"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

lunes, 18 de mayo de 2020

Sobre el sentimiento de "lo español"



Ser o sentirse español no tiene nada que ver con la ideología política que cada cual tenga, ni con las derechas, ni con las izquierdas, así que, querido lector, te animo a que sigas leyendo sin prejuicio alguno, hasta el final.  Siento  sana envidia (si es que ésta puede ser sana) de los norteamericanos en algunos aspectos, pero fundamentalmente en uno concreto: en el amor que sienten por su país.  Alli hay dos partidos: el Republicano, mas de derechas o conservador,  y el Demócrata, quizás mas a la izquierda , digamoslo asi salvando las distancias,   y cada uno, obviamente, tiene su ideología; sin embargo, cuando un americano ve su enseña nacional, la bandera con las barras y las estrellas, se olvidan de sus diferencias y todos se cuadran como si fueran uno solo. ¿Por qué en España,  en nuestro gran pais,  no podemos tener ese sentimiento?

Reivindico ese sentimiento aquí también.  Ser español, o sentirse español, para mi y para muchísimos ciudadanos es una alegría permanente, y además, un gran orgullo. Yo presumo de ser español, y lo digo alto y claro: presumo de mi patria, de mi tierra, de mis amigos y de mi gente;  de mis costumbres;  de aquellos y aquellas que lucharon  por este pedazo de tierra  que nos vio nacer y que  algún día nos vera morir.   Ser español es recordar nuestra historia  (nuestra gran historia) y lo repito, estar orgulloso de ella sin avergonzarse de nada; durante dos siglos España fue dueña del mundo, y ahí esta nuestro legado histórico y la inmensa contribución que España brindó al mundo; desde los reyes godos, pasando por Rodrigo Diaz de Vivar, el Cid Campeador, hasta los Reyes Catolicos, pasando por la gesta de Colon y el descubrimiento de America, la posterior  guerra de independencia contra el invasor francés (guerra que ganó el gran pueblo español),  y asi llegamos, tras atravesar una dictadura, al perdón, al abrazo fraterno de 1978, que nos condujo afortunadamente hasta la democracia el dia de hoy.  ¿Qué ha habido luces y sombras en nuestra historia? Puede ser, como en cualquier otro país (ninguno es una excepción); pero España tiene una gloriosa y maravillosa historia, y pocos pueden presumir de ella. Generaciones enteras de españoles y españolas, hombres y mujeres valientes,  han  dado su vida por nuestro país, por nuestra nación, por nuestra patria, si prefieres, por su gente, por su modo de vida y por sus costumbres; y han dado la vida igualmente por nuestra bandera, y  por ello merecen siempre ser recordados; ellos forjaron el sentimiento de “lo español”: bendito sentimiento que nos une a todos.

Ser español es darse un abrazo de concordia, tras la guerra Civil de 1936, guerra de hermano contra hermano;  es  tambien   la desgracia de haber tenido que marchar de aquí, en 1939, y no haber podido volver a España hasta la democracia; es, como Machado,  ser enterrado en Colliure, sin haber podido ver de nuevo el sol de su infancia; es haber vivido 30 o 40 años en Alemania, en Mexico, o en otro país, y acordarse a cada instante, a cada hora, con lagrimas en los ojos, de la tierra que te vio nacer, repito, independientemente de la ideología que cada uno tenga. Esto tambien es ser español; y a mucha honra.

Nuestra bandera NO pertenece a ningún partido político: es de todos, cualquiera que sea su ideología, derecha o izquierda, que mas da;  todos somos españoles.  Si miramos para atrás, pertenece a todos,  a aquellos que sufrieron la persecución republicana, y  a aquellos que padecieron despues la posterior represión.  La bandera española, la rojigualda, que por cierto, no inventó Franco, sino que lleva siendo la enseña nacional desde que asi lo estableciera Carlos III en 1.785, representa a todos los españoles: a todos los que, tras los luctuosos días de Mayo de 1.808 lucharon contra las tropas francesas para procurar nuestra independencia;  a Calvo Sotelo  y a Antonio Machado; a Ramiro de Maeztu y a Federico Garcia Lorca…a todos.

Ser español es ser muy afortunado.  La bandera española es de todos. Parece que se nos ha olvidado.

¿Qué si presumo de ser  español? Por supuesto, y nada ni nadie debería de quitarnos la legitima satisfaccion que podemos sentir de nuestra gran nación, ni el  orgullo que en mi caso concreto – y aquí que cada uno ponga lo suyo-, siento  por mi pueblo, por la sangre que corre por mis venas,  por  mi familia, por mis ancestros; por mi tierra y  mi  gente, y, hablando ya en general por todas las generaciones de hombres y mujeres valientes que ya se fueron,  de cualquier estatus político y social, y que tantas fatigas, penas y dificultades tuvieron que vencer, y que tantas lagrimas y a veces sangre tuvieron que derramar, y a los que tanto trabajo les costó dejarnos una democracia en la que, afortunadamente, todos vivimos en paz;  y que, ojala, podamos y sepamos dejar a nuestros hijos y a nuestros nietos. 

Ser español es luchar por la unidad de nuestro gran pais,  luchar por preservar  nuestras variopintas tradiones y costumbres;  y tener igualmente en cuenta que dentro de nuestro hermoso país, unido, hay muchas variantes y peculiaridades regionales;  cada uno tiene su patria chica; ser español también es ser de  Galicia, de Aragón, de Cataluña, de La Rioja, de Valencia, de Euskadi,  de Navarra,  de Castilla, de  Andalucia, etc, mi cariño y respeto para todas ellas.  En mi caso, Andalucía, y dentro de ella, Jaén, ese “mar de olivos” que me vio nacer y algún día me dirá su ultimo adiós.  Pero todo es España.

Por ello siento malestar cuando veo a algunos que denigran o intentan denigrar a  nuestro hermoso sentir patrio, y al patriota lo critican o desprecian, llamandolo “patriotero”, intentando quizás  avergonzarlo,  o  excluirlo, asociándolo inmediatamente con las derechas: si llevas una bandera española te dicen que eres un facha; y eso es un grandísimo error, porque la bandera es de todos,  como también resulta impresentable, pueril  y absurdo el comportamiento de algunos “políticos” , como algun presidente de alguna CCAA, que dijo recientemnte que la bandera española no vale para nada, o a aquellos vicepresidentes que dicen -o decian- que no pueden pronunciar la palabra España, o como aquellas presentadoras radiotelevisivas que dicen que no pueden decir “buenos días España”, como si se avergonzaran de ser de aquí, o de haber nacido aquí;  como si fueran apátridas (personas que no tienen nacionalidad), como si no hubieran nacido en ningun sitio, como si ser español fuera un oprobio o una ofensa.  Y los españoles ya estamos cansados de tanta tontería. ¿Por qué no devuelven el DNI si tan mal les sienta ser español? Pues, no, miren ustedes, ser español o española  no es una cuestión de ideología política (insisto y reitero en que la bandera es de todos),  sino un motivo de  legitimo orgullo y alegría.

Ante semejantes ataques hacia el sentimiento de lo que es o representa algo español,  siendo sincero,  siento pena y lastima por ellos, porque se pierden  un motivo de permanente alegría que  es sentir el cobijo de tu segunda madre: la madre patria , tu país, tu nación, llámalo como quieras.  Quizás el origen de ese sentimiento hostil hacia lo español pueda deberse al hecho de que bajo la dictadura se hizo un uso demasiado exclusivo y abusivo de la bandera española, de modo que ahora a quien lleve una bandera española se le llama “fascista”, o, automáticamente, se le considera de derechas o se le desacredita, y eso querido lector,   es un  craso error; pues tan español era Calvo Sotelo como Federico Garcia Lorca; tan español era Adolfo Suarez como Julio Anguita.  Franco solo fue un episodio en la historia, pero nuestra bandera es mucho mas que eso, y mucho mas antigua:  nació 150 años antes que la dictadura, y afortunadamente, ya en democracia, medio siglo despues, aqui sigue, con nosotros. 

Cualquier partido politico tiene derecho a usar la bandera española, como hacen los democratas y republicanos americanos: ved que piensan distinto, pero todos usan la misma bandera. Lógico.  Los partidos de izquierdas tambien tienen derecho a usar nuestra enseña, que es de todos, y les animo a que lo hagan; lo que no me vale es alegar que no se sienten representados por nuestra enseña nacional, so pretexto de que los partidos de derechas la usan: ¡ pues que la usen ellos tambien, porque la bandera tambien es suya! El hecho de que algunas personas, o alguna corriente politica con la que no estemos de acuerdo use la bandera, no nos da legitimidad alguna para abandonarla o dejar de sentirnos representados por ella: la bandera tambien es mia, tuya, de todos. Vuelvo a poner el ejemplo de los norteamericanos: democratas y republicanos opinan de modo muy diferente, pero TODOS usan la misma bandera. Ojala aqui hicieramos lo mismo.

Y desde luego, lo que no es admisible bajo ningun concepto es que nadie use los pretextos anteriores, ú otros, para que nos acomplejen por nuestra bandera, como parece que algunos pretenden:  ¡Es como si quisieran acomplejarnos por ser españoles! ¿O acaso pretenden diluir el sentimiento de lo español? Pues bien,  no lo van a conseguir. No nos avergonzamos de ser españoles, ni de las generaciones pasadas  de españoles y españolas que lucharon por dejarnos este bello país, y esta hermosa democracia en la cual nuestra conveniencia en paz y armonía es un valor añadido.  ¿Qué tendrá que ver la nacionalidad, tu patria, el lugar donde naciste, con la ideología de cada uno?  Mirad a los norteamericanos; y Estados Unidos no existía aun como pais cuando España ya era dueña del mundo. ¿Por qué vamos a ser nosotros menos?

Querido ciudadano/a compatriota que me lees: cualquiera que sea tu ideología, derecha, izquierda,  da igual, por favor, que nadie te quite tu orgullo de ser español o española, con todo lo que eso representa.

Todos los países tienen su días nacional, todos presumen de su bandera, y en ningun sitio, salvo aquí, he visto a nadie quemando su bandera. ¿Por qué vamos a ser nosotros menos que nadie?

Algunos políticos se muestran injustificadamente intranquilos o nerviosos ante el tema de las banderas; y yo, desde estas líneas, les digo que este sentimiento es mucho mas; trasciende nuestra bandera; parece que les molesta el sentimiento de lo español, y eso es NO querer a tu país.  Dicen que primero hay que luchar por otras cosas, antes que por el tema de las “banderitas”,  y me parece muy bien, pero no se enteran (porque o no quieren o no pueden), que una cosa no quita la otra, y que se puede luchar, por ejemplo, por la igualdad y por las conquistas sociales, al mismo tiempo que por defender la esencia de lo español, como sentimiento de identidad nacional: hay tiempo para todo, claro, si hay ganas.  Y a ver si se enteran de una vez: que ser español no es ser un simple patriotero barato, es mucho más, es estar orgulloso de tu tierra  y reitero, de todos  los que ya se fueron y tanto trabajaron y sufrieron en su vida para dejarte el grandísimo placer de poder decir que eres español y vives en España: el mejor país del mundo, porque su gente es maravillosa, a pesar de nuestros políticos.

Y si, termino repitiéndolo de nuevo, por si alguno de estos políticos que tenemos no se ha enterado todavía;  que ser español es una alegría, un gozo permanente, cualquiera que sea tu ideología, derecha o izquierdas, eso es igual, todos somos españoles. ¿Qué si podemos presumir de ser españoles? Por supuesto que si; y luego, que cada uno vote a quien le de la gana.

Y no solo eso, sino que debemos de proteger nuestra bandera, y exigir de nuestros políticos que lo hagan. 

Si  haceis click en este enlace:

Vereis que Alemania va a sancionar con pena de prisión la quema de cualquier bandera, incluyendo la española, por ser un delito de odio y me parece perfecto que lo hagan. Esto merece reflexión; es una pena que la bandera española se proteja más fuera que dentro; me apena  que un alemán proteja la bandera española más que un propio  español… no lo puedo entender; como tampoco puedo entender que en España se pretenda mostrar tolerencia hacia  los ultrajes a nuestra bandera,  cuando allende nuestras fronteras  se protege nuestra enseña nacional.  Para mi la bandera no es solo una bandera; es un símbolo de nuestra identidad nacional, de nuestra unión como país, como nación; y recuerda a tanta persona buena y trabajadora, de cualquier ideología, que sufrió y murió porque nosotros viviéramos ahora en democracia, como vivimos afortunadamente, en un régimen que consagra la igualdad para todos los españoles, independientemente de su ideología.

 El que quema una bandera española te ofende a ti,  a mi,  a todos.  A ver si toman buena nota los políticos, y se lo repito por si alguno sigue sin enterarse:  ser español es una alegría y un motivo de orgullo permanente que NOS PERTENECE A TODOS LOS CIUDADANOS Y CIUDADANAS de este gran pais que es España.

Pablo J. Gamez Rodriguez
Abogado. Colegiado num. 1574 del I.C.A. de Jaén.

No hay comentarios: