"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 3 de octubre de 2008

De los estoicos, Schopenhauer y Borges.

La disposición del ánimo mediante la cual alcanzamos el equilibrio emocional, a través de la disminución de la intensidad de nuestras pasiones y deseos y la fortaleza del alma frente a la adversidad, y finalmente la felicidad se conoce como “ataraxia” (Ἀταραξία). Fue propuesta por estoicos, escépticos y epicúreos, hace más de dos mil años. La ataraxia es, por tanto, tranquilidad, serenidad e imperturbabilidad en relación con el alma, la razón y los sentimientos.

Según Epicuro, que nació en Atenas el 341 a. dC, aunque se crió en Samos, existen dos clases de deseos: los naturales necesarios, relacionados con la supervivencia, y los naturales no necesarios, que provienen de la cultura, la policita y de la vida social. La satisfacción de los deseos es lo que nos produce placer, que para Epicuro es lo que nos lleva a la felicidad, sin embargo existen placeres que son completamente vanos y que nos producen un dolor mayor que el placer inicial; estos placeres producen intranquilidad y deben ser evitados por la razón ya que nos alejan de la ataraxia. La filosofía es una vía hacia la ataraxia, ya que esta es considerada como la tranquilidad espiritual propia del sabio que distingue los deseos naturales de los que no lo son y es capaz de alejarse de aquello que es vano.

Para mis queridos estoicos, el objetivo es llegar a la ataraxia, y para ello el camino es la virtud, que consiste principalmente en adecuar los deseos propios a la racionalidad de la naturaleza aprendiendo a diferenciar las cosas que dependen de nosotros de las que no, ya que no tiene ningún sentido preocuparse por las segundas puesto que al hacerlo nos alejamos de la tranquilidad del alma. También es necesario para encontrar la ataraxia, eliminar los miedos a Dios y la muerte y no quejarse por las inclemencias del destino.

En el caso de los escépticos, que promulgan la suspensión de todo juicio a priori (porque para ellos, no existe ninguna verdad absoluta sino que todo depende del hombre y sus sentidos), para alcanzar la felicidad es necesario dudar de todo lo que al parecer se ha conocido hasta el momento, en tanto que no existe conocimiento objetivo, y luego conseguir la ataraxia, como serenidad e imperturbabilidad del ánimo.

Casi dos mil años después de lo anterior, en el S. XIX, una bomba sacude el mundo de la filosofía. Arthur Schopenhauer escribe su libro “El mundo como voluntad y representación”. En este libro único se expone la idea de que “el mundo es el autoconocimiento de la voluntad”. La obra persigue mostrar el enigma del mundo, que descifra como fundamento irracional, y alcanzar el sentido de la existencia, que revela como un sinsentido. El pesimismo en que concluye la concepción metafísica de Schopenhauer (la visión del dolor del mundo y de la miseria del existir) dejó una honda impresión en la creación artística, literaria y musical y filosófica de los S. XIX Y XX. En realidad, no se trata de un libro, sino dos gruesos volúmenes: uno escrito en sus años de juventud y otro en su época de madurez.
.
En una primera, apresurada y superficial crítica, leí que a Schopenhauer se le acusaba de ser un pensador muy profundo pero pesimista. Luego comprendí el por qué. Y mas cuando leo en su obra: “Solo hay un error innato y es el de que existimos para ser felices. Mientras sigamos aferrados a ese error innato, corroborándolo mediante dogmas optimistas, el mundo nos parece plagado de contradicciones, pues a cada paso, tanto en lo grande como en lo pequeño hemos de experimentar que el mundo y la vida no están preparados para albergar una existencia feliz. Mientras que quien es incapaz de reflexionar solo se siente atormentado en la realidad, en quien piensa a este suplicio real se añade esta perplejidad: ¿por qué un mundo y una vida que existen para ser feliz en ellos responden tan mal a sus fines?" Y añade: “Desde luego a todos les gustaría alcanzar la bienaventuranza eterna y entrar en el reino de los cielos, mas no por sus propios pies, sino que les gustaría verse llevados allí por el curso de la naturaleza. Solo que esto es imposible, pues si bien la naturaleza nunca nos desamparará ni dejará que nos convirtamos en nada, nunca puede llevar a ningún otro lugar que no sea de nuevo la naturaleza. Por consiguiente, hay que considerar a la existencia como un extravío cuya redención es desistir del mismo”.

Estas razones en un primer momento me hicieron daño, fue como si me hubieran propinado, literalmente hablando, una botetada. Pero aquello fue un desafío para mi, y me propuse leer el libro entero cosa que conseguí. Y luego me alegré, pues cuando profundicé en su mensaje, lo comprendí muy bien y me dio paz. Shopenhauer tiene una prosa seductora unida a una energía contagiante y, ahí voy, dos mil años después defendía la ataraxia de los estoicos y la quietud oriental. Hay libros que deben de ser leídos, y creo que éste es uno de ellos. Desde que yo lo hice, no he dejado de recomendarlo.

No es sólo un libro para especialistas, no. Es un libro que nos habla del mundo, y para todo el mundo. Además, el libro es muy actual, y tiene infinitos adeptos, habiendo recolectado numerosísimos elogios. Hay infinitas pruebas de ello, por ejemplo, la conocida y enfervorizada pasión con la que mi admirado Jorge Luis Borges (para mi, además de un genio, uno de los grandes escritores en lengua española) defendió este libro de Shopenhauer que, decía Borges, "acaso, había llegado a descifrar el mundo".

¡Que frase! Cuando Borges lo dijo, por algo sería. Y desde luego, con ese magnífico aval ya me conformo.

Y se me ocurre otra cosa. Ya que hablo de Borges, y para terminar, me quedo con esta cita suya, que aplaudo y comparto, y que invita a la reflexión: “Yo descreo de la política no de la ética. Nunca la política intervino en mi obra literaria. Yo nunca he pertenecido a ningún partido, ni soy el representante de ningún gobierno…Yo creo en el Individuo, descreo del Estado… La idea de un máximo de Individuo y de un mínimo de Estado es lo que desearía hoy”.

Yo muchas veces pienso que quizás la paz del individuo no tenga su origen en el mundo, sino en nosotros mismos. Quizás busquemos fuera respuestas que solo existan dentro de nosotros. Quizás el Universo todo, además de fuera, se encuentre dentro de nuestra mente. Nos dejamos llevar por muchos estimulos exteriores, pero puede que el principal estimulo esté dentro de nosotros mismos. Pero, ¿lo sabemos?

Creo entender por qué Borges adoraba a Schopenhauer.
.

23 comentarios:

Jan Puerta dijo...

Un excelente ensayo.
Buscar la coherencia de tres conceptos y salir airoso no suele ser tarea fácil.
Pero en este caso, creo que Borges te daría la razón por la cual manifiestas entender su admiración por Schopenhauer.
Un verdadero placer leerte.
Un abrazo

SUSANA dijo...

OK, Perdí la poca ataraxia que me venía de fábrica, ¡Flor y Truco! Dirían mis coterráneos
(Epicuro, asistime! (sabés que te tengo simpatía), mi amigo Cornelivs me lleva trancos)

Para colmo trae al misógino de Shopenhauer con quien he tenido tantas coincidencias formidables! ¿No se me olvida de Immanuelito Kant, Usted?

Pero eso sí, mi Muy Querido Amigo Cornelivs…usted ha traído mi más querido Amigo Muerto: Jorge Luis Borges y aquí nuestra coincidencia es extrema.

(Permítame que me salga un poco de tema y le recomiende una de mis obras preferidas: Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, si acaso no llegó a sus manos, no deje de leerla e incluso puedo enviársela por correo. Allí se registra una de las metáforas más intrigantes de Borges (tantos ríos de tinta han corrido acerca de estas palabras) : “"Los espejos y la cópula son abominables porque multiplican el número de los hombres")

Vuelvo, por su último párrafo, no se vaya lejos!

Enorme Abrazo te dejo y un Hasta Mañana! (me hacés correr Amigo!)

Ericarol dijo...

La vida nos hace cambiar de parecer muchas, muchas veces y con muchas voces diferentes. Lo importantes es oir esas voces externas pero al final ESCUCHAR la voz interior.

me acorde de la pelicula The Matrix, donde solo existia una realidad, pero era la que la mayoria no queria ver o no le permitian ver.

yo quiero, espero, poder escuchar esa mi voz interior y llevarme solo de eso, de acuerdo al tiempo que estoy viviendo.

Significa eso que soy esceptica.? Yo creo que si.

Lluvia de besos para ti.

Ericarol

Esther dijo...

La ataraxia es algo que creo dificil de conseguir pues el hombre es pasional y es imposible que esté tranquilo sin emociones fuertes.. Es bueno tener un equilibrio entre tranquilidad emocional y de vez en cuando algún pico pasional para dar color a la vida,pues la tranquilidad sin más sin alteraciones sería algo aburrida ,la verdad :)

Besitos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Me ha gustado mucho esta reflexión. La ataraxia es un concepto que, de haber tenido continuidad, hubiera logrado la fusión de muchas de las corrientes orientales que hoy nos vienen con la esencia de la civilización occidental.
Y tienes razón en la relectura de Schopenhauer: deberíamos ir a sus páginas con más frecuencia.
Saludos.

Oteaba Auer dijo...

Si el universo es materia y nosotros tambien lo somos ¿que más da si la paz la encontramos dentro o fuera?...el caso es encontrarla. Tras el big bang, el universo sigue expandiéndose ¿que ocurrirá cuando termine y comience la implosión? la paz, seguirá siendo paz de una manea u otra...
Besos

GINEBRA dijo...

Interesantísima esta reflexión filosófica sobre la felicidad. Me encanta la filosofía e incluso he dado clases de filosofía a los alumnos de 2º de bachillerato. Me ha encantado este post. Un beso y buen finde, amigo

Haideé Iglesias dijo...

Cesación del sufrimiento:Buda
Individuación: Jung
Anarquia: terapia zen.
El sentir que nosotros mismos somos los hacedores de nuestro mundo, es algo que genera controversias varias y encontradas. Pues la teoria de la selección, mal interpretada por los cientificos en su mayoría, ha llevado a vivir la vida como la ley del más fuerte.
Ahora que vemos como todo eso, se ha ido desmoronanado poco a poco, se vuelven a retomar las palabras y acciones dichas hace miles de años. Abandonamos a Dios, para encontrar otro dios, que es la ciencia para algunos. Y quieren caragarse a la filosofía, en su afán materialista, esceptico, racionalista decadentes y faltos de creatividad. Estoy siendo dura, pero no se merecen menos.
La necesidad del algunos seres humanos de vivir protegidos, nos conduce a tener siempre alguien que nos dirija y proteja. Hacernos libres significa abandonar el nido. ¿Y que nido se puede abandonar aquí, si no tomamos consciencia de que estamos en una jaula?
Por ello Schopenhauer entendia que es la naturaleza, (el universo para otros)a donde tenemos que mirar para entendernos.
Meditar, meditar, meditar...
Atención, atención, atención...
Y Borjes, un espíritu libre,si.
Queda mucho por caminar, pero seguimos en el camino,si :)
Como podemos comprobar muchos llevan diciendo lo mismo, durante muchos años, sólo queda escuchar y ponerse a trabajar...
Besos, besos, besos...

amig@mi@ dijo...

Estoy con Oteaba, ¿Qué importa donde se encuentre la paz si la encontramos?. Cada cual de una forma diferente pero paz interior al fin y al cabo.
Me encanta el filosofeo, pienso que los pensadores y filósofos son "dones" para la humanidad, un regalo que hay que aprovechar...
Me encanta como ha quedado tu blog, ahora entiendo lo que buscabas... :(, Siento no haberte echado una mano, pero "a priori" no tenía ni idea de como se hacía, y para investigar no he tenido tiempo, ya te conté que ahora escasamente para comentar y actualizar de vez en cuando... jaja!!!
Ahora, si decido cambiar el mío te llamo y me ahorro la investigación ;)
besosssss

RAMPY dijo...

Interesantísimo artículo. Gracias por compartirlo.
Yo la verdad es que no he leído a Schopenauer, pero después de tu recomendación, puede que me anime a hacerlo
Un abrazo enorme
Rampy

Esther dijo...

Hola! mañana tendrás una poesía en mi blog, espero que te guste.

Muchos besos y pasa un buen fin de semana :)

CORNELIUS dijo...

JAN PUERTA: Bienvenido, el placer es mio al recibir tu visita. Gracias.

Y desde luego que me encantaria hablar con Borges, que gustazo para el espiritu hablar con el maestro! Un cordial saludo.



SUSANA: Acepto tu ofrecimiento, me encantaria que me la mandaras por correo! Gracias por anticipado. He leido varias obra de Borges, pero esa no.

En cuanto a lo de Kant, tengo preparado un post sobre sus dos "Criticas...", pero no me atrevo a publicarlo, pues aún hay algunos flecos que quiero recortar (Schopenhauer dejo al descubierto algunas lagunas de Kant, pero otros, a su vez, descubrieron las de Schopenhauer, con lo cual estoy perplejo!)

Y en cuanto a vuestro compatriota Borges, que decirte: era, sencillamente, extraordinario. Yo tengo una idea (creo que no es muy descabellada), de lo que quiso decir con eso de la copula y los espejos. Si te interesa saberla, te lo diré.

UN FUERTE ABRAZO!!!


ERICAROL: Completamente de acuerdo contigo amiga. Ademas, sabes que ya somos dos, pues yo tambien soy escéptico. Otra lluvia de besos para tí, y UN ABRAZO de añadidura!



ESTHER I y II: Tambien estoy de acuerdo contigo, has añadido este toque de picantito que hace que el guiso sea verdadermaente delicioso! La vida seria muy aburrida, es verdad, tiene que haber de todo.

Ademas, te digo: ante la contemplación de algunas bellezas femeninas como p. ej. un modelazo de mujer, en bikini, paseando por la playa...¡que ataraxia ni ataraxia!(Jejejej).

Y en cuanto a lo de mañana ¡estoy impaciente! será para mi todo un honor. Gracias por anticipado.

UN ABRAZO.



PEDRO OJEDA: Cuando descubrí a los estoicos, y su ataraxia, me sentí renacido. No se si habrás visto los primeros posts de mi blog, hablo de ellos. Para mi fue un descubrimiento. Y creo que es algo que es bueno para nuestra tranquilidad. Un cordial saludo.



OTEABA: Estoy de acuerdo, pero yo me referia a que muchas veces el ruido del mundo, de los estimulos exteriores, del consumismo, televisión...etc, nos impide aislarnos un poquitín y escuchar es voz interior que nace de nosotros. Quizás deberiamos de hacerle mas caso. Besos.



GINEBRA: Me alegro de que te haya gustado, eso me motiva aún mas. Un beso y feliz fin de semana para ti tambien.


HAIDEÉ: Me gusta tu enfoque. Lo unico en que discrepo es que los enfoques materialistas, escepticos y racionalistas quieran cargarse a la filosofia, yo no lo creo. Al fin y al cabo el escepticismo, el racionalismo y el materialismo tambien son corrientes de pensamiento, enfoques filosoficos. De hecho la filosofia nació como bien sabes en Grecia, y me niego a creer que la ataraxia de los estoicos sea un ataque a la filosofia! Por lo demas, coincido contigo. Besos, besos, besos.



AMIGA MIA: Te digo lo mismo que a Oteaba Auer. Y en cuanto a lo del cambio de "look", gracias! me alegro de que te guste. Si en algo te puedo ayudar, ya sabes donde esto. UN ABRAZO.


RAMPY: Gracias a ti por pasar y por tus palabras. Si puedes leerlo, hazlo, de veras, no te arrepentirás. UN ABRAZO.

LUISA M. dijo...

Buenísima esta reflexión que haces, querido Cornelivs.
Deberíamos leer más filosofía y meditar sobre este interesante concepto de la ataraxia, tarea que no es nada fácil en la sociedad en la que vivimos hoy.
Totalmente de acuerdo contigo en que la tranquilidad interior, la paz espiritual debemos buscarla dentro de nosotros mismos.
Besos.

Ronini dijo...

Bueno bueno cornelius,
como fiel lector de mi blog, sabes que hablé de la felicidad varias veces y que creo que el fin de nuestra existencia no debe ser encontrar la felicidad, porque estaremos mirando a lo lejos, debemos ser felices ahora, es más cuando hablas de que (para mí no el universo pero sí unas claves)puede estar dentro..en mi opinión, no puede, está!!! está en nuestra mente, en nuestro alma, en nuestro interior, y ...no veo reflejado mi sentir en la frase
de shopenhauer...pero como cultura es, así que mil gracias cornelius

amelche dijo...

Me recordaste mis clases de ética en 1º de BUP, cuando mi profesora nos hablaba de los estoicos, escépticos y demás filósofos griegos. Y también las clases de filosofía de 3º BUP y COU. ¿Por qué no se estudia más filosofía en el sistema educativo?

Bueno, que encuentres la ataraxia.

CORNELIUS dijo...

LUISA M: Me hace feliz que coincidamos. Yo lo unico que digo es que si apagaramos un poco el ruido exterior y escucharamos alguna vez esa voz interior que todos tenemos dentro, quizás no nos pesaria mucho. ¡BESOS!


RONINI: Al cien por cien coincido contigo. En cuanto a la frase de Schopenhauer...creo que lo dijo porque como él era muy profundo y observador, inmediatamente captó la aparente ruindad y contradicción de este mundo, y en su observación llevaba razón, aunque para mi fue como si me dieran una bofetada, como digo en el post... luego llegue a comprenderlo, y comprendi lo bueno de esa busqueda interior de la paz. Gracias a tí, y UN ABRAZO.

AMELCHE: Eso mismo digo yo, deberian de enseñar mas de estas cosas. Yo como soy del antiguo sistema educativo aprendí en aquella epoca a amar a la filosofia, y no me arrepiento. UN BESO!


F E L I Z F I N D E S E M A N A A T O D O S

Diego dijo...

Llego por primera vez a este blog a través del amigo Moderato. Ni bien entro, me encuentro con estoicos, Schopenhauer y Borges, todas lecturas que alguna vez me han fascinado. En el caso de Borges, nunca me resistí a múltiples relecturas, y sigue siendo uno de mis más admirados referentes literarios. Tengo un pequeño video de él en mi blog, da gusto escucharlo. Seguiré por aquí si me lo permites y desde ya un gusto conocerte. Un abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Yo descreo de la política no de la ética"
Es que la frase tiene..... tela. La discusión de siempre, en la política de hoy en día existe la ética, o el agarrarse al sillón y las presidencias....
Saludos!

Haideé Iglesias dijo...

Me referia a los que se llaman a si mismos cientificos,que han bebido de las fuentes de estas filosofías y las han tergiversado, por eso puse "decadentes y faltos de creatividad", no de esos pensadores que crearon las tres escuelas...
Puede que me halla explicado mal.
Mas besos y un abrazo :)

gaia56 dijo...

un remanso tu post para el ajetreado mundo intrascendente que muchos días vivimos.
Buen comienzo para mi mañana de sábado. Gracias y un beso

Marinel dijo...

Hola,vengo del blog de Esther y he entrado aquí por curiosidad, quedándome enganchada en este interesantísmo tema que tocas.
Existir sin pensar en la existencia?
No redundar en la búsqueda de una felicidad que en realidad no es sino instantes que vienen dados por los deseos?
Ataraxia es aquellos deseos que enaltecen el alma, que nos hacen alcanzar la tan ansiada meta de una felicidad inexistente?
Es probable que el problema radique en lo que decía Schopenhauer y nazcamos al mundo para desaparecer después volviendo a la naturaleza.Y en ese intervalo de tiempo nos centremos en la insensatez de encontrar algo con lo que convivimos a diario, pues la felicidad o ataraxia no es más que instantes venidos de los deseos satisfechos.
Creo que todo esto en definitiva, según mi modesta e inexperta opinión, viene dado desde que Aristóteles hizo estallar la chispa con su Eudemonismo, que definió como justificaciónes para conseguir ser feliz.
El fuego se extendió y hubo muchos movimientos dentro del mismo que concluyeron cosas interesantísimas que nos llevan a pensar más allá de lo que vemos o sentimos.
Nos dejaron coherencias en las que adentrarnos, para intentar discernir una más de las incógnitas que nos rodean...
Perdóname la extensión, pues me he dejado llevar sin miramientos y repito; sólo es mi humilde opinión de algo que siempre me ha cautivado,aunque no dejo de reconocer mi ignorancia...
Un besito.

Antón de Muros dijo...

¡Hola Cornelius! He venido desde La acequia.

Me ha gustado tu entrada. Muy reflexiva.
Confieso que, como otros de tus lectores, aprecio muchísimo la literatura de Borges, y por eso voy a transcribirte una cita del argentino: "toda lectura implica una colaboración y casi una complicidad"

Eso es lo que ha ocurrido con el ensayo que has hecho de Schopenhauer y Borges.

¡Qué bueno el entusiasmo por la lectura!, ¡contagia!

Un abrazo desde el sur.

Antón.

CORNELIUS dijo...

DIEGO: Nuchas gracias, el gusto es mio. Me honras con tu visita. Esta es tu casa y puede venir siempre que quieras. Otro abrazo para tí.



HIPERION: Si, es una gran frase. Un saludo.


HAIDEÉ: Entendido. UN BESO.



GAIA 56: Te doy la bienvenida¿ Gracias por tu visita. Un cordial saludo.


MARINEL: ¡Bienvenida! Me alegra el saber que te gustó mi post, y tambien el saber que compartes mi afición por la filosofia! Espero verte a menudo. UN BESO.



ANTON DE MUROS: ¡BIENVENIDO! Todo un honor tu visita. Veo que compartimos gustos, en este caso la devocíón por el maestro Borges.

Gracias por tu visita. Espero verte con frecuencia. UN ABRAZO.