"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

domingo, 12 de diciembre de 2010

Una breve carta.


.

26 comentarios:

Jan Puerta dijo...

Amigo, parece que desde que probaste la Olla podrida, le has dado una claridad a tu mente que ya quisieran otros y otras para sí. Aunque mucho me temo que siempre la has tenido igual de sutil, mordaz y consecuente.
¡Como me gusta este Cornelius!
Un abrazo

V dijo...

Has retratado a la perfección a la madre de mi madre. Pienso en ella y sólo me viene una palabra a la cabeza: amargura.

Ni una lágrima por ella. Ni de sus hijos, ni de sus nietos. Ya no. Hace tiempo que ya no. Y cuando se muera, seguirá siendo un gran, no.

Es lo justo.

Besos, Cornelivs.

Asun dijo...

A mi no me contaron esas cosas en la escuela, pero afortunadamente las he ido aprendiendo poco a poco por mi cuenta.
Hay madres que son auténticas especialistas en manipular. La vida les pasará factura.

Un beso, amigo.

ave de estinfalo dijo...

eso de andar de chantajistas emocionales no deja nada bueno, a veces yo creo que lo hacen sin querer o sin darse cuenta pero hacen sentir mal a los hijos, a mi me ha pasado y no me gusta

¬¬

byE

cuidaos!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Una madre puede poner las bases de la alegría o del sufrimiento para sus hijos.
A veces no son culpables: nunca tuvieron opción de comprobar que hay otra forma de ser madre.
Conozco personas que jamás superaron una madre destructiva.
Excelente reflexión.

Myriam dijo...

Me gusta el tono de tu carta, que muestra a una persona madura y sensata que ha trascendido el dolor y es capaz de llegar al perdón.

Besos

El Gaucho Santillán dijo...

Triste, pero fuerte texto, Cornelius.

Bien escrito.

Un abrazo.

BIPOLAR dijo...

La hiel mejor fuera que dentro para que no amargue a esas deliciosas tostas con pimentón, ajo y sal gorda.

MariluzGH dijo...

¡qué triste vida, cuando no se sabe amar ni a un hijo!

abrazos, mi amigo

PENELOPE dijo...

Buenas noches, Cornelivs:

Tú sabrás por qué hablas así. Y lo haces desde tu sufrimiento de niño. Una madre no es una buena madre solo por el hecho de parir. Un niño pequeño, debe tener la seguridad del amor de su madre. Así sabrá que lo que le duele a él, a ella la duele. Los niños son muy inteligentes, pero desde pequeños se ven obligados a entender el mundo de los mayores, que no siempre es maravilloso.
Un niño debe ser feliz, y los mayores tendríamos que sentirnos culpables cuando no lo es.
Les imponemos horarios absurdos, y egoístas, sólo pensando en las conveniencias. Y luego está el competir, tienen que ser los mejores, para luego triunfar en esta sociedad horrible, absurda, materialista y necia. La tortura final es cuando los padres están en guerra, y los niños se convierten en el arma arrojadiza entre ellos.
Cornelivs, tuvo que encontrarse muy solo para escribir "El Quijote". Debía haber estado disfrutando de sus padres, sin tener que evadirse de ese modo.
Somos los niños que fuimos. Y los complejos de mayores, las inseguridades y las frustraciones vienen de la falta de amor y de seguridad de la familia. Un niño que se sabe seguro y defendido por sus padres, será capaz de comerse el mundo. Si no, el mundo se lo tragará cruelmente.
Con esto no digo que alguna vez, alguien se merezca una colleja.
Y lo que es seguro, es que Cornelivs llorará el día que le falte su madre, porque es una persona sensible, pero llorará también por la incomprensión y por sus días de infancia perdida.

Saludos. Gelu

Aniña dijo...

hay madres manipuladoras, madres protectoras y madre superioras... yo prefiero a mi madre
una madre mia, sin más apellido que el de ser mi angelito de la guarda!
un besazo

Merche Pallarés dijo...

Algunas madres nunca se darán cuenta del daño que hacen... Besotes, M.

Paco Cuesta dijo...

Reflexión desde o para el dolor. Afortunadamente no siempre es así.

Hada Saltarina dijo...

Por supuesto que uno no puede juzgar, no conocemos las causas, pero sí los efectos. Montserrat dice que le ha dolido el texto, y a quién no, pero dice algo que considero equivocado, que una madre es siempre una madre. De acuerdo pero eso no la hace ni buena ni mala, sino biológica. Siempre me han molestado los corporativismos: uno habla mal de un médico y todos los médicos se ofenden; de un abogado (es un ejemplo) y todos los abogados se ocnsideran agraviados. Creo que deberían verlo de otra manera, creo que deberían luchar por hacer bien su labor y diferenciar cuando se hace mal.

Me molestan las generalidades del tipo: "las mujeres son maravillosas"; bueno serán maravillosas las que lo sean, y las que no... pues no y punto. En una ocasión alguien me dijo: "Tú que vas a entender si no eres madre" ¿Te imaginas? ¿ES que para tener sentimientos o razones hay que ejercer de algo distinto a ser sencillamente humano?

Un fuerte abrazo, estimado amigo

Abejita de la Vega dijo...

Me pone muy triste tu carta. Como a Asun, no me enseñaron esas cosas en la escuela, más bien me insistían en aquello de "de quien bien te quiere...". Eran otros tiempos, ahora hay cosas que deberían estar claras.

No soy madre, no tengo derecho a juzgarlas pero pelín manipuladoras sí son...algunas.

Besos, Pablo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Cornelius.

Como una gallina clueca, quisiera tener a mis hijos bajo mis alas.

Yo sufro si los veo sufrir.

Hay que educar no mortificar.

Un abrazo, Montserrat

Cecilia Alameda Sol dijo...

Una madre o un padre no merecen ese título por el mero hecho de haber engendrado una criatura. El padre o la madre son los que ayudan a ese hijo a crecer, a aprender, a estar contento, a curarse, a sentir el mundo... No cabe el egoísmo en un padre ni en una madre, aunque hay muchos casos, es evidente en torno a nosotros.

Neogeminis dijo...

Tarde llego para leer tu entrada y concuerdo contigo conque no es lo mismo ser madre/padre o progenitor/ra y sobre todo en eso de que el maltrato -aunque sea sólo emocional- quita la dignidad moral para ejercer esa paternidad.
Seguiré leyendo la post data.
Un abrazo

Gabiprog dijo...

Cuando hice esta entrada:
http://reflejosysusurros.blogspot.com/2010/11/nausea-y-exorcismo.html
Puede pensarse que se trata de maltrato fisico infantil, pero hay muchos tipos de maltratos a toda edad... Y chantajes también...

Aldabra dijo...

¡como me ha llegado tu carta! ¡como te he comprendido!
¡que a gusto se queda uno cuando es capaz de olvidar todo lo malo y perdonar! ¡pero que dificil y largo el camino que hay que andar para llegar a ese punto.

biquiños,

Aldabra dijo...

¿has visto ya el vídeo que te envié sobre la autoestima en nuestros hijos?
es que leyendo tu carta volví a recordarlo.

biquiños,

Aldabra dijo...

hace tiempo que escribí esta entrada, es muy cortita, por eso te pido que la leas, para que veas que de verdad sí comprendo la carta que has escrito, que no te he puesto los comentarios por poner.

biquiños,

p.d.: ya tengo el Tratado primero de Séneca, a ver si lo leo en cuanto tenta un ratito.

Pamela dijo...

No había tenido tiempo de venir por aquí y hoy me encuentro con esto que has escrito desde el alma. Por desgracia hay muchas madres así, pero su terquedad no les hará reconocer nunca un error, como si ser madre fuera un título y no un deber que se cumple con humildad y siempre pensando en los hijos y no en una. ¡Qué bien lo has puesto! y me imagino el dolor que te ha costado. Un beso

Ibso dijo...

He leído todos los comentarios y me hago una vaga idea de que iba el post.

Personalmente baje a mis padres de su pedestal desde muy pequeño, no porque fueran malos padres, al contrario, simplemente descubrí que eran seres humanos y se equivocaban y acertaban tanto como cualquiera.

Ahora que me toca a mí educar, pienso que errare menos, seré más inteligente y no seguiré los mismos roles... soy un ingenuo, ¿verdad?.

Tengo mis ideas, puedo leer cientos de libros, escuchar todas las opiniones, pasarme las noches en vela preocupado de si seré un buen padre... pero al final, solo mi hija, con el tiempo, me dará la respuesta.

Un abrazo Cornelivs, Ibso.

Amig@mi@ dijo...

LLego ahora, llevo unos días de loco, cuando "alea jacta est" ¿se escribe así?
He leído todo lo que quedaescrito por aquí e imagino...
Soy de la opinión de que nunca se puede generalizar, pero tu experiencia es tuya y única.
te creo lo suficientemente sensato como para saber lo que haces o deshaces.
Un abrazo

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

ME GUSTARÍA LEER TU CARTA Y VER TUS PECADILLOS...AHOA NO VOY DE TIEMPO SOBRADO..PERO SI ME LA REENVIAS AL EMAIL SEGURO QUE TE PUEDO DAR MI OPINIÓN...UN ABRAZO