"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

domingo, 6 de febrero de 2011

Memento homine...

...quia pulvis est et in pulviris reverteris. Todo llega y todo pasa. Todo. Absolutamente todo. Es obvio que lo nuestro es pasar, decía Machado. Ya lo barruntaba Teresa de Avila: 

todo pasa, 
nada queda.

Lo que quizás ya no sea tan obvio es la respuesta a esta pregunta: ¿Por qué nos cuesta tanto trabajo aceptarlo?

¿Por qué?

Saludos.

21 comentarios:

Cassiopeia dijo...

Por miedo a "perder"; por frustraciones; por negación...

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

yo hace tiempo que lo acepté...no niego que no me guste...salud

MariluzGH dijo...

Porque nos creemos superiores, imprescindibles... y solo somos aves de paso, como cantó Sabina.

abrazos cálidos y mi deseo que tengas una buena semana

Juan Navarro dijo...

Esto se lo oí a Fernando Trueba en una entrevista: "lo habitual es la nada; la vida es una excepción". Por lo tanto, nuestras obsesiones son vacuas.

San dijo...

Nos cuesta aceptar que lo bueno dure solo un instante, es lo que nos hace felices ¿como vamos a deseas y aceptar que acabe? Luego vivira en el recuerdo si, pero no lo palpamos. Ahora lo malo si que deseamos que pase rapido, pero lo más rápido posible.
!somos humanos!
Un saludo.

Jan Puerta dijo...

¿Inconformismo?
No todas las preguntas tienen respuesta amigo.
Un abrazo

Manolo dijo...

Nos da igual aceptarlo o no, va a llegar. Hay que aceptar lo que sea con calma, para la Naturaleza los individuos somos totalmente prescindibles, hay más.

MIMOSA dijo...

Porque nos obstinamos en no dejarlo escapar, el tiempo, los buenos momentos, los bellos recuerdos, a todo nos aferramos, como si pereciéramos en el espacio de lo que está por llegar.
Un abrazo

BIPOLAR dijo...

Pero ¿lo de la Teresa o lo del Antonio?, que no sé cual de las dos cosas te abruma más...

¿Todo?
¿Nada?

El polvo que deja todo, hasta la nada, es un horror. Hay que limpiarlo.
;)

Myriam dijo...

Justo hoy tuve que despedir a mi vecina de arriba en el cementerio y el jueves es mi cumpleaños mi cumpleaños, por ésto, paso de responder a tu pregunta.

¿¿Todo pasa o todo llega?

Besos

Asun dijo...

Porque nos gustaría poderlo controlar todo, y nos damos cuenta de que no es así.

Besos

Paco Cuesta dijo...

Falta de realismo, amigo

La Gata Coqueta dijo...

A través de la vista
visualizo tu nombre
en el idioma de los duendes...

A través del oído
siento como las notas van dejando
marcado cada encuentro...

A través del olfato
recibo el aroma de hinojo
que bordea tu apartado de reposo.

A través de los sentidos
palpamos la vida
y gozamos del mundo

A través del horizonte
percibo el paisaje,
que se abre y me atrae
para desearte
una semana radiante

María del Carmen

Markos dijo...

A lo mejor no aceptarlo es la razón de seguir adelante hasta que el tiempo carezca de sentido. O quizás aceptarlo te libera de cargas que te ayudan a disfrutar.
Salu2

Aldabra dijo...

A veces la vida te da un golpe y te sirve de escarmiento. A mí ya no se me escapa en ningún momento que no somos de aquí y que la vida se escapa en un soplo.

He aprendido la lección de una forma abrupta pero efectiva. Primero con mi separación, y después, cuando la muerte se llevó a Raquel, la mejor amiga de Inés, mi hija, con 18 años recién cumplidos, en un accidente de moto, una tarde de verano. Cuando me llamaron las amigas de mi hija (porque no se atrevían a decirle a Inés que su amiga desde la infancia estaba muerta) pensé que la que me había dejado había sido Inés. Y no te imaginas el dolor.

Estas lecciones de vida y muerte te cambian todos los conceptos y te obligan a saborear cada instante. Porque sólo tenemos eso, Pablo: instantes, unos más felices, otros menos… la familia, una carrera, un café en una terraza, un beso, una lectura, una comida compartida…

¡Que afortunados somos! Cada día doy gracias por la suerte que tengo, sobre todo cuando me acuerdo de ella y de su familia: su madre (que jamás lo superará), sus hermanos…

Me encanta leer como disfrutas corriendo, se nota que escribes desde el corazón. Tú también eres de los que sabes aprovechar la vida.

Biquiños.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Ceguera y vanidad, querido amigo, ceguera y vanidad.

Natàlia Tàrraco dijo...

Aceptamos lo ineludible TEMPUS FUGIT, polvo nacimos y al polvo vamos, vanitas... Y mientras ¿qué me dices de vivir? Correr una maratón o saltar un charco, nadar un lago o dormir la siesta, todo se mueve, hay que atrapar a la vida. Besitoooo.

Abuela Ciber dijo...

Tal vez porque seamos tan egolatras, y nos cremos de gran valía no????

Hay que ser humilde para aceptar que simplemente somos poquito.

Cariños y buena semana!!!!

Alimontero dijo...

Hola querido amigo, aquí disfrutando de mis días de verano te leo....
Por qué nos cuesta aceptarlo? concuerdo con nuestro común amigo Pedro Ojeda Escudero:ceguera y vanidad!

No has escuchado decir "el fluir de la vida"? pues nosotros, con ese afán de controlar-lo todo interrumpimos ese flujo espontáneo...todo pasa y nada queda....porque nada permanece...todo es transformado...
;-)

Bella semana para tí!! ;-)

Ali

Ibso dijo...

Porque nos creemos aislados y desconectados de todo. Creemos que todo esta dispuesto dentro de una vida, que nuestra propia existencia no tiene sentido fuera de su periodo de vigencia.
Mirémoslos desde otro punto de vista: una de las millones de células de nuestro cuerpo dura viva unos días (o años dependiendo de cual sea). Durante su vida contribuye a la perduración del organismos que la alberga y cuando muera otras seguirán sus pasos con el mismo objetivo. Su vida, aunque efímera, es imprescindible.
Nuestra vida, aunque efímera, es imprescindible. La existencia es algo más que estar vivo, y personalmente creo (aunque no sepa como demostrarlo) que se puede existir sin estar vivo.
Un abrazo.
Ibso.

Gabiprog dijo...

Tal vez el problema sea que no estamos conformes con lo que 'queda'... con lo que dejamos por el camino...