"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

jueves, 26 de marzo de 2009

Llevar razón.

Todos nosotros pretendemos tener la razón porque pensamos que estamos en lo correcto. Exponemos nuestros argumentos y nos gusta que nos apoyen. Pero, ¡ay! cuando alguien nos contradice porque piensa diferente ¿que actitud tomamos? ¿Intentamos convencer al que discrepa con un nuevo ataque dialéctico a su modo de pensar? ¿Dejamos de hablarle solo porque piensa distinto? ¿O respetamos la diferencia, considerando la posibilidad de que podamos estar en un error, teniendo presencia de ánimo para aprender de los diferentes puntos de vista?

A mi siempre me ha inspirado mucho y hecho reflexionar este pequeño cuento que traigo hoy, de Bernard Werber, "El día de las hormigas". Ed. Plaza & Janés. 1994. Seguro que muchos lo conocéis.

"Había una vez dos monjes que paseaban por el jardín de un monasterio taoísta. De pronto uno de los dos vio en el suelo un caracol que se cruzaba en su camino. Su compañero estaba a punto de aplastarlo sin darse cuenta cuando le contuvo a tiempo. Agachándose, recogió al animal.

"Mira, hemos estado a punto de matar este caracol, y este animal representa una vida y, a través de ella, un destino que debe proseguir. Este caracol debe sobrevivir y continuar sus ciclos de reencarnación."

Y delicadamente volvió a dejar el caracol entre la hierba.

"¡Inconsciente!", exclamó furioso el otro monje. Salvando a este estúpido caracol pones en peligro todas las lechugas que nuestro jardinero cultiva con tanto cuidado. Por salvar no sé qué vida destruyes el trabajo de uno de nuestros hermanos.

Los dos discutieron entonces bajo la mirada curiosa de otro monje que por allí pasaba. Como no llegaban a ponerse de acuerdo, el primer monje propuso: "Vamos a contarle este caso al gran sacerdote, él será lo bastante sabio para decidir quien de nosotros dos tiene la razón."

Se dirigieron entonces al gran sacerdote, seguidos siempre por el tercer monje, a quien había intrigado el caso.

El primer monje contó que había salvado un caracol y por tanto había preservado una vida sagrada, que contenía miles de otras existencias futuras o pasadas.

El gran sacerdote lo escuchó, movió la cabeza, y luego dijo: "Has hecho lo que convenía hacer. Has hecho bien".

El segundo monje dio un brinco. "¿Cómo? ¿Salvar a un caracol devorador de ensaladas y devastador de verduras es bueno? Al contrario, había que aplastar al caracol y proteger así ese huerto gracias al cual tenemos todos los días buenas cosas para comer."

El gran sacerdote escuchó, movió la cabeza y dijo "Es verdad. Es lo que convendría haber hecho. Tienes razón."

El tercer monje, que había permanecido en silencio hasta entonces, se adelantó. "¡Pero si sus puntos de vista son diametralmente opuestos! ¿Cómo pueden tener razón los dos?"

El gran sacerdote miró largamente al tercer interlocutor. Reflexionó, movió la cabeza y dijo: "Es verdad. También tú tienes razón."

Saludos.

37 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

Y quién tiene la razón? A lo mejor se trata de abandonar las razones y dejar al corazón; no lo sé. Un abrazo

Gizela dijo...

Intento siempre pensar que puedo estar en un error.
Para pensar que siempre estamos vestidos de razón, mejor nos quedamos callados.
Si participamos en intercambios de ideas, es para nutrirnos y nutrir.
Habrá veces, que nunca tendremos algunos la misma opinión sobre algo, pero las opiniones no deben distanciar a las personas.
Un abrazote, y feliz finde que ya se avecina
Gizz

REIKIJAI dijo...

Cornelius. El respeto hacia los demás incluye el derecho a tener opiniones y valoraciones diferentes,el respeto hacia la pluralidad.Vive y deja vivir.(Muy importante aprender a escuchar al otro/s)Cuando era una nena me lo hicieron entender así…“Si tu gusto,fuera el gusto que gustara de mi gusto;los dos tendríamos el mismo gusto… pero como tu gusto no gusta del gusto que gusta de mi gusto;cada cual tiene su gusto”.Y la razón;solo los locos la tienen. Besitos. Silvi.

genialsiempre dijo...

Pero respetando siempre todas las ideas, uno ha de saberse definir y tomar decisiones. Mantenerse de acuerdo con ideass opuestas a la vez, parece una forma de salirse por la tangente con el fin de evitar la confrontación. Es cierto que hay que evitarla, pero solo con el respeto al prójimo, no con la cobardía.

José María

Francisco O. Campillo dijo...

El cuento es excelente, pero me vas a permitir una broma:

El gran sacerdote era un autómata que respondía siempre con la misma cantinela ;-)

sedemiuqse dijo...

Que bello.... pero yo pienso,(es mi pensamiento eso no quiere decir que este en lo cierto)
las razones han traído y tran muchos porblemas, por ellas se mata.
bestos y mil amores
je

Cornelivs dijo...

Genialsiempre: por supuesto, una cosa no quita la otra, es esencial saber definirse y tomar decisiones como bien dices; pero tambien huir de planteamientos demasiado rigidos.

Ademas, yo creo (es mi opinion), que en el cuento el sacerdote no evita la confrontación por cobardia, no: ¡es que los tres verdaderamente llevan razón!

:)

Saludos.

Luz de Gas dijo...

En el fondo todos tenemos un por qué, lo bonito es comprenderlo.

Besos

Graciela dijo...

Al intercambiar ideas o formas se pensar, no podemos enojarnos con la persona que no comparte la nuestra. Cada ser humano tiene un cúmulo de vivencias diferentes al otro. Disentir no es pelearse, sino enriquecerse, en el ir y venir de ideas siempre queda algo de lo que hemos estado hablando.
Expongo mi idea, se puede no estar de acuerdo...pero por lo que veo en muchas ocasiones la intolerancia está presente.
Con tu maravillosa entrada sobre el aborto, hubo un poquito de acusaciones: si dices sí eres un asesino en potencia...si dices no: eres un pacato. Siempre hay grises en todos los temas. Mis besos!!!

Rosa dijo...

Los seres humanos siempre nos creemos en posesion de la verdad y no nos damos cuenta que la grandeza de el ser humano es equivocarse y luego saber rectificar .
""No hay nada repartido de modo más equitativo que la razón: todo el mundo está convencido de tener suficiente"". René Descartes.

Un abrazo

Alijodos dijo...

esto me hace ver que siempre habra puntos de vista diametralmente opuestos sobre una misma situación y que cada uno llevara siempre algo de razón...yo soy mu cabezon y parace que siempre quiero decir la ultima palabra por ejemplo en una discusión...y conforme a mi educacion y alo vivido creo que tengo esa razon...pero del mismo modo otra persona por educacion, creencias o vivencias lo vera de otra forma y...seguramente tendra razón...por cierto TÚ TAMBIÉN TIENES RAZÓN....saludos amgio

Chencho dijo...

Muy a cuento tu acertada reflexión y muy acertado cuento para ilustrarla. Como casi siempre, amigo Cornelius, das en el clavo.
Un abrazo.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Muy simpática tu entrada...es que todo puede ser discutido apoyado o denostado...me recuerda a la fábula del asno, el padre y el hijo.....

Erase una vez, un padre, su hijo y su burro, que venían de la dehesa de cuidar del ganado.

En el camino el padre se sentó encima del burro, mientras el hijo tiraba de el. Cuando se cruzaron con una señora y viendo la estampa, dijo "¿ pero como un padre, puede obligar a su hijo a tirar del burro, mientras el va cómodo a lomos de este ?,¡¡¡ es vergonzoso que un padre consienta tal cosa !!!". Ellos dos se miraron avergonzados, y se cambiaron los puestos.

Siguiendo el camino, estando el hijo sobre la bestia, y el padre tirando de el., se cruzaron con un arriero que viendo la estampa dijo, "¿ pero como un padre puede ir a pie tirando de un burro, teniendo un hijo tan fuerte y joven ?, ¡¡¡ es vergonzoso que un hijo consienta tal cosa !!!!. Ellos se volvieron a mirar avergonzados, encontrando como única solución las las criticas ir los dos a pie.

Continuando el sendero, se les cruzó un peregrino que les dijo "¡¡¡ me parece increible, que teniendo un animal de tan buen porte, tengan los amos que ir a pie pudiendo ir a lomos de este !!!". El padre y el hijo se volvieron a mirar, sin saber una vez mas el que decir al respecto, creyendo que ir los dos en los lomos del burro, seria una buena idea.

Ya a mitad de camino, estando los dos a lomos del animal, se cruzó un cura, que viendo la estampa les dijo "¿ no les da vergüenza ?, ¡¡¡ que un pobre animal, ya mayor, tenga que soportar el maltrato de sus amos, teniéndolos que llevar a lomos, desde vaya usted a saber donde !!!"

MORALEJA: Haz lo que creas que es correcto, como hagas caso a los demás, podrás acabar llevando el burro a hombros.

Lo copié de aqui: http://aqualung.obolog.com/padre-hijo-burro-110307

Gabiprog dijo...

Razones y motivos hay siempre. Saber decidir y priorizar no suele ser tan frecuente.

Saludos.

Pedro dijo...

Hace poco tiempo hablaba con mi madre sobre eso mismo, y le conté un antiguo chiste que me vino a la mente y que venía al caso:
Un amigo le pregunta a otro: "Oye, ¿tú cómo es que nunca discutes con nadie y con todo el mundo te llevas tan bien?"
A lo que el amigo le responde: "Porque a todo el mundo le doy la razón."
El otro dice algo alterado: "¡Pero eso cómo va a ser; no me lo creo!"
Y contesta: "Bueno, está bien, no le doy a todo el mundo la razón."

La mayoría de las veces, no merece la pena discutir por algo que no va a solucionar nada.
Creo que comprendo al monje abad.

Un abrazo.

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

No hay que defender las ideas ni los ideales, no son un fin en si mismos, sino tratar de saber si son ciertos y justos modificandolos cada vez que encontremos un error o injusticia. No hay que tratar de llevar la razón sino llegar a ella, es mi opinión.

Un saludo.

jose maria dijo...

Hola Cornelivs¡
Aunque no comparta del todo tus reflexiones me gusta leerlas y las respeto; estoy aprendiendo mucho de los que no piensan como yo, se aprende a ser más tolerante, más comprensivo. De lo único que estoy seguro es de que no quiero hacer daño a nadie y aún así a veces lo hago...

A un visitante que a sí mismo se definía como "buscador de la Verdad" le dijo el Maestro:
"Si lo que buscas es la Verdad, hay algo que es preciso que tengas por encima de todo".
"Ya lo sé: una irresistible pasión por ella".
"No. Una incesante disposición a reconocer que puedes estar equivocado".

PAZ Y AMOR para ti, para todos...

Esther dijo...

Es que en verdad cada uno tiene parte de razón nadie tiene la razón absoluta, porque el caracol merece vivir y las lechugas es una pena que se destroce ese trabajo..

besitos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Buen enfoque y mejor alegoría. Una de las cosas más importantes es saber aceptar al otro.
Saludos.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Todos tenemos la razón.. es nuestra razón al fin y al cabo... ;)

moderato_Dos_josef dijo...

jajajaj disculpa cornelivs pero pensaba lo mismo que Francisco O. Campillo. me pareció que el gran monje no tenía ganas de rebatir nada y desde luego era muy respetuoso pero... con respeto siempre hay que tomar alguna decisión al final, creo yo... Saludos!

Juan Carlos Lozano dijo...

Bueno, he leido con detenimiento la entrada y cada uno de los comentarios. Y a la fecha solo me es posible llegar a una sola conclusión lógica en este asunto.

Cada uno de vosotros teneis razon.

un abrazo desde el otro lado del mar.
juank

Isabel Romana dijo...

No conocía este cuento, me ha hecho sonreir. Nadie tiene toda la verdad... Una historia muy apropiada para la reflexión. Un beso enorme, querido amigo.

Silvia dijo...

holis!sin querer los dos tocamos el mismo tema o parecido...excelente tu post..gracias por compartir.
es un placer visitarte..
besotes.
silvia cloud

SUSANA dijo...

Tampoco conocía este relato y me parece muy interesante, pone las razones en perspectiva...¿Verdad?

Mientras te leía, recordé aquello que decía más o menos "No estoy de acuerdo con Vos, pero defenderé a muerte tu derecho a decirlo". Tiene que ver con la libertad de expresión, con el respeto hacia la "razón del otro", con ese equilibrio necesario y saludable de los distintos argumentos.

Como siempre, tus posts tienen un valor agregado!

Abrazo MUY FUERTE para Vos, Querido Amigo!

Neogeminis dijo...

jejeje...muy ilustrativa la historia y creo que el camino de la conciliación de los distintos puntos de vista es el más sabio. Quizás la actitud conciliadora hubiera sido proponer dejar vivo al caracol y alejarlo considerablemente de las lechugas, así los dos puntos de vista hubiesen sido respetados y la acción hubiese surgidode un acuerdo entre las partes.

Saludos Cornelius. Pasar por tu blog siempre implica un aprendizaje

Alimontero dijo...

Querido amigo, pasar por aquí es seguro salir enriquecido.
Sí, conocía la historia.
Yo parto de la base que de acuerdo a nuestra formación, nuestros padres, la familia, los amigos y la educaciòn nos van dando "registros" y vamos armando nuestras creencias y valores, miestra VERDAD. Aquellos nacidos en el campo tienen una formación,información y los de la ciudad otra. Los de un país, de acuerdo a SU historia tambien van originando, armando SU VERDAD...por lo tanto, quien la tiene?? todos!! si todos! como decia el monje de la historia...

Hoy he aceptado la diversidad, ella nos enriquece, nos "abre posibilidades" al comprender al otro, al ver su punto de vista de acuerdo SU HISTORIA... y me he dado cuenta que al ponerme en su lugar, sin juzgar, solo escuchándolo, puedo comprenderlo no pudiendo estar de acuerdo con él, pero sí comprenderlo...
Es la maravilla de la diversidad y la riqueza que ella nos trae a cada uno.
Un gran abrazo atí querido amigo, y que disfrutes este finde que tu primavera traerá en aromas y sol!!

Ali

Gizela dijo...

No aguanté las ganas de volver a comentar después de leer a Ali.
Eso es lo que tenía en la mente y no supe decirlo, y una de las cosas más importantes de estos intercambios de opinión , es esa, aclarar ideas, dudas, encontrar verdades, corregir errores, o simplemente ratificar nuestros propios pensamientos.
Pero lo que Ali acaba de decir es la base de todo.
Cada quien tiene su verdad cimentada en su experiencia o en sus perspectivas de como quisiera fueran las verdades.
Lo importante es escuchar al otro, en sus zapatos. Y aun si no estamos de acuerdo con sus planteamientos respetar la fuente de su verdad.
Por su puesto, siempre y cuando la dialéctica esté enmarcada en el respeto.
Ninguna verdad puede entrañar una agresión o un insulto.
Me voy, no sigo molestando con mis divagaciones jajajaja
Besossss

Marinel dijo...

Sí que es bueno, sí...
Cada cual tiene sus propias razones y todas ellas válidas, al menos para sí mismo.
Fundamental es, que se expresen dichas razones con convicción razonada y sobre todo con mucho respeto hacia el resto.
No siempre se tiene razón...también esto es cierto.Pero para eso está el diálogo y la exposición de argumentos que nos lleven a comprenderlo.
Muy interesante como siempre.
Besos.

La Marce de Santa Fe dijo...

Cornelius, hoy lleguè por primera vez a tu blog y conocì recièn un poco el Manifiesto de La Solidaridad!!estoy conmovida!!!!te cuento, vivo en Santa Fe, Argentina, soy Trabajadora Social, me encantò tu espacio, adhiero totalmente, muchos cariños Santafecinos, hasta pronto, nos estamos comunicando.

Patricia dijo...

Yo creo que la sabiduria esta en examinar las cosas desde diferentes opticas asi podemos tener un amplio campo de observacion y por ende una buena desicion...
me gusto la historia, para la fisica cuantica la realidad esta en los ojos del observador...
un saludo!

Fernando Manero dijo...

El conocimiento y la vida evolucionan mediante las contradicciones. De ahi deriva la solución al conflicto cuando dos contrarios se enfrentan. Cientificamente no es posible que dos verdades dispares sean verdades a la vez. Pero, ay, querido Cornelivs lo que aflora en ese cuenta es el arte de la complacencia simultánea con los que piensan diferente. Es el arte de la política abierta a todas las posibilidades con tal de quedar bien con unos y con otros. La ambigüedad, el pasteleo, el dar la razón a todo el mundo.... de ahí al engaño y la decepción sólo hay un paso. Un abrazo, campeón

La sonrisa de Hiperión dijo...

Amigo... yo difiero de eso, aunque sea de manera jocosa, afortunadamente, la mitada de las cosas que digo, están faltas de razón -a dios gracias, o al que sea-
De lo contrario, sería todo extremadamente aburrido.Todos estamos equivocados un poco. Los cuadriculados son alemanes y hacen mercedes, nosotros, sabemos mas a más, somos más mediterraneos, y la pasión nos puede...
Saludos y un abrazo

Isabel dijo...

Pues eso es que todos tenían razón, pero ¿y la ensalada?, ¿se la comerían sin lechuga o la cambiarían por unos caracoles en salsa?. Buen relato Cornelivs. Un beso y buen fin de semana

Myr dijo...

Si señor, aceptemos las diferencias....

Un abrazo

lys dijo...

Jejejejee!! Cornelivs, esto me recuerda lo que dice mi padre, que la salud está en no discutir.Es bueno conocer puntos de vista diferentes al de uno, es enriquecedor.
Eso sí, a veces irrita, pero después el hombre (y la mujer) razonables, piensan.

Un beso y buen finde

Anasus dijo...

Donde consigo ese libroooooooo por favooooooorrrr!!!!!!! En méxico nada mas nada que lo tienen en ninguna librería, ayudenme. Leí el primero y eso electronico porque tampoco lo encontré en duro y muero de ganas de leer el segundo.