"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

martes, 20 de julio de 2010

Esa sombra alargada...

Han pasado muchos años. Sin embargo, el recuerdo de aquella profundísima herida aún perdura, porque todavía resuena en tus oídos el eco de los gritos de tu propia alma inundada de dolor. A veces esa remembranza te duele insoportablemente ¿verdad? Pero bueno, ¿no habías pasado ya página? Desde luego que si; pero a mi no me engañas, amigo. Lo veo en tus ojos. Si, ya se que lo intentas, pero me dices que el dolor fue tan insoportable y tiene unas raíces tan profundas que sus ecos, a veces, llegan hasta el presente.

Por eso estás solo, con la soledad del que ha pasado por aquello y conoce que por mucho que intente expresar su dolor, no será comprendido nunca por nadie, a menos que haya bebido del mismo nectar; porque aunque se pueda uno imaginar vagamente el sabor del dolor, nadie conoce su sabor exacto si no lo prueba en sus propias carnes. Ahora estas rodeado de gente que te ama y eres feliz, pero ellos no han pasado por tu experiencia, de modo que no te pueden comprender, y asi se adoba aún más tu soledad: con la incomprensión.

Y como el pasado no se puede cambiar, ahí quedará para siempre, como una perenne losa, como un monumento a la locura y a la sinrazón. Y tiene uno que acostumbrarse a vivir con ello.

Ahora eres moderadamente feliz y te va bien. Y por eso mismo, mientras más mas sabes de la vida y más experiencia tienes, menos comprendes la causa de aquella locura. "¿Por que?" No cesas de preguntarte. Tu tambien tienes hijos y sabes lo que se quieren estas deliciosas criaturas, darias tu vida por ellos, ¿verdad? Claro que si. Por eso tu alma buena no puede comprender el dolor que a tí se te causó. Y por eso, muchas veces, en la soledad de la noche, cuando todo el mundo duerme y el eco del pasado retorna, aun lo ves allí, y no puedes dejar de preguntarte: "¡Maldita sea! Pero ¿Por qué?"

Aunque, ¿sabes? Los que ya se fueron se marcharon vacios, partieron sin conocer la deliciosa experiencia del amor y del intimo placer que te proporciona el ver felices a las personas que amas. Tu si: que te sirva de consuelo, amigo mio. Por ello, ten presente que cada risa franca y alegre, cada carcajada de tus hijos y cada rato de felicidad que les proporciones, constituye tu mayor victoria sobre el fantasma del pasado: tus hijos no pasarán por lo mismo que tu. Y eso te hace verdaderamente feliz. Claro que sí. Estás sembrando amor y eso mismo recogerás. De modo que respira hondo, tranquilizate y relajate.

Y ahora duerme, amigo mio, duerme. Todo pasó.

Saludos.

21 comentarios:

Rita dijo...

Si amigo, todo pasó ya, el dolor del pasado hay que dejarlo en el pasado aunque a veces se resista, solo lo debemos utilizar para aprender en nuestro presente. Demos mucho amor.........
un abrazo

Gabiprog dijo...

El pasado no puede estar agarrado a un ancla, mejor que tire de él un cometa.

MA dijo...

Esa sombra alargada... es el pasado que aveces nos deja huellas imborrables, lo mismo pueden ser de buenos momentos, que malos momentos.

La vida nos da, muchas cosas buenas y también nos quita, por eso hay que vivir con armonía y amor y dejar los lastres a un lado y aprender a ser felices con lo que tenemos.

Un abrazo de MA.

plinnn... dijo...

pues pues :)) hago míos los tres comentarios anteriores porque me parecen estupendos :))) y a lo que venía: fortunatus dies! amice!! :) a saber si he escrito en latín o solo un latinajo así que, ante la duda, traduzco: feliz día, amigo :))) biquiñosssss

MariluzGH dijo...

Aunque reneguemos de él, el pasado ayuda (y mucho) a ser como somos en el momento actual. Si aprendemos la lección, jamás repetiremos esos malos pasos con nuestros seres queridos, mucho menos con los niños...

Todo pasó ya, querido amigo... duerme y descansa. La única sombra que te 'acecha' es la de tus hijos caminando en fila delante tuyo :)

beso y buena semana.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola.

Cuando hwe visto sufrir a un ser muy querido con algún dolor psicólogico (depresión) que es más dañino que el físico. Y he intendado ayudar, he sido consciente, del que sufre verdaderamente es el, aunque una madre parece que está conectada por el cordón umbilical y siente dolor en el corazón, por empatía.

Pero en realidad el que sufre más es el que lo pasa.

Pero si intentas, ir a pasear, a correr, tengo entendido que eres un buen atleta, esto también calma y como no hay que dejarse ayudar por el médico.

Bueno, no quiero andar con sermones.

Recibe cariño y apoyo, Montserrat

Amig@mi@ dijo...

Es sólo la cicatriz, que te avisa de que viene lluvia...
Es imposible deshacerse del todo del pasado, pero sí se puede dejar claro que es PASADO.
Besos

Gizela dijo...

Son cicatrices de alma...y hay que sentirlas así, simples cicatrices, que ya nunca más han de sangrar
Si pasaste pagina, porque el no repetir, es que la pagina esta bien pasada...y a querer y disfrutar la vida
Besotessssssss

Haikusan dijo...

Un texto muy bien desarrollado ¡Enhorabuena !

Te invito a visitar mi blog: http://desvandehaikus.blogspot.com/

Agradeceré tus comentarios

Un saludo

Campurriana dijo...

Cornelivs, a seguir adelante siempre. A veces es difícil pero hay que hacerlo; si no es por uno mismo (que debería) que sea por aquéllos a los que más queremos.

Felices sueños desde Galicia.

ave de estinfalo dijo...

Ya lo pasado, pasado... ah no vdd

es una cancion, pues todos dicen que debemos dejar atras el pasado pero que pasen la receta, yo no se como

¬¬

byE

Alma Mateos Taborda dijo...

¡Qué importante lo que dices en esta entrada! Me ha encantado. ¡Felicitaciones!Es un placer leerte. un abrazo.

Myriam dijo...

te comprendo muy bien.

A veces vuelve la angustia, hay que recibirla, aceptarla y leugo dejarla partir.

Porque ese pasado fuè. FUE. Y justamente por eso, sabes valorar tu presente y dar otra cosa a tus hijos.

un abrazo
PD Tambièn tù tendràs nietos en algùn momento a quines tambièn sabràs dar tu amor y jugar con ellos. (Una buena forma de recuperar la infancia perdida)

Myriam dijo...

me gustò el coment de GABIPROG, no atemos el pasado a un ancla (al cuello) si a una cometa (y que se pierda en el espacio sideral).

Recordaremos, pero ya sin dolor.

Abuela Ciber dijo...

Me has conmovido totalmente.

Recibe mi cariño

Marinel dijo...

Todo pasa y todo llega...
Y sí, lo que se siembra se recoge,no hay duda.
Es bonito pensar en lo que dices.
Una ternura de texto.
Besos.

T.M. dijo...

Todos llevamos una cruz, lo importante es saber llevar la vida como tú haces, dando amor, que debe compensar otros momentos. Siéntete muy afortunado, porque tienes lo que tienes en el presente, en serio.
Un abrazo.

Cornelivs dijo...

ENORMES GRACIAS A TODOS, QUERIDOS AMIGOS Y AMIGAS. ES UN HONOR PARA MI CAMINAR EN ESTA BLOGOSFERA A VUESTRO LADO.

CORNELIVS OS QUIERE...!

Circe La Hechicera dijo...

Querido Cornelivs: Cuando el pasado afecta nuestro presente es porque aún quedaron cosas por resolver. Creo que son situaciones que no tienen remedio y es mejor dajarlas donde están, para que no nos agobien inultilmente. El pasado es historia y como tal hay que mirarlo. Es fácil decirlo, lo otro quizás no. Una intensa y estupenda reflexión. Bessos!!!!

Abejita de la Vega dijo...

La sombra alargada del dolor nos acompaña aunque intentemos que vuele, que no se te que
pegada como una lapa...vuelve cuando menos lo esperamos.
Un abrazo

Belkis dijo...

Si Cornelivs, es mejor olvidar esa sombra que nos dañó. Olvidar el dolor y saludar el nuevo día y el amor.
El que siembra cosecha, definitivamente.
Muy bello relato.
Besos amigo