"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

lunes, 5 de octubre de 2009

Sobre juegos y premios.

Alguna que otra vez suelo jugar con mi hijo el pequeño, mi tocayo, de 4 años recién cumplidos. Los clicks de famóbil (en la imagen) son su juguete preferido. Entre otros, le he comprado el barco egipcio, y la galera romana. Faraones, esclavos remeros de egipto, centuriones, legados, y soldados de la legión de Roma forman parte de sus juguetes. Obviamente, yo me decanto...¡por los romanos! Faltaba más.

¿Y el? Bueno, si, le gustan los romanos, vale. Pero tiene sus propios planes: sus preferidos son los piratas. Y sobre todo el capitan Morgan, pero ojo: el malo, el del pelo blanco, el que veis con la espada dorada, la pluma roja en su sombrero pirata y barba blanca; el otro capitan –el bueno- ese no le gusta. Le sugerí que los romanos eran los mas valientes de todos, hice toda la apología que pude: imposible, no pude con el, tiene su propio criterio. No hay manera. ¡Sus piratas son sus piratas...!

Ayer por la tarde jugué un pequeño ratito con el. Les ponemos todos sus accesorios (cascos, espadas, arcos, según que tipo de muñeco sea), y batallamos. Es un niño despierto e inteligente, sabe que cada muñeco tiene su epoca histórica, (egipcios, romanos, 7º de caballeria, piratas e indios), y conoce perfectamente cual es la indumentaria de cada uno. Pero a veces es travieso: en un momento determinado, cuando me quise dar cuenta cogió a un Centurión romano, le quitó el casco y le puso las plumas del indio sioux Aguila roja, y le hizo coger una espada pirata. ¡Vaya mezcla...! Asombrado, protesté y le dije que cada muñeco iba con su equipo correspondiente, a lo cual me contestó con una sonora carcajada diciendome que le gustaba ¡hacerme rabiar…! Que niño...

Tras de ello, guardamos los juguetes y lo dejé con su madre y con mis otras dos hijas, era la hora de la cena. Medité brevemente: ¡han pasado ya 34 años desde que abandoné mi niñez, un tercio de siglo…! Me invadió de pronto una sensación de vértigo, de fugacidad, un no se qué me trastornó por dentro, aunque solo fue cuestion de pocos segundos. Pronto recuperé la calma. Y me quedé con el buen rato que pasamos el y yo.

Aunque recordé a los viejos: “la vida es como un corto permiso de la mili; y para el ratillo que estamos aquí, mira que nos gusta molestarnos los unos a los otros” ¡Anda que es mentira!

Saludos

P.D. En dias nuestras amigas Esther, y Rita me conceden el premio VALE LA PENA, y nuestra amiga Eva Pardellas el premio GRACIAS POR TU AMISTAD. Les doy sinceramente las gracias y les mando un buen puñado de besos a todas ellas. Y como siempre vuelvo a incumplir la regla de tener que seleccionar un numero determinado de blogs, ya que supone discriminar a los demas, y sea cual sea el dedo que me corte me dolerá de todos modos. Quiero decir con ésto que todos ocupais un lugar dentro de mi corazón, de modo que estos regalos os los ofrezco y brindo a TODOS vosotros, son vuestros.

Saludos.

21 comentarios:

Juan Navarro dijo...

Hay quien nos recomienda darnos a la bebida, al sexo desenfrenado, a las series de televisión o al periodismos rosa, pero tú nos recomiendas los click, las cosas sencillas, que diría el filósfo. Al fin y al cabo, la vida es sencilla. Rebuscaré en los viejos cajones de mis hijos, ahora que son adultos y no tengo que traspasar a nadie la responsabilidad de su entretenimiento.
Un abrazo

Pequeños Soles de Noe dijo...

No hay como seguir siendo niño y si es en compañía de un hijo mejor que mejor
Un abrazo
Noe

genialsiempre dijo...

De tu niñez debe venir tu buen hacer como desfacedor de entuertos, así que si tu hijo sigue tus pasos tendremos garantizada otra generación de buenos bloqueros y mejores personas.

José María

Amig@mi@ dijo...

Qué recuerdos, yo también he jugadoun montón de veces con los playmobil, dehecho siguen por aquí, esperando nuevos niños que los vuelvan a usar.
Melancolía...
Besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

A mí me gustaría, de vez en cuando, tirarme al suelo para jugar con los muñecos. Aunque me duelan las rodillas.

Rita dijo...

Esto me recuerda los ratos que pasaba mi marido jugando con mi hijo y sus trenecitos, como le gustaba! tanto que parecían de la misma edad cuando jugaban. Pues si amigo, esta vida es un ratito y es verdad, cuanto nos gusta molestarnos. Gracias por tus palabras, y como es el día de dar gracias (que debía ser todos los días) pues yo te las doy doblemente por tantas cosas que aprendo leyendote, un abrazo querido amigo

Neogeminis dijo...

Por supuesto que sí, se pasa volando...por eso, cuando tenemos la suerte de compartir algún juego con un niñ@ pequeñ@ hay que dejarse soltar y retroceder en el tiempo, llegando a liberar mente y espíritu para poder disfrutar de esa inocencia que (a Dios gracias) aún llevamos por dentro!


Un abrazo!!

decodificador dijo...

que lindas palabras, no hay nada mejor que esa senzación de niñes, de inocencia, de que no te das cuenta que cualquier cosa te hace sentir feliz...
espero que estes muy bien y que sigas disfrutando de los juegos con tu hijo
besos!

blasblog dijo...

el pensamiento màgico infantil, es parte de nuestro patrimonio cerebral, a èl recurrimos cuando la razòn adulta no encuentra claras explicaciones a los acontecimentos y emociones,
Estoy convencido que los soldaditos de plomo estàn el el patrimonio genètico masculino, quien sabe como se han metido en el cromosoma Y,
estos soldaditos de plomo hoy en dìa han tomado un nombre màs comercial y actual ,por los materiales atòxicos con los quales son producidos..
un saludo, muy interesante tu blog
Blas

Gizela dijo...

eso de la vida es como un corto permiso de la mili...
Nunca lo había escuchado.
Pero es sabio, el decir y tu reflexión.
Y en cuanto a las plumas en la cabeza de un romano...me parece muy sabio tambien jajajaja
Viva la creatividad de los niños!!!
Felicidades por los premios.
Un beso y buena semana
Gizz

Quidquid dijo...

Hola Cornelivs:
Envidia sana... ¡qué envidia me das! Jugar con el niño de 4 años...
¡Hace 35 años que mi hijo tenía 4 años! y me parece ayer...
Disfrútalo todo lo que puedas... se hacen mayores muy rápidamente.
Un cordial saludo,
Luis

Selma dijo...

No hace tanto, me tiraba horas montando maquetas de casas ,circuitos con trenes , montañas etc. y mis hijos para quienes lo hacía, jugando al football fuera y pasando de mí...

¡¡Otra confesión, me unía a ellos... sí!!
Aprovecha Cornelivs, mientras puedas.. TEMPUS FUGIT..

Ahora a los míos les interesan más las muñecas.. de carne y hueso..

Oscula multa, para tí y... los clicks romanos ;-)y tu hombrecito..
Carácter asoma, ya lo creo!

Laura dijo...

Siempre deberíamos tener un niño pequeño en casa, enredan mucho, pero dan muy buena marcha. Los martes y los viernes tengo a Aissa conmigo y es un disfrute total, a él le gustan los coches. Mi espalda no puede con su ritmo pero me tumbo de espaldas en el suelo y jugamos a que yo soy la carretera, en fin, niños todos al fin y al cabo. Un saludo Laura

Lia dijo...

Wenas!! Aunque uno crezca siempre ha de saber conservar la chispa de la infancia, es quizás la parte de nosotros que conozca el secreto de la felicidad.
Saludos!!

€_r_i_K dijo...

Razón tienen los viejos compañero...


Abrazos....

sinkuenta dijo...

Es curioso lo que dices, yo siempre he descrito la sensación de desasosiego ante el tiempo pasado que no volverá como 'vértigo' y tú la has usado en tu post. Nunca antes había oído a nadie referirse a esa sensación así. Te mando un abrazo

Circe La Hechicera dijo...

Que mágnifica terapia, al jugar con nuestros hijos, volvemos a ser niños, y tambien nos damos cuenta de la fuerza de su temperamento, además de la felicidad que sienten por compartir ese momento. Quizás no he dejado de ser niña, porque disfruto mucho jugando con mi hija (hasta creo que me divierto más) quizás por eso tengo pocas añoranzas. Momentos mágicos dignos de repetirse. Prohibido Molestarse. Besosss!!!!

Marinel dijo...

Los niños nos hacen viejos,¿eh?
Nos hacen pensar en esa infancia pasada,en esos otros juegos nuestros que ahora son suyos y a su manera!
Son extremadamanete listos y perspicaces.Saben qué hacer para hacernos callar o hacernos hablar más de la cuenta...
Pienso en más de una ocasión,que es una sabiduría especial,que con el tiempo se moldea o transmuta en otra diferente,pero jamás como esa...
Yo hace tantos años como tú,que dejé mi niñez, y volver a retomarla de la mano ahora de mi hija,que el mayor ya no es de jugar,me hace en cierto modo retroceder.
Y me gusta!
Aunque odio como siempre jugar con muñecas y mi hija que lo nota,me dice:
A ver...¿tú no inventas cuentos canciones y eso?
Pues esto es llevarlas a la práctica.
A ver cómo me como eso!!!
Jajaja
Besos,chiquillo.

Belkis dijo...

Todos tenemos algo de niño dentro de nosotros. Porqué no disfrutar también de esa faceta?. Yo también juego mucho con mi hija.
Enhorabuena por tus premios.
Muchos besos

Siab-MiprincesaAzul dijo...

jajaja mi hijo tmb ama los play-mobil (asi les decimos aqui ) jajaja y hay veces en q le compro juguetes para q YO juegue con el jajajaja
un beso

Silvia dijo...

hola!es un bello el post..siempre es sano y grato jugar con nuestros hijos...se extraña un poco nuestra niñez....
gracias por los regalitos.melos llevo a mi blog.....besotes.silvia cloud