"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 23 de enero de 2009

El picaro.

""Había una vez un hombre, pobre de solemnidad, que apenas tenia para comer, el hambre era su inseparable compañera. Por si fuera poco estaba enfermo y no tenia trabajo. Parecia medio simple. Daba largos paseos por su ciudad y le gustaba detenerse en las pastelerias. Tenia siempre mucha hambre. Veia los escaparates, con las bandejas llenas de dulces de todos los sabores y colores. El preferia, muy especialmente, los pasteles, si, esos de color ocre, con crema por dentro y espolvoreados de azucar, verdaderas delicias; pero ¡como degustar uno, si no tenia ni un céntimo! Con los ojos como braseros, se le hacia la boca agua, imaginándose que se hartaba de pasteles. El tendero lo veia casi todos los dias allí, delante del escaparate, ensimismado con la contemplación de los dulces, y junto con sus compañeros y amigos, se reia de él.

Asi, el hambre, que aviva el ingenio, le dio la solución. Un dia nuestro protagonista entró en la Pasteleria. Apareció allí con gesto triste, ojos llorosos, implorando lástima.

-Mire usted, no tengo dinero ninguno, pero no vengo a pedir limosna. Solo quiero decirle que tiene usted el mejor escaparate de dulces de toda la ciudad. ¡Que maravillosos, que buena pinta! Tienen que estar deliciosos.

-Pues si, gracias, buen hombre –le contestó el pastelero con una sonrisa burlona-, pero ya sabe, sin dinero no hay pasteles. Váyase usted a la calle, que tengo mucho trabajo.

-Oiga, ¿sabe usted? ¡Seria capaz de comerme cuatro bandejas de pasteles!

Cada bandeja tenia 24 pasteles, con lo cual el total de pasteles era de 96. Aquello era demasiado. Materialmente imposible. Un claro farol de un hombre hambriento que no sabe lo que dice.

-¡Como dice! ¡No sea usted necio! Me como yo cuatro pasteles, siendo alto y corpulento como soy –repuso el pastelero-, y me quedo más que satisfecho, ¿y usted, con lo seco y bajito que es va a comerse noventa y seis pasteles!

Los ojos del pobre hambriento adquirieron una tonalidad maliciosa, que pasó inadvertida para el pastelero.

-¡Le estoy diciendo que soy capaz!

-Vayase de aquí.

-¡Me apuesto con usted a que si no soy capaz de comerme los 96 pasteles, me dejo sacar una muela, la unica sana que me queda! Llamamos al barbero de enfrente y me la saca aquí mismo.

El pastelero mordió el anzuelo. Vió la posibilidad de reírse de este hombre. Indudablemente seria incapaz de comerse 96 voluminosos pasteles en menos de 5 minutos, aquello no habia estomago que lo resistiera. El pobre hombre perdería la apuesta, y su muela, y asi tendrían motivo de risa durante mucho tiempo.

-¡Acepto! –repuso el pastelero-, pero se lo advierto claramente: ahora mismo voy a llamar al barbero, y como no se coma usted, uno por uno, los noventa y seis pasteles… ¡le saco la muela aquí mismo…!

-De acuerdo, llamelo usted -dijo nuestro protagonista-.

Dicho y hecho. Llamaron al barbero, y el pastelero, el hambriento, y cuatro o cinco amigos de aquel, se sentaron en la pasteleria esperando que comenzara el reto. El hambriento se sentó con prisa y casi babeando de emoción. Y comenzó a comer. Inicialmente nuestro hombre comia con gestos desaforados: engullia los pasteles enteros, sin masticarlos. Pero cuando iba por el pastel numero dieciocho, el estomago empezó a darle síntomas de que ya estaba lleno. De todos modos, consiguió comerse otros cuatro pasteles más, lentamente, hasta que llevaba veintidós en total. Completamente satisfecho y ahito, confesó a los demas:

-He perdido, no puedo seguir.

En esto comenzó la risa, la rechifla y el escarnio de los demás. La pastelería se llenó de gente curiosa, ávida por reírse del pobre tonto que iba a perder su única muela sana. Lo cogieron entre todos y lo sentaron, y el barbero procedió a sacarle la muela. El hombre profería espantables gritos de dolor, lo cual no hizo sino incrementar las risas y la socarronería de todos los asistentes.

Tras la extracción, lo echaron a la calle. Nuestro hombre se retiraba en silencio, y en esos momentos comenzaron incluso a insultar al hambriento con insultos de todas las categorías. Lo trataron de pobre hambriento, miserable, tonto, idiota, y no se sabe cuantos calificativos más. No solo que era un “hambrón”, sino un tonto, pues su atrevimiento le habia costado la perdida de su muela.

Cuando el hambriento oyó aquello, contestó, muy tranquilamente lo siguiente:

-Mucho más tontos han sido ustedes, pues no solo que he conseguido saciar mi hambre y llenarme de los dulces que a mi me gustan, sino que encima he conseguido que el barbero me saque la única muela picada que tenia y que llevaba doliéndome desde hacia diez dias…!

Acto seguido, desapareció.""


Este cuento no es mío. Lo leí hace ya muchos años, cuando yo era un niño, me gustó y me llamó muchisimo la atención, y hoy lo traigo aquí para compartirlo con vosotros. Quizás algunos lo conozcáis. El problema es que no consigo recordar el autor. Algunas veces he buscado en google y en otros sitios, pero mis pesquisas han sido infructuosas. He reconstruido lo poco que recuerdo con bastantes (muchas, diria yo) licencias para llenar los huecos de memoria. Si alguien sabe el autor, le agradeceria enormemente me lo comunicara. Creo que es de algun escritor del Siglo de Oro español, pero no lo puedo asegurar.

Saludos.
.

54 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En efecto, el cuento me suena, lo he leído y no recuerdo ahora de quién es, pero lo buscaré. Yo recuerdo haberlo leído actualizado en alguna versión de principios de siglo.
Es una magnífica reflexión sobre la condición humana.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es un cuento medieval. Por ahora, la primera versión que he encontrado -sé que hay otras, pero no las recuerdo- está en Sobremesa y alivio de caminantes, de Juan de Timoneda (siglo XVI, era especialistas en libros en los que recogía este tipo de historias con moraleja).Lo encontrarás en el Libro primero, cuento XXII. Te doy un enlace a la obra, que animo a leer a todos porque gran parte de los cuentos que leímos de niños están ahí:
http://parnaseo.uv.es/Lemir/Textos/Sobremesa/Frames.html

Selma dijo...

No me suena... me ha gustado, eso si... Pero si el Barbero ejerce de sacamuelas,reciente, reciente no es...

Gracias por este cuento con moraleja, Cornelius...

Un abrazo cariñoso.

Selma dijo...

Quien sino Pedro nos podía informar...Pues eso...
Voy al enlace!!!

Cornelivs dijo...

PEDRO OJEDA: Muchisimas gracias, amigo, por tu rapida contestación. El enlace que me has dado NO me funciona. Por favor, ¿podrias comprobarlo? Gracias, un abrazo.

SELMA: Si, el cuento es muy antiguo. Vamos a ver si Pedro nos da el enlace correcto. Un beso.

Mar dijo...

Una reflexion muy acorde con los tiempos que corren...

Besitossssssssss

REIKIJAI dijo...

Hola Cornelivs… también lo he leído… es una fabula…como dice Pedro es de esa época… Tratare de ver en mis viejos libros del secundario… Te dejo un beso… Silvi.

Luz de Gas dijo...

Buen ojo demuestra vuesa merced al recuperar esta historia.

Saludos

genialsiempre dijo...

Bonita historia, me suena de cuando era niño, así que me creeré la información de Pedro Ojeda.

José María

natàlia dijo...

Aunque me ha gustado no me suena.

Feliz fin de semana!!!!

Besotes!!!!!

DianNa_ dijo...

Sí, yo también lo he leído, pero no recuerdo el autor, lo siento, amigo :(

De pequeña, me encantaba leer, Esopo, era uno de mis favoritos.

Besos y buen fin de semana.

SUSANA dijo...

Jajajajajaá! Yo no lo conocía y me ha encantado este pícaro!

Si se duda que la Necesidad es la Madre de la Imaginación, pues aquí hay el mejor ejemplo!

Verás que "fabriqué" tiempo y me vine urgente a leer tu nuevo Post Queridazo Cornelivs!

Te dejo UN ENORME ABRAZO AMIGO!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Os copio aquí la versión del siglo XVI, de Juan de Timoneda en su libro citado, Sobremesa y alivio de caminantes, que os recomiendo porque en él encontraréis cuentos y chistes que, de una u otra manera, han llegado a nosotros.
La versión de Timoneda es:

Cuento xxij.
UN rústico labrador desseoso de ver el Rey, pensando que era más que hombre, despidiósse de su amo, pidiéndole su soldada. El qual, yendo a la Corte, con el largo camino acabáronsele las blanquillas. Allegado a la Corte, y visto el Rey, viendo que era hombre como él, dixo: "¡O, pésete a la puta que no me parió, que por ver un hombre he gastado lo que tenía, que no me queda sino medio real en todo mi poder!" Y del enojo que tomó le empeçó a doler una muela, y con la passión y la hambre que le aquexava no sabía qué medio se tomasse, porque dezía: "Si yo me saco la muela y doy este medio real, quedaré muerto de hambre. Si me como el medio real, dolerme ha la muela." E en esta contienda, arrimósse a la tabla de un pastelero, por yrsele los ojos tras los pasteles que sacava. Y acaso vinieron a passar por allí dos lacayos, y como le viessen tan embevescido en los pasteles, por burlarse dél, dixéronle: "Villano, ¿qué tantos pasteles te atreverías /[a viij v]/ a comer de una comida?" Respondió: "Pardiez que me comiesse quinientos." Dixeron: "¡Quinientos! ¡Libre nos Dios del diablo!" Replicó: "¿Desso se espantan vuessas mercedes? Apostá que me como mil dellos." Ellos que no y él que sí, dixeron: "¿Qué apostarás?" "¿Qué, señores? Que si no me los comiere que me saquéys esta primera muela." El qual señaló la muela que le dolía. Contentos, el villano empeçó de jugar de diente con la hambre que tenía, muy a sabor. Ya que estuvo harto, paró, y dixo: "Yo he perdido, señores." Los otros, muy regozijados, y chacoteando, llamaron a un barbero, y se la sacaron, aunque el villano fingidamente hazía grandes estremos. Y por más burlarse del, dezían: "¿Havéys visto este nescio de villano, que por hartarse de pasteles se dexó sacar una muela?" Respondió él: "Mayor necedad es la de vosotros, que me havéys muerto la hambre y sacado una muela que toda esta mañana me dolía." En oyr esto los que estavan presentes tomáronse a reyr de la burla que el villano les havía hecho, y los lacayos pagaron, y de affrentados bolvieron las espaldas y se fueron.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

El enlace funciona a la perfección, mira si lo copiaste bien... el ingenio de la picaresca... hace estragos con los listillos...saludos

Asun dijo...

Siempre se ha dicho que el hambre agudiza el ingenio, y esta es una clara muestra. La historia creo que me quiere sonar, pero no sabría decir de quien es.
Un abrazo

LUISA M. dijo...

Recuerdo el cuento, Cornelivs. Lo leí en el colegio. Me parece muy divertido y un elogio al ingenio. Pero del autor no puedo decirte nada, no lo recuerdo. En cuanto a las licencias para completar el texto, no te preocupes, creo que de lo fundamental no has cambiado nada.
Besos.

LUISA M. dijo...

Acabo de leer en el comentario de Pedro Ojeda la versión del cuento de Juan de Timoneda.
Aun cuando hay algunas diferencias la idea fundamental y la moraleja es la misma.
Besos.

el dispreciau dijo...

Recién estoy llegando a tus páginas, simplemente porque apenas hace un instante me he cruzado con un comentario tuyo en mi BLOG LOS MARGINADOS. No me sorprenden tus sentires y mucho menos tus decires, por el contrario me llegan al alma y me llena de sentimiento. Hay contenidos que están en el inconsciente más allá de los tiempos y coinciden siempre con poco o mucho de nuestras circunstancias individuales. La ciencia quizás, consista en sostener la dignidad a cualquier precio ya que sin ella, la vida no agrega valor ni a la sociedad ni a uno mismo, como persona. FELICITACIONES. el dispreciau de Argentina...

Cornelivs dijo...

PEDRO OJEDA ESCUDERO I, II, y III: Querido amigo, enormes e infinitas gracias por haberme mostrado el texto original...! He disfrutado enormemente leyendolo en castellano antiguo, de nuevo, despues de tantisimos años.

Un abrazo y reitero mi agradecimiento.



SELMA I Y II: Ya ves, que delicia poder leer el original de este cuento. Un beso...!

MAR: Gracias, un beso.

REIKIJAI: Si, al final Pedro Ojeda localizó el relato. Un beso...!


LUZ DE GAS: Muchas gracias amigo. Un abrazo.

GENIALSIEMPRE: Desde luego; el cuento me impactó cuando lo leí, hace ya tanto tiempo. Se me quedó grabado. Un abrazo.


NATALIA: Besotes...!


DIANNA: Gracias, querida amiga, feliz fin de semana para ti tambien. Un beso...!

SUSANA: Muchas gracias por todo, mi querida amiga. Un enorme abrazo para ti!


MANUEL DE LA ROSA: Gracias amigo, ahora que he leido el cuento original he disfrutado enormemente. Un abrazo.


ASUN: Desde luego que el hambre agudiza el ingenio. Un abrazo.

LUISA M. I Y II: Gracias amiga. Lei ese cuento por primera vez cuando tenia diez o doce años. ¡O sea, hace la friolera de 30 años! Lo reconstruí como pude, recordaba la idea esencial, pero el resto tuve que improvisarlo. Ahora que he leido el original me ha encantado. Un abrazo...!


EL DISPRECIAU: Te doy mi mas cordial bienvenida a esta tu casa. Muy agradecido por tus lindas palabras, sera para mi una alegria recibirte siempre que lo desees. Un abrazo.

Myr dijo...

Y aqui llego yo un poco tarde, por culpa de mis huespedes del estranjero, pero a tiempo de deleitarme con las dos versiones del cuento. Tanto la tuya CORNELIVS, como la antigua que presento PEDRO OJEDA, en ese maravilloso espaniol de Timoneda.

Pues si, que yo si me hubieras preguntado quien mato al hambre? hubiera respondido sin dudarlo "Fuente Ovejuna, senior"

Un beso y me voy a comer un pastelillo, pero la muela... solo mi odontologa la puede tocar!

Myr dijo...

EXTRANJERO, digo

Hada Saltarina dijo...

Para que luegno hablen de las maldades de Internet, y mira, Pedro nos sacó de dudas... Buena historia y buen trabajo de colaboración. Un abrazo

Mónica dijo...

Buenísimo el cuento, buenísima reflexión para tener en cuenta.

Bsss. Nos vemos ¿si?

Amig@mi@ dijo...

jeje, sabes que me encantan los cuentos con moraleja, y este la lleva. Mañana si puedo investigo...
besos y feliz find

Amig@mi@ dijo...

Ya veo que Pedro te dio la solución...
así nos enteramos todos.;)
Besos de nuevo

Pedro dijo...

Nunca la había oído ni leído y hoy me encuentro con dos de sus versiones. Maravillosas ambas.
Gracias a los dos.

Un abrazo.

Nacho G.Hontoria dijo...

Magnífico cuento y magnífica idea solidaria. Un saludo

el dispreciau dijo...

Mi querido, así lo siento!. Habrais visto que hay lugares donde el tiempo se detiene y uno no se quiere ir... bien, éste es uno de ellos. La importancia que guardan estos mensajes es cuando cruzan el punto de llegada al alma de la persona y se convierten en esencia de quien lo recibe. Curiosamente, recuerdo haber leido alguna vez este mismo texto y haberlo percibido intrascendente, cosa que no ha sucedido ahora (a mis 58 años). Estamos en consonancia. Un fuerte abrazo desde Argentina.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Me has recordado algo que me ocurrió en una pastelería muy céntrica y buena de Jaén, hace muchos años, siendo yo una chavalilla: una gitanilla, no pasaría de siete años, pidió un pastel a una señora que como yo se encontraba a la cola dentro del establecimiento, pero ésta le dio unas monedas y le dijo: de vicios nada: cómprate un bocadillo de jamón; en cuanto se marchó la señora le dije a la cría: cuál te gusta más, y le compré un par de pasteles; su cara no la olvidaré jamás, era el más dulce y rico de todos los dulces.

María dijo...

¡Qué maravilla! que Pedro Ojeda haya tenido el detallazo de haber compartido aquí el texto original del cuento de este post, la verdad es que se merece un gran aplauso por tal gentileza... ¡¡¡¡¡¡plas plas plas!!!!!

Un beso a los dos.

Cornelivs dijo...

MYR: Si, asi es, jajaj. Pero el caso es que verdaderamente a mi me han sacado una muela hoy! Tengo la boca dormida aun de la anestesia...
Un beso.


HADA SALTARINA: Gracias amiga, un abrazo.

MONICA: Gracias, o.k., un beso.

AMIGA MIA: Otro beso enorme para ti.

PEDRO: Gracias a ti, amigo. Un abrazo.

NACHO G. HONTORIA: Gracias, bienvenido y un muy cordial saludo.

EL DISPRECIAU: ¡Hola! Gracias por tu amabilidad y por tus lindas palabras, siempre seras muy bienvenido, amigo. Un abrazo!

FAUVE LA PETIT SAUVAGE: Llevas razón, esa sonrisa quizás fuera el mejor dulce de todos, y además, inolvidable. Un abrazo.

Cornelivs dijo...

MARIA: Nos hemos cruzado publicando los comentarios. Desde luego que ha sido todo un detallazo de Pedro, los dioses lo bendigan. Se lo agradezco enormemente.
´
Un beso!

Isabel dijo...

No conocia el cuento, pero está muy bien, como todos los de esa época. Un beso

Vane dijo...

Está bueno eso de conseguir las cosas sin hacer daño a los demás, hacerlo con pura picardía e inteligencia.
Me gustó mucho el cuento y disfruté mucho el final.

Saludos! y mucha suerte con tu noble causa. Si necesitas algo de mi estoy para lo que haga falta.

Isaac González Toribio dijo...

Es un lujo contar con un erudito como Pedro. Saludos

p@m dijo...

hola a todos, recuerdo haber leido el cuento, y al leer la version en castellano antiguo trajo a mi memoria el Cid campeador, y porque no tambien El lazarillo de Tormes...sobre todo por la picardia.
un gusto Cornelivs pasar por tu blog, muy ameno y divertido.
pam

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola...

Moraleja:

"Vale más maña que fuerza"

Cordoal Saludo.

Myr dijo...

Ayyyy CORNELIVS, que te sea leve y no te duela! Suerte y feliz fin de semana.

GINEBRA dijo...

jajajajaaja, muy buen cuento sobre la necedad de los humanos. Me ha gustado verdaderamente. El hambre agudiza el ingenio, éso está claro. Muchos besos de buenos días y buen finde.

Jesús dijo...

http://www.emboscados.com/foro/

Es un lugar más, pero aquí me resolvieron hace algunos años algo parecido muy similar a lo que planteas, un relato más corto y me lo hallaron..

Suerte.

amor dijo...

no conozco el autor, pero sí es verdad que el argumento tiene que ver con la tradición de los pícaros y el lazarillo y las novelas ejemplares

mi saludo, mis ausencias nunca son definitivas, ya habrás visto que he tenido mi particular cruzada por la libertad

y mi abrazo

s

el piano huérfano dijo...

historias sabias
cuetos sabios
tristes, pero se ve donde esta la bondad y la inteligencia humana

un beso
magnifico post, me ha gustado mucho
muchas gracias por compartirlo.

Neogeminis dijo...

jajjaja...toda una enseñanza!...quienes pretendieron tomarle el pelo, fueron los engañados.
La historia me hizo recordar a la del condenado a muerte, quien, en el día previo a su ejecución y sabiendo que el rey tenía gran devoción por su caballo, le hizo llegar al soberano la propuesta de que en cinco años, él lograría hacer hablar al animal...el rey, mandó llamar al condenado, quien, muy suelto de cuerpo le aseguró que en cinco años su caballo sería capaz de hablar. El rey, le suspendió la pena, le brindó casa y cobijo y a partir de ese día, el hombre se consagró a la tarea de la enseñanza. Un amigo del condenado, sin que nadie se diera cuenat le llamó la atención diciendo que cómo había propuesto semejante locura...él le respondió que sabía que eso era imposible, pero que, en cinco años muchas cosas podrían suceder...desde que se muriera por muerte natural, se muriera el propio rey...o el mismo caballo...pero mientras tanto, gozaría de cinco años de vida, que era mucho más de lo que tenía por seguro!.
Creo que vale la moraleja! jejjeje


un saludo, desde Argentina

marbu dijo...

Lo conocía y me gustó recordarlo.
El que va de "listo" casí siempre queda en ridículo.
Un abrazo, amigo.

PAOLA dijo...

Cornelius: apenas con tiempo brevísimo para dejarte una sonrisa y un abrazo

Rita dijo...

Para mi es nueva, por supuesto tampoco sabia de quien era, muy aleccionadora, un beso

Cornelivs dijo...

ISABEL: Si, es estupendo. Otro beso para ti.

VANE: Gracias amiga, me alegra que te gustara. En cuanto al manifiesto, espero que lo colguemos todos en nuestros blogs el dia 30! Un beso.

ISAAC GONZALEZ: Desde luego que si. Un abrazo.

P@M: Muchas gracias y bienvenida. Un cordial saludo.

RAFAEL LIZARAZO: Gracias, bienvenido y un cordial saludo.

MYR: Si, me dolió un poquito, pero eso fue ayer, cuando se me fue borrando el efecto de la anestesia. Hoy, todo perfecto. El problema...¡es que yo me he quedado sin muela, y encima no me he probado ni un solo pastel! UN ABRAZO.

GINEBRA: Si, jaja, es bueno la historia. Otro BESO para ti y feliz fin de semana.

JESUS: Gracias y bienvenido. Un cordial saludo.

AMOR: Lo sé, amigo, y sabes que te apoyo en tu cruzada. Gracias por tu visita y UN ABRAZO...!

PIANOHUERFANO: Gracias por tu visita, amiga Raquel. UN ABRAZO.

NEOGEMINIS: Te doy la bienvenida a esta tu casa, gracias por tu comentario y por esa historia, que es prima hermana de la que yo he publicado hoy. Un abrazo.

MARBU: Otro abrazo para ti.

PAOLA: Otro abrazo para ti.

RITA: Gracias, un beso y feliz fin de semana.

REIKIJAI dijo...

...Espero que lo de tu muela sea un mal recuerdo...Que tengas un hermoso fin de semana...Te dejo un beso...Silvi.

lully desnuda dijo...

Bien vale la pena recuperar este tipo de info para darlo a conocer, reflexionar y, sobre todo analizar su mensaje de fondo.

Una buena lección la de nuestro protagoniota.

Te abrazo con buena vibra en este 2009!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Tremendo escrito, como a veces la humanidad cree que todo lo sabe y se burla de los más humildes de corazón, pero yo me pregunto, cuanta verdad hay en todo esto y el mundo sigue siendo cruel y destructivo, pero hasta el ser humano más humilde a veces aflora una sabiduría impecable.
Saludos

ave de estinfalo dijo...

hola amigo cornelivs
jejeje
ese cuento nos lo enseñaban en la primaria
es buenisimo

una gran leccion para los de los pasteles jejeje

sale me retiro, cuidate mucho y feliz fin de semana

byE

allmaacuariana dijo...

Si he leido caso similares, donde la soberbia termina siendo sometida por la astucia. Un gusto el leerte si me permites vendré nuevamente.
P.D: y la música mi tema favorito de J.Lenonn imagine.

Fauve, la petite sauvage dijo...

He recordado a "tu pícaro" al recibir este mail, perdón por la extensión pero creo que merece la pena copiarlo aquí:


LA FABULA DEL PELOTUDO


Se cuenta que en una ciudad del interior de Argentina,
un grupo de personas se divertían con el pelotudo del pueblo,
un pobre infeliz de poca inteligencia, que vivía haciendo
pequeños mandados y recibiendo limosnas.
Diariamente, algunos hombres llamaban al pelotudo al bar
donde se reunían y le ofrecían escoger entre dos
monedas: una de tamaño grande de 50 centavos y otra
de tamaño menor, pero de 1 peso.
Él siempre agarraba la más grande y menos valiosa, lo
que era motivo de risas para todos.
Un día, alguien que observaba al grupo divertirse con
el inocente hombre, lo llamó aparte y le preguntó si
todavía no había percibido que la moneda de mayor
tamaño valía menos y éste le respondió:
- Lo sé, no soy tan pelotudo..., vale la mitad, pero el
día que escoja la otra, el jueguito se acaba y no voy
a ganar más mi moneda.
Esta historia podría concluir aquí, como un simple chiste,
pero se pueden sacar varias conclusiones:

La primera: Quien parece pelotudo, no siempre lo es.

La segunda: ¿Cuáles eran los verdaderos pelotudos de la historia?

La tercera: Una ambición desmedida puede acabar
cortando tu fuente de ingresos

La cuarta: (pero la conclusión más interesante)
Podemos estar bien, aun cuando los otros no tengan una
buena opinión sobre nosotros. Por lo tanto, lo que importa no es lo
que piensan los demás de nosotros, sino lo que uno piensa de sí mismo.

MORALEJA:

'El verdadero hombre inteligente es el que aparenta ser pelotudo
delante de un pelotudo que aparenta ser inteligente'...

Kety dijo...

Siempre es agradable recordar historias.

Por cierto muy buena la moraleja del pelotudo