"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

martes, 25 de enero de 2011

Despertar

Es triste despertar de los sueños y comprobar que eran algo irrealizable. Y más amargo aún es ese despertar si en algún momento pensaste que, de veras, lo podías conseguir, o que existia al menos tal posibilidad. Quizás por eso fue un sueño doblemente hermoso. Aunque, bien mirado, más triste aún es no haber tenido nunca ningún sueño ni haber luchado jamás por hacerlo realidad; más insipido aún resulta el no haberte planteado jamás la posibilidad de mejorar las cosas.

¿Que queda después? Aceptar la luz de la realidad  lo mejor que podamos e intentar acostumbrarnos a ella  lo antes posible, huyendo de la nostalgia: que no nos suceda como a Alonso Quijano, que murió de tristes y anodinas realidades. Convive con la realidad, pero no te dejes vencer por ella.  ¿Te curará esto de nuevas recaidas? Que sé yo....


Saludos.

P.D. Sigo hasta arriba de trabajo, prometo volver lo antes posible, amigos y amigas.
.

25 comentarios:

Ibso dijo...

Hay muchos tipos de sueños, Cornelivs. La mayoría de las personas que conozco tienen sueños egoístas: un trabajo mejor, un coche mejor, una casa más grande, alguien que me ame, ...y muy pocas sueñan con cosas más altruistas y generosas: la paz, el fin del hambre, la extinción de las enfermedades, el fin de las desigualdades...

Tanto unos como otros, a veces, despiertan de sus sueños porque la realidad se los traga y pierden la esperanza. Pero al contrario que los sueños egoístas, que no benefician más que a sus propietarios, los otros deben permanecer por muy difícil que sea el camino para lograrlos.

Te cuento un truco: contagia de tus sueños a otros que quieran soñar y cuando te asalten las dudas ve a buscarlos y verás nuevos horizontes. De esta manera, si mueres sin ver tus sueños realizados, quizás comprendas que los más importantes necesitan más de una vida para llegar a cumplirse; y no te sientas triste por ello, al contrario, ya que tú continuaste el camino para que pudieran ser.

Te dejo una idea que se me ocurrió cuando escribía el prólogo de mi blog: Si hace diez siglos, un visionario le hubiera dicho a un amigo que en el transcurso de su vida se inventaría un artefacto que le permitiría volar, este le habría dicho que estaba loco. Sin embargo, si le hubiera revelado que su descendiente, dentro de 1.000 años, podría volar en ese artefacto, puede que le hubiera contestado: "lo que me cuentas es una utopía, pero quien soy yo para negar tus sueños".

Un abrazo y sigue soñando, porque nadie podrá demostrarte que los sueños son menos reales que lo que ven tus ojos.
Ibso.

Natàlia Tàrraco dijo...

Te comprendo amigo, estoy...hasta más arriba de trabajo, peor no tenerlo, calma.

En lo del soñar es vital, me parece, la práctica, incluso a ojos abiertos. La realidad nos ofrece motivos de ensoñación si lo queremos y con ello a lo mejor no nos salvamos, resistimos sin estar fuera del todo, sería imposible.
Bella imagen como surrealista, el dulcísimo elefantito y el niño de la misma medida, reales como los sueños. !Ave! que no despiertes del todo al cien por cien, corredor de fondo.

MTeresa dijo...

El sueño es imprescindible
para afrontar la realidad
de cada día,
y para sobrevivir
hay que seguir manteniendo
vivos cada uno de los sueños.
Un saludo

Jan Puerta dijo...

Creo que a pesar de todo, siempre seremos soñadores.
Un abrazo

MAJECARMU dijo...

Los sueños nos ayudan y deben ayudarnos a elevar el espíritu y crecer,si no es así,nunca estaremos satisfechos.
Mi abrazo grande,Cornelivs.
M.Jesús

J. G. dijo...

me has entristecido algo, también la imagen ha ayudado, si alteras sentimientos y emociones es que vale la pena el lugar

genialsiempre dijo...

Lo importante es mantener viva la ilusión, no importan las caidas, siempre hay que tener sueños por los que vivir

ana dijo...

Dios, uno de mis lemas mi querido amigo. Lo decían en una película era algo así como "los sueños de cuando jovenes fueron los mejores, algunos no se cumplieron, pero me alegro de haberlos tenido".

Preciosa entrada, yo también he andado revuelta con mi "maravilloso trabajo" así que estamos en paz, jajajajajaja.

Un besazoooooooooooooooo

Stultifer dijo...

Hoy he soñado que me perseguía un enano cuesta arriba. Qué angustia y qué cansancio.

MariluzGH dijo...

Gracias a esos sueños somos más conscientes de nuestra realidad. Tan malo es no soñar como quedarse atrapados en ellos.
Me gusta reflexionar contigo, amigo :)

dos abrazos

Aldabra dijo...

creo, sin duda alguna, que los sueños son nuestro motor, que sin ellos las vidas son vacías.

si no se consiguen se buscan otros nuevos y si se consiguen se celebra cada día con la certeza de que hemos sido bendecidos por el destino.

biquiños.

Aldabra dijo...

tu pasión de madre está más que justificada, son unas ilustraciones magníficas, he visitado su blog y me ha encantado lo que he visto.
biquiños,

Asun dijo...

Será triste, pero por lo menos nos permite ser más realistas y centrar nuestros esfuerzos en metas alcanzables.

Un beso, Cornelivs.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola buenas noches amigo:

Sabes yo de jovencita era muy soñadora, quizás demasiado porque veia a los chicos en una dimensión irreal.
Así como Alonso Quijano, veía en Aldonza su Dulcinea.
Yo soñaba con el joven ideal.
Ideal claro, como yo me lo habia idealizado.
Pero sabes lo feliz que era yo y las ilusiones que tenía con mis revistas claro de luna.
Chico que era muy bonito soñar.
Eran como el principe Azul, caballeroso y educado

Mira ahora que nos pintan estos monstruos por la TV., no se si yo hubiera tenido ganas de formar una familia.

Gracias a Dios, bueno se me olvidaba que tu no eres creyente, mi marido es una bellisima persona.

Todo el mundo tiene derecho a soñar.

Caramba que soñar no cuesta dinero.

Y de aqui un poquito me voy a la cama. y todas las noches sueño
Besos, Montserrat

Mar dijo...

Soñar y alcanzar los sueños...

Yo tambien me alegro de haber vuelto ya ;)

Besitossss

MIMOSA dijo...

Yo sueño despierta y en mis sueños me evado, son una vía de escape de mi inconsciencia, una desconexión necesaria para mi subconsiente, y en ellos dejo volar mi gran imaginación, que la realidad ya se encarga de atarme bien los pies. Me niego a la resignación.
Un abrazo

Isabel Martínez Barquero dijo...

Malo es despertar y comprobar eso: que los sueños sueños son. Pero sin ellos no avanzamos, amigo. Hay que atreverse a soñar mucho para conseguir un poco. Además, sin no soñamos con un futuro mejor la vida pierde brillo y le abrimos la puerta a la desesperanza y a la tristeza.

Atiende lo prioritario, que al blog acudimos cuando podemos. Él está a nuestro servicio y no nosotros al suyo.

Un fuerte abrazo y fuerza.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Y mi vida se alimenta de sueños y en mis sueños estas tu y están nuestros escritos y nuestras ganas de vivir y sentirnos vivos.
Y yo no dejo de soñar... hay ocasiones en q el despertar puede ser doloroso pero si no fuera así... no hubiera disfrutado del sueño....
Un beso

Juan Luis G. dijo...

Los sueños no sirven de nada hasta que no los convertimos en objetivos. Una cosa es desear y otra ponerse a trabajar. Así funciona la vida.

Un abrazo

Amig@mi@ dijo...

Al menos fue bello mientras duró el sueño, ¿No?
Besos

Marina dijo...

Yo tuve una vez un sueño y lo viví, cuando el sueño terminó la tristeza amenazó con asfixiarme...aún hoy, cuando le pienso me duele y lloro...porque ya estoy despierta del todo.
Besos

Paco Cuesta dijo...

Despertar de un sueño terrible y comprobar que sólo fué eso es un alivio.

Aldabra dijo...

Tienes razón, si que me equivoqué en el segundo comentario, no era para ti. ¡Que empanada tengo!... je je. Piensas que pinchas en un blog y sin querer estás en otro.
Biquiños.

Silvia dijo...

Un día alguien me dijo que el crearnos expectativas demasiado altas sólo nos llevaría a sufrir al no lograr conseguir nuestros objetivos... Y creo que esto también se podría aplicar si hablamos de soñar. Pero ¿no es mejor seguir soñando y tratar de superarse, aunque todo termine al despertar...? ^^.
Sigo tu blog.
Pásate tú por alguno de los míos si quieres. Todavía estoy empezando y no sé muy bien cómo darme a conocer :(.
Un saludo

Javier Martinez V. dijo...

No solo es bueno tener un sueño en la vida más importante es esforzarse por hacerlo realidad.

Recibe un gran abrazo.