"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

sábado, 20 de febrero de 2010

El "cabrahigo"

Para el grupo de lectura del Quijote en La Acequia.

A pesar de las últimas vicisitudes por las que he atravesado en mi blog, me resulta imposible abandonar el lindo y acogedor grupo de amigos que semana a semana estudia y comenta a nuestro querido Quijote dirigido por nuestro amigo y maestro Pedro Ojeda en su blog "La Acequia". Aquí estoy agusto, en buena e ilustre compañía y por si fuera poco ahora estamos en lo mejor de la novela, y estos duques, que sin cesar se mofan de nuestros héroes, me caen “tan bien” (especialmente la duquesa, ¡gggrrr!) que tengo una especie de extraño “síndrome de Estocolmo”: no puedo vivir sin este par de chorizos de cantimpalo, de modo que Cornelivs seguirá persiguiéndolos al sol y a la sombra.

Bueno, veamos. Comienza este capitulo 37 contándonos Cervantes que los duques, genuinos estúpidos y bellacos redomados, “se holgaban en extremo” de ver que su burla les estaba saliendo tan bien y que D. Quijote y Sancho tragaban el anzuelo. Muy propio.

Este capítulo introduce un breve paréntesis en la aventura de la Condesa Trifaldi. Recordemos que hace poquito Sancho y la dueña doña Rodríguez de Grijalba se enojaron, pues el escudero le pidió a la dueña que cuidara de su alhaja: su borrico, la llamó vieja, y ella le respondió a Sancho diciéndole lindezas como “hijo de puta, bellaco, harto de ajos”. El caso es que les tenía bastante manía a las dueñas.

Pero vamos a ver, ¿de donde viene esta ojeriza entre dueñas y escuderos?

Me he documentado un poco en este enlace, y resulta que por dueñas se entendía comúnmente a “aquellas mujeres viudas y de respeto que se tenían en Palacio y en las casas de los señores para autoridad de las antesalas y guarda de las demás criadas”. Parece que este sentido objetivo de la palabra "dueña" se vio manipulado peyorativamente en la literatura del siglo XVII al construirse su figura en entremeses y demás modalidades cómicas; pues de una parte, se correspondía en cierto modo con la realidad social de aquella epoca en la cual las dueñas ya no eran tan respetables como antes; y de otra, por la vigencia de una tradición folclórica y literaria de denigración de mujeres viejas, que eran tenidas por viudas interesadas, "acomodadoras de criadas" o por “ancianas vanidosas”, pero todas ellas igualmente “codiciosas”, “engañosas” y, en algunos casos, verdaderas “celestinas”.

Yo diria que hasta “lujuriosas".

Recordemos a la dueña Dª Rodríguez (en la primera disputa que tuvo con Sancho) refiriéndose implícitamente a los atributos masculinos del rey Rodrigo, pues este Rey, enterrado vivo en una tumba llena de sapos según ella dijo -lo vimos hace poco en el capitulo 33- a los dos días se quejó desde su tumba diciendo:

“Ya me comen, ya me comen
por do mas pecado había”.


Me imagino la cara picarona de Dª Rodríguez recitando dicho poema (¿Quizás un poco reprimida, además, dada la rigida moral de la época?) y la de enojo de Sancho Panza. Y es que el bueno de nuestro Sancho es tan casto y tan puro (si le dan a elegir entre una rubia explosiva tipo Elsa Pataki o la Kim Bassinger de sus mejores años y su rucio, la cosa está clara: estoy seguro de que se queda con la alhaja de su rucio ¡que bonico…!), que estoy empezando a comprender el por qué se llevaba tan mal con estas dueñas.

Por si fuera poco, Sancho ve peligrar su gobierno. Inmediatamente se alza y dice: “No querría yo que esta señora dueña pusiese algún tropiezo a la promesa de mi gobierno”, pues sabe que es escudero de D. Quijote, y si éste tiene que acudir a tan “lueñas” tierras a socorrer la cuita de la dueña dolorida, el escudero forzosamente ha de acompañarlo, con lo cual…¡adiós gobierno! Me cachis en la mar…tanto tiempo suspirando por su gobierno, y cuando lo tiene en sus manos se presenta ahora una maldita e inoportuna dueña que, por muy condesa que sea, no deja de ser dueña, y viene ahora a “molestar”, a reclamar a su amo, arruinándole el “negocio”.

No me extraña, en consecuencia, que Sancho desgrane y desfogue toda su ira contra las dueñas -y la madre que las parió-. A Sancho se le explica que hay dueñas y dueñas, y que la de esta aventura es condesa, con lo cual parece pertenecer a la categoría de las altas dueñas, que no es lo mismo que las dueñas de baja categoría. Pero ni por esas Sancho admite nada, y lanza una de las suyas, sin respeto ninguno a D. Quijote ni a los duques: “Después que tengo humos de gobernador se me han quitado los váguidos de escudero y no se me da por cuantas dueñas hay un cabrahígo”.

Parece que un “cabrahigo” es una especie de higo silvestre, inferior al higo normal. Bueno, pues ni eso. Por cierto, ¿que querrá decir Sancho con lo de higo o cabrahigo? ¡No quiero ni pensarlo, ay esas dueñas…!

Saludos.

23 comentarios:

Randle dijo...

Cuando vengas un día al 1 te voy a preguntar a ver si te lo sabes sin el libro delante, que así cualquiera , jejeje, es broma, me acabo de levantar de la siesta. Feliz finde de lo que queda.

Por cierto, el otro día me dijeron que Oliva , es tu cuñada?

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

¡¡¡Buenas tardes!!!.
Yo sigo el Quijote los jueves en blog de Jan Puerta.
Ha sido una sorpresa leerlo aquí también.
Siempre es un placer encontrarse con Sancho,Quijote-Quijote Sancho.

Encima de los altavoces de mi ordenador tengo tos figuritas de madera que los representan,

Un abrazo. Montserrat

Antonio Aguilera dijo...

Celebro que hayas puesto un fondo azul en el blog, es como mejor se lee, aunque parezca menos solemne.

Muy currado tu comentario, como de costumbre, y me quedo muy claro el significado de dueñas y su funcion.
A Sancho no le gustan ni un pelo...tendra el hombre sus razones.

Recibe un abrazo amigo

Abuela Ciber dijo...

Leyendote con aprecio!!!!!

Cariños y buen domingo.

Abejita de la Vega dijo...

Me gusta el fondo azul más que el negro y me alegro de que te quedes.
En cuanto a este capítulo, comienza con unos duques pasándoselo bomba con su caballero andante de juguete, con escudero incluido.Yo también hago Grrrrr, como tú.
En cuanto a lo de las dueñas, siguen una tradición literaria que cargaba las tintas sobre mujeres solas, solteras o viudas, sin recursos y al arrimo de los privilegiados. Cotillas, lujuriosas, celestinas, codiciosas...pobres mujeres, al fin y al cabo.

Damas de compañía, institutrices, parientes pobres...algo que ha desaparecido con la incorporación de la mujer al trabajo.

Sancho, como tú dices, no quiere que su señor se vaya las lueñes tierras.
Sigamos cabalgando blogueramente.Hasta que lleguemos a Barcelona.Nos queda...
Un abrazo

pancho dijo...

Sancho ya tiene asumido que el gobierno de la ínsula no debe estar lejos, por eso ya no le importa ser insolente, piensa para lo que me queda en este convento... El pobre no sabe que está bien atrapado por el cuento de la lechera.

Me alegro de que el alejamiento haya sido breve. Este mundillo atrapa, pero hay que adaptarlo al ritmo de cada uno, no dejarse arrastrar por él.

Cosmo dijo...

Sancho ya se siente mentalmente más gobernador que escudero,yo le veo tan en su papel que disfruta interviniendo en todo lo que sucede a su alrededor,cosa que pone los pelos de punta a don Quijote porque teme que le cause trastornos en su andadura como caballero andante,¡qué idea tan brillante la del amigo Pedro con esta lectura! Yo también estoy deseando releer la Primera Parte para sacarle más jugo a estos capítulos de ahora.Abrazos

Asun dijo...

Qué sorpresa este cambio de look!!
En el blog digo jajajajaja

Me gusta ese color azul, se lee mejor.

Besos y feliz domingo

El Ente dijo...

Amigo... que decirte que ya no sepas... Quijote eres tu... y a mi me encantaría acompañarte siempre como tu fiel escudero...

UN FUERTE ABRAZO PABLO

Montserrat Sala dijo...

A mi también me gusta que hayas cambiado el fondo de tu blogg. Me resulta más facil leerte.
Y del Quijote no conviene perderse ni una línea. Feliz domingo!

Mar dijo...

Tanto leerte como escucharte los viernes es ya una necesidad de aprender ;)

Feliz semana!!!

Besitosssss

Lisístrata dijo...

Buen y documentado comentario al capítulo de DQ con sus correspondientes gotitas de hilaridad para hacer más amena y agradecida la lectura.

Agradecidos tb mis ojos por el fondo azul. Muy acertado

saludos

Isabel Martínez dijo...

Sólo una pequeña incursión y al margen del Quijote.
Me gusta el cambio de color. Precioso. Transmite tranquilidad.
Abrazos, querido amigo.

Jan Puerta dijo...

Desconocía esta imagen de Gurruchaga. Y ante ella me digo gritando a pesar de los que puedan pensar mis vecinos...
¡Bendita locura esta que nos asiste y nos hace ser y parecer más quijotescos si cabe!
Un abrazo.
Del análisis expuesto me congratulo al leerlo y ver tu firma.

Ramon.Eastriver dijo...

Querido amigo, lo que he encontrado yo aquí, con esa etiqueta de Quijote y en ese blog de La acequia... estoy como comiendo con la boca llena de lo deprisa que quiero avanzar y avanzar y avanzar. Doy clases de literatura en un instituto y aunque la mayoría de adolescentes de hoy en día son unos vagos incapaces de leerse un prospecto de medicina, siempre hay de repente alguien interesado y con la sensibilidad suficiente. Citaré tu blog, en concreto lo del Quijote, incluso es posible que una tarde vayamos a los ordenadores a ocuparnos de uno de los capítulos.

Una cosa solamente siento: que no esté ya en la facultad para preparar un examen, jeje, que me darías el trabajo hecho.

Soy un fascinado de la literatura española y de la cultura española (eso compensa España que no me fascina tanto precisamente). Y es un placer inmenso leer esas aproximaciones tuyas... yo también odié a los duques, por ejemplo, y bueno, tantas cosas. ¿Y tú dejabas el blog? ¿Te marchabas? Ni te figuras cuanto me alegro de que no lo hicieras.

Ramon.Eastriver dijo...

Todavía me estoy riendo por el cabrahigo... lo de las dueñas tenía entendido que eran como solteronas de un cierto prestigio... A veces damos por sabido aquello que no es tal. Gracias por la información.

SUSANA dijo...

Muchas gracias por el bocadito quijotesco!

Por cierto, el azul te sienta de maravillas Querido Gladiador!

Un fuerte Abrazo Pablo!!!

Merche Pallarés dijo...

Estupendo tu análisis. A ver qué pasa con nuestro Sancho y las dueñas que le traen a maltraer... Besotes, M.

La Gata Coqueta dijo...

Te felicito por el cambio del logo ya personalizado... y la imagen del blog hay aires de frescura en el.

Y que decirte de esta entrada ya sabes que siempre me dejas sorprendida.

Un abrazo

Marí

MA dijo...

Hola Cornevilvs , me gusta el nuevo color azul de tu blog, tiene mucha luz y se lee muy bien el texto del Quijote .
Las dueñas ,muy curiosa la labor que desempeñaban en la sociedad de antaño ..... y el cabrahigo, no lo tengo muy claro ...
Un abrazo de amistad de MA .

marbu dijo...

¡Pues sí que tienen bien preocupado "las dueñas" a Sancho.
Seguro que no duerme ¡¡comer, sí por supuesto!! ¡¡eso no lo perdona!!
Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Veo que le has pillado el truco de las alusiones sexuales a Sancho...
No sabes cómo te agradezco que, a pesar de todo, no renunciaras a tu comentario del Quijote. Gracias, querido amigo.

Myr dijo...

¡Jajajjajajajajajjajajaa está buenísimo superdivertido tu comentario!

No se porqué no está mi comentario anterior, en su momento, cuanod lo leí la primera vez... asi que aquí va de nuevo.

Un abrazote