las peores....!
Un saludito! =)

Haideé Iglesias dijo...

Bueno yo sugiero el nombre de confusión, son mentes confundidas e ignorantes, así lo describe el budismo, y pienso que acertadamente.
Un abrazo.

amelche dijo...

Hmmm... Me hiciste reflexionar.

CORNELIVS dijo...

GRACIAS A TODOS, LA MALDITA FALTA DE TIEMPO ME IMPIDE CONTESTAROS UNO A UNO.

BESOS Y ABRAZOS PARA TODOS.

María dijo...

Aunque haya siete pecados capitales, yo creo que también hay otros pecados que deberían considerarse capitales y no son considerados como tal pero que no por ello no sean importantes, como por ejemplo, la falsedad, la hipocresía, el ignorar a alguién, y otros más que en estos momentos no recuerdo porque mi cabeza no está ahora para pensar.

Pero a los siete pecados capitales a los que tú te has referido, estoy totalmente de acuerdo contigo, creo que la envidia es la peor, pero la persona que la padece no se da cuenta de ella porque creo que es como una enfermedad, no puede llegar a ser feliz nunca, porque siempre está envidiando a los demás.

Siempre es un placer venir a leer tus escritos, son todos muy interesantes.

Un beso muy grande.

mss dijo...

Te felicito por tu blog, he podido leer algunas de las entradas y, además de interesantes, me parece que tienes una manera de captar y describir emociones, ideas y pensamientos que nos atañen a todos, con los que todos nos podemos relacionar. Entré originalmente para leer tu artículo sobre la incertidumbre y terminé leyendo otros más.

Otra vez: te felicito por tu página y vendré de nuevo a visitarte, es difícil conseguir por internet cosas bien hechas y además accesibles a todos.

Saludos.

Umma1 dijo...

Coincido en lo de la falta de generosidad, y los terribles efectos de la envidia, que me resulta un sentimiento abominable.

Digo yo, habría que evitar los excesos por solidaridad con quienes habitan este planeta, no por el premio de un cielo...

CORNELIVS dijo...

MARIA: Muchas gracias, otro beso muy grande para tí.


MSS: ¡Bienvenido a esta mi casa que tambien es la tuya!

Muchas gracias por tus amables palabras. Inmediatamente voy a visitar tu blog.

Un abrazo.

UMMA1: Noble y alto sentimiento el tuyo...ojalá todo el mundo pensara igual. Un cordial saludo!

Lycans Laqueus dijo...

el truco es DAR!!! no?, siento el retraso en las visitas, las fiestas d emi pueblo me estan matando jejeje.

Y encima rematas con cicerón.

Si es que eres grande amigo!!

un lobo con aspirina