"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

jueves, 30 de septiembre de 2010

Minos y Radamanto


Los jueves, Quijote. Para el grupo de lectura del Quijote en La Acequia.

Describe Cervantes con su costumbrado lujo de detalles lo que es el escenario de la que será la última burla de los duques a nuestros insignes protagonistas. Todo se desarrolla de noche, en un tribunal presidido, nada mas y nada menos, que por los hermanos Minos y Ramadanto, hijos de Zeus y de Europa, que vienen del infierno. Nada de encantadores, esta vez.

Instalan “el escenario” en el centro del patio, con “más de quinientas luminarias; de modo que a pesar de la noche, que se mostraba algo escura, no se echaba de ver la falta del día...”, pero ahí no acaba la cosa, pues sobre el túmulo “…ardían velas de cera blanca sobre más de cien candeleros de plata”. Bien, veamos las "puntuaciones":

En cuanto a presentación, nada que objetar: el diseño artístico, lo que ahora llamaríamos “decorados”, se merece un diez.

Y en cuanto a guión, otro diez. El argumento es sencillo pero memorable: fallecida Altisidora del mal de amores de D. Quijote (inquebrantablemente fiel a Dulcinea, y que no corresponde a la doncella “enamorada”) solo el sufrimiento físico de Sancho resucitará a Altisidora, a base de alfilerazos y mamonas, gestos hechos con la mano a modo de afrenta. Pero ahora no hay encantadores que valgan: vienen, nada mas y nada menos que Minos y Ramadanto, criaturas infernales, a terminar de convencer a D. Quijote de la virtud que tiene este santísimo escudero llamado Sancho Panza para desencantar princesas y resucitar mozas enamoradas.

Se conoce que los duques, después de tanta burla, terminan por aprender el oficio de burladores, vamos, hoy serian guionistas en Hollywood. Desde luego, hay que ver que mala es la ociosidad: si fueran duques con trabajo (o al menos con mas principios éticos), y no tan holgazanes como estos, seguro que no tendrían tiempo para burlarse de nadie. En fin: era un mal de la sociedad española de la época, en la cual, según los ingleses, había demasiados curas y monjas, demasiados nobles y demasiados soldados. Así nos iba.

Cervantes sabe crear, magistralmente, la atmosfera inicial, de modo que el lector inmediatamente se da cuenta de que todo es una burla, cuando insinúa la duda sobre que el cadáver de Altisidora fuera verdaderamente cadáver, y de la risa de D. Quijote cuando visten a Sancho ¡…con el traje de los condenados por la Inquisición…!

Esta claro que la burla va con Sancho Panza, a quien hay que hacer sufrir de lo lindo; e indirectamente con D. Quijote: hay que convencerlo de que la carne de Sancho es mágica para resucitar a doncellas y desencantar a princesas. Y D. Quijote se lo traga enterito. Y encima, atención, ¡viene una procesión de dueñas! Y ya sabemos que Sancho odia a las dueñas mas que al mismo demonio. No solo lo van a hacer sufrir físicamente, sino que encima los duques quieren mortificarlo haciendo que sean las dueñas quienes se mofen del desgraciado escudero.

Pobre Sancho: si hizo mal encantando a Dulcinea…¡que bien que lo va a pagar el pobre...! Y encima lo visten tan ridículamente que hasta D. Quijote se rie. Lo digo sinceramente: hubiera dado cualquier cosa por presenciar aquello, ya lo creo que si.

Cuando Sancho conoce su pena, protesta muy airadamente. Pero Radamanto no se queda atrás, y le dice: “¡Moriras!... ¡Ea, digo, ministros, cumplid mi mandamiento; si no, por la fe de hombre de bien que habéis de ver para lo que nacistes!” Y lo tuvo que decir de tal forma y con tal cólera que hasta Sancho calla. Ea, pues a callar y a sufrir.

Y poco mas que añadir: tras deleitarnos Cervantes relatando como Sancho (inicialmente enojado y luego resignado) sufre los alfilerazos y las mamonas, aún no ha terminado su martirio cuando Altisidora resucita. Lo cual visto por D. Quijote ocasiona que vuelva a pedirle a Sancho que se de unos cuantos azotes para desencantar a Dulcinea, a lo que Sancho contesta, con otras palabras: “hoy no, mañaaaaana”: que ya había tenido bastante por hoy.

Menos mal que Altisidora consuela a Sancho prometiéndole todo un tesoro: seis camisas. Y Sancho, en vez de mandarla a paseo, le da las gracias, se hinca de rodillas, y besa las manos a la resucitada; no sin antes pedirle a los duques que le dejen llevar la ropa de condenado que le han puesto. Como recuerdo.

Ay, Sancho…

Saludos.

12 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

buen comentario...es que lo que no puedan dos tetas...no podrán dos carretas... crueldad en alza...hasta el fin...salud

El Gaucho Santillán dijo...

Aquì el dicho es distinto:

"Tiran màs, dos pelos de "(censura)", que dos bueyes de una carreta".

A los duques, junto con el de la "Blanca Luna", habrìa que fusilarlos.

Un abrazo.

Temujin dijo...

Vengo a pedir a esta casa que firmen Aqui. Se explica todo en el enlace.

Paco Cuesta dijo...

A los duques se les va la mano en los preparativos.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

AY QUE TE DIRÉ, QUE EL BUENO DE SANCHO PANZA. ME PRODUCE UNA SIMPATIA Y TERNURA GRANDIOSA.
TANTO COMO SU PANZA.

Y ES QUE LO QUE NO LE OCURRA A EL.

BUENO, VOY ACOMER UN RICO ESTOFADO DE CARNE YU SETAS CON PATATAS, QUE HE COCINADO Y SEGURO QUE SANCHO PANZA, SE LE HINCHARIAN LAS NARICES CON EL OLORCITO.

UN ABRAZO, Montserrat

pancho dijo...

Sancho se les había escapado vivo de burlas directas la vez primera. Tenían ganas de pillarlo para hacerle pagar el abandono de la ínsula. Los duques se muestran celosos de la fama de DQ y S, ellos no tienen ni nombre en la novela, a pesar de ser los secundarios de más recorrido en la segunda parte.

No se les puede negar su inventiva a la hora de las burlas.

Altisidora se siente despechada por el desdén de DQ con ella. Se muestra agradecida con S. A éste le vienen muy bien las camisas para los suyos.

Un abrazo.

Mª Antonia dijo...

Hola Cornelivs:
Vengo del blog de Antonio Aguilera y francamente, es muy interesante contrastar ambas opiniones sobre un mismo capítulo (la suya y la tuya)porque cada cual aportáis vuestro granito de arena. Gracias.

Me ha encantado la entrada de Alejandro Magno y Diogenes... A veces a mí también me gustaría ser Diogenes.
¡Ah! Contra viento y marea, yo sí hice huelga Pablo, pero libre y conscientemente (no creo en sindicatos vendidos que NO predican con el ejemplo), en base a mi propia conciencia, a mi clase (la obrera), a mi condición, por solidaridad con los que están peor que yo, respetando al que decidió trabajar, SIn piquetes, sin violencia, humildemente... PORQUE es la única arma a mi alcance para protestar, sin que me corten la cabeza con duras críticas y sin jugarme el puesto , en contra del abuso y de la tiranía política, etc.,etc.
Creo que España entera debería haberse paralizado pacíficamente porque siempre nos toca perder a los mismos. Lo siento.

Un abrazo.

Asun dijo...

Cornelivs, ¿has visto tu alguna vez duques que seas trabajadores y no ociosos?

Desde luego que Sancho está pagando bien caro el engaño que en su día hizo a su amo con el tema de Dulcinea.

Besos

Abejita de la Vega dijo...

Minos y Radamanto , los jueces de los infiernos, personajes mitológicos muy del gusto de aquella época, son personajes principales en esta auténtica obra de teatro que han montado estos gua...digo duques.

Don Quijote convence a Sancho por lo celestial. Resiganado recibe los guantazos de unas mujeres, además son viejas y además son dueñas. Qué trago, mas aguanta. Lo de los alfilerazos ...ni hablar. ¡Qué humillación! Y con ropa de reo de la Inquisición...Y va su amo y se ríe. A él le importa un ardite, todo es mentira. Hasta aquí queríamos llegar.

Un abrazo

Silvia dijo...

AMIGO POETA: UN PLACER VISITARTE..ES BUENO SABER SIEMPRE ALGO MAS DEL QUIJOTE...ME GUSTA COMO LO POSTEAS...
BESOTES SILVIA CLOUD

Myriam dijo...

cierto, cierto.... pero convengamos en que nuestro querido SANCHO se deja hasta que ya no aguanta más y se rebela. ¡Se rebela! y eso para mi es genial.

Besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En efecto, el ambiente y el retrato de caracteres trazado por Cervantes es absolutamente genial e inolvidable.