"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

domingo, 28 de febrero de 2010

Viaje en el tiempo (4ª Parte)

Una de la madrugada. No sé por qué, pero cierta inquietud interior, cierto desasosiego silencioso hace que esta noche el sueño se aleje de mí. Apago la televisión y hago un rápido viaje de inspección por mi casa: todos duermen.

Hacia ya casi un año que no sabia de él, y anoche volvió a presentarse de nuevo. Cuando menos me lo espero una sensación de frio me eriza el vello de la espalda. Si, es él: me está mirando muy fijamente, serio, aunque esta vez no está llorando. Se limita a contemplarme, indeciso, como si quisiera decirme algo; pero no se atreve, quizás porque no me ve muy receptivo.

Siempre sucede igual; cuando se producen nuevos acontecimientos familiares (como ciertas cuestiones muy dolorosas que he vivido últimamente, completamente ajenas a la blogosfera, y que estoy superando gracias al apoyo incondicional de mi esposa e hijos) trato de digerir y asimilar esas vivencias y de encajarlas, como si de una pieza de puzzle se tratara, en el bagaje personal de mi experiencia vital, tratando de comprender y de sacar enseñanza para el futuro. Superación. El padre de familia que soy, hombre maduro, lucha de pie firme como una roca, siempre adelante.

Pero tambien soy hijo; y ese niño que me habita, niño al fin y al cabo, no entiende la filosofia de los mayores, ni su egoismo, ni su malicia. No comprende la falta de amor; no comprende los caminos tortuosos ni la hipocresia de los mayores: su mirada limpia y clara es un eterno reproche que comprendo muy bien. El solo entiende de su dolor, de su soledad y de su tristeza. ¿Como hacerle comprender los últimos acontecimientos? Imposible.

De modo que me levanto y voy a la cocina, me preparo un refresco de limon y me dirijo al patio, casi huyendo de él. No llueve y una extraña templanza alivia mi cuerpo, pero no mi corazón. La temperatura es agradable. En esa completa oscuridad me siento en el suelo frio y desnudo del patio, y me abstraigo un par de minutos mirando ese cielo sin nubes: veo las estrellas, y vuelvo a sentirme minúsculo.

No quiero pensar en nada, y no lo hago; pero cuando creo que me estoy relajando, de pronto, mi espíritu vuelve a sentirse atormentado y la soledad, ese viejo e invisible fantasma, de nuevo vuelve a sentarse a mi lado.

Pero ¿Qué te pasa? ¿Qué te preocupa? Es él de nuevo. Creí que tras nuestra útima conversación, hace casi un año, todo habia quedado claro, pero el no ha asimilado aún los últimos acontencimientos, ni los ha entendido, a juzgar por su rostro, pues lo veo sentado a mi lado, muy serio, y me mira fijamente, contemplándome con esos ojos caídos y tristes que tan bien conozco y que tantas cosas me dicen, susurran y recuerdan. El no lo entiende, ni lo entenderá. Y no me equivoco, pues su mirada, limpia y escrutadora, me hace la pregunta: "Pero…¿Por qué?”

Y vuelve a invadirme un torrente de recuerdos y sentimientos que creía dormidos. Cuando quiero darme cuenta se ha ido, estoy solo de nuevo. Pero me siento cansado, y el sueño, bendito sueño reparador que a todos iguala, me va venciendo. Duerme y descansa, Cornelivs. Y sobre todo…perdona y olvida.

Esta mañana un cálido, bello y radiante sol caldeaba mi corazón. Y tambien el suyo: es inútil intentar comprender algunas cosas. Ahora sí lo sabe.

Saludos.

44 comentarios:

Mai Puvin dijo...

Lloré al leerte.

Un abrazo.

MA dijo...

Cornelivs , a veces los fantasmas de los recuerdo , y vivencias especiales, nos atormentan y no nos dejan vivir en paz .
Un abrazo

izara dijo...

Todos tenemos dolores que son losas,
y quién no los tiene,
o tuvo una gran dicha,
o ahogó su conciencia,
para no sentirla.

Pero tú vales mucho más,
que lo que el insonmio te dicte.

Un muy fuerte abrazo amigo.

Campurriana dijo...

Y seguirá apareciendo. Y seguirá preguntando cuando el manto de la noche caiga sobre nuestras cabezas cansadas. Es en ese momento cuando somos más vulnerables y nos sinceramos más fácilmente y él lo sabe. La ausencia de luz y de sonrisas falsas provocan que los sentimientos más profundos afloren una vez más...para bien o para mal, siguen ahí y seguirán por mucho tiempo. Después de todo, es la riqueza de una vida, Cornelivs.

Que descanses en esta tarde de domingo.

Abuela Ciber dijo...

Acunar nuestro niño es confortante,
A mi edad aún me decepcionan los seres, parece mentira no???

Recibe mi abrazo de abuela.

Bubu dijo...

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Hola soy Bubu. Te he conocido a través de otro blog y me encantan tus fotos, tus textos y en general todo tu blog, es GENIAL, te seguiré visitando, muchos besos.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Fernando Manero dijo...

DEbes hacerte fuerte, campeón, comprender que su presencia será durante un tiempo inevitable, que no podrás liberarte de él porque está pegado a tu piel, porque sabe cuándo encontrarte y cuándo hacer que tu ánimo zozobre. Pero, tranquilo, que desde que te visitó por vez primera, tu fortaleza ha aumentado, eres mucho más perspicaz, sabes cómo evitar que te incomode, cómo lograr que una simple mirada sirva para que se retire y tarde cada vez más tiempo en regresar. Regresará, pero sabrás liberarte de él en menos de lo que piensas. Un abrazo

MAJECARMU dijo...

A veces es necesario un diálogo interior,aunque sea duro y cueste.Ello,nos equilibra y sabemos dar margenes de confianza..a eso que no entendemos.Las circunstancias hemos de mirarlas desde distintas perspectivas,porque no siempre es lo que parece y la lección está ahí,amigo.

Mi felicitación y mi abrazo.
M.Jesús

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Cormelius:
A veces este disco duro gravado que llevamos en la mente juega malas pasadas.
Y pueden llegar estos pensamientos inrusivos que uno no quisiera, entonces puede llegar el unsomnio,
A mi no me ocurre nunca.Pues cuando me acuesto.
Me digo al Cielo de los Pobres o al cine de las sábanas.
No creo que el beber solucione nada.
En cambio el escribir, es una terapia estupenda.
Incluso, escribir el pesar en un papel y luego romperlo, puede ser eficaz.
Perdona no quiero ir con sermones.
Adelante Cornelius, escribe mucho,
valórate.Procura barrer estos pensamientos que a veces atormentan. Esto es lo que siempre, le digo a uno de mis hijos, cuando tiene bajón y lo ve todo negro.
Dices que practicas el atletismo, esto es estupendo.
Un abrazo, Montserrat

Myr dijo...

Creo que por fin, amigo, tu niño interior está sanando. Y eso es muy prometedor. Me gusta el diálogo que has tenido con él.

Y, hay cosas que por bizarras, jamás podremos entender... simplemente son asi porque así es nuestra naturaleza: en ella cohabitan en mayor o menor medida la bondad y la maldad.

Besos

lopillas dijo...

Si la cabeza tuviera un interruptor para hacer clic cuando uno quisiera y ponerla en modo descanso, verdad?
Quédate con la sensación de esta cálida mañana y recuérdala.
Un abrazo

Amig@mi@ dijo...

Quien este libre de pecado...
Y no te digo más.
TODOS tenemos fantasmas que de vez en cuando se vuelven traviesos y nos molestan, pero llevandose bien con ellos y aprendiendo a jugar su juego, convivimos en paz.
Un abrazo y, ya sabes que aquí estoy ;)

MariluzGH dijo...

Querido Pablo, ese niño quiere que no olvides nunca la soledad que produce el vacío y te insta a mantener unida tu familia a tu alrededor y tú rodeándolos a todos para que no haya huecos por donde se pueda colar el miedo, el mal que acecha continuamente a los más pequeños... el que no vivan ellos tus mismos temores y sufrimientos te mantiene alerta e inconscientemente vuelves una y otra vez a traer a ese niño a tu presencia de adulto. Acepta que no existe el uno sin el otro y recuerda que no todo se repite... disfruta la infancia de tus hijos y que ellos te disfruten como padre, es el mejor antídoto :)

Mi cariño en un abrazo grande (aunque solo mida metrocincuentaycinco) :)

Feliz día de Andalucía

mariajesusparadela dijo...

Cuando yo tenía siete años, se murió mi padre. A mi me habían llevado a casa de mis abuelos durante su agonía y cuando volví a casa , no estaba.
No se si me dijeron que había muerto. Pero yo no quise comprender. Durante mucho tiempo, a diario lo esperaba sentada en una silla, y me decía:"ahora se va a abrir la puerta y va a entrar". He tenido muchas casas desde entonces (tres al menos, después de aquella)pero en todas ellas he encontrado una puerta por la que supongo que, algún día , va a entrar. ( después de 58 años)

Isabel dijo...

Demasiado complicada la vida, a veces es mejor no querer saber. Un beso

loose dijo...

Abrazar a nuestro niño interior y darle la confianza necesaria para que se sienta seguro, es lo primero que debemos hacer para que, desde ese amor incondicional, comprenda y acepte las cosas que nos vayan sucediendo a lo largo de nuestra vida.

Un besito enorme.

Isabel Martínez dijo...

Querido amigo Cornelivs, pasará. El corazón necesita sus tiempos. La psique ha de asimilar. La noche se convierte en insomnios. Pero tu actitud es firme y sabia, ecuánime y sosegada, la más firme candidata al restañamiento de las dolencias. Eres humano y, ante el dolor, sangras. Pero en tu espíritu existen rastros de divinidad. Los hombres albergamos el cielo y el infierno al unísono. Pocos saben manejar ese cóctel explosivo. Los más diestros no se enfangan en los lodos ni se quedan en los andurriales de la tristeza. Pasan por los oscuros lugares del vivir de puntillas, porque saben que más allá de ellos se ofrecen los parajes más hermosos, donde el ser de verdad quiere reposar, como esa mañana soleada y límpia tuya.
Un grandísimo y sentido abrazo.

Gizela dijo...

Ese niño, no quiere que lo olvides.
Quiere que lo abraces, y sobre todo quiere que le enseñes a perdonar.
Al fin y al cabo el perdón es materia que los adultos, siempre, le enseñamos a los niños
Besos grandes y linda semana.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En estos casos, sólo hay que sentir, querido amigo.
Un abrazo.

Asun dijo...

Hay recuerdos que son dolorosos y que son demasiado para que un niño, tu niño, las pueda comprender. Lo único que queda en esa circunstancia es arroparlo y darle cariño.

Un beso enorme para ti y otro para tu niño.

mateosantamarta dijo...

Leo tus textos, aunque no siempre sé que decir: un abrazo.

Quidquid dijo...

Hola Cornelivs:
En todos los caminos se encuentran piedras... a veces no las ves, pero tropiezas en ellas... Si las ves ¡Dales un fuerte puntapié! y ¡apártalas!... despues vuelve el llano.
Pasar la página, es bueno.
Cordiales saludos,
Luis

MORGANA dijo...

Cuando vuelva a aparecer,abrázale muy fuerte y dile que esté tranquilo ,que velarás por él,aunque ni tú mismo entiendas ciertas cosas..mientras él se sepa querido se sentirá seguro..te lo digo desde mi experiencia personal...hay demasiadas cosas en este mundo que es mejor o entender.
Besos.
Morgana.

allmaacuariana dijo...

Amigo querido sólo quisiera abrazarte el alma, quien no sabe de éstas ausencias.

Montserrat Sala dijo...

Querido Cornelius: Bien quisiera ayudarte en estos momentos bajos que a todos nos llegan. Insomnios, pensamientos obsesivos, grandes preocupaciones, i desengaños. piensa solo una cosa aque te ha ocurrrido no hace demasiados dias. Recuerdas la cantidad de mensajes y cartas de adesión que recibiste el dia que querias dejar el blogg? I las que recibiste de apoyo cuando decidiste volver a escribir? Yo o habia visto nada igual y me emocionó
Piensa en estos éxitos personales y llevatelos a pasear en tu moto. I respira hondo, que penetre el aire fresco en los pulmones. Te pones tieso todo lo que puedas como un soldado y dí ARRIBA CORNELIUS!!! p.d. disculpa mis ies latinas. Se cuelan de mi catalán. Suerte amigo.

santiago tena dijo...

cómo explicarte, me conmuevo inevitablemente recordando a mi padre al leerte

un abrazo

Neogeminis dijo...

Ese niño que sigues siendo por dentro no asimila lo injusto y duro de la vida...en realidad nadie termina de hacerlo nunca. Es muy difícil aceptar el dolor y la pérdida. Es difícil aprender a vivir sin que la realidad nos lastime.


Nunca dejes de tenderle una mano cuando se presente para pedirte compañía.


un abrazo!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Como siempre es un palcer pasar por tu espacio. Hasta un lunes por la mañana. jajaja

Saludos y un abrazo enorme.

Juan Luis G. dijo...

¡Ah, querido amigo! La soledad es algo que se nos impregna a la piel nada más nacer y ya nunca nos abandona. Lo mejor que podemos hacer es conversar y tratar de llevarnos lo mejor posible con ella.

Un abrazo.

Pamela dijo...

QUé difícil convivir con nuestros fantasmas, de algún modo son el espejo que no queremos mirar, espero que éste descanse tranquilo ahora.

Gracias amigo por tus palabras en mi blog, en este momento se siente muy bien el cariño y la preocupación de todos, es increíble, no nos conocemos personalmente, pero te siento muy cerca y muy sincero.

Un abrazo enorme

Marinel dijo...

Ahora lo sabe,pero siempre volverá cuando menos te lo esperes sumido en un mar de dudas tortuosas,que siempre planean a nuestro alrededor,aunque a veces se escondan...
Él nunca entenderá del todo si siempre habita en ti.Como tú tampoco acabarás de entender por qué no termina de entenderlo...
Es la magia, la esencia de ese yo agazapado que de vez en cuando se levanta y pregunta hasta que el cansancio lo vence...
Hermoso, Pablo.Muy hermoso.
Besos.

Antonio Aguilera dijo...

Amigo Pablo, creo que has cogido el toro por los cuernos, y ya dominas la situacion.

Tu mujer y tus hijos te quieren, ello cura todas las enfermedades.
Ademas, una de las mejores terapias que practicas con los demas, tus escritos y tu testimonio, es al mismo tiempo terapia para ti mismo.

Como dijo el Dalai Lama: "Seras feliz ayudando a los demas".

Un abrazo para ti y tu familia.

La Gata Coqueta dijo...

No tengo palabras...

Eres un hombre y a la vez un niño grande...

No profundizo, cada cual somos un mundo que a veces los demás no comprenden... pero quisieren para sí, donde todo lo vemos de diferente manera y color, teniendo una inmensa suerte del núcleo familiar en el cual nos desenvolvemos tal cual somos sin falta de mascaras...

Hoy me has dejado impactada...

Un abrazo de sonrisas para ser ccompartidas.

Marí

Laura dijo...

Hace muchos años que tengo una foto en mi mesita de noche, de cuando era pequeña- esa niña que sufrió, como tantos niños hay en el mundo que sufren-, cada día la beso y le digo,- sin decir- que no está sola , que la quiero, que la comprendo, que nunca la dejaré sola y la amaré siempre.

Un abrazo, con permiso Pablito, de Laurita

MA dijo...

Gracias amigo por comentar en mi blog. Volveré un abrazo de MA .

Belkis dijo...

El corazón tiene razones que la razón no entiende, y los porqué nunca se alejan de nuestras vidas. No siempre tenemos respuestas para ellos, pero al menos debemos intentar entender, perdonar y ACEPTAR. Disfruta del amor, la belleza y la bondad de lo tanto, bueno y bonito que te rodea. Cuenta tus bienes, no tus males.
Un gran abrazo y mimitos para ti

Ramon.Eastriver dijo...

Mira, podría decir mucho y sin embargo no lo voy a hacer. Porque te conozco poco y el pudor y la honestidad me impiden hacerlo. Pero sí te digo una cosa: ni que sea sólo para poder leer textos como este debes conservar el blog. Está claro que un texto bien parido no justifica el dolor que hay detrás. Pero ese texto puede justificar el esfuerzo de seguir dándolos a conocer. Aquí me quedo.

genialsiempre dijo...

Caray, creíq ue lo había escrito yo, porque ese fenómeno que relatas, podría ser mío perfectamente.
Te comprendo por lo tanto. !Animo!

José María

Camino a Gaia dijo...

Ante tanto anhelo
la tristeza es necesaria.
¿Como si no entender
la naturaleza del dolor?

No se puede volver,
el tiempo es inexorable.
Démosle hoy al niño que perdura
su avión de papel
su canción y su abrazo
su pan de besos
la noticia ilusionada.

Para que en el tiempo al viajar
no encuentre otra cosa
que su lección de ternura
bien aprendida.

MA dijo...

Amigo mil gracias ,por pasar a leer mi poema, y dejar tu huella en el comentario de mi blog.
Volveré por tu hermosa casa, a leer tus entradas nuevas .
Un abrazo de MA .

Luz de Gas RadioBlog dijo...

A mi lado se ha sentado otro mientras te leía y me ha puesto lo vellos de punta, esperemos verle sonreír algún día

Un abrazo

Isabel Huete dijo...

Cor, querido, está bien dejarnos llevar a veces por nuestro niño interior y más aún dejarle que se exprese como quiera y sienta lo que le apetezca. Soy de las que piensa que hay que conservarlo en vez de reprimirlo porque es una manera de compensar el relativismo al que nos acaba llevando los años.
Date tiempo y déjate sentir.
Besazos enormes.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Hay recuerdos q nos atormentan el alma y se vuelven fantasmas y verdugos pero siempre al final si le tratáis bien seguro q te regala un poco de calor...
Te dejo un beso enorme! y me encanta saber q siempre estas aqui :)

Merche Pallarés dijo...

Llego tarde pero estoy de acuerdo con lo que dice ANTONIO AGUILERA. Besotes y ¡ánimo! querido Cornelivs, M.