"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

lunes, 20 de diciembre de 2010

¡Vanidad, pura vanidad! (2ª Parte).

Ayer domingo fue un dia extraño. Un raro desasosiego (aunque viejo conocido mio) me perturbaba. Por si fuera poco, el tiempo no acompañó: lluvia, viento, un clima muy desapacible, y parece que mi espiritu se contagió.

Terminado de colgar ayer mi entrada “¡Vanidad, pura vanidad!”, esa extraña sensación fué in crescendo, por lo cual opté por darme un paseo. Me apetecía irme solo. De modo que bien abrigadito fui a pasear por las afueras de la ciudad.

Las palabras del Eclesiastés retumbaban en mis oídos, me parecía oir al Cohelet, gritando una y otra vez: “¿Que provecho saca el hombre de todo el esfuerzo que realiza bajo el sol?"

Verdades como puños. Nada somos y nada sabremos. Ay que tremendo, Cornelivs, me dice nuestra querida  Abejita, a quien le mando un beso enorme. Naturalmente que es tremendo, querida amiga.

Nada somos y nada sabremos: no podias resumirlo mejor. Lo único que podemos hacer es procurar que este camino sea lo más llevadero posible; viajar por sitios en los que el paisaje sea agradable de ver, frondoso a la vista; aunque la meta nunca sea visible, sin perder de vista que por este mismo camino transitaron ya decenas y cientos de generaciones que nos precedieron: todos murieron y pasaron. Mas ¿donde estan ahora?

Y como siempre,  para mi eterna maldición, soy de los que no se conforman con su ignorancia, y no cesan de preguntarse: ¿pero por qué estoy aquí? ¿pero donde voy? ¿Quién mueve los hilos de mi existencia? ¿Quién maneja la maquina del tiempo? ¿Por qué estamos aquí? ¿Somos una casualidad cósmica? ¿Es verdad que somos producto de la creación de un Padre amoroso, que nos creó a su imagen y semejanza? ¿O no será que fué al reves, y que fuimos nosotros, como decia Nietzsche, los que, en nuestro orgullo, creamos a Dios a nuestra imagen y semejanza?

Espero que esta vida no sea una gran estafa...

De pronto me vi detenido a la salida del pueblo, una lluvia fina me tenia empapado y yo, absorto en mis pensamientos, ni me di cuenta de ello. "¿Por me siento tan pequeño?" Y  me inundó la tristeza, hija de mi ignorancia y de mi impotencia para atrapar esa verdad ten esquiva, que tanto tiempo  (y lo que me queda...) llevo buscando.

Descartes dijo que: “Daria todo lo que se por la mitad de lo que ignoro”. Yo me conformaria con mucho menos, quizas con solo unos gramitos de esa verdad que está ahi afuera...

Pero nuestro amigo Izara a quien mando un fuerte abrazo, vino en mi ayuda con su comentario; si, amigo mio, todo es vanidad,

"....excepto el alma tranquila
que nada llevó a su nido
pues como el viento voló
para acariciar sonrisas.
Vanidad, todo es vanidad,
menos la mirada limpia,
de los ojos que lloraron,
y me ofrecen sus pupilas,
para mirarme al espejo,
Y aferrarme a la vida."

-¡Vive, bebe y goza  Cornelivs! Y no te dejes seducir tanto por tu melancolía: que bastante castigo tenemos ya con lo que tenemos como para, encima, tener que vivir eternamente buscando lo que jamás encontraremos. Pero mucho me temo que no tienes remedio.

Saludos.

24 comentarios:

Amig@mi@ dijo...

Haý días y "días", amigo.
NO es grave, es sólo que eres humano.
besos

BIPOLAR dijo...

Cuántas veces necesito irme yo sola para escuchar mi respiración y tomar conciencia del suelo que piso.

Envolverse en el silencio es reparador.

Me cae bien ese colega tuyo, ese tal Nietzsche,aunque más bien, no creo que Dios fuera creado por orgullo sino por interés.

V dijo...

El único sentido que le encontré a la vida, es vivir. Que no es poco.

Y dios... si dios existiese, ten por seguro que sería un psicópata.

Besos.

Neogeminis dijo...

Es la búsqueda en sí la que encierra sabiduría. No hace falta llegar, simplemente ir andando.
un abrazo.

J. G. dijo...

días y días, pero como el horroroso domingo no hay nada, sólo ese días puede escribir lo que has escrito

Manolo dijo...

Nietzsche también soltó aquello de que el hombre es una enfermedad para la Tierra. Estoy de acuerdo en que los dioses y sus religiones fueron creados por el temor y en eso seguimos.
Un sencillo paseo hace que nos reconciliemos con nosotros y nuestra nada.
Un abrazo

Natàlia Tàrraco dijo...

Vanidad somos, pesimismo eclesiástico, jejeje, va a días, algunos vemos un infinito de preguntas sin respuestas, el pozo sin fondo de nuestra ignorancia, un camino que conduce (?).
"Un grano de arena somos en el universo" decía Marco Aurelio.
Pero yo digo como Horacio: Puede sentirse contento aquel que dice, !he vivido! Aplicarse en ello, asumir ignoracia, despejar dudas que suponen de nuevas, con alegría a poder ser, no podemos abarcarlo todo, modestia Carpe diem, y a pasear observando cada hoja del árbol, los pájaros, aspirando el entorno. Me apunto a Nietzche, y me invento bellos, humanos dioses paganos.

No me hagas caso, cada cual, Cornelivs, a su estilo, tenemos jornadas como la tuya, "no hay caminos, hay estelas en la mar" Besiso reflexivo y amigo.

Merche Pallarés dijo...

Yo también me pregunto como humilde e insignificante espermatozoide fecundó el óvulo de mi madre... La "suerte" podría haber caido sobre otro, digo yo... Por cierto la foto que has puesto es la que abre mi blog. Me encanta. Besotes, M.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Las grandes preguntas de la Humanidad: ¿quién soy? ¿de dónde vengo? ¿a dónde voy?
Creo que hay personas que nunca se lo han preguntado y viven felices sin las respuestas, otros nos pasamos la vida intentando encontrarlas.
A veces en la más profunda de las soledades, otras rodeados de bullicio pero solos, en el fondo.
Respecto a Dios tal y como lo entendemos podría estar de acuerdo con Nietzsche.
Sin embargo siempre que me decanto por pensar racionalmente acuden aquellas palabras que ahora no recuerdo quién las escribió:
Hay más cosas en el cielo y en la tierra de las que el hombre puede ver. Pienso que renunciaría a todo por unos gramos de conocimiento.
Tal vez sea la disyuntiva: o el paraíso o el conocimiento. Todo a la vez no se puede tener.
Un abrazo.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Venga, Pablo, arriba los corazones, que vales mucho.
cuidate y quierete.

Te mando un abrazo.
¡Energía Positiva, del aire el sol, la naturaleza...!

Besos, Montserrat

moderato_Dos_josef dijo...

nada somos amigo Cornelius, excepto Vanidad y más vanidad. Por qué tanta me pregunto yo ahora. Simplemente no lo sé, pero creo que el ser humano va por mal camino, de momento.
FEliz Navidad.
Un abrazo.

Markos dijo...

Pues está cargado de razón. Y haces bien luchando por no dejarte llevar por la melancolía a la que tan dada son estos días.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Veo que de las dudas te consuelan los clásicos, querido amigo. Pueden no estar acertados, pero nadie ha pensado mejor.

Paco Cuesta dijo...

Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas.
Rabindranath Tagore.
¡En marcha Pablo!

Myriam dijo...

Yo no me pregunto tanto: simplemente Vivo. Me gusta el Eclesiatés es un libro que enseña a posicionarse ante la vida de manera simple y llana.

SObre la vanidad: muy de acuerdo contigo muchos hacen cosas sólo para inflar sus egos en lugar de preocuparse como dice siempre PEDRO, en dejar abono fertil para las generaciones futuras.

Besos y muy felices Fiestas en companía de los tuyos.

MariluzGH dijo...

Pues me ocurre como a Myriam, amigo. Antes no me preguntaba y ahora, cada vez me pregunto menos... Vivo y dejo vivir. Pero mi vanidad sigue alimentándose cada día también... el poema de Izara ¡magnífico!

abrazos y buenísima semana

El Gaucho Santillán dijo...

Es la època, Cornelius.

Dios existe, pero es un enigma.

Y como dijo flaubert, "La tristeza es peligrosa. Se hace costumbre".

Un abrazo, y felices fiestas.

Rita dijo...

Yo hace tiempo que tomé la decisión de no devanarme los sesos con preguntas que nunca podré darle una respuesta, simplemente me dejo llevar
un abrazo

Marina dijo...

Vanidad de vanidades, todo es vanidad. Y digo yo ¿Qué hay de malo? ¿Qué hay de bueno? Los pecados nos deleitan y luego se perdonan. Nada más fácil que mirar para atrás y pensar que fue fatuo lo que hicimos con ganas o con desgana. Perdonarse o sufrir...Yo me perdono; será porque me quiero.

Melancolía sobre el cielo que nos cubre. ¡Qué se abran los nubarrones, que derroche el cielo sus fuerzas desairadas y que arrastre el perdón melancólico de la vanidad! Porfa.

Besitos varios con el arcoiris prendido en la s.

Aniña dijo...

carpe diem

Marinel dijo...

Geniales los posts de vanidad.
Besos y Feliz Navidad.

Paco Bailac dijo...

Paz y amancipación de las creencias ajenas.

Paco

Pamela dijo...

En todo caso, mejor ignorancia que soberbia mi querido amigo, comparto ese desasosiego permanente, a veces me ahoga, a veces logro salir del pozo y sonreir frente a un bosque frondoso como el de tu foto, pero siempre las preguntas, siempre. Besos

Aldabra dijo...

Me siento incapaz de decirte algo porque me siento pequeña ante ese ataque de "morriña", ante esa búsqueda de ti mismo.

Así que te voy a dejar una cita de Hermann Hesse:

"Las cosas que vemos son las mismas que están en nosotros. No hay más realidad que la que tenemos en nosotros. Por eso la mayoría de los hombres viven de manera tan irreal, porque consideran las imágenes externas como si fueran la realidad y, en cambio, no dejan que se manifieste su propio mundo interior. Se puede ser feliz así, pero cuando se conoce la otra posibilidad no cabe ya la elección de seguir el sendero de la mayoría."

biquiños,