"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 25 de julio de 2008

Anticipo

Si, un pequeño anticipo de las vacaciones que comenzaré el dia 2 de Agosto. Dentro de una hora o así me marcho a una casa rural con toda la "troupe", a una pequeña aldea que tiene solo unos quinientos habitantes, en la Sierra, junto con otras tres parejas de aquí. En total 8 mayores y 6 niños.Volveremos el domingo.

Ya os contaré.

Saludos!
.

jueves, 24 de julio de 2008

Mirando a las estrellas

Después de cenar he dado un corto paseo por los alrededores. Me he sentado, he prendido un cigarrillo y me he dedicado unos diez minutos a contemplar el firmamento. La noche estrellada. Creo que es inevitable sentirse muy pequeño en medio de esa inmensidad.

Dice Stephen Hawking, cita literal, que “La estirpe humana no es más que un substrato químico en un planeta pequeño, orbitando alrededor de una estrella mediana, en los suburbios de una galaxia del centenar de miles de millones de galaxias que existen.”

Me he hecho a mi mismo unas reflexiones muy sencillas. Como por ejemplo, que cuando miramos el cielo estamos contemplando el pasado del universo. La luz viaja a 300.000 kilometros por segundo (poco mas o menos, tarda solo un segundo en llegar desde la luna hasta la tierra, o sea, una velocidad asombrosa). La estrella más cercana se halla a 4 años luz de la tierra, es decir, su luz tarda cuatro años en llegar desde dicha estrella hasta la tierra. Haciendo un rapido calculo mental, (corregidme si me equivoco, algun especialista en fisica puede echarme una mano) tenemos 60 seg x 60 min x 24 horas x 365 dias, x 4 años, hace un total de 126.144.000 segundos, que multiplicado por 300.000 kilometros cada uno (¿no os recuerda el un dos tres?) hace un total de 37.843.200.000.000 km, que es la distancia en kilometros que la separa de la Tierra (s.e.u.o.). La luz que vemos salió de dicha estrella hace cuatro años, que es el tiempo que ha tardado en llegar hasta aquí y recorrer esa enorme distancia. ¡Y menos mal que es la más cercana a nosotros.!

Hay otras estrellas mas lejanas, que se encuentran por ejemplo a 50.000 años luz de la tierra, lo cual significa que la luz que vemos aquí salió de dicha estrella hace 50.000 años. Pero es que hay estrellas tan sumamente lejanas que su luz, a pesar de viajar a la velocidad de vertigo que lo hace, aún no ha llegado hasta nosotros. Mareante, ¿verdad?
.
Los dinosaurios dominaron en el mundo durante 265 millones de años aproximadamente, se extinguieron hace 65 millones de años, y nosotros, el homo sapiens sapiens, solo llevamos aquí 1 millon de años tan solo.
.
El universo tiene miles de millones de años de antigüedad. Y la vida de una persona abarca solo unos 80 o 90 años, es decir, una insignificancia minuscula e inapreciable. Y después vendrán más generaciones, hijos, nietos, biznietos, tataranietos, y luego cientos y miles de generaciones más. Nadie se acordará de nosotros dentro de mil años, y no hay que esperar tanto: dentro de cien años, seguramente poquitos por no decir ninguno se acordará de nosotros.

Por todo esto, de pronto me he sentido pequeño, muy pequeño. La vida lleva desarrollandose en el planeta miles de años, y después que nos marchemos seguirá desarrollandose otros miles o cientos de miles de años, y quien sabe si sera la especie humana la dominante o lo será otra.

Muchos seres humanos sienten tristeza y nostalgia pensando en esto, pues estas razones, como decia el famoso filosofo cuyo nombre no recuerdo, son el mejor freno y antídoto contra el orgullo humano.

Pero a dicho filosofo se le olvidó un “pequeño gran” detalle muy consolador: los cuerpos celestes siguen las leyes de la fisica, que son inmutables, y su futuro se puede predecir; pero nuestro comportamiento no es predecible, depende solo de nosotros, que tenemos algo unico: nuestra libertad de criterio y de decidir. Podemos elegir entre amar ú odiar, entre comportarnos de un modo determinado o hacerlo de otra manera distinta.

Y sobre todo, que aunque sea por tan poco tiempo, somos los unicos dueños de nuestro destino.

Saludos.
.

miércoles, 23 de julio de 2008

Ella

Me situo en el mes de Marzo de 1995. Algunas veces desayuno en una cafeteria cercana. Resulta que llego esa mañana y ella estaba allí, en la esquina de la barra, de pie, sola, tomándose un café. Parece que la estoy viendo: lleva una falda de color marrón claro que le llega como un dedo o dos por encima de las rodillas, una blusa blanca y chaqueta a juego con la falda. Yo no conocia a esta chica, no la habia visto antes. ¡Que guapa! Tiene una muy linda figura, 1,64, y unas piernas de locura, con ese cabello castaño oscuro que le llega por debajo de los hombros; y unos preciosos ojos verdes azulados o azul verdoso. ¡Que delicia de mujer! Rezuma feminidad por todos sus poros. Ha sido un flechazo instantaneo ¡te has enamorado chico! Me quedo mirandola fijamente, completamente embobado, siento que mi corazón palpita muchisimo más rapido de lo que yo quisiera y ha sido menester mucho disimulo para que no se me notara. Me he enamorado de ella al instante. Mil emociones y cinco mil sensaciones se agolpan en mi mente y en mi corazón en un solo instante. Esa mirada podía traspasar muros.

Mi reacción fue instantanea: abandono mi sitio en la barra y me dirijo directamente a ella, sin rodeos. Yo me presento, le digo quien soy y a qué me dedico. Le pregunto por su nombre y ocupación (“Hola, perdona, tu no eres de aquí, no?”). Noto una sintonía inmediata. La veo muy agradable conmigo, me dice donde trabaja y tal y comenzamos a hablar. Es una conversación rápida, como unos diez minutos, pero yo estaba sumamente nervioso, tanto que me fui con ella a acompañarla a la puerta de salida sin terminar el desayuno y sin pagar, cosa que efectué inmediatamente al dia siguiente. El camarero, comprensivo, no se lo tomó a mal. “Te comprendo…” me decía. Claro, es que la vista de una mujer de ese tipo puede alterar muy significativamente las neuronas de cualquier ejemplar humano del sexo masculino.

Al dia siguiente, y ataviado con mis mejores galas, me presento en su trabajo, una entidad bancaria. Recordé que yo tenia algun dinero alli, y me pareció la excusa perfecta para acudir. Me fijé especialmente en la mirada de ella cuando se percató de mi presencia. Cuando me detectó, sonrió ampliamente. Me atendió ella misma, que estaba en la Caja, sonriente como siempre, y muy agradable. Me vuelve a palpitar el corazón y siendo la dulce mordedura del aspid del amor en lo más profundo. Parece que ella lo nota, porque sonríe más intensamente aún. Le digo que podíamos tomar café algún dia. Ella me dice donde vive, y me comenta la frase que yo esperaba: “Mañana, si quieres, sobre las cuatro, nos tomamos un café”.

Siempre he sido temperamental aunque también muy reflexivo en esto del amor. Pero esta chica me rompió todos los moldes desde el primer instante; me pasó algo parecido a Pablo de Tarso, cuando Jesucristo se le apareció en el camino de Damasco y lo tiró del caballo. A mi fue esta niña tan linda la que me tiró del caballo.
.
Al dia siguiente acudí a su vivienda. Nos tomamos el café y empezamos a hablar de una cosa y de otra, siempre amable, pero muy en su sitio. Su lengua callaba pero su mirada me decia muchas cosas, y eso me entusiasmaba. Eso es lo que siempre ha tenido ella: lo que su lengua calla, su mirada me lo dice, pues sé interpretarla bastante bien, y era franca, sincera y muy cordial. Noté que estaba a gusto conmigo.

Asi comenzó la mas bella historia de amor que he tenido durante toda mi vida. Empezamos a salir y nos entendimos muy bien; tanto que un año y medio después de conocerla me casé con ella, y me ha dado tres hijos preciosos. El tiempo está respetando más que a mi, pues cada dia yo la veo mas bella y mas linda, y después de tres hijos tiene la misma figura que cuando estaba soltera. Sigue teniendo esos lindos ojos, entre tiernos y picarones, que me siguen impresionando y me contempla siempre con esa mirada profunda y escrutadora, pero limpia, noble, atrayente y sugerente que siempre me toca muy dentro y que tantísimas cosas me dice. Sigo entusiasmándome cuando me voy a la cama con ella como si fuera la primera vez. La había buscado durante muchos años y, tras varias experiencias anteriores, al final tuve la suerte de encontrarla. Y ya va para doce años.

Y tenemos nuestros ratos, unos mejores y otros peores, como cualquier pareja; pero es un placer tenerla como compañera de viaje en el tren de la vida.

Yo soy muy temperamental. Sin embargo ella es una persona con un sentido del equilibrio verdaderamente encomiable, con una lógica aplastante y además su conversación es muy coherente y muy fluida. Es inteligente. Me brinda la estabilidad de ánimo que yo necesito, es mi complemento perfecto. Su sentido lógico y analítico me ha sacado de muchos laberintos de los cuales quizás me hubiera costado más trabajo salir. Mi esposa, amiga, confidente, amante y madre de mis hijos.

Nadie conoce el futuro y será lo que tenga que ser; pero al día de hoy creo que tengo más suerte de lo que yo pienso. Hoy no sabría hacer nada sin ella. Aunque algunas veces me asalta un pensamiento terrible: ¿Será todo esto un sueño? Me despierto sobresaltado en mitad de la noche, y la busco. Ah, menos mal. Está durmiendo placidamente a mi lado.
.
Saludos.
.

martes, 22 de julio de 2008

Smallville

La television que tenemos a mi no me hace mucha gracia. Incluso alguien la llamó en su día “telebasura” , aunque justo es reconocer que también hay algunos programas que se salvan. No voy a hacer mas comentarios sobre la televisión, pues cada uno es libre de pensar como desee, y de ver los programas que guste.

Ya en el terreno doméstico, os diré que las mujeres de la casa (mi esposa y mis dos hijas, el chico es aun muy pequeño) estan enganchaditas a una serie (no se si es mexicana o colombiana, lo ignoro, por no saber no se ni como se llama) de tropecientos capitulos, de Canal Sur o del canal Telenovelas, de 3,45 a 4,45 de la tarde. El argumento siempre es el mismo: el chico que se casa con la mala, pero se enamora de la buena, y la mala y sus compinches le hacen la vida imposible a la buena y al final ésta triunfa. Lo siento por ellas, porque se quedan sin el placer de gozar de una buena siestecita, aunque palos con gusto no duelen.

Hasta ahora siempre he presumido de que ninguna serie habia conseguido “engancharme”. Y digo “hasta ahora”. Si, porque hay una serie que me ha enganchado, desde hace unas dos o tres semanas, seguro que todos conoceis, “Smalville”, y esta basada en la historia de Superman, que llega a Smalville, la población en la cual viven sus padres adoptivos (Jonathan Kent y Sra), recogen al niñito recien llegado en su nave y lo crian, y guardan el secreto de los poderes que tiene este superman niño.

El inolvidable Christopher Reeve encarnó a Superman en el cine, hace ya décadas de esto. Bien, pues esta serie ha conseguido despertar en mi de nuevo la afición por el personaje y la sigo asiduamente. Todas las noches, a partir de las 10,30 aproximadamente en CLAN TV, alternan episodios de Smalville con otros de Everwood (estos no los veo, es mi hora de postear) la historia de dos médicos. Los niños se acuestan y mi mujer y yo nos quedamos viendo los capitulos.

El guion de la serie es sencillamente fantastico, tiene recursos e imaginación, y unos magnificos efectos especiales, en definitiva que es muy bueno. Te engancha. Y todos los personajes están en su papel: Clark Kent (Superman), es un chico listo, no hace las tonterias que Christopher Reeve, y es despierto, está enamorado hasta la medula de Lana (la chica), pero el pobrecillo es mas corto en eso que el rabo de la o, que no tiene ninguno. Oculta sus poderes, consciente de que tiene una misión, pero no se atreve a declararle su amor a Lana.

Lana esta tambien enamorada de Clark, aunque quizás no tanto como parece. Se siente muy atraida por el, eso es indiscutible, pero no lo comprende, sabe que algo de su personalidad no está al alcance de ella, tiene el aroma de lo oculto, y lo olfatea pero no lo puede ver porque Clark no le dice nada. Esta chica me cae bien, pero ya está. Tampoco es que se lo ponga muy fácil a Clark, pero, claro, es que Clark en esto de los amores es un poco corto, como he dicho antes. Todas las noches nos quedamos esperando que le de el beso de una vez a Lana. Mi mujer incluso se mosquea algunas veces, dice que a Lana no le falta mas que quitarse la ropa ante Clark, el cual parece un poco..."sospechoso".

Luego tenemos a la chica que sí me cae bien, es Cloe Sullivan (la prima de la archifamosa Lois Lane, de quien luego sí se enamoraria Clark, pero aun no ha salido en la serie, ya saldrá), trabaja en el Daily Planet y en el periodico de la escuela. Me encanta esta niña, casi me estoy enamorando de ella. Esta si que tiene un corazón de oro, enamoradisima de Clark, es mas inteligente que Lana y encima la chica es preciosa, lo tiene todo, pero Clark solo tiene ojos para Lana, y ahí estan los dos, Clark y Lana jugando al raton y al gato, y nunca terminan de darse ese beso que todos esperamos. Cachis en la mar. Y mientras Cloe con su corazón roto, y sonriendo a Superman, esperando que este le corresponda con un amor que nunca llegará.

Pero a mi el personaje que mas me gusta, sin lugar a dudas, es Lex Luthor, el calvo de la serie, el de la imagen de hoy. Este chico y su padre, Lionel Luthor tienen una relación especial. El padre es un sinverguenza redomado, sin escrupulos, dominado por la ambición, que incluso llegó a internar a su hijo Lex en un manicomio y le aplicó electroshock para borrar de su memoria una información que comprometia al padre seriamente. El padre es un autentico bandido de tomo y lomo. Y su hijo lo sabe.

Y Lex Luthor es una persona cuya personalidad es enigmática, y que cada dia estoy investigando. Es muy inteligente, quizás más que el padre, pero no tiene ni el poder ni la experiencia que éste último. Es un Lex Luthor aún joven, pero que ya despunta rasgos del genio que luego será. Es ambicioso, como el padre, tiene su misma sangre; pero, a diferencia de su padre, el hijo cree en la amistad, y es amigo de Clark, lo respeta y lo quiere, y tiene muy buena relación con Clark, con Lana y con Cloe. Se da a sus amigos y los ayuda en lo que puede. Pero Lex Luthor es intrigante, me fascina la personalidad de este protagonista. Sabe perfectamente que Clark no es una persona normal; sabe algo de lo de la nave; sabe que tiene poderes especiales, y lo adora, es su amigo, pero… no puede evitar investigarlo. Una extraña relación amor-odio entre Lex Luthor y Clark Kent.

En mi humilde opinión, una gran serie, sin duda. ¡Bueno, yo también tengo derecho a ser seducido por una buena serie de televisión!

Saludos.
.

lunes, 21 de julio de 2008

Desesperanza (Dolor, 2ª Parte).

Bueno, parece que hoy te veo algo mas alegre que ayer, tienes mejor aspecto, me atrevería a decir que parece que estas empezando a superar el dolor. Pero aún una tristeza infinita atraviesa tu mirada. Me dices que te han traicionado muchas veces, que has perdido tu confianza en las personas porque aquellos con los cuales has compartido trabajo, autobús, y hasta mesa y cama, te han hincado un puñal por la espalda. Y claro, ya no te fias de nadie, te has vuelto huraño y desconfiado. Me dices también que eso es la experiencia de la vida, “que a fuerza de palos se aprende”, y has sacado ya la conclusión de que “nadie es de fiar”. Sientes la desesperanza de la traición, y como te conozco y sé perfectamente que eres muy sensible, esa sensación te hace más daño que a una persona normal.

Bueno, vamos a ver. No saques conclusiones precipitadas. A todos nos ha pasado lo mismo, una, dos, tres o muchas veces, y hemos sentido esa desesperanza por nuestras venas y como la desconfianza, por momentos, iba ganando terreno en nuestro ánimo. Claro que si, es el normal mecanismo de defensa, de autoprotección. Cuando uno es traicionado, todas las alarmas se disparan y es normal desconfiar. Pero hay que reflexionar un poco.

Primero tienes que despertar a la realidad. Perdóname si te digo que creo que has sido un poco ingenuo. Has juzgado mal; como tu eres muy buena persona, noble, atento/a, de corazón sano, no mientes, eres fiel, siempre cumples la palabra dada, y te entregas por completo a los demás, tu subconsciente ha creido que todo el mundo era asi, ¿cierto? Pues no.

¡Despierta! Tu vives en el mundo, y aquí hay miles, cientos, millones de seres humanos que, como tu, comen, beben, hacen el amor y duermen por la noche despertandose por la mañana. Esas personas son como son y cada uno tiene su personalidad, sus principios, su escala de valores (o de no-valores) y serán buenos, regulares o malos, seran como quieran, pero cada uno se viste y actúa como bien le parece. Y tu eso no lo puedes cambiar, has de empezar aceptando que las personas no son “como tu crees que son”, o “como tu quieres que sean”, sino que “son como son”. Y eso es inmutable, ni tu ni yo ni nadie lo puede cambiar. Tienes que mejorar tu percepción de la realidad. Los seres humanos actuan “como actuan”, y no “como tu quieres o quisieras que actúaran”. No eres el ombligo del mundo. Quizás has sobreestimado a los demás.

-Entonces, ¿no me voy a poder fiar de nadie?

Antes te he dicho que no sobreestimes a los demás. Ahora añado: tampoco los infravalores, no sea que pienses que tu eres el único ser perfecto del universo. Mantente en el medio y recuerda que “virtus in medius est”. El hecho de que los demas tengan sus defectos no significa que tu no los tengas también. Tu tampoco eres perfecto ¿verdad? Claro que no. Nadie nace con el certificado de perfección anudado al ombligo. Quedate en la gama de grises; es decir, no seas tan iluso o tonto de pensar que todo el mundo es bueno, porque te llevarás muchas contrariedades; ni tan orgulloso ni tan pretencioso de pensar que todo el mundo es malo, porque nadie te amará. Todas las personas nos parecemos en el fondo más de lo que creemos.

Y distingue lo que es “traición” de verdad, de lo que es un normal contratiempo pequeño, quejillas porque no han actuado como tu querías que actuaran en un instante concreto, como p. ej., porque tu pareja no te ha preguntado como estás, cuando tu estabas deseando que lo hiciera, o porque esta noche no has hecho el amor con tu pareja cuando tu lo estabas deseando, o porque querias ir al cine y tu pareja no te ha llevado. Pregúntaselo francamente y háblalo, eso no son traiciones. Son detalles de convivencia.

Una traición es algo más, es una puñalada que ataca directamente al corazón, a la confianza que has depositado en una persona.

Pregúntate primero ¿tu te has dado a los demás? Porque creo que has olvidado un detalle importante: para recoger hay que sembrar, es decir, has de dar amor, paz, buenos consejos, o una simple sonrisa. Primero has de dar tu: amistad al amigo, amor a la pareja, un consejo al que lo necesita, o una simple sonrisa al que lo precisa. Da siempre, da, no esperes en recibir, y, sobre todo, confía en la gente a pesar de todo. La confianza es un “acto de la voluntad”. Si no das no puedes ser traicionado.

-¿Pero yo me he dado por completo, corazón alma y vida. ¿Y si luego me traicionan otra vez?

Si te traicionan de nuevo, será su problema, no el tuyo. Que no te cambie nadie tu personalidad ni tu forma de ser. Tu has actuado de buena fe y punto. El hecho de que en este mundo haya personas de todos los tipos y de todos los colores no debe anular tu capacidad de amar y de darte a los demas, porque entonces nadie confiaria en nadie. Es como si decidieras no andar nunca por miedo a que te pongan la zancadilla, o no hacer natación nunca por miedo a coger un resfriado ó a ahogarte, entonces nadie nadaria en el agua. Que el mundo NO anule tu capacidad de confiar. En el fondo hay muy buena gente por ahí, lo que pasa es que parece que estan escondidos, porque el vicio es mas ruidoso que la virtud; pero haberlos los hay, y muchisimos más de los que te puedes imaginar. Puede ser que, o bien no has buscado adecuadamente, o es que has pedido o exigido demasiado sin dar lo que tenias que haber dado, o es que no tienes experiencia.

Tu sé tu mismo: arriésgate, se valiente y atrevete a confiar y a amar a los demás. Nunca se ha escrito nada de los cobardes. ¡Adelante! No te cierres en ti mismo/a, y no te guardes solo para ti el caudal de amor que has de dar y compartir con los demás. Si te traicionan el problema lo tendrán ellos, NO tu, pues tú podrás dormir con tu conciencia tranquila, y podrás roncar por la noche a gusto, con una pierna en Cadiz y la otra en Soria, como suele decirse. Y eso vale todo el dinero del mundo.

Lo unico que tienes que hacer a partir de ahora es abrir bien los ojos. Se prudente; es decir, cuenta siempre con la posibilidad de que te puedan traicionar. Pero no te confundas: que no se te inserte en la mente este axioma como sinonimo de “seguro que me van a traicionar”, no, déjate de paranoias; quitale el dato de la seguridad y sustituyelo por el de la “probabilidad”, nunca dejes de contemplar esa posibilidad; asi, cuando te suceda, no te sorprenderá tanto, y en consecuencia, sufrirás menos. Cuando un barco se adentra en alta mar el capitan siempre ha de contar con la posibilidad de que pueda venir una tormenta o un mal golpe de mar, por eso llevan flotadores y barcas de salvamento, pero la posibilidad de que venga una tormenta no les impide salir cada dia al mar a pescar.

Tu haz lo mismo. Da. El amor es contagioso. Verás como el numero de traiciones disminuye; si el traidor es mala gente, no merecía tu amistad o tu amor, olvídalo y a otra cosa. Y si es buena gente, bastante tendrá con el dolor de estomago que le va a quedar. (Recuerda la frase: “el que sufre un agravio puede olvidarlo; el que lo causa, nunca lo olvidará”). Y otra cosa: intenta perdonar, aunque esto es muy personal. Si puedes perdonar, hazlo. Si te cuesta trabajo, considera si es por tu orgullo o por tu dolor. Y si no puedes perdonar, entonces corta por lo sano.

Se prudente, pero que tu prudencia no se convierta en mala leche.

Y huye de las generalizaciones: nunca pierdas tu fe en el ser humano, porque algunos malnacidos/as te hayan roto el corazón, no te declares enemigo de todo el genero humano solo por eso. Que ningun/a indeseable te quite tu alegria de vivir.

¡A ti, qué! Levantate y sigue luchando, sigue tu camino adelante y no le des más vueltas. ¡¡¡Vive la vida!!! Estás perdiendo un tiempo precioso.
.
Saludos.
.