"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

lunes, 20 de abril de 2015

Camino de Madrid (2ª Parte)


“Hechas, pues, estas prevenciones, no quiso aguardar más tiempo a poner en efecto su pensamiento”, y asi, un buen dia 19 de Enero, que acierta a ser Lunes, comienzo mi entrenamiento para la Maratón de Madrid, a celebrar en la ciudad del oso y del madroño el próximo 26 de Abril. Como el entrenamiento de Valencia lo hice casi jugando, casi sin tomármelo en serio, mejor dicho, tomándomelo muy en serio pero intentando quitarme el mas mínimo atisbo de presión, corriendo alegre, dia a dia, sin darle vueltas a la cabeza, decidí hacer lo mismo ahora para Madrid, y creo que no me va mal. ¿Que toca hoy? ¿Series? Pues bueno, hacemos las series, concéntrate en el hoy, Mañana Dios dirá, bastante castigador es, ya de por sí, el maratón en el aspecto físico como para encima castigarte psicológicamente con dudas que no te van a llevar a ningún lado. ¿Seré capaz de terminar? ¿Y si me lesiono?  Bah, paparruchas. Vive el dia a dia, que cada dia tiene su afán.

Repaso mentalmente el circuito de la Maratón, lo conozco bien, Madrid es mas duro que Valencia, los primeros kilometros, Castellana para arriba, rumbo a las Torres inclinadas de Plaza Castilla,  en ligera subida; y los últimos kilómetros, hasta que llegamos a la meta en El Retiro, son de subida, ahí toca sufrir. Me acuerdo de la soledad tan terrible que sentí el año pasado cuando, apenas pasado el Palacio Real, los maratonianos nos internamos en la Casa de Campo en el Km. 26…uff, aun se me ponen los pelos de punta. En fin…nadie ha dicho que el maratón sea cosa fácil.
 
Decidido a hacer  un entrenamiento de 4 dias semanales, como en Valencia,  a correr se ha dicho. Los entrenos van funcionando bien, me siento entero, la semana típica consta de un día de cambios de ritmo, otro dia de carrera continua, otro dia de series (cortas, largas, medias, alternándolas entre si semana a semana), y la tirada larga de los domingos.  Para ir abriendo boca, corro la media maratón de Baza, el 15 de Marzo, en 1,52,23, a una media de 5,22 el kilometro, es la primera foto que veis.  Hace un tiempo estupendo. La corremos  Cipri, Fran Velasco,  Juanjo y yo. Me siento fuerte, entero, mas que correr me dedico a hacer una típica tirada larga de los domingos. Voy tranquilo con Juanjo todo el camino, y un tercer compañero, oriundo de Jódar, que se nos une, Guardia Civil de profesion, y vamos los dos alegres hacia la meta, donde entramos juntos. Bien. Despues viene el placer: bollos de pan con aceite de oliva de mi querida tierra madre andaluza,  y un par de cervezones que me saben a autentico manjar.
.
Sigo con mi entrenamiento acostumbrado, el viernes siguiente pasé mucho frio y llegue casi constipado al domingo siguiente, dia  22 de Marzo, donde corro la media maratón de Malaga.  La historia fue distinta climatológicamente hablando porque hizo frio, y el agua acompañó todo el camino, si bien es cierto que no llovió mucho, en algunos tramos si que nos cayó alguna llovizna. En cuanto a tiempo, en Malaga (media maratón que uso siempre como test para la Maratón de Madrid) quería esforzarme algo mas que en Baza, y lo conseguí, hice un tiempo de 1,49,07, casi tres minutos y medio menos que en Baza.  Alguien me hizo la foto que veis, Cipri me la envió muy gentilmente, gracias amigo. Tuve la buena suerte de que en kilometro 3 encontré a una chica que llevaba un ritmo que me gustó mucho, (5,05/Km), y  decidi acompañarla, me sirvió de liebre hasta el km. 15, donde la  dejé atrás , y enfilé la línea de Meta, en el Estadio Martin Carpena de Málaga capital. 

Llegué contento, feliz, pues a pesar de que el tiempo no acompañó -hacia frio y algo de viento- me sentí fuerte. A la llegada a Jódar todos los galdurienses que la corrimos, nos quitamos el "susto" de la guisa que veis: con unas birras fresquitas.

Al domingo siguiente fue otra cosa. Le digo a Rafa que se venga conmigo (este año no se viene a Madrid), y dicho y hecho. Hacemos una tirada larga de 26 Km., en 2,19,05, no esta mal, lo mejor de todo su compañía: me ha llevado en volandas, como suele decirse. Correr solo…es mas aburrido.

Una buena mañana me llevo una sorpresa: mi amigo Mateo F. Ruiz Serrano (coindicimos en la meta del Retiro en mi primera maratón, Madrid 2012), me llama y dice de hacernos una rutilla dominguera juntos. Maravilloso.  La ruta es, nada mas y nada menos que un trayecto montañoso,  Jódar-Fuente de Garciez-Salmerón-Bedmar-Cruce-Jódar. 19 Km., que hicimos a un ritmo tranquilo, en 1,52,06 oye, chico, gozando de la naturaleza, en medio del mar de olivos, una mañana de primavera absolutamente preciosa, de las que hacen afición; gozando de esta sana afición que tan enganchados nos tiene.

Nos tomamos un café y un refresco en el Monterrey, y nos despedimos. Cuelgo las dos fotos que veis. Casi podemos tocar las piedras del castillo de Bedmar, cuando pasamos por allí.  Nos veremos en Madrid, Mateo, el proximo domingo, si los dioses quieren y el tiempo no lo impide, que dirian los taurinos.

 Y en esto que, el tiempo, que mas que correr vuela, hace que llegue el dia 19 de Abril, el domingo pasado, en el cual hago mi ULTIMA tirada larga. La preparación para la Maraton ha concluido, y, gracias a todos los dioses inmortales, las  lesiones me han respetado: ¡he salido vivo del periodo de entreno de 14 semanas…! Ha sido duro, pero aquí estoy.

 Ahora, queda lo ultimo: correr el Maraton.  No se lo que pasará este año, los Dioses decidirán. Pero pienso que, y hablo por mí,  tomar la salida con 50 años ya, en una Maratón, independientemente de cual  sea el resultado, ya es un premio a la perseverancia y a la constancia. Luego, en la carrera, pueden suceder mil y un imponderables; pero estar en la linea de Salida, en esa emocionante Plaza de la Cibeles, de la capital de España, rodeado de 15000 almas que van a correr 42 kilómetros, es algo  indescriptible, y confieso que no acierto a escoger las palabras adecuadas. En la línea de salida, apretujados unos contra otros, esperando el pistoletazo de salida para comenzar a correr, no se oye ni una mosca, el silencio es espectacular, muy  lejos del jolgorio típico de las carreras de 5 km.   Solo se percibe el clic  de los pulsometros y casi se oyen los latidos de nuestro corazón… alguno, como yo, mira al cielo, se santigua, se encomienda a lo Alto,  y dice… ¡Qué sea lo que Dios quiera!, Alea jacta est. Otros, apenas contienen las lagrimas. Este de aquí, da saltitos, en silencio; el otro, se abraza con su compañero, a la espera del pistoletazo. Muchos pares de ojos, con ojeras (la noche de antes de la maratón es muy complicado dormir),  en los que se divisa la chispa de la esperanza, y el entusiasmo y la alegría de poder dedicar 3 , 4, o 5 horas de una mañana  a la afición que te gusta: ¡correr!.  Me acuerdo igualmente de mis amigos del Club Atletismo Jódar, de Mateo Ruiz, de Erasmo Hernández, y tantos mas... todos ellos enamorados de las maratones y de las medias maratones, como yo, a quienes mando un cordial saludo desde estas lineas.  Todos gente con trabajo, con familia, esposa e hijos, que después de trabajar, como es nuestro caso, tienen que hacer encaje de bolillos para sacar tiempo -de donde no lo tienen- para entrenar. Corredores amateurs, que corremos de corazón y por corazón.  ¡Cuantas horas de entrenamiento, cuantos minutos y minutos de emociones, dudas, zozobras, esperanzas, dolores y alegrías pasan por tu mente en esos momentos…! Y los que ya sabemos lo que es el Maratón, somos conocedores de lo que nos espera... Pero bueno, animo y al toro; que como decian los viejos: "vale mas un gusto que cien reales".
.
Que Dios os guarde.

Saludos.