"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

martes, 2 de marzo de 2010

Aprendizaje y dinamismo

Cicerón dijo “Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él”. Como podéis apreciar es una de las frases que coloqué en la cabecera de mi blog. Parece obvio su significado: no somos perfectos sino falibles, estamos sujetos al error que es una posibilidad experiencial que está ahí. De hecho es fácil equivocarse, y lo importante si nos equivocamos es saber admitirlo (“rectificar es de sabios”), aprender del error padecido y levantarse a seguir caminando por el camino de la vida con la lección bien aprendida.

Pero creo que dicha frase contiene también un significado oculto. Al llegar a la edad adulta se supone que cada persona ya tiene su escala de valores formada y sabe lo que le gusta y lo que no: tiene su personalidad definida. En muchas ocasiones cuando algo choca con nuestro modo de ser, nos rebelamos: aquello no nos cuadra, decimos que no va con nuestra personalidad, con nuestro modo de ser. Y lógicamente lo rechazamos. Hasta ahí todo correcto.

El problema viene porque muchas veces reconocemos en el fondo (muy en nuestro interior) que quizás una idea, un pensamiento, un escrito o una acción –solo son ejemplos-, vale mas que la nuestra, o es mas inteligente o más certera: pero nuestro orgullo nos impide reconocerlo, y nos atenemos a nuestro modo de ser, protegiéndonos y defendiéndonos a capa y espada: “es que yo soy asi”, o “por favor, respeta mi criterio”, o bien “si, está rico este plato, pero me gusta más mi asado”, cuando muy en el fondo reconocemos que ese plato esta más rico que nuestro asado. Pero nuestro asado es nuestro asado. Esto es, vemos opciones que reconocemos como mejores que las nuestras pero por orgullo, callamos. Tambien por miedo al cambio: "mas vale malo conocido que bueno por conocer", lo cual conduce a perpetuarnos en la mediocridad.

Creo que la clave esta en la humildad: es bueno proteger nuestra personalidad, nuestra escala de valores y todos los elementos que la componen, cosa que me parece legitima, obvia, y hasta necesaria; pero hay que ser dinámico, y evitar que esa defensa, o el inmovilismo, o el orgullo nos lleve a no reconocer la valia de la opción ajena, cuando verdaderamente nos parezca mejor que la nuestra. Sin olvidarnos de que el capitulo de los gustos esta en blanco: cada uno tiene el suyo. Pero si defiendes tu opción, que sea porque verdaderamente es la que te gusta, la que te convence, la que te identifica, porque va con tu personalidad; pero no porque te niegues a reconocer que la otra opción es mejor que la tuya, porque si eso haces, te niegas a ti mismo/a la posibilidad de crecer, de aprender: de evolucionar.

Pienso que cada uno tiene y ha de tener su propio criterio, eso es obvio; pero la personalidad entiendo que ha de ser dinámica, ha de estar en continuo aprendizaje y evolución y tener la humildad (y en consecuencia, la sabiduría) necesaria como para aceptar cuando el punto de vista ajeno es mas cierto o mas certero que el propio; cuando una opción es mejor que la que se ha seguido hasta ahora. Y ello sin dejar de ser tu mismo.

Se me ocurre un ejemplo. La legión romana llegó a ser durante cientos de años el ejercito más disciplinado y mejor del mundo. ¿Por qué? Leamos a Montesquieu:

“Los romanos ponían especial atención en examinar que es lo que constituia la superioridad del enemigo sobre ellos y procuraban igualarlo. Las cortantes espadas de los galos, los elefantes de Pirro, no les sorprendieron mas que una vez. Suplieron la debilidad de su caballería quitando las bridas a los caballos para que su impetuosidad no fuese detenida, y mezclando entre ellos vélites.

Cuando conocieron la espada española, abandonaron la suya.

Si alguna nación poseía, por naturaleza o por institución propia, alguna ventaja particular, en seguida hacían uso de ella; no descuidaron nada para tener caballos numidas, arqueros cretenses, honderos baleares, barcos rodios.

Por eso Grecia fue conquistada por Roma: los griegos siempre pelearon del mismo modo, no se les ocurrió abandonar el modo de batallar de Alejandro, que tantas victorias les había proporcionado. Pero los romanos, como se ha visto, estaban en constante evolución, y por ello bien pronto igualaron y mejoraron a los griegos.”

Ese es el segundo significado que atribuyo a la frase de Cicerón: renovarse ó morir. Si conoces algo mejor que lo que tienes, tómalo; si por orgullo o por inmovilismo no lo haces estás cometiendo un error, y lo perpetúas. Si has de aceptar ideas, que sean las mejores; esto es, hay que tener flexibilidad mental y cintura para, sin dejar de ser uno mismo, hacer un cambio de rumbo cuando sea necesario, sin dejarnos atenazar por el inmovilismo.

Asi, la frase de Cicerón adquiere para mi un nuevo significado: quizás uno de nuestros peores errores no sea solo el orgullo, sino el inmovilismo.

Saludos.

36 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Cornelius:

Si el ser humano tendemos a acomodarnos.

Y cada día es un día nuevo

Gracias por aportar cultura y sabiduría en tu blog.

Saludos cordiales.Montserrat

Benchijiguaagando dijo...

Me encanta la tesis que acabas de defender, creo que eres genial.
Inmovilismo y falta de humildad para mi gusto.
besos

juank dijo...

Yo haría aqui, si me permites un primer distingo... cuando hablo de lo que me gusta y de lo que no, creo que estoy hablando en todo caso de una "Escala de afectos o de preferencias"... que es bueno tenerla ya que los seres humanos somos seres sensibles.

Pero cuando hablo de "una escala de valores"... Pienso en que vale más.... ¿Que daría a cambio de algo?.... o como dice el ladrón "¿La bolsa o la vida?.... Los valores implican una decision moral profunda... No es solo cuestión de lo que me gusta.... Puede no gustarme trabajar, por ejemplo, pero cada día me levanto y cumplo con la vida... Porque la vida vale más que mis caprichos y apetencias.

No solo es humano errar. ¿Quién es el que no se equivoca ?..... Vinimos a este mundo sin un manual... Todos nos equivocamos... Y esta muy bueno que asi sea... Porque da ocasión a lo que verdaderamente nos hace crecer.... El arrepentimiento..

El que nunca se equivoca, y cree que en todo lleva razón.. ¿de que puede arrepentirse?.... ¿que necesita cambiar?....¿que tiene para aprender?..... El error humano es pues el maestro de la vida.

Y ya sabemos: quien no ame a su maestro.... o quien desprecie la lección.... Mal le va... Y mal termina... No es malo tener un error... o dos... o cien... Lo malo es no arrepentirse... quedarse muerto en la vida... Y no ir hacia lo que es bueno, verdadero, sabio, bello y mejor..

Muy buen post. Siempre me cuido de los libros, porque se por mi formación cientifica, que las verdades escritas caducan y envejecen... Aprendemos sobre los hombros de gigantes... Pero no siempre siguiendolos.

te dejo un abrazo desde el otro lado del mar
juank.

mariajesusparadela dijo...

Por eso la duda es tan necesaria. No hay nadie más inmovilista que el que se cree en posesión de la verdad absoluta.

Gabiprog dijo...

Mirandonos el ombligo no se tarda mucho en caerse...

Hay citas que siempre conviene recordar. Son buenas herramientas.

Asun dijo...

Muy certera la reflexión que haces.
Observando a los demás y aprendiendo de ellos, esto es, admitiendo lo que tienen de bueno, crecemos como personas.

Un beso.

Gizela dijo...

Bueno, soy malaaaaza en historia romana.
Pero capté el mensaje.
Somos humanos, somos imperfectos, pero si podemos, siempre, siempre aprender algo en el camino.
Pero sólo si queremos.Sí estamos abiertos a los cambios,y muy importante, a las acciones para generarlos, en nosotros, en nuestro circulo de acción.
Es tan malo, el exceso de orgullo y ego, como el exceso de autocompasión y el derrotismo...
pero para eso estamos en esta vida...para aprender y sembrar cambios.
Besotessss

Lidia M. Domes dijo...

Una de las capacidades que he adquirido en los últimos años es poder ir ampliando la mirada... y lo asocio a la flexibilidad, a tomar lo bueno de lo que veo... a poder correrme de mi zona de comodidad: esa estructura rígida que nombras.

Interesante reflexión!

Un abrazo!

Lidia

genialsiempre dijo...

Por eso, porque debe aprenderse las enseñanzas ajenas, yo leo tu blog con interés todos los días, y no me defrauda, siempre me enseña algo o me recuerda algo olvidado.

José María

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Te doy la razón, a tí y a Cicerón en todo. Cosa complicada la razón, el pensamiento, cosa que hay que engrasar; la razón. Yo me apunto a aprender, a la curiosidad, y a la duda.
"e pur si muove..."
Es un placer visitar este espacio, !ave!

MariluzGH dijo...

Magnífica reflexión, amigo. Coincido contigo, inmovilismo y prepotencia

beso y buena semana

T.M. dijo...

Una lección para no olvidar, sí señor. Pobre el que se queda estancado porque no avanza.
Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En efecto, querido Cornelivs, con la edad hay una cierta tendencia a conservar lo nuestro porque nos es más cómodo, aunque se nos demuestre que no sirve o es erróneo. Por eso hay que alabar siempre a la gente que está dispuesta a aprender a cualquier edad.

Isabel Martínez dijo...

Somos seres temporales y lo que nos valió un día puede que no sea así después.
Siempre estamos tanteando, porque aspiramos a lo mejor, o a lo que entendemos por mejor en un momento dado de nuestra existencia.
Para llegar a nosotros mismos, precisamos un largo viaje. Conocimiento propio, reflexión, humildad y valentía son los imprescindibles compañeros del periplo.

Estimado Cornelivs, no sé si te lo he dicho alguna vez, pero si no es así, ahí va: me fascinan tus entradas y tu pensamiento abierto. Indagas, profundizas, cuestionas y das respuestas (aunque sean temporales). Todo ello impregnado de una gran humanidad y de un amplio bagaje cultural.
Venir a tu casa es, para mí, como acudir a un templo de la filosofía donde se debaten las grandes cuestiones morales del hombre. Incitas al cuestionamiento. Por todo, siempre salgo de aquí contenta y fortalecida.
Gracias por ello, profundo e insustituible amigo.

salvadorpliego dijo...

El orgullo es algo terrible, terrible, terrible… que daña mucho.

Un gran abrazo para ti.

Isabel Romana dijo...

Inteligente reflexión, querido amigo. Y en cierto modo nos podemos vanagloriar de estar aplicando algo de lo que sugieres: aquí estamos, utilizando las nuevas tecnoclogías, sin hacerle ascos y tratando de sacar de ella lo mejor. Hemos sabido contactar con palabras a través de una pantalla y sentirnos tan cerca como si estuviéramos tomándonos ahora mismo un café. Un abrazo muy fuerte, querido amigo.

Chencho dijo...

El inmovilismo provocado por perder lo que tienes es una de las causas de esta crisis social, económica y de valores.
El miedo y la comodidad no son buenos estímulos para aprender cosas nuevas.
¡Muy acertada tu reflexión!
Saludos.

Myr dijo...

Muy de acuerdo: Para poder aprender a cualquier edad, se necesita perder el orgullo, (con humildad ) y como dices, perder el inmovilismo, que es provocado muchas veces por miedo. O sea, perder el miedo que paraliza

Besos

Isabel Huete dijo...

Plas, plas, plas, Corne. Una reflexión a la que me sumo sin la menor duda porque es el camino que intento seguir aunque no siempre lo consiga, pero intento también enmendarme.
Respecto a los errores es bueno (buenísimo) reconocerlos y saber pedir perdón si tienen efectos colaterales sobre otros, pero a la vez también es bueno no flagelarse porque forman parte de nuestra condición humana. Hay también que saber perdonarse a uno mismo.
¡Qué sabio eres!
Besis gordis.

Amig@mi@ dijo...

Preciosa entrada Cornelivs,
Así es como yo te conocí al principio, casando tus amplios conocimientos de la Roma clásica con la filosofía más bella.
Un abrazo

Hada Saltarina dijo...

Inmovilismo por la seguridad que parece aportar. Has tocado un buen punto. Un saludo

Mar dijo...

Creo que cada momento de nuestra vida es un aprendizaje y que no debemos de negarnos a recibirlo.

Feliz semana guapo!!!

Besitosssss

Silvia_D dijo...

Wouuuuuuuu!! esto es como volver a casa!!!! jajajaa
Muchos besos, querido amigo!! gracias por tu bienvenida.

MAJECARMU dijo...

Estamos en el camino.. y sólo la humildad nos permite avanzar y aprender..Seamos inteligentes y mantengamos a raya al "ego"..!

Buena reflexión y buena lección,amigo.

Mi abrazo.
M.Jesús

SUSANA dijo...

Sí Señor! Coincido con Vos!

No es sencillo reemplazar esa "espada" que nos acompañó tantas batallas. Pero el siguiente desafío -.y de eso trata la vida misma- impone otras armas.

Muchas Gracias por estas excelentes reflexiones!

Un Abrazo querido Pablo!

Abuela Ciber dijo...

Estupendo.!!!!!!!!!

Las comodidades cuestan muchas veces dejarlas no???

Cariños

mirambella dijo...

Hay que tener la mente abierta. Escuchar, no sólo oir lo que nos cuentan, Y luego quizás intentar no juzgar tan rápido.

Montserrat Sala dijo...

Sabias palabras las tuyas Cornelius. Pienso igual que tu en todas estas cuestiones. El Inmobilismo no deja crecer, corta las alas al que quiere aprender. hay que renovarse i tener la humildad necesaria para reconocer los propios errores, y saber perdonar los ajenos. Saludos i admiración

Alimontero dijo...

Muy buen planteamiento y lo mejor que inspira a la superación...gracias !!
Querido amigo, vengo a darte las gracias por tu preocupación y buenos deseos ante la grave y triste situacion que vivimos en Chile.
La realidad supera la ficciòn. EStán sucediendo cosas que jamás imaginamos...mentes enajenadas aprovechándose de la tragedia de sus propios hermanos.
Somos un pais largo, muy largo, la ayuda ha tardado en llegar...personas aún atrapadas, luego de 4 días, tu comprenderás cómo está eso.
La ayuda internacional es muy grande y como nación estamos muy agradecidos de nuestros hermanos "mayores", Usa, Brasil, por darte algunos ejemplos...
Esto no solo afecta a nuestro país...somos parte de un sistema, donde cada uno es parte del engranaje de este mundo, no estamos aislados...hoy nos tocó a nosotros, ayer Haití...ante lo que hoy acontece, he sentido tu afecto y amistad...;-)
Gracias Cornelivs...
Un gran abrazo porque te quiero y respeto mucho!

Ali

izara dijo...

Los romanos aprendieron, de las cualidades en que eran superados.
Lo triste es que ahora, tratamos de imitar las debilidades.

Un abrazo amigo.

MA dijo...

Aprendizaje y dinamismo , un post genial ,muy , muy bueno y reflexsivo, para aclarar las ideas a quien lo necesite en algun momento de sus vidas .
Un abrazo amigo de MA .

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

mucha razón llevas... pero vivimos en una sociedad que no reconoce el error ni la idea de rectificar...si en el devenir de la vida erramos...nos tachan de inútiles y si intentamos rectificar...nos llaman cobardes....un abrazo

Merche Pallarés dijo...

Yo soy yo y mi circunstancia pero sigo aprendiendo de estupendos blogueros como tu, querido Cornelivs, y los demás. Muy buen post. Besotes, M.

Rita dijo...

Me gusta mucho esa frase de Cincerón, será porque soy enemiga del inmovilismo, efectivamente debemos rectificar y asumir que otras alaternativas y opiniones son mejores que las nuestras, a veces duele rectificar porque también es renunciar pero siempre es mejor que seguir siendo un necio,me viene muy bien este hoy este post que leo en un rato de libertad, un abrazo amigo

Laura dijo...

Estamos en movimiento y cambio permanente, como la tierra a la que pertenecemos, porque es a ella a quien pertenecemos y no al contrario, y tenemos que aprender toda su sabiduría, nos la entrega sin hipotecas, con su generosidad permanente.

Abrazos

Belkis dijo...

Hace falta mucha humildad para reconocer el justo valor de las cosas, y luego aceptación. Ahí radica la sabiduría que nos permite avanzar en la vida.
Estupenda reflexión amigo Cornelivs.
Besitos