"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

miércoles, 22 de abril de 2009

Diez minutos de breve reflexión

Muy de vez en cuando este mundanal ruido de prisas, agobios, preocupaciones, alegrias, penas, desilusiones y sorpresas nos da un respiro. A veces, solo algunas veces, nos detenemos por un breve espacio y meditamos sobre lo que nos gusta y sobre lo que nos gusta menos: como nos vendrá el futuro, nuestros problemas laborales, nuestro entorno social, desarrollo fisico y emocional de nuestros hijos y su educación y en general los problemas del vivir cotidiano que a todos nos preocupan y nos afectan.


Solo son diez minutos de meditación, y a veces menos; pero, ¿tenemos tiempo para tomarnos esos diez minutos? A veces pasan días, semanas o incluso meses en los que nos agobian nuestros problemas, y estamos dedicados en cuerpo y alma a solucionarlos, pero no tenemos tiempo para nosotros mismos. Y pienso que esos diez minutos de meditación pueden ser fundamentales. Detenernos, respirar lentamente, olvidarnos por un momento de preocupaciones diarias, y meditar. ¿Pero sobre qué meditamos?


Vivimos en la "sociedad de la preocupación". Veo en la sociedad mucha ansiedad y mucha preocupación. Quizás demasiada. Hablando en general, la gente está muy irascible. Vivimos preocupados ante el futuro; preocupados por la salud; preocupados por nuestro bienestar, en general. Queremos vivir lo mas digna y cómodamente posible, y tenemos derecho, por supuesto. Además, muchos tenemos responsabilidades familiares, y es logico preocuparse por atenderlas todas. Claro que si. Pero quizás cometamos el error de pensar en nosotros y en los nuestros solamente, desde nuestro egocentrismo, pensando que somos inmortales, y me explico: quizás pensamos -involuntariamente, claro está- que vamos a vivir para siempre, y olvidamos que un buen dia tenemos que morir.


Y es obvio lo que acabo de decir, todo el mundo lo sabe: es la obviedad de las obviedades por excelencia, todo lo que tiene principio tiene fin. Un buen día tenemos que partir de aquí, pero casi nadie lo tiene presente. Y aunque nuestro subconsciente lo sabe muy bien, nuestra mente parece olvidarlo, actuamos como si no lo supiéramos, viviendo cómodamente instalados en una sensación de “eternidad” aparente, que no es real. Vamos, como si fuéramos a estar aquí siempre.


Conviene algunas veces recordar lo obvio, y que dos y dos son cuatro. Y puede que me repita, pero invoco como eximente (o al menos, como atenuante) la famosa frase de André Gide: "Todo esta ya dicho; pero como nadie escucha, hay que repetirlo". Una reflexión que a mí siempre me ha consolado mucho es la que antes he anticipado: que lo cierto y verdad es que nacemos desnudos, y que nos moriremos desnudos. Hasta la ropa que nos pongan en la mortaja se quedara aquí; se desintegrara nuestro cuerpo lentamente, pero nada nos podremos llevar. Al menos objetos materiales. Nacemos desnudos completamente del vientre de nuestra madre, y asi nos iremos, desnudos.


Quizás nos preocupamos demasiado por nuestro bienestar material y el de los nuestros, por tener, por atesorar; por enriquecernos, por vivir comoda y dignamente, y es lógico y necesario que cada uno se ocupe por su bienestar material y el de los suyos; pero quizás nos agobiamos demasiado con esta idea. Claro, el mundo está tan mal que no podemos relajarnos lo mas mínimo. Y lo comprendo. Pero yo no digo que no nos preocupe; lo que si digo es que no ha de preocuparnos mas de lo que sea estrictamente necesario, no nos agobiemos mas de la cuenta. Hay que "ocuparse" de ello, no "preocuparse" por ello. Quizás convendría relativizar un poco las cosas, quitarnos presión y no agobiarnos excesivamente con esa idea, porque si llegas a tener lo suficiente, puedes cometer el error de querer más; y cuando tienes más, entonces seguirás queriendo más y más, lo cual es una escalada, en mi humilde opinion, muy peligrosa.


Hablando en general, la sociedad se ceba en el "mundo material", pero parece haber olvidado completamente el mundo de los “valores humanos”. el "mundo del espiritu". ¿Tenemos amigos? ¿Solo recibimos o tambien estamos dispuestos a dar? ¿Hacemos felices a los que nos rodean? Alimentamos nuestro cuerpo todos los dias, pero ¿hacemos lo propio con nuestra alma, con nuestro espiritu? ¿Leemos libros que nos hagan reflexionar, por ejemplo?


No debemos olvidar que no somos dueños de nada, aunque lo parezca, sino solo poseedores temporales de bienes materiales que la muerte nos arrebatará. Y dado que nada material nos podremos llevar, quizas fuera bueno que pensáramos en atesorar bienes inmateriales, valores humanos: amistad, amor, generosidad, altruismo, y mil más. Quizás debieramos cultivarlos un poco más, y abonar asi el mundo del espiritu, que no solo de pan vive el hombre.


No tengamos el triste final que tuvo cierto fallecido, del cual dijeron: “Murió tan pobre, tan pobre, tan sumamente pobre…que al final de su vida, lo unico que le quedó fue dinero”.


Saludos.

29 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Un post racional y digno, reflexionando con la cabeza sobre los hombros, así lo haces siempre cornelivs. Contigo lo "obvio" que a veces se nos nubla en la mente recobra su sencillez y de nuevo respiro tranquilo, ¿por qué lo hago? Me sentía agobiado tal como dices, en reslidad me siento así cada día de mi vida y leerte es como tomar una medicina refrescante. Espero mejorar si aprendo a reflexionar de la forma en que tú lo haces. Tal vez ahí radique el problema o todos los problemas...Un abrazo!

salud equitativa dijo...

querido amigo CORNELIVS: llegándome al Coliseo tú reflexión profunda me hace recordar algo que nacido de las antiguas culturas anteriores a los egipcios (nubios?) pasó derecho hasta los romanos para luego extinguirse: "sit tibi terra levis"... palabras con las que Dios despide a las almas que van a nacer, esto es: "que la tierra te sea leve"... Amigo, hermoso pensamiento para la mitad de semana y como siempre digo en mis aulas: de aquí, no nos llevamos más que los afectos, apenas eso y ya es mucho. Un abrazo amigo, sí, amigo. Víctor

Amig@mi@ dijo...

precisamente hoy me tomé media mañana para simplemente darme cuanta de la suerte que tengo con lo que tengo. Simplemente, pensar y agradecer.
Llevaba unos días un poco revueltos y llegan otros aún peor... Había que hacerlo.
Besos

América dijo...

Tomar un respiro,tener presente el sentido de prioridad por encima de lo urgente,me gusta ese llamado a la reflexión,son pocos minutos a los que podemos sumar una oración.

lys dijo...

Cuantas cositas Solucionaríamos si en vez de "preocuparnos" nos ocupáramos de ellas, des pues de todo el hombre no resulta ser las cosas que posee( la Biblia) los hombres y mujeres somos muchas más cosas son tan importantes nuestras necesidades materiales como las espirituales y si descuidamos alguna de las dos, nos quedamos incompletos, será por eso que muchos andamos por la vida como ausentes, como si no estuviéramos del todo, nuestra mente ocupada en mil cosas excepto lo que realmente importa: vivir en paz y armonía con nuestros semejantes y con uno mismo. Para eso se necesita menos de lo que pensamos.

Un abrazo, amigo. Gran post

IndeLeble dijo...

Amigo si todo fuese lo "material" que fácil sería la vida , mucho mas sencilla de lo que todos pensamos , pero hay muchas cosas que jamás se podrían comprar con todo el dinero del mundo...Muy buen post y el que todos deberiamos practicar mas seguido sin dudas .
Un abrazo amigo !!

Hada Saltarina dijo...

CORNELIVS, me has llegado;pero seguro que eso ya te lo imaginas. Sí, desde hace tiempo dedico un tiempo a meditar, formarme, relajarme, entender, comunicar... todo eso que tan bien nos viene! Es algo para mí fundamental, que me ayuda a reencontrar la vía adecuada, la tranquilidad, la perspectiva para no seguir embrollándose más y más. Tenemos diez minutos para atender a cualquiera que nos demande un tiempo, pero no para nosotros mismos, y es fundamental.

Un fuerte abrazo

María dijo...

Cuando tienes malos momentos, si te pones a meditar, te pones peor, y es mejor salir a que nos de el aire, para respirar oxígeno limpio y puro, si es al campo mucho mejor.

Un beso, amigo, Cornelivs.

genialsiempre dijo...

Hermosa entrada. Si se lee completa ya se está haciendo parte de lo que en ella se pregona. Meditar, respirar, aislarse de las preocupaciones, pensar en positivo...que fácil y que poco se hace.

José María

Neogeminis dijo...

Es cierto, Cornelius, en nuestras sociedades lo urgente desplaza a lo importante y la banalidad ocupa los pocos intersticios de descanso que nos permitimos. Quizás con poquito podríamos enriquecernos espiritualmente e irradiarlo a nuestro alrededor. Eso sería más que prioritario.

Un abrazo!

Silvia dijo...

holis!excelente consejo ,esos diez minutos...
nada nos llevaremos...poreso de lo que tenemos disfrutemos...
es un placer visitarte...
besotes.
silvia cloud

Quidquid dijo...

Hola Cornelius:
He leido con interés tu relato y me gustaría añadir un pequeño matiz.
Defines claramente esos 10 minutos, tan importantes y necesarios que no acostumbramos a dedicar a lo que debiéramos... Estoy plenamente de acuerdo y... aquí viene el matiz:
Algunas personas tenemos, no diez minutos sino posiblemente diez horas, para hacer trabajar nuestra mente en todo tipo de pensamientos.
Cuando la sociedad te hace abandonar la corbata, el reloj,..y la única obligación es ir al ambulatorio o a recoger a los nietos del cole el punto de vista de la sociedad, del mundo y el tuyo propio varían considerablemente.
En mi opinión podríamos buscar una "media horaria" variable según los casos, pero con el denominador común que tu mencionas y que por supuesto, nos haría vivir con mucha más alegría.
Recibe un cordial saludo,
Luis

Selma dijo...

Darse cuenta de que en todo lo material que nos rodea hay infinidades de cosas prescindibles, nos han hecho creer lo contrario, les interesaba...

Diez minutos de IMPRESCINDIBLE reflexión es tan poco y tanto a la vez...

Gracias por hacernos pensar en ello..Un beso, Cornelivs.

REIKIJAI dijo...

Cornelivs;como bien dices la mortaja no tiene bolsillos.Y tomarse mas no sea 5 minutos en el dia,para mirar nuestro interior, desapegarnos de los ruidos.Se viviria de otra forma.ya lo creo.Muy buena reflexion de Miercoles;Besitos Silvi.

sedemiuqse dijo...

Gracias por esta entrda... Vivir el ahora como si fuera nuestro último ahora, sin dejar nada por decir, nada por tocar...nada por sentir.
besitos y amor
je

Jan Puerta dijo...

La frase de Gide, resume perfectamente el sentir del que habla cuando no es escuchado. Pero también del que siempre escucha y nunca entiende nada y desgraciadamente hay demasiados de estos ocupando ciertos cargos que les vienen grandes.

Isabel dijo...

Lo tenemos todo, y a veces no lo vemos, yo no quiero morirme tan pobre como el que dices, que sólo dejó dinero. ¿Que es lo material?, ¿para que sirve?. Hay culturas que teniendo muy poquito, son felices.
Un beso

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Cierto por que vivimos de impulsos y no de raciocinio...no pesnamos..solo actuamos, no reflexionamos solo hacemos...asi se nos va esta vida..sin ni siquiera pensar. un abrazo

Chencho dijo...

Creo que si todos nos mirásemos hacia dentro buscando la paz interior, al menos 10 minutos, podríamos comprender mejor a los demás, habría mas optimismo y mas amor entre nosotros.
Muy acertada tu entrada en estos tiempos.
Saludos

el Gato Negro dijo...

Un saludo

Desde hace unos meses, yo y otros dos amigos, estamos llevando a cabo un proyecto. Dicho proyecto consiste en la elaboración de una comunidad literaria independiente, un rincón en el que cualquiera pueda expresarse y de cualquier forma: relatos, poesía, etc. La idea de la que surgió y de la que aún se sigue sustentando, no es solo esa expresión, anteriormente mencionada, sino el mestizaje: que lo que yo escriba puede servirle a otro de aprendizaje o si más no, pueda aportarle alguna idea y viceversa. Por ello, les invito a todos aquellos que quieran participar en la redacción a que envíen un mail a lagacetademedianoche@gmail.com, citando el correo electrónico de la cuenta blogger, a la que deberá enviarse la invitación.

Atentamente,

El Gato Negro

izara dijo...

Una reflexion acertada y aunque no hubiera sido tan acertada, tendria el merito de ser una reflexion. Llevamos años formando una sociedad irreflexiva y cada vez se hace mas dificil pensar. A cambio tenemos montones de informacion, imposible de procesar y asi nos va.
Esperemos que la nueva juventud, consiga un hueco, con las nuevas tecnologias, para pensar y reflexionar.
Un saludo.

1mati dijo...

esta sociedad que estamos construyendo solo se acuerda de consumir y seguir consumiendo... no se que le vamos a ofrecer a las proximas generaciones que vienen..
el individuo no interesa... nos quieren tener atontados y que no evolucionemos para ser mejores personas.
y mientras tanto moriremos...
un besazo con cariño

Carlos Felipe dijo...

¿Sabes qué pienso? Que progresivamente nos están atemorizando contra 'algo', nos están encerrando en el puesto de trabajo demasiadas horas para no ver ni criticar lo que hay fuera. Esto me recuerda a capítulos de la historia que parecen lejanos y que no lo son tanto...
La sociedad del miedo aprisiona. No entiendo por qué, cada vez con más medios y más evolucionados, trabajamos más horas. No entiendo por qué, sabiendo hoy en día que hay mil maravillas por visitar nos encerramos en casa a ver una película...
En eso medito yo estos diez minutos.
Un saludo

Ludwig dijo...

Tiene gracia.
Tras leer tu artículo he leído uno de "el arquero impertinente".
Pego la parte que me ha hecho gracia:
"El ritual del cine empezaba antes de comprar la entrada para la función doble de la tarde con NO-DO incluido, un documental de ciencia-ficción en el que todo el mundo de este país salía sonriente, donde no había hambre ni desgracias y en el que un señor bajito, calvo y con bigote levantaba una mano hacia el cielo y todos le imitaban al unísono mientras sonaba una música marcial y ondeaban banderas al viento haciendo cosquillas a un cielo que todos imaginaban de color azul aunque en realidad era tan gris como la época".

Tal vez sea un problema de la información que nos dan hoy en día, lo que crea la Sociedad de la preocupación.

Un abrazo.

Silvia_D dijo...

Es tan necesario, fundamental, diría yo...

Mil pétalos
mil besos...

Feliz día

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué mal andamos si ni siquiera podemos contar con diez minutos...

E-migrad@ dijo...

Por suerte, hay segundas oportunidades a lo largo de la vida, algunas te toman y te conminan a reencauzar el camino, otras las ves, claramente y aceptas seguir su recorrido.

De nada sirve volverse loco y seguir el derrotero de toda la manada en pos de conseguir lo superfluo que - prometen - iluminará tus días. De nada sirve caer en la vorágine que domina el mundo y caer, vencid@ en la batalla.

Esos segundos de claridad mental pueden salvar el resto de tus días.

Cariños, E-migrad@

Fernando Manero dijo...

Reflexiones cargadas de sensatex y sentido común. Cuánto mejor nos iría a a todos si de cuando en cuando parásemos la bicicleta y nos pusiéramos a pensar a dónde vamos, con qué velocidad lo hacemos, lo que nos custa llevarlo a cabo y con quién lo compartimos. La vida necesita someter a revisión lo que a veces, por aparentemente obvio, nos agobia. Un abrazo, campeón

Myr dijo...

Que importante es que nos guardemos esos 10- 15 minutos de meditacion.

Cuando no dispongo de ese tiempo exclusivo..... ya sabes, que medito en la cocina, donde tambien tengo mi tunel del tiempo!

Otra opcion es en la ducha!

Besos