"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

miércoles, 1 de abril de 2015

Camino de Madrid

Poco a poco la odisea de Valencia va quedando atrás, pero  me ha dejado un sabor de boca estupendo,  y ahora entreno con alegría, sabiendo que las lesiones me han respetado, y que físicamente he terminado entero.  Ese crono de 4,02,15 de tiempo real me ha devuelto la alegría de correr sin presión, sin agobios, libre como un pájaro.  Esta sana afición al deporte me ha hecho reconfortarme en medio de momentos tristes, me ha dado alegría cuando la pena me invadía, y me ha relajado cuando las preocupaciones y el estrés de mi profesión me acosaban, y lo que es mejor: me ha dado fuerza ante los avatares y los duros reveses de la vida y sus cosas.  De modo que, físicamente, estoy fuerte, con mis 50 años cumplidos: mejor que nunca. Y de animo: estupendo.

¿Y la mente? Bueno, esa es otra historia.  Mucho trabajo en el Despacho: juicios, escritos, recursos, imprevistos que solucionar, en fin, lo que es la Abogacía.  Me desconecto un poco del running  y continúo ejerciendo mi profesión con mas fe y alegría que nunca. Mucho volumen de trabajo, la profesión me envuelve, y Valencia va quedando atrás en el tiempo, pero procuro, cinco días a la semana, no olvidarme de mi querida afición.   Y es que tengo dos amores: la abogacía, que es mi profesión, es como si fuera mi esposa, lo principal de mi vida. Pero también tengo otro amor: el running, que es como si fuera mi amante, que, por cierto, no me ha dado mas que satisfacciones, como antes he tenido ocasión de expresar.

Abogacia y deporte…vaya mezcla mas rara, al menos para la inmensa mayoría de la gente, a primera vista, puede parecer que son dos mundos  antagonistas. Pero un examen más detenido de la cuestión muestra que esta contradicción es más aparente que real: cuando una cosa te interesa, sacas tiempo, ya lo creo que si. Quienes dicen que no tienen tiempo para algo, son las personas que no tienen interés por practicar ese algo, y esa excusa de “no tengo tiempo”, queda muy bien, pero no hay quien se la crea. Es como si dices que no tienes tiempo para echar gasolina, porque estas muy ocupado conduciendo. Bueno, si verdaderamente te interesa algo, sacas tiempo de donde sea, ya lo creo, siempre que tengas claro tu prioridad, y que una afición es eso, simplemente, una afición, que te puede ayudar a vivir mejor, y a conseguir tus objetivos principales, no a quitarte tiempo.  Los abogados hemos  de tener tiempo para atender a los clientes, estudiarnos los asuntos; hacer los escritos, ir y venir a los Juzgados y a los organismos oficiales, y en fin, tu profesión te pide su tiempo. Pero ese pequeño diablillo escondido del running…también pide su tiempo.  Y una cosa no quita la otra, ni esto tiene por qué estorbar a aquello, al contrario, es un complemento perfecto. Es una terapia, es una ayuda. ¿Cuánta gente, de todo tipo, clase y condición  practica yoga, o va al gimnasio, o acude a algún Centro especializado a hacer meditación? Pues eso. Y todo es cuestión de organizarse, yo lo he conseguido y me va bien, el truco está en distinguir el invierno del verano: en verano hace calor y huyes del sol, de modo que sales a correr a las 7,00 de la mañana y a las 8,00 ú 8,30 ya lo tienes hecho: tienes todo el día para trabajar.  Y en invierno al revés: con el frio, buscas el sol, de modo que, para mí,  una hora prudente y buena para salir a correr oscila entre las 13,30 y las 14,00 horas. Puedes hacer tu hora ú hora y media corriendo tan ricamente. Despues llegas a casa, te duchas, comes un poquito tarde (sobre las 15,00 horas aproximadamente),  y… a currar. Y obvio: sabados, domingos y días de fiesta aprovechas para entrenar más. Logicamente,   adaptas tus días de entreno a tu calendario judicial.
.
Otra cosa es la fuerza de voluntad que has de tener cuando, a lo mejor, resulta que un dia has tenido una mañana horrible en los Juzgados y llegas a casa con la cabeza echando humo  y, encima de los encimas, te espera una “serenata” de 15 Km., a un ritmo, pongamos medio, de 5,15 o 5,20/Km. o 4 series de 3000 metros, por ejemplo. Bueno, pues se hacen. El truco está en la palabra EQUILIBRIO, en su doble acepción: primero, no dar a las cosas mas importancia de las que tienen, y no olvidar tus prioridades; y en segundo lugar, equilibrio cuerpo-mente. La mente está cansada, pero el cuerpo está fresco, de modo que hay que equilibrar las dos cosas. Y se consigue, ya lo creo. Con disciplina, fuerza de voluntad  y un poquito de ese ingrediente mágico: pasión, entrega y entusiasmo con lo que haces.   Un amigo me dijo que el deporte, cuando se consolida en ti esa afición, es un “estilo de vida”. Y es verdad. En mi caso, empecé a correr tarde, con 47 años, y no voy a conseguir  jamás, ni lo pretendo, subirme a un pódium; pero esa sana afición al deporte, desde luego que si, te hace feliz, es un estilo de vida. Ya lo creo. Es un complemento perfecto para tu vida diaria.

Llega Navidad, los polvorones, mantecados, ojito con el anís y los dulces.  Y sí, mantengo mi forma, y mi mente guarda su equilibrio. Y en esto que llega la carrera de San Antón, de Jaén, el 16 de Enero, que acierta a ser Viernes.  Nos vamos los amigos del Club Atletismo Jódar para allá. Frio y lluvia, 7000 corredores, hacemos los 10 kilómetros en la capital del Santo Reino. A mi me sale en 49,26, lo cual teniendo en cuenta el agua, viento y frio, no esta nada mal.  Pero me quedo con ganas de mas: en fin, eso es bueno, las lesiones me están respetando, estoy fuerte, y con ganas de correr.

Y por cierto, ahora que no nos escucha nadie: en el horizonte ya se divisa el mes de Abril, y el 26 de Abril de  2015 tiene lugar la Maratón de Madrid. ¿Vas a ir este año, Cornelius? Ya no tengo dudas, como otros años, de modo que ni me lo pienso.  Naturalmente que si, también este año iré para allá, mientras el  cuerpo aguante  y el tiempo o los dioses inmortales no me lo impidan. Terminada la carrera de Jaén, ese mismo domingo hago la inscripción. Y  el lunes siguiente, dia 19 de Enero,  comienzo mi entrenamiento especial de 14 semanas rumbo a la Maraton madrileña , con 4-5 dias de entrenamiento a la semana.  Solo soy un humilde corredor,  uno más entre los miles de aficionados al running, enamorado de las carreras de fondo: medias maratones y maratones, pero eso es lo que siento por la maratón: una pasión inenarrable. La maratón es un esfuerzo sobrehumano, 42 kilómetros, una odisea física y mental, una aventura indescriptible que tiene una chispa de epica, de bendición, de maldición,  placer, dolor,  emoción, sudor, lagrimas, y felicidad todo junto.  No se puede explicar, pero te hace feliz… ¡te sientes vivo…!  Esto es una locura…bueno, bendita locura si te hace feliz.

Un amigo mio, también runner, dijo que la maratón es como una mujer,  no hay que entenderlas,  hay que quererlas.  Bueno, veamos lo que nos depara el destino.

Saludos.

3 comentarios:

Myriam dijo...

¡Hola!

Tienes mucha razón, el tiempo es una actitud mental. El resto, excusas a veces finas, a veces burdas.

¿Qué bien que mantienes tu afición y que la haces a buen ritmo, con calma y placer.

¿Pensando ya en Navidad , no es un poquito temprano?

Un abrazo, Corni y cariños a la flia y ahora, Felices Pascuas y-o decanso pascual.

Nefer Munguia dijo...

Cornelius!!! Tenía muchísimo sin visitarte, que bueno que todo va bien en el trabajo y también con los pasatiempos, siempre es bueno tener una forma de quitar el estrés y disfrutar los ratos libres.

Saludos y seguiré leyéndote que estoy demasiado atrasada con tu blog

:D

Isabel dijo...

Estimado Cornelius: deseo que me visite de vez en cuando mi blog paseocanalito.blogspot.com