"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

miércoles, 6 de octubre de 2010

Saturno

Saturno era el hijo menor de Coelus, el Cielo, y de la antigua Tellus, la Tierra. Tras derrocar a su padre, Saturno obtuvo de su hermano mayor Titán el favor de reinar en su lugar. Titán puso una condición: que Saturno debía matar a toda su descendencia, para que la sucesión del trono se reservase a sus propios hijos.

Saturno se casó con Ops (Rea), con quien tuvo varios hijos que devoró ávidamente, como había convenido con su hermano. Sabiendo además que un día sería a su vez destronado por uno de sus hijos, exigía a su esposa que le diese a los recién nacidos, para comerselos a todos.  Sin embargo, Ops logró salvar a Júpiter. Éste, una vez adulto, hizo la guerra a su padre, derrotándole y expulsándole del cielo.

Culto. El culto a Saturno estaba muy extendido. En la antigua Roma se celebraban las Saturnales (en latin Saturnalia), una de las mas importantes festividades romanas, en las mismas los esclavos recibían raciones extras, tiempo libre y otras prebendas. El cristianismo de la antigüedad tardía tuvo fuertes problemas para acabar con esta fiesta pagana, intentando sustituirla. Las Saturnalia se celebraban del 19 al 25 de diciembre en honor al dios Saturno, a la luz de velas y antorchas, se celebraba el fin del período más oscuro del año y el nacimiento del nuevo período de luz, o nacimiento del Sol Invictus, coincidiendo con la entrada del Sol en el signo de Capricornio (solsticio de Invierno).

Probablemente las Saturnales fueran la fiesta de la finalización de los trabajos del campo, celebrada tras la conclusión de la siembra de invierno, cuando el ritmo de las estaciones dejaba a toda la familia campesina, incluidos los esclavos domésticos, tiempo para descansar del esfuerzo cotidiano.

Eran siete días de bulliciosas diversiones, banquetes e intercambio de regalos. Las fiestas comenzaban con un sacrificio en el templo de Saturno (en principio el dios más importante para los romanos hasta Júpiter), al pie de la colina del Capitolio, la zona más sagrada de Roma, seguido de un banquete público al que estaba invitado todo el mundo. Durante las Saturnales, los esclavos eran frecuentemente liberados de sus obligaciones y sus papeles cambiados con los de sus dueños.

Posteriormente, el nacimiento del Sol y su nuevo período de luz fueron sustituidos por la Iglesia, quien hizo coincidir en esas fechas el nacimiento de Jesús de Nazaret con el objetivo de acabar con las antiguas celebraciones. Gradualmente las costumbres paganas pasaron al Día de Año Nuevo, siendo asimiladas finalmente por la fiesta cristiana que hoy en día se conoce universalmente como el Día de Navidad.

El cuadro. Recuerdo la primera vez que vi este cuadro, me refiero al de arriba a la izquierda, que todos conocéis.  “Saturno devorando a un hijo”, de Francisco de Goya (el cuadro que veis a la derecha es de Rubens, luego hablamos de él).  Fue en un libro de texto, yo tenía 12 años, y estudiaba 6º curso de la entonces conocida como EGB. Me hizo tanta impresión el cuadro que tuve pesadillas durante varios dias, aunque todo paso pronto.

El cuadro fue pintado por Francisco de Goya con la técnica de óleo al secco (sobre la superficie de revoco de la pared) como decoración de los muros de su casa, llamada la Quinta del Sordo, que el pintor adquirió en febrero de 1819 y que posteriormente fueron trasladadas a lienzo en 1873 por Salvador Martinez Cubells. Actualmente se conservan en el Museo del Prado de Madrid.

Tuve la suerte de ver el cuadro en el Museo del Prado de Madrid hará cosa de unos ocho o nueve años, y os prometo que me llevé una profunda impresión: no es lo mismo verlo en un libro de texto que en vivo y en directo. Me impresionó, me fascinó...  Os juro que se me pusieron los pelos de punta. La expresión del dios Saturno es terrible, llama poderosamente la atención el horror caníbal del padre devorador de su propio hijo, con la boca abierta, los ojos en blanco, el gigante que ya esta algo viejo, y la masa informe del cuerpo sanguinolento de su hijo. Y los ojos del dios, esos ojos desorbitados, que solo rezuman odio y ambición por reinar, y que nos descubren  un alma  brutalmente infernal, sin sentimiento paternofilial alguno...¡menudo cuadro!.

El hijo devorado, con un cuerpo ya adulto, ocupa el centro de la composición. Al igual que en la pintura de Judit y Holofernes, uno de los temas centrales es el del cuerpo humano mutilado. No solo lo está el cuerpo atroz del niño, sino también, mediante el encuadre escogido y la iluminación de claroscuro extraordinariamente contrastada, las piernas del dios, sumidas a partir de la rodilla en la negrura, en un vacío inmaterial.

Emplea una gama de blancos y negros, aplicada en manchas de color gruesas, solo rota por el ocre de las carnaciones y la llama fúlgida en blanco y rojo de la carne viva del hijo.

Tambien Rubens tiene un cuadro sobre el mismo tema, que podeis apreciar un poco mas arriba, a la derecha,  otra obra maestra. Sin embargo, me quedo con el de Goya. 

Fuente: Wikipedia (aquiaqui y aquí)

Saludos.

21 comentarios:

Asun dijo...

A mí también es un cuadro que me impresionó mucho, y cuando lo vi en el Museo del Prado en directo todavía más.

Besos

T.M. dijo...

Pués lo mismo digo. De pequeña me impresionó y de mayor me sigue impresionando. Realmente pone los pelos de punta.
Qué interesante entrada.
saludos.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Amigo!! es un cuadro q no he podido ver nunca!! me impresiona me dan ganas de llorar me da un no se q q me hace sentir puagt!! jajaja
te quiero mucho!! gracias ante todo por estar siempre!! :D

Abuela Ciber dijo...

Estupendo leerte.
Si realmente da pavura verlo, me imagino ahi en situ la impresion que ha de dar.

Bueno como toda obra magnifica, nos hace sentir diferentes cosas.

Cariños

Selma dijo...

Estos padres temiendo que les puedan quitar el poder sus hijos.. Saturno, Layo..
tuve la suerte de ver el cuadro al cual aludes, es realmente impresionante , es más, esta etapa negra de Goya es mi preferida..

Un abrazo, Cornelivs.

MAJECARMU dijo...

Te felicito por el post,Cornelivs.
Goya me encanta, lo expuse en C.O.U y después tengo en casa algunas reproducciones, que yo misma pinté por amor a su arte.
Mi abrazo amigo.
M.Jesús

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

BUENAS NOCHES CORNELIU.

ES QUE GOYA TUVO UNA EPOCA QUE PINTABA LOS CUADROS MUY TENEBROSOS.

ESTE DE SATURNO COMIÉNDOSE A SU HIJO, LA VERDAD ES QUE PONE LOS PELOS DE PUNTA.

EL SABADO SUPPONGO QUE VIENE DEL NOMBRE DE ESTE PLANETA, COMO LA LUNA DE LUNES, MARTES DE MARTE...


CONTIGO SIEMPRE APRENDO COSAS NUEVAS.

QUE TENGAS DULCES SUEÑOS.

La Gata Coqueta dijo...

Hola amigo un placer encontrarte paseando por mi espacio a la sombra de la amistad que desde tiempo nos ha unido y lo cual me reconforta grata y enormemente.

Tengo que comunicarte que solo has leído el comienzo del post o algo parecido, porque lo que me has dejado no se asemeja a la realidad para nada.

No obstante te doy las gracias por tu paso y por intentar por decirlo de alguna manera, estar a mi lado.

Un abrazo de sueños que vagan a nuestro lado y nos olvidan durante el día.

Tuya siempre

Marí

El Gaucho Santillán dijo...

Impresionante el Goya, pero soy fanatico del Barroco, y por supuessto, de Rubens.

Me hubiera gustado, ver el tema pintado por Bouguereau.

Un abrazo.

MariluzGH dijo...

Magnífico artículo, amigo. Da repelús el cuadro de Goya, pero no lo conozco 'en vivo y en directo', ya tengo un nuevo motivo para volver a Madrid

abrazos

RAMPY dijo...

Hola, Cornelivs. Magnífico post sobre las fiestas saturnales. Me ha encantado.
No he tenido oportunidad de ir al Museo del Prado. Es una de las cosas que me gustaría hacer , pero viendo el cuadro en fotografía, a uno se le pone los vellos de punta.
Recibe un abrazo enorme.
Nos estamos leyendo
Rampy

Myriam dijo...

Y asi seguimos, devorándonos unos a otros....

ave de estinfalo dijo...

Saturno... recuerdo ese cuadro que pusiste, venia en las cajitas de cerillos, me daba cosita verlo pero al final termino por gustarme, investigue la historia y todo el show es que a mi me gustan mucho estas ondas

:D

Cuidate muchote

byE

ave de estinfalo dijo...

Es como la historia de Cronos no?? que le dice el oraculo que uno de sus hijos le va a quitar el trono o algo asi entonces se los come y se logra salvar zeus y entonces lo manda como al tartaro (creo) y se queda gobernando el y siendo el mero mero de todos los dioses

no me hagas mucho caso pero creo que asi es ...

Isabel Martínez Barquero dijo...

Qué entrada más estupenda. Perfecta simbiosis de historia mitologica y pintura.
Como a ti, siempre me ha impresionado el cuadro de Goya, mucho más que el de Rubens.
Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Ese cuadro también fue una de mis pesadillas infantiles. Es terrible y maravilloso.El de Rubens es mucho más suaaaave.

Un beso

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es curioso cómo nos hemos limitado a poner fiestas donde ya estaban.
¡Felices saturnales, querido amigo!

Amig@mi@ dijo...

Estoy de acuerdo, ese cuadro impresiona. Yo hice un trabajo sobre él en COU y me has refrescado recuerdos...
un abrazo

Rita dijo...

Si, es muy duro, da verdadero pavor la expresión del padre,Goya supo captar el dramatismo de aquella acción
Un post interesante
besos

Paco Cuesta dijo...

La Iglesia Católica siempre ha sabido dar un giro a las celebraciones para adaptarlas a sus deseos.

Silvia dijo...

AMIGO POETA: ME GUSTO MUCHO ESTE POST....
MUYBUEN CUADRO...ME PRODUCE UNA SENSACION DE DOLOR ,ANGUSTIA..NO SE.
CUIDATE,.
BESOTES