"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 12 de noviembre de 2010

El Quijote y "La Acequia".

Para el grupo de lectura del Quijote en La Acequia.

Pocos días llevaba yo con este humilde blog mío abierto, cuando el 23 de Abril de 2008 realicé una de mis primeras entradas dedicadas a Cervantes y Al Quijote. La llamé "23 de Abril de 1616" (haced clic)  con ocasión del 392 aniversario de la muerte de Cervantes. En esa entrada, ya insinuaba algo de lo que el Quijote representaba en mi vida, y la bendita influencia que para mi había supuesto. En España, y pese a lo que pudiera parecer, muy poca gente conoce el Quijote, y el porcentaje de los que han leído la novela disminuye aún mas, por desgracia, de modo que yo me sentía como una especie de “pajaro raro quijotesco”, porque el Quijote siempre había sido para mi algo digno de devoción, pero nadie de mi entorno lo había leído totalmente (salvo parrafos aislados) de modo que me sentía frustrado, porque no podia hablar con ellos del Quijote, ni compartir mis ideas o mis dudas sobre ello.

Unos meses después, concretamente en Agosto de 2008, fue una delicia para mi (además de una inmensa suerte) conocer a otros benditos "pajaros raros quijotescos": Pedro Ojeda, la lectura que del Quijote ha dirigido en su blog “La Acequia”, y a todos vosotros. Los detalles de ese conocimiento los narré en mi entrada “Un niño de doce años cabalgando con D. Quijote” (haced clic).

Por ello, me incorporé a la lectura del Quijote cuando ésta ya había empezado, pero desde entonces fue encantador para mi unirme a esta grata lectura que todos hemos hecho juntos y que nuestro Pedro, con su sabia mano, ha dirigido. Tras las dudas del principio, decidí hablar del Quijote como siempre lo había hecho yo: con el corazón, y desde mi humilde opinión personal.

Es decir, compartí mi experiencia con vosotros. Y me explico: conocí al Quijote desde el prisma del sentimiento, del corazón, y eso lo he ido arrastrando con los años. Por mis comentarios a los capítulos ya sabéis que a veces me he expresado incluso con  vehemencia, he sido algo temperamental en esta materia. En fin, que los dioses me perdonen, y vosotros tambien: invoco ese cariño como eximente o, al menos, como atenuante, siempre me he dejado seducir por Alonso Quijano, este entrañable viejo hidalgo de aldea conquistó mi corazón desde que era niño, y quizás ello me impedía ser imparcial o ver las cosas con objetividad: lo he querido (corrijo, lo quiero) demasiado.

Pienso que no es bueno refrenar la emotividad. Exteriorizar nuestros sentimientos, además de ser muy humano es, o debiera de ser, algo muy natural. Por ello, desde la legitimidad que me da el poder escribir en mi blog lo que yo desee  (obviamente, con respeto a  todos), una vez finalizada la lectura, la semana pasada en mi carta abierta a D. Quijote no dudé (ni por un momento) en desahogar mi corazón de nuevo, y expuse otro poquito más de lo que esta novela ha supuesto para mi. 

¿Y esta lectura quijotesca de nuestro querido  Pedro Ojeda? ¿Qué que ha supuesto para mi?

Muy fácil me resulta responder: un autentico “gustazo”, una “delicatesen”, desde todos los puntos de vista que se considere.

Primero, por conoceros a vosotros, un grupo de gente extraordinaria, amantes fieles del Quijote al igual que yo, con quien he tenido el placer de seguir y comentar la vida y milagros de nuestro inmortal hidalgo manchego. Ha sido un placer y un honor conoceros a todos. Y más placentero aún será conoceros en persona en breves fechas, y daros a todos un fuerte abrazo.

En segundo lugar, y siendo obvio que con los años aprende uno a sosegarse, a refrenar las pasiones juveniles y a tomar las cosas en su justo término, os diré que ya con mis 45 años bien cumplidos, he tenido la confirmación de lo que yo dije en mis primeras entradas sobre el Quijote: que a un niño lo hace reir, al joven pensar, y al viejo llorar, o al menos emocionarlo. Esta ultima lectura del Quijote  ha sido la mas sosegada de todas, pero tambien  confesaré que  es la que me ha llegado mas adentro. Mi opinión es que al Quijote (igual que el vino de una vieja reserva, por cierto, Pedro, sabes que el Ribera del Duero es mi preferido, no te digo mas…) se le saca buen sabor cuando uno va cumpliendo años. El Quijote es la crónica de la vida misma: nacemos siendo quijotes, y la realidad, poco a poco, nos doma.

Y por ultimo, esta lectura me ha enseñado un montón de cosas. Pedro Ojeda ha sido un inmejorable guia y maestro; con vuestros comentarios he estudiado vuestro valioso punto de vista; y he limado muchos errores o aspectos incompletos que anteriores lecturas del Quijote me habian dejado. Y por cierto, tambien he aprendido algo muy importante: dejar un poco de lado el lógico sentimiento de cariño hacia el personaje, y contemplarlo fria y objetivamente como es: como personaje literario.

Desde esa perspectiva, he aprendido infinidad de cosas; los vericuetos de la guerra subterránea Cervantes-Avellaneda, por ejemplo, para mi han sido algo sorprendente y nuevo; la credibilidad del “narrador” Cide Hamete y la "dudosa" locura del personaje en la segunda parte (tengo un par de dudas en ese terreno, espero, amigo Pedro, que me permitas consultarte entre copa y copa), y fundamentalmente, técnica de redacción de Cervantes, su entorno histórico y un montón de cosas más que yo ignoraba. Solo soy un humilde lector del Quijote que ignora muchisimas cosas. Por ello he aprendido un montón  con vosotros: un puñado de gente maravillosa.

¿Qué mas puedo pedir? Nada, sino agradecer a Pedro y a vosotros el haberme permitido ser parte de esta inolvidable lectura quijotesca que, para mi, repito, insisto, y torno a decir de nuevo, ha sido un auténtico placer.

Besos para todas y abrazos para todos.

14 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Es un placer para cualquiera que guste de la literatura, Cornelius.

Ojeda Escudero, es todo un hallazgo.

Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Secundo todo lo que dices. Ha sido una experiencia maravillosa. Besotes, M.

Myriam dijo...

Como bien dice MERCHE,para mí también ha siso una experiencia maravilloooosa.

Un abrazo, querido amigo.

Paco Cuesta dijo...

El buen hacer del director ha inyectado tal entusiasmo en la banda de música que suena como orquesta de cámara.
Un abrazo

pancho dijo...

También el Diario de Cornelius tuvo un comienzo. Lo digo por el enlace dedicado a la muerte de Cervantes con dos comentarios.¡Cómo cambian los tiempos! Tu perseverancia y tu éxito en este mundillo tienen mucho de quijote.

Uno de los momentos más emocionantes e impactantes de la lectura colectiva fue tu Quijote manuscrito. Eso sí que es un "rara avis".

Seguro que a partir de ahora echaremos de menos tus opiniones tan bien basadas en razonamientos impecables.

Un placer leerte los jueves por la noche.

Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Siempre digo que el Quijote no es una obra para demasiado jóvenes.Que ha que ser un poquito mayor para apreciarlo debidamente. Y , en mi caso, fue así. Por eso me llama mucho la atención que te cautivara en la infancia. Me hubiera gustado conocer al niño Pablo, ese qe firma aquí con nombre romano.

Un abrazo, Cornelivs

Asun dijo...

Suscribo tus palabras, especialmente lo de que esta experiencia ha sido un "gustazo" y una "delicatessen".

Un beso, y hasta pronto.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pasa un buen fin de semana amigo...

Saludos y un abrazo.

Myriam dijo...

Y que alegria tan grande es, CORNELIVS, que formes parte de nuestro selecto club acequiano.

Besos y nos vemos pronto.

BIPOLAR dijo...

¡Vaya Cornelius! Me ha sorprendido tu discurso
Primero porque tienes 45 años, jeje
y Segundo porque eres un sentimental


(Pregúntale a Pedro lo que quieras el día de autos.... PEEEEEEEEEROOOO que no coja el micro y nos de una perorata arrebatado de la emoción. Anímale lo justo. Je. Saludos)

PD: Es verdad que los raritos no abundan.

:D

Cornelivs dijo...

ABRAZOS PARA TODOS, AMIGOS Y AMIGAS. GRACIAS POR TODO.

CORNELIVS OS QUIERE.

Antonio Aguilera dijo...

En tu caso El Quijote fue terapia de gran utilidad. Como dices, un paraguas donde refugiarte de joven.

Los "letraheridos" necesitamos de la nutrición de los sueños -como me gusta repetir- para sobrevivir.

Demuestras unos sentimientos con gran dosis de humanidad y sinceridad, que son los que valen. Los que crean empatía, por ello tienes tantos amigos, entre los que tengo el placer de contarme, porque eres franco (menos mal que con minúscula) y claro al expresarte.

Un fuerte abrazo de este tu amigo

Antonio

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Querido Cornelivs: cada lectura del Quijote nos enseña cosas nuevas. Para mí, ésta me ha enseñado a mirar la forma en la que se acercan otros lectores y cómo entre todos puede iluminarse un texto con conocimiento y, como dices, emotividad.
Aun recuerdo cuando me hablaste por primera vez de tu Quijote mecanografiado, querido amigo.

Firvulag dijo...

Cornelius, gracias por contarme entre tus amigos. Tu fuiste mi puerta de entrada a esta aventura quijotesca y la atravesé gracias a leer tus entradas llenas de sentimiento, escritas con el corazón en la mano.

Un abrazo.

José Manuel.